ALEX BLAME

 

2. Lo imposible

—Coño, ya estamos. Siempre la misma mierda…

—Creí que no te interesaba. —dice Carla con una sonrisa.

—Es solo que esa cara… me suena de algo y no sé de qué.

Afortunadamente los anuncios no son eternos y la cara de Íker, en plan salvador del mundo, vuelve a aparecer en la pantalla invitando a la doctora a responder a la pregunta.

—Antes de responder, quiero aclarar que repetí tres veces el análisis y mandé calibrar todos los instrumentos antes de cada análisis. No hay error posible. Tanto el libro como la foto, tienen entre 480 y 515 años. —dice la doctora con gesto derrotado.

En ese momento enfocan la foto de nuevo y es entonces cuando Gerardo reconoce aquella cara.

—¡No puede ser! ¡Es imposible! —exclama al recordar a su profesor de latín en la Facultad de Filología.— Esto es indignante, ¿Cómo se atreven a cometer semejante tropelía?

—¿Qué demonios pasa? —dice Carla al ver el enfado de su marido.

—El tipo de la foto es… era mi profesor de latín en la facultad hasta que un día desapareció misteriosamente.

—Sé que más de uno habrá reconocido a la persona de esta foto, —interviene Íker adivinando la reacción de los conocidos del hombre de la foto— y entiendo que estén pensando en denunciar a este programa, pero antes de ello y para que quede todo aclarado nos acompaña una invitada especial.

—Ante todo, muchas gracias por venir, Matilda.

En la pantalla un mujer de origen asiático, de unos treinta años, saluda a Íker con una inclinación de cabeza. Gerardo observa los ojos rasgados, los pómulos altos y el pelo largo, negro y brillante como el ala de un cuervo. Con un gesto de la mano, la mujer aparta un mechón  de su cara y con sus labios finos y rojos cerrados en un gesto de firmeza, espera pacientemente que Íker empiece a preguntar.

—Dios mío. Charlies por todas partes. Esto es una conspiración.—dice  Gerardo imitando el acento de zumbado de Rambo.

Carla le golpea el hombro y conteniendo la risa le obliga a callarse de nuevo mientras Iker se explica:

—Para empezar, una pequeña aclaración. A muchos de nuestros televidentes les sonará esta cara tanto como me sonó a  mí nada más verla. La verdad es que no tardé mucho en darme cuenta de que el hombre de la foto era Javier Luna. Y lo recordaba porque fue el protagonista de uno de mis programas hace poco más de cuatro años. Era un caso de desaparición. En realidad no solemos ocuparnos de esos casos, pero las circunstancias no eran nada usuales. Las últimas personas que vieron con vida a Javier lo vieron salir por la ventana del laboratorio  del Departamento de Física de la Universidad complutense en llamas, donde trabajaba su novia , subir desnudo a su coche y salir disparado del aparcamiento.

—Luego nada, simplemente se esfumó en el aire…  Tanto él como su coche desaparecieron sin dejar rastro. Que desaparezca una persona no es inusual del todo, lo acepto, pero que lo haga con su coche en medio de una autovía recta y plana, en medio de una llanura pelada ya es otra cosa. Por si fuese poco, su coche tenía un sistema de localización por satélite en caso de emergencia e internet, pero cuando la policía intentó rastrearlo, la señal del wifi desaparecía en plena autovía y nunca se apretó el botón que contactaba con  emergencias en caso de accidente. No hubo pistas y el caso se cerró, no sin acumular un montón de preguntas que nadie pudo o quiso responder…  Hasta ahora.

—Este libro y esta foto, explican con detalle todo lo que aconteció en aquella aciaga noche. —añade el presentador mostrando sus pruebas como si los televidentes fueran los “Doce Hombres sin Piedad”— Cuando lo leí, estaba tan estupefacto, que lo primero que hice fue intentar comprobar toda la información que aportaba este documento. Todos hemos oído hablar del inquisidor Ortuño, de sus procesos contra las brujas a principios del siglo dieciséis, unos procesos que se caracterizaban por basarse mucho menos en la tortura y la violencia y más en la lógica, la deducción y la investigación. Los hechos que se cuentan en este libro no se pueden comprobar, perdidos en la noche de los tiempos, pero la parte relacionada con la desaparición de Javier sí y por eso está su novia el día de su desaparición, Matilda Chu. ¿Es eso cierto?

—Así es. —dice la mujer mirando a la cámara incómoda— Javier y yo llevábamos saliendo dos años. Era un novio atento y siempre estaba de buen humor, lo único que me ponía de los nervios era la manía que tenía de soltar latinajos cada vez que podía. Estaba obsesionado por demostrar que el latín no era una lengua muerta.

—¿Has tenido la oportunidad de leer este documento?

—Sí y tengo que decir que toda la parte relativa a la noche de su desaparición encaja hasta donde yo sé.

—¿En tu opinión, es esta la letra de Javier? —pregunta Carmen para poder chupar un poco de cámara.

—Sin ninguna duda. La forma en que se tuerce siempre hacia abajo a partir de la mitad del renglón y las G mayúsculas son inconfundibles. Además, como a ti, la forma en la que estaba escrito el texto llamó poderosamente mi atención. A pesar de haber sido escrito hace más de quinientos años, el idioma en el que está escrito es castellano actual. Por ejemplo las efes que se usaban en vez de las haches en aquella época, no se ven por ninguna parte y hay multitud de palabras y expresiones que solo se usan en la actualidad.

—Gracias, Matilda. Lo único que nos queda es saber qué es lo que cuentan estas memorias y para ello nos limitaremos a leer las palabras  de Javier para conocer… LA VERDADERA HISTORIA DEL INQUISIDOR ORTUÑO.

A continuación Íker levanta el libro y acompañado por una música apropiada, se dirige a un rincón del plató donde alguien ha colocado un cómodo sofá orejero y una chimenea donde resplandece un fuego simulado. Sin más ceremonias, Íker comienza a leer:

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s