ECONOMISTA

Ya durante la semana Raquel me avisó de que venía a la boda Jorge, aunque lo mas seguro es que viniera con la novia. Yo había intentado morbosear un poco y fantasear con mi chica de que durante la boda se dejara follar por Jorge en los baños, para recordar los tiempos pasados, pero ella enseguida me cortó el rollo y me dio pocas opciones.

Raquel se puso un vestido azul corto, que marcaba perfectamente las curvas de su cuerpo, sobre todo de su culazo, lo mas llamativo es que se había puesto unos zapatos con mucho tacón, cosa a la que no está acostumbrada y hacía que sus fibradas piernas lucieran todavía mas espectaculares. Desde luego que no iba a pasar desapercibida.

Antes de salir de casa y mientras ella se daba los últimos retoques en el espejo, me puse detrás de ella e intenté subir un poco su vestido, lo justo para ver que llevaba un tanguita.

– Estás para follarte ahora mismo…a ver si luego ligas en la boda y te follas a algún tío en los baños de chicas para que se enteren tus amigas, jajaja

– Muy gracioso, dijo ella bajándose el vestido y cortándome toda aspiración de llegar a algo más.

Cuando entramos a la comida tengo que reconocer que iba algo nervioso, no es que me importara mucho compartir mesa con Jorge, o Silvia y su novio o las amigas de Raquel, pero el saber que para todos mis compañeros comensales era un cornudo me daba una especie de cosquilleo especial. En el primero que me fijé fue en Jorge, ya después de la misa le había visto hablando un par de veces con Raquel, aunque estaba su novia delante, luego me le había presentado y me había parecido un chico normal. Demasiado normal. No sé que habría podido ver Raquel en ese chico para estar todo el verano pasado follando con él. Y luego estaba su novia que no es que estuviera mal, pero claro comparando con Raquel, no me extraña que Jorge se hubiera quedado pillado por mi chica, en el fondo me daba hasta pena la pobre chica, durante tres meses su novio se estuvo follando a otra. Era la otra gran cornuda de la mesa.

Tampoco es que pasara nada especial en la comida, mas que las miradas que todos me echaban, sobre todo el guaperas novio de Silvia, para el que seguramente yo era un pelele y con esa sonrisilla de suficiencia que me ponía de los nervios. Estaban hechos el uno para el otro. O eso pensé yo.

Luego cuando entramos en la discoteca y empezaron los bailes y tal, yo ya había bebido bastante durante la comida mas unas cuantas copas. Una de las veces coincidí en la barra con el novio de Silvia que también llevaba unas copas de mas. El cabrón fue bastante directo y mirando hacia donde bailaban o mas bien calentaban pollas Silvia y Raquel me dijo.

– Ha venido hoy tremenda tu novia, dijo señalando hacia ella con la copa

– Gracias, Silvia también ha venido muy guapa.

– Hace tiempo que no veía una tía con unas piernas y un culo así…

– ¿Como dices?…

– Si, ya me ha contado Silvia del palo que vas, dijo poniéndome una mano en el hombro como si fuéramos colegas de toda la vida, eres de esos que no les importan que su piba se vaya con otros, has tenido suerte con Diego, que es un buenazo, o mala suerte según se mire, jajaja, si llego a estar yo en su lugar te aseguro que tu piba iba a estar muy bien follada ahora mismo, aunque bueno estamos a tiempo, si os interesa estoy disponible para lo que queráis.

Y después se marchó a bailar con las chicas como si nada, dejándome terriblemente humillado y excitado con mi copa en la barra, menudo chulo y gilipollas era el guaperas de gimnasio y como me habían excitado sus palabras. No sabía si debía contarle esto a Raquel o no, aquel tío se había reído de mi a la cara y había dejado poco menos que por zorra a ella, pero lo peor es que era el novio de su mejor amiga. Preferí dejarlo correr, seguramente se debiera a que llevaba un par de copas de más y se había puesto mas tonto de lo habitual. Pero no tardó en ponerse a bailar con Raquel y juntar sus cuerpos peligrosamente, luego me echó una mirada mientras sonreía el muy cabrón, estuve tentado de hacer lo mismo con su novia Silvia y sacarla a bailar, aunque en ese momento ya estaba tan borracho que no sabía donde tenía el pie izquierdo o el pie derecho.

Ya siendo tarde veo a Jorge que se acerca a la barra a pedir una copa, el chico no se había separado en toda la noche de su novia, las pocas veces que habló con Raquel estaba ella delante, así que no creo que estuvieran hablando de lo bien que se lo habían pasado el verano pasado, pues eso que cuando se acercó a la barra me puse a su lado.

– Hombre Jorge, oyes que quería darte las gracias que antes no he podido…

– ¿Las gracias, porque?, dijo él extrañado.

– Si, ya me contó Raquel que te portaste muy bien con ella en Londres, que te preocupaste de que estuviera bien.

– Bueno lo normal, tampoco hice nada extraordinario, la ayudé a adaptarse lo mejor que pude, una ciudad nueva, el idioma, el piso, lo que hubiera hecho cualquiera…dijo Jorge

– Pues si, cualquiera se la hubiera follado tres meses si mi novia se le pone a tiro, está bastante buena, ¿verdad?

– Que dices tío, me dijo Jorge mirándome asustado y cogiendo la copa rápido para irse, anda déjame en paz.

– ¿Y a tu novia se lo has contado?, seguro que ella no sabe nada…

– Mira capullo, a mi novia ni se te ocurra nombrarla, dijo acercando su cabeza a la mía…

– Tranquilo que no quiero problemas no voy a decir nada a tu novia, Raquel me ha contado todo lo que hacíais y no pasa nada, no estábamos juntos en ese momento, me gustaría darte las gracias por los conjuntitos que la regalaste, ahora los usa conmigo, si, me gusta que la vistieras como una puta, aunque solo dime una cosa…¿que te gustaba mas que te la chupara o metérsela por el culo?…

– Eres patético tío, no sé que hace Raquel con un personaje como tu, me dijo dejando la copa en la barra y yendo rápido a buscar a su novia.

Después habló algo con su novia y casi despedirse de nadie se fueron. Yo creo que al tío le daba miedo de que al verme tan borracho pudiera formar un escándalo y su novia se pudiera enterar de que había estado follando con Raquel todo el verano. Yo me sentí fatal en la barra, estaba deseando que terminara ya la puta boda, llevaba una borrachera de espanto y terminé la noche echándome unos bailes con la novia y luego con Silvia, como me ponía esa zorrita, que manera de moverse, como tenía que follar esa nena. El novio de Silvia también bailaba con Raquel y de vez en cuando me miraba con una sonrisa como diciéndome “no me importaría follarme a tu novia”

Cuando llegamos a casa Raquel me dijo que me había visto hablando con Jorge, que de que habíamos estado hablando, yo la dije que nada en especial, pues comentando alguna cosa de la boda. Aunque estaba muy borracho, el haber visto todo el día como los invitados deseaban a mi novia hizo que llegara a casa con unas ganas de follar terribles. Desde que habíamos salido por la mañana de casa ya tenía ganas de levantar el vestido de mi chica y follármela de pies contra la pared.

– Espera, no te quites el vestido, dije acercándome a ella.

Como llevaba todo el día fantaseando puse a Raquel contra la habitación de la pared dándome la espalda y levanté su vestido. Allí apareció su perfecto culazo tan solo cubierto por un minúsculo tanguita. Acaricié una de sus nalgas y luego la otra y tiré de el hilillo del tanga para incrustárselo en el coño. Ella dio un leve gemido antes de que bajara su ropa interior hasta la mitad de sus muslos. Torpemente me quité el cinto y me desabroché el pantalón hasta que conseguí sacarme la polla.

– Te voy a follar zorra, dije con la polla completamente flácida.

Acerqué mi miembro a su entrepierna pensando que con el calor de su coñito enseguida se me iba a poner dura, pero no fue así, restregué mi colgajo por su húmeda rajita, pero en ese momento me di cuenta de que iba tan borracho que no se me iba a levantar.

– ¿Me la vas a meter ya o que?, dijo Raquel esperando y posiblemente también excitada de haberse bebido alguna copa y de bailar con muchos de los chicos de la boda.

– Joder, no puedo…

– Déjame a mi, dijo Raquel echando la mano hacia atrás.

Se encontró con mi inerte pene y lo cogió con dos dedos.

– !!!Pero si no la tienes dura¡¡¡, dijo sorprendida meneándomela con tan solo dos dedos.

Estuvo un rato así masturbándome, pero yo cada vez me encontraba peor, tenía un mareo de puta madre y la habitación me empezaba a dar muchas vueltas. Lo siguiente que recuerdo es a Raquel poniéndose de rodillas y metiéndose mi pichita en la boca. Ya tenía que haber detenido todo aquello y no dejar que Raquel siguiera intentando inútilmente endurecer mi polla, sin embargo puso toda la carne en el asador, empezó a chupar con fuerza e incluso se metió mis huevos en la boca. Lo siguiente que recuerdo es su dedo indice incrustado en mi ano y chupando mi polla con mas rapidez.

– Vamos cornudo…¿es que no se te va a poner dura, puto cornudo?…

Después salí hacia el baño justo a tiempo para vomitar en el retrete, yo creo que me quedé dormido en la taza y no sé cuanto rato estaría en el baño, pero cuando salí me encontré a Raquel en la cama boca abajo, desnuda, con una pierna flexionada hacia arriba y masturbándose sin ningún pudor. Se pegó una tremenda corrida y ni tan siquiera se preocupó por mi lamentable estado.

A partir del día siguiente empezó a cambiar todo.

Antes de la comida Raquel levantó la persiana de la habitación y se sentó en la cama, yo tenía una resaca importante.

– Oyes, !!!tu que narices le dijiste a Jorge¡¡¡

– ¿Jorge??, ¿que dices?, no sé ni de que me hablas, vaya manera de despertarme.

– Me acaba de mandar un whats…app, que si le dijiste que que prefería que si darme por el culo o que se la chupara, que si le amenazaste con contarle todo a su novia…estoy alucinando…me ha dicho que no sabe que hago con un capullo como tu…

– Yo no le dije nada de eso, que le jodan…

– Pues claro que se lo dijiste, ¿que pasa que querías ponerte cachondo escuchando como te contaba lo que hacíamos él y yo?…¿ahora es eso lo que te pone…ya no te vale que te lo cuente yo?. Esto se te está yendo de las manos…te lo digo en serio…estás cada vez peor…mira voy a tranquilizarme porque no quiero decir nada de lo que me pueda arrepentir, pero el fin de semana que viene nos lo vamos a tomar para nosotros solos y vamos a hablar ya muy en serio.

Durante la semana apenas tocamos el tema, pero Raquel estaba muy rara conmigo, mas bien enfadada y yo no me atrevía a decir nada para no meter mas la pata. El viernes cuando salió del trabajo Raquel del trabajo me dijo que la esperase en casa y los dos tranquilamente en el sofá comenzamos a charlar.

– Mira, llevo toda la semana pensando en esto, en como afrontar la situación, en como exponer el tema, no sé ni por donde empezar, a ver, dime una cosa ¿tu que tipo de relación quieres conmigo?, dijo ella.

– Pues ya lo sabes Raquel, te lo he dicho muchas veces, me gustaría que fuéramos una pareja abierta, liberal…sobre todo por tu parte, me excita que estés con otros, no lo puedo evitar.

– ¿Y si te dijera que solo quiero estar contigo?…yo no quiero eso que tu quieres, no lo veo muy normal en una pareja.

– ¿Normal? ¿y que es lo normal?, cada pareja vive su sexualidad de una manera y nadie de fuera tiene porque meterse, como hace por ej tu amiguita Silvia.

– Ella no se mete, solo opina, opina que no es normal lo que tu quieres y yo pienso igual, ¿te gustaría que nuestros padres, amigos o compañeros de trabajo supieran lo que hacemos?, que yo esté con otros tíos y eso te excite, o en un futuro, que se enteraran nuestros hijos, ¿que pensarían de mi?…yo no puedo llevar una vida en que cada semana me esté acostando con un tío diferente, yo ni quiero ni puedo hacer eso…

– A ver, que te estás montando una película, yo no quiero eso, yo solo quiero que fantaseemos, que juguemos con estos temas, si, de vez en cuando incluso organizar un trío, pero de vez en cuando, puede ser una vez al año o cada 5 años, cuando surja, solo quiero pues eso, que no estés cerrada a estar con otros, puedes hacer lo que quieras, incluso si un día sales de fiesta y te apetece follar con un tío por lo que sea, pues lo haces y ya está, a mi no me va a molestar, solo quiero que lo compartas conmigo.

– ¿Y tu de verdad piensas que una relación puede funcionar así?

– Pues claro puede, muchas lo hacen y les va fenomenal, dije yo, si miras en Internet lo puedes ver, hay muchísimas parejas que son liberales y disfrutan de la sexualidad sin tapujos…

– Pues a nosotros ya sabes que nos fue o te tengo que recordar lo de Miguel…

– Mira, lo de Miguel fue un error claramente, quizás nos sobrepasó todo aquello, no teníamos experiencia y fue demasiado fuerte, ya empezó todo con mal pie en Mallorca, luego cuando seguías con él a mi me dejaste de lado…

– Puede ser, pero no sé si ese es el problema o no, mira ahora con lo de Diego, tan solo me he enrollado con él y también me sentí fatal, a parte que no me gusta como me miran mis amigas, en general no me gusta ser así y las consecuencias que tiene este tipo de “relaciones”

– Olvídate de tus amigas, de lo que te dicen, de lo que dice Silvia, esto es una cosa nuestra, no sé que es lo que te bloquea, pero sé que esto te gusta, puedo notar como te excita estar con otros y tu lo sabes, a lo mejor es que te da miedo, pero tienes que reconocerlo esto te pone tanto a ti como a mi, o no me digas que no disfrutabas cuando follabas con Miguel…

– Si, pues claro que me pone, pero yo no puedo hacer eso, me siento fatal porque no me reconozco en mi misma. ¿quieres que te reconozca que me daba morbo también?, pues claro, cuando estaba con Miguel cuanto mas me dejaba hacer y mas oscuro y sucio me parecía todo mas me excitaba, era una excitación como nunca he tenido, me temblaba el cuerpo y casi no tenía ni voluntad, hacía lo que él me pedía y me corría de una manera increíble, pero cuando terminábamos me sentía fatal, cada vez peor. Era un círculo vicioso, cada vez disfrutaba mas y luego cada vez me iba sintiendo peor, incluso con Jorge llegué a tener esa sensación, cuando follaba con él en Londres ya sabía que iba a volver contigo, eso es lo que yo creo que realmente me ponía, dejarme follar por él sabiendo que luego iba a volver contigo, ese cosquilleo en el estómago, esa sensación…la tenía olvidada…hasta el otro día en la casa rural…cuando me enrollé con Diego en la habitación, me puse súper nerviosa, otra vez el estómago revuelto, me temblaba el cuerpo y las piernas, me entró un calentón que ni te imaginas, no te lo dije, pero si Silvia hubiera tardado 5 minutos mas en entrar en la habitación nos hubiera pillado follando en la cama…me hubiera dejado follar…lo tengo clarísimo y menos mal que entró, pero luego me sentí fatal conmigo misma sobre todo, me sentí muy mal, solo quería volver a casa contigo…es que yo no quiero ser así…no quiero ser esa clase de tía…

– Pero no lo puedes remediar…tu quieres estar conmigo y además quieres follar con otros, te da morbo ponerme los cuernos porque sabes que me gusta, solo tienes que aceptarlo Raquel, te lo digo en serio, no te comas la cabeza con estos temas, yo por mi parte no voy a insistir mas, vamos a dejar que pase un tiempo, podemos seguir fantaseando con ello y cuando tenga que pasar algo de verdad pues pasará…

Así mas o menos terminó la conversación, con una Raquel muy confundida con estos temas y mas bien negativa, pero sin cerrarase del todo a estar con otros, lo importante es que después terminamos follando en el sofá como hacía tiempo que no lo hacíamos. Aunque no lo quisera reconocer ella también se excitaba como yo hablando de estas situaciones.

Ese fin de semana Raquel salió de fiesta conmigo, era evidente que había habido un pequeño distanciamiento entre ella y sus amigas, parecía que estaba evitando salir con ellas. Quedamos con mi grupo de amigos y sus novias, también estaba Rodrigo, el amigo de mi colega. Cuando estábamos en uno de los bares, se acercó a hablar con unas chicas que debían estar sobre los 35 años o así, estuvo un buen rato y luego volvió con nosotros. Al final consiguió el teléfono de una de ellas, lo bueno es que de ese grupo de chicas todas estaban casadas.

– Seguro que le ha dado un teléfono falso, solo se lo ha dado para que las deje tranquilas, me dijo Raquel que había observado la escena.

Sin embargo ya antes de irnos a casa, el tal Rodrigo recibió una llamada de teléfono, le estaba llamando la casada para quedar en un bar. Después nosotros nos fuimos para casa y no sabemos como terminó la cosa.

– ¿Has visto Raquel?, estas cosas son mas normales de lo que te piensas, no sé si Rodrigo llegará a algo con ella o no, pero yo si fuera el marido de esa tía preferiría saberlo y dejar que ella haga lo que quiera y no que esté quedando con un tío a escondidas de mi y sea un pobre infeliz cornudo…

– A lo mejor el marido “es de los tuyos” también, dijo Raquel. Esa pequeña broma me indicó que empezaba a aceptar un poco todo este tema de la infidelidad consentida y yo cada vez estaba mas contento por ello.

Luego entramos en un bar Raquel y yo solos y estuvimos fantaseando con que le entraba tal chico o este otro y poco a poco entre nosotros nos fuimos calentando muchísimo. Al final tuvimos que irnos a casa porque no nos podíamos aguantar mas las ganas de follar.

Durante un par de fines de semana Raquel estuvo saliendo sola conmigo y seguimos con estos pequeños juegos, pero sucedió algo que yo esperaba. El novio de su amiga Silvia había cortado con ella. Habían durado unos pocos meses y yo después de ver como era en la boda ya me lo podía imaginar. Aquel guaperas se estuvo follando a la rubita hasta que se cansó con ella.

Pero Silvia no es de las que se quedan llorando en casa, llamó a Raquel que el sábado siguiente no quedara con nadie, que iban a salir las dos en plan guerreras. Por la mañana estuvieron de compras las dos y a eso de las 22:00 Silvia vino por nuestra y se encerraron las dos en el baño y luego en la habitación para prepararse.

Cuando salieron me quedé alucinado, no puedo recordar que llevaba Silvia en la parte de arriba porque llevaba unos leggins negros tan ajustados que se marcaba su coño y su culito casi como una segunda piel. Pero lo mas excitante es como iba vestida Raquel. Llevaba una camisa blanca y se la marcaba el sujetador negro por debajo, una minifalda negra de talle alto por encima del ombligo pero que era cortísima, le tapaba el culo a duras penas y unos calcetines- medias con dibujos de altura justo hasta las rodillas con unos zapatos en cuña. Además se había puesto unas extensiones en el pelo y su melena volvía a lucir como antes de habérsela cortado el año pasado.

Casí me empalmé de inmediato pensando en que iban a estar rodeadas de tíos toda la noche. Lo que no podía imaginar es que Raquel iba a follar con otro. Yo creo que ni ella misma salia con esa intención, pero sucedió.

Esa noche Raquel terminó con una polla dentro de ella para volver a convertirme en cornudo.

Yo salí con mis amigos y sus respectivas novias, como últimamente, me tocó justificar la ausencia de Raquel diciendo que había salido con su amiguita Silvia. También salió con nosotros Rodrigo (amigo de Felipe, uno de mis mejores colegas). Ya os había contado que es un chico de 30 años que estuvo muchos años con su novia de siempre y que ahora que se había separado se estaba desmelenando.

Le estuve preguntando por sus ligues y que que tal le había ido con la casada con la quedó hacía unas semanas. Me dijo que con la casada al final no había pasado nada, que tan solo era una calientapollas con ganas de zorrear.

– Pero ayer quedé con una tía por la aplicación esta del Tind..r y estuvimos toda la tarde follando en mi casa, tenía 24 años y no estaba nada mal, echamos tres buenos polvos…no creo que volvamos a quedar, me dijo como si fuera lo mas normal del mundo.

Luego Rodrigo enseguida se puso a hablar con un grupo de tías intentando ligarse a alguna, aunque no tuvo mucho suerte no perdía el tiempo. Yo aquella noche no tenía muchas ganas de salir de fiesta y mas o menos pronto me marché para casa. (serían las 2 o así). Mientras iba a casa llamé a Raquel a ver que tal se lo estaban pasando. No me contestó la llamada pero cuando estaba llegando a casa me llamó ella. Estaba algo mas contentilla de lo habitual, había bebido algo y como no lo suele hacer enseguida se le nota.

– Que no tenía cobertura antes…por eso no te lo cogí, nos hemos encontrado con Hugo y unos amigos y nos ha invitado a una copilla, me dijo

– ¿Hugo tu jefe?…no me fastidies…

– Si, ha estado mucho mas simpático que en el trabajo.

– Oyes, ten cuidado con ese tío.

– Jajaja, no te preocupes que le ha gustado a Silvia, yo no voy a hacer nada con él ni de coña…

– O sea que seguís con ellos, ¿no?.

– Si, nos han dicho de ir a tomar otra copa.

– Bueno no te pases que ya te veo un poco borrachilla…jajaja, dije yo.

Llegué a casa y ciertamente tampoco es que me quedara muy preocupado, al fin y al cabo no soy nada celoso, es mas no me hubiera importado que se follara a su jefe, aunque con lo mal que le caía y lo mal que hablaba de él pues lo dudaba mucho.

Un rato mas tarde me quedé dormido y ya bastante de madrugada me despertó un ruido en la habitación. En la oscuridad pude ver a Raquel que había tropezado con una silla mientras miraba la pantalla del móvil.

– ¿Que haces Raquel?

– Nada que me he tropezado.

Se metió al baño de la habitación para quitarse las extensiones de el pelo, yo la veía con esa faldita marcando culo a lo bestia y esas medias de colegiala que hacía que tuviera mas pinta de guarra. No tardó mucho en venir a la cama mientras seguía chateando por el móvil.

– ¿Con quien hablas?, dije yo.

– Con Silvia, dijo dejándose caer en la cama.

– Anda que vaya borrachera que traes guapita.

– Borracha no, contenta si, dijo inclinándose para darme un muerdo, le estaba contando a Silvia que al final lo he hecho.

– ¿Que has hecho que?

– Lo que me había dicho…lo que querías tu también

– ¿Lo que quería yo?…no entiendo nada de lo que dices…

– Si, que me he tirado a un tío en su coche, dijo dejándose caer hacia mi para darme un muerdo, donde pude notar su aliento a una mezcla de alcohol y chicle de menta…

En cuanto dijo eso pegué un bote en la cama y me desperté de golpe. Mi polla también se despertó.

– ¿Como que te has tirado a un tío?…que dices.

– Si, nos hemos encontrado a unos chicos y uno de ellos me ha traído a casa en su coche, Silvia me ha dicho que me lo tirara, que a ver si me atrevía y como sé que a ti no te importa y mira con el alcohol tenía ganas…así que lo he hecho…

– ¿Que te has follado a un tío en su coche?…¿A QUIEN?….no me jodas que te has tirado a tu encargado!!!!!

– ¿A Hugo?…no hombre, pero que dices!!!!…hemos estado un rato con ellos, pero una horilla o así, luego otra vez nos hemos ido solas…

– Entonces quien ha sido, ¿le conozco?, joder que fuerte…cuéntame todo, como ha sido.

Mi cabeza no paraba de darle vueltas a todo aquello, exactamente no sabía ni que preguntar, solo sé que estaba sintiendo esa sensación de morbo, excitación y sumisión propia de los cornudos. Raquel desde luego que lo sabía y me metió la mano por dentro del pijama para agarrarme la polla. Su teléfono no dejaba de sonar y de recibir mensajes de whats..app de su amiga Silvia.

– Y que lo mismo te da quien haya sido si ya estás así de empalmado…

– No te creo nada de lo que me estás contando…dije yo.

Raquel se río y luego se puso de pies al lado de la cama, encendió la luz de arriba y se alisó la faldita tirando de ella hacia abajo.

– Mira…

Efectivamente en el medio de la falta había como una mancha así de color blanco a la altura de su tripa. Parecía una mancha de semen sin ninguna duda.

– ¿Que es eso?, pregunté sabiendo la respuesta.

– ¿Te lo tengo que decir?, dijo ella volviendo a apagar la luz para encender una mas suave de la mesilla.

Se volvió a tumbar a mi lado torpemente por el alcohol y volviendo a agarrarme la polla me susurró al oído.

– Se me han corrido encima…

Aquellas palabras me excitaron terriblemente. Casi me explota la polla al instante.

– Joder esto es demasiado!!!…vamos dime que ha pasado, con quien has estado…

– Pues mira estaba con Silvia en el bar…y nos hemos encontrado con Felipe y su amigo Rodrigo que va siempre con él…

– ¿Felipe y Rodrigo?…¿y que tienen que ver ellos en todo esto?…

– No te enteras David, pues Rodrigo me ha traído a casa en su coche y bueno…pues…eso que he follado con él.

– ¿Con Rodrigo?…¿y de que le conoces?…

– De nada, de alguna vez que le he visto con vosotros, estábamos en el bar y nos ha visto Felipe a Silvia y a mi, ha venido a saludarnos y Silvia que ya llevaba unas copillas también se ha puesto a zorrear un poquillo con ellos, el pobre Felipe ha invitado a Silvia a un par de copas, la muy cabrona le ha sacado lo que ha podido, yo ya sabía que no quería nada con él (si vierais a Felipe, mas bien feo, y al ex de Silvia lo entenderíais) y su amigo se ha puesto a hablar conmigo. El muy cabrón como me ha visto que iba con el puntillo no te creas que se ha cortado, se me ha empezado a insinuar, que si que buena estaba, que si fueras mi novia te iba a dejar sola…cosas así, me ha agarrado de la cintura incluso y también me ha invitado a una copa, luego se la ha ido la mano y me ha tocado el culo un poco, enseguida le he dicho “quieto que vas muy rápido”…no te creas que ha respetado mucho a la novia de su amigo…

– Hombre, tampoco es muy amigo, pero estoy alucinando con lo que me cuentas, ¡¡¡es que no me lo creo!!!

– Silvia se ha dado cuenta de que me metía mano y que se pegaba a mi, nos hemos quedado con ellos y luego mas tarde nos ha dicho Rodrigo que nos llevaba a casa en su coche, me ha dicho Silvia que me pusiera delante con él y que luego llevara a su amigo Felipe primero a casa, luego que la llevara a ella y cuando se baja del coche dice “que lo paséis bien, mañana me cuentas”. No tenía intención de hacer nada, pero al momento recibí un mensaje de ella, “oyes no está nada mal el chico, si yo fuera tu me lo tiraba, jajaja”, la había estado contando a Silvia lo que hablamos el otro día y todo eso y ella me decía que no fuera tonta, que me hartara a follar y que te jodieran, cosas así…total que al final la respondí “pues mira, a lo mejor lo hago”.

– ¿Y al final lo has hecho?….¿de verdad que te has follado a Rodrigo?,no me lo puedo creer, esta misma noche me ha estado contando como folla todo lo que puede, como entra a todas las tías y el cabrón se acaba follando a mi novia..es de locos!!!

– Pues no tenía intención, pero había bebido, tenía ganas de sexo, el chico no estaba mal, íbamos solos en su coche…no sé, se ha juntado todo un poco, cuando me ha traído le he dicho que fuera ahí a la calle de las oficinas.

La calle de las oficinas es una calle que está a un minuto de nuestra casa y que en fin de semana pues está prácticamente vacía, es más muchos la usan como picadero para ir con el coche, aunque como digo suele estar vacía.

– Cuando hemos parado allí, pues solos y tal, pues me ha puesto la mano en el muslo nos hemos mirado y nos hemos empezado a enrollar, solo iba a hacer eso con él, besos y tal y ya está, de verdad que si, pero me ha empezado a meter mano, hemos empezado los dos a respirar mas fuerte, los gemidos, se ha empezado a empañar el coche, estaba todo en silencio y solo se oían nuestros besos, me ha empezado a dar mucho morbo la situación y él me ha metido la mano bajo la falda y me ha acariciado, si, me ha acariciado el coño…¿que te parece?, luego me ha abierto un poco mas las piernas y apartando el tanguita me ha metido un dedo dentro, me ha cogido la mano y la ha puesto sobre su paquete, en ese momento he pensado que ya era mas de lo que tenía pensado hacer e iba a detener aquello, como yo no movía la mano, el mismo se ha sacado la polla y ha hecho que se la cogiera, me ha dicho “vamos, menéamela”y se lo he hecho así, como te lo estoy haciendo ahora a ti…

Detuve su mano porque si no lo hubiera hecho ya me hubiera corrido en ese momento. Me parecía todo como un sueño, allí recién despertado, sin haber asimilado aquello, escuchando como mi novia se había follado a un amigo de mi colega en su coche. Era todo muy surrealista y Raquel no dejaba de hablar.

– Espera no te corras, dijo alejando su mano de mi cuerpo, deja que te lo cuente, si no lo hago hoy a lo mejor ya no lo hago… pues eso que en cuanto le agarré le polla ya supe que íbamos a follar, fue el momento en que ya no había vuelta atrás, se la estuve meneando un poco, pero él no quería acabar así, echó el asiento del coche hacia atrás, se recostó un poco y me dijo que me pusiera encima, yo lo hice y se me levantó el vestido.

Justó miré hacia su faldita y vi lo corta que era, tampoco era muy difícil que se la subiera, me fijé en su tanga medio transparente que asomaba y así medio recostada como estaba metí la mano entre sus piernas. Tenía el coño muy húmedo y me puso muy cachondo el pensar que unos momentos antes la polla de Rodrigo había estado metida en él. Un poquito mas y yo haría lo mismo. No todos los días se tiene la oportunidad de follarte a tu novia minutos después de que otro lo haya hecho.

– Luego pues bueno se puso un preservativo y echamos un polvo en el coche, no hay mucho mas que contar…

– Me dejas de piedra, tengo que asimilar todo esto, por supuesto que tienes muchas cosas mas que contarme, quiero todos los detalles!!!!, pero es que de verdad sigo sin poder creérmelo…

Volvió a vibrar el móvil de Raquel en la mesilla.

– Pero ¿quien te manda whats…app a estas horas?

– Debe de ser Silvia, mira el móvil si no te lo crees.

Me dejó su móvil y empecé a leer la conversación que había tenido con ella ese día un rato antes. Supuse que iría hablando con ella mientras Rodrigo la traía a casa en su coche.

– 6:38. eres una cabrona (Raquel)

– 6:38 pq???, jajaja (Silvia)

– 6:39 por decir lo de que lo paséis bien al bajarte

te has pasado

– 6:39 te lo vas a tirar?

No está nada mal el chico

yo lo haría

– 6:39 serás zorra, jajajajaja

pues puede que lo haga

– 6:40 no te atreves, venga hazlo

luego me cuentas, eh

– 6.40 anda calla. que no voy a hacer nada, jajaja

–————–

– 7:20 ya está, joder tía lo hemos hecho en su coche (Raquel)

– 7:20 si, ya, no me lo creo

– 7:21 es verdad, ya sabes que con estas cosas no bromeo

te dejo que entro en casa

mañana te cuento

– 7:21 no me dejes así, cuéntamelo

serás cabrona!!!!!!!

– 7:31 vamos cuéntamelo (Silvia)

estás ahí?

– 7:35 eooooooooooo (Silvia)

– 7:37 que haces tía? (Silvia)

– 7:41 estás ahí??? (Silvia)

Raquelllllllllllllllllllllll

Raquel me cogió el móvil de la mano se tumbó a mi lado y puso a chatear con su amiga mientras yo leía lo que ponía

– 7:43 estoy aquí con David, se lo estaba contando (Raquel)

– 7:43 venga ya (Silvia)

en serio??

pero que le estás diciendo exactamente

– 7:44 pues que va a ser, lo de Rodrigo (Raquel)

– 7:44 esto es muy fuerte tía

es para no creérselo

– 7:45 cuidado con lo que dices que lo está leyendo (Raquel)

– 7:45 jajaja que mentirosa (Silvia)

– 7:45 espera (Raquel)

Y así a mi lado se puso a llamar a su amiga por el teléfono. Oía los tonos perfectamente

– ¿Pero que haces?, dije yo

– Shhhhhh, un momento, si Silvia espera a ver si te lo crees ahora, toma di algo, dijo Raquel poniéndome su móvil en la boca

Yo negaba con la cabeza, diciendo que no y en voz muy bajita le decía que colgara, pero Raquel insistía y al final dije un patético.

– Hola Silvia.

Lo justo para que ella supiera que estaba al otro lado de la linea, luego Raquel se despidió de ella.

– Mañana hablamos, ciaooooo

Ya os podéis imaginar en el estado de calentón que tenía en ese momento, mi polla se había vuelto a poner durísima y amenazaba con explotar de un momento a otro. Era el momento de follarme a Raquel que divertida sobre la cama me había vuelto a agarrar la polla para menearmela lentamente.

– ¿Te ha puesto cachondo que se lo haya contado a Silvia?

– Sabes que si, pero me pone mas que te hayas follado a otro..

– Como te gusta ser un cornudo, jajaja…joder que cornudo eres, ya no solo lo saben mis amigas, ahora se van a enterar todos tus amigos…cornudo!!!

– Raquel para…para…

– ¿Ya te vas a correr cornudo?…

– Para, para, quiero metértela…dije yo, pero Raquel ya no me hacía caso…

– ¿Te gustaría que Silvia te llamara también cornudo?…¿ te gustaría?.

Sin dejar de masturbarme la polla con la otra mano cogió el móvil y escribió de nuevo a su amiga, fue bastante directa.

– 7:49 lo está leyendo David, llámale cornudo (Raquel)

– 7:49 estas de coña,no tía? (Silvia)

– 7:49 de verdad que no

por fi, hazlo…

Raquel se puso a acelerar su paja, luego me dio el móvil mientras yo esperaba a que su amiga pusiera algo. Fueron unos segundos eternos.

Silvia (escribiendo…)…

y justo apareció en la pantalla del móvil

– 7:50 cornudo!!! (Silvia)

Y mi polla explotó en una apoteósica corrida, gemía en alto como si me estuvieran matando, no podía parar de correrme y la leche salía disparada hacia todos lados mientras Raquel borracha a mi lado se reía a carcajadas.

Después de la tormenta viene la calma y cuando terminé de correrme me sentí raro. Ni bien ni mal. Solo raro. Casi eufórico. Sin duda era el comienzo de una nueva etapa de pareja, Raquel había asumido lo que yo tanto quería. Me iba a hacer feliz, un cornudo feliz.

Pero no era el comienzo de una nueva etapa. Era el comienzo del fin…

Esa misma noche se metió en la ducha y tardó un buen rato en salir, yo mientras tanto la estuve preparando el desayuno. Cogí su ropa sucia y me quedé mirando la mancha de semen que había en su falda, casi al instante me empalmé otra vez. Un tío se había follado a mi novia y se había corrido encima de ella, todavía no me lo podía creer.

Desde que había vuelto de Londres y nos habíamos reconciliado habría pasado un año justo mas o menos, un año en el que estuve insistiendo en el tema de que estuviera con otro, hasta que lo había conseguido. Pero eché la vista mas atrás, en el último año y medio mi novia Raquel se estuvo follando dos meses a Miguel, tres meses a Jorge en Londres (aunque estábamos separados temporalmente), se enrolló con Diego y ahora se había follado a Rodrigo en su coche. No estaba nada mal, mi novia sin pretenderlo se había convertido en una buena zorra y ni tan siquiera se había dado cuenta. O eso pensé yo.

Salió de la ducha con mala cara, le estaba dando el bajón de la borrachera y sentó a desayunar con casi la mirada perdida.

– Me voy a meter en la cama, estoy muy cansada, dijo después de tomarse el zumo y la tostada que había preparado.

Yo salí a hacer un rato de deporte con la bici, cuando volví pasado el mediodía Raquel todavía estaba metida en la cama, preparé la comida y luego fui a llamar a Raquel.

– Vamos despierta, que ya está preparada la comida…

– No me apetece comer, me voy a quedar durmiendo un rato más, me dijo.

– Como quieras,¿oyes luego iba a venir Silvia a cenar, no?, ¿a que hora habéis quedado?…

– Puf, mierda Silvia, dijo cogiendo el móvil de la mesilla, ni me acordaba…no me apetece que venga esta noche a casa después de lo de ayer, joder que vergüenza!!!!, ahora la mando un mensaje para que no venga.

Ese día Raquel se quedó hasta la noche metida en la cama, al día siguiente tenía que trabajar y se quería recuperar bien de la borrachera, por la noche se levantó para cenar conmigo, pero no hablamos nada del tema de Rodrigo y lo que había pasado, preferí dar tiempo a Raquel para que fuera asimilando todo lo que había pasado.

Pero durante la semana seguíamos sin hablar del tema, yo intenté hacerlo un par de veces, pero Raquel no quería, me dijo que no insistiera que no me pusiera pesado. El fin de semana siguiente salimos a cenar ella y yo solos y a la vuelta echamos un polvo en casa, ahí me contó algo mas de lo que había pasado con Rodrigo y fantaseamos mientras me la follaba, pero encontraba rara a Raquel.

Esa semana quedó varias veces con su amiga Silvia, seguramente a ella si que le contara todo y me imagino a su amiguita diciendo a Raquel que me dejara, que si era un cornudo, que como me podía permitir que hiciera eso, que esa relación no iba a ningún sitio…. Me consta que Silvia hizo campaña en plan amiga hija de puta para que Raquel cortara conmigo.

El siguiente fin de semana celebrábamos el cumpleaños de dos de mis amigos del grupo, salimos con todos mis amigos y sus novias, hasta había venido Luisillo del extranjero, no me di cuenta de que también iba a venir Rodrigo. Cuando me presenté con Raquel y vimos a Rodrigo la situación se hizo algo incómoda, sobre todo para mi novia que tampoco había caído en la cuenta de que Rodrigo pudiera venir.

En toda la noche no había hablado con él, era como si le estuviera evitando, pensé que haciendo eso él podía pensar que yo sabía que se había follado a mi novia, así que una de las veces que Raquel estaba hablando con las chicas me acerqué a él.

– ¿Que tal Rodrigo?…¿como van esos ligoteos?…

– Pues esta semana poca cosa, la pasada quedé con una tía el sábado que conocí por el Bad…o, no era gran cosa pero echamos un polvo bueno…

– Joder…no paras tío.

– Ya te digo, las chicas hoy en día no se cortan, van a lo que van, como nosotros a follar y punto…y yo encantado, hace dos fines de semana ya te dije que quedé con una por la aplicación del Tind…r y al día siguiente me ligue a una en un bar y me la tiré en el coche.

Se me aceleró el corazón cuando dijo eso, sin ninguna duda se estaba refiriendo a Raquel aunque sin decir su nombre claro. Joder el muy cabrón no se iba a cortar un pelo y me iba a contar como se había follado a mi propia novia.

– Estaba muy buena y encima tenía novio…

– Vaya zorras que hay por ahí, dije yo

– Ni te lo imaginas, yo la conocía de vista y sabía que tenía novio, iba con una amiga y se nos pusieron a zorrear las dos en plan calientapollas, a esas hay que darlas caña y la sobé el culo un par de veces, ella no me dejaba pero iban contentillas y me aproveché, dije por lo menos que me quiten lo bailao.

– Pues si, eso por calientapollas, me joden esas tías…

– Y a mi, luego nos dijeron que si las llevábamos a casa en el coche y al final pues las llevamos, las tías ya nos habían sacado un par de copas y encima tenía que llevarlas a casa, me quedé con la chica esta en el coche y la llevé a casa y cuando llegamos me dice que me meta en una calle que estaba medio vacía, yo me quedé que no me lo creía.

– Normal, dije yo

– Entré con el coche y no me corté un pelo, fui a saco y ella no dijo nada, nos empezamos a enrollar y enseguida se dejó meter la mano en el coño, vaya morbazo que me dio, es que estaba muy buena y tenía un culazo!!!!!…se me sentó encima y ahí ya pensé que no se me podía escapar que me la tenía que follar.

– ¿Y lo hiciste?, dije yo ya empalmado escuchando a Rodrigo como se había follado a una guarra con novio en su coche (que era Raquel).

– Si, la tía sabía lo que se hacía, ella misma me agarró la polla para metérsela, como me gusta eso!!!, luego no podía apartar las manos de su culo mientras lo hacíamos y como se movía, no iba a aguantar nada, solo quité las manos de su culo para desabrocharla la camisa y quitarla el sujetador, quería ver sus tetas…

– ¿Tenía buenas tetas también?

– Las tenía pequeñitas, pero muy bonitas, quería chupárselas mientras follábamos, me encantó el polvo que echamos, ¿sabes que es lo que mas me jodió?

– Que…

– Que no pude ver su culo, eso me jodió mucho, se lo pude tocar, pero no se lo pude ver, me hubiera encantando ver ese culazo, eso si un par de azotes buenos si que la pegué, como sonaba ese culo!!!…mmmmm…jajaja…

– ¿Y has vuelto a quedar con ella?, pregunté yo.

– No, no creo que vuelva a repetir, hombre si surge no me importaría, está muy buena y ese culo que tiene bien merece una follada por detrás, pero ya te dije que tiene novio y no creo que volvamos a hacer nada…eso sí por lo menos me corrí encima de ella, se lo eché todo por encima del coño, es como marcarlas tío, eso ya no lo va a olvidar nunca cuando ella me vea, pensará “ese tío se me corrió encima”. Esas cosas me ponen mucho.

Entonces me miró y lo vi en su cara, por supuesto que se había dado cuenta de que yo sabía que estábamos hablando de Raquel. El muy cabrón se había estado regodeando, contándome como se había follado a mi novia. Y yo estaba tan excitado que no supe ni que decirle ni que mas hablar con Rodrigo. Raquel para él no era mas que otra tía de las que se follaba los fines de semana y seguro que le había dado mucho morbo contar a su novio como se la había follado. Se lo había pasado de puta madre a mi costa.

Ya me había dado cuenta de que Raquel no dejaba de mirarnos desde donde estaba con las otras chicas, me imagino que estaría pensando que que es lo que yo tenía que hablar con Rodrigo después de lo que había pasado entre ellos. Cuando se fue Rodrigo el que se me acercó fue mi amigo Luisillo, al que le gustan las cosas muy claras y siempre se sincera conmigo.

– No me gusta nada ese tío, es un cabrón, dijo Luisillo

– Bahh, tampoco es para tanto, se las quiere dar de ligoncete.

– Yo que tu no hablaría mucho con él.

– ¿Y eso?

– Tengo algo que contarte, pero casi prefiero hacerlo otro día, no quiero que se prepare ninguna bronca ahora

– ¿Porque se iba a montar ninguna bronca Luis?…me estás dejando intrigado.

– Es por ese tío, pero de verdad que casi prefiero decírtelo otro día, dijo él.

– Venga dime lo que sea.

– Pues te lo digo, pero tranquilo eh…no quiero que te pelees ni nada…pues… dicen los chicos que Raquel y ese se han…joder es difícil decir esto…

– ¿Que se han que…?

– Pues ya sabes que se han liado, que dicen que tu novia y ese se han acostado juntos.

– ¿Raquel con Rodrigo…?, pero que dices, ¿quien va contando esas bobadas?.

– Pues Felipe que es amigo suyo, lo saben todos, un día se debieron encontrar de fiesta y llevó a casa a Raquel en el coche y lo debieron hacer en el coche, vamos que tu novia y el Rodrigo ese se lo montaron en el coche.

Me quedé mirando a todo mi grupo de amigos y sus novias, era como si me estuvieran mirando todos o a mi me lo parecía, me entraron unos sudores fríos y me sentí el centro de atención. Así que ya todos sabían que Rodrigo se había follado a mi novia, en ese momento solo quería desaparecer lo mas rápido posible. Me despedí de Luisillo.

– No hagas caso a todo lo que dicen…ya te digo yo que eso que me has contado es mentira…

Y me dirigí donde Raquel para decirla que nos íbamos para casa. Fue una salida apresurada y cuando llegamos al coche me dijo que que me pasaba, que me encontraba muy serio y porque no habíamos ido de esa manera.

– Me ha dicho Luisillo que bueno…que ya saben todos lo que pasó entre Rodrigo y tu…lo saben todos mis amigos.

– ¿Y ahora te enfadas por eso?

– No estoy enfadado, es solo que…

– Pues claro que estás enfadado, ahora que se han enterado todos tus amigos que tu novia es una guarra y se ha follado a otro ya no te gusta tanto, ¿a que jode verdad?…no decías que no pasaba nada cuando era al contrario, que mis amigas me miraban mal por hacer esas cosas, decías que eran cosas mías…pero claro ahora te ha tocado a ti y ya no es lo mismo.

– Es que no tenias tíos para follarte que tienes que hacerlo con uno de mi grupo de amigos!!!!!!

– Pero tu eres gilipollas o que te pasa!!!!!!…o sea que llevas meses…no…meses no, mas de un año diciendo que me folle a otros que eso es lo que te pone, todo el día con lo mismo, todo el día igual con el mismo tema y cuando lo hago que con ese no, que claro ahora se han enterado todos tus amigos ya no te gusta, ¿no querías ser un cornudo?…pues ahora te jodes!!!!!…ya te dije que esto lo que va a hacer es que acabemos muy mal, pero parece que no te entra en la cabeza joder!!!!!!!!!

– Lo siento Raquel no quería decir eso…

– Pues claro que querías decir eso y por cierto ¿que coño hablabas con Rodrigo?…¿te ha estado contando como me follaba y eso te ha puesto cachondo?…es que no te entiendo…¿te enfadas o te pones cachondo?…a ver si te aclaras porque tienes tu mas lio que yo me parece a mi…

– Venga vamos a casa que no quiero seguir hablando de esto…

– Pues muy bien, a lo mejor cuando quieras tu hablar no me va a apetecer a mi…

–——————————————————–

Esa no fue la última bronca que tuve con Raquel, de hecho fue casi como el pistoletazo de salida, desde ese día empezamos casi a discutir por todo y la relación se empezó a torcer mas si cabe. Me acordé de todo lo que me decía Miguel, de que si seguía así Raquel me iba a dejar, pero el morbo de verla con otro había sido mas fuerte. Iba a perder a una chica como ella solo por insistir en algo que ella nunca aceptó del todo. Me había hecho un cornudo que era mi objetivo, de hecho llegué a conseguir que se estuviera follando dos meses a un viejo como Miguel, después de eso ya tenía que haber parado, lo que pasó con Miguel lo podríamos haber usado como fantasía y haberlo recordado mientras follábamos en plan morboso. Pero quise seguir un poco más y luego otro poco mas, tensando la cuerda y forzando en parte a Raquel.

Las dos siguientes semanas ya noté que la relación con Raquel se iba apagando a toda velocidad, era la misma sensación que cuando ella estaba con Miguel al final y sabía que me iba a dejar. Lo peor de todo es no poder hablar de estos temas con nadie. Es muy difícil tener a alguien de tanta confianza como para poder hablar de estas cosas, así que volví a llamar a la única persona con lo que podía hablarlo, llamé a Miguel para quedar con él en su casa.

Pero si lo que buscaba con él era un poco de comprensión, estaba equivocado, le puse al corriente de mi relación con Raquel y todo lo que había pasado, de lo de Rodrigo…

– Joder putita…no sé como lo has hecho, pero ya cualquiera se folla a tu novia, jejeje…te lo advertí y no me quisiste escuchar, ahora me vienes llorando, me acabas de contar que un tío se ha follado a tu novia como una zorra en su coche y además que te va a dejar y ahí estás….todo empalmado y con la polla a punto de reventar…yo si no te importa me voy a hacer un pajote con tu “zorra”, me apetece hacerlo contigo delante.

De repente encendió el portátil y buscó una carpeta con fotos de Raquel, se sacó la polla y se puso a masturbar delante de mi.

– Miguel, ya te he dicho que no quería volver a est…

– Cállate putita!!!!!!!dijo echando la cabeza hacía atrás y cerrando los ojos para de vez en cuando abrirlos un poco para mirar las fotos de la pantalla, todavía me acuerdo de cuando me follaba a Raquel, ese culo, diosssss joder…no me puedo olvidar de mi mano marcada en sus nalgas después de un buen azote, buahhhh…y como gritaba cuando la tiraba del pelo y se la metía por detrás…acércate…

– No Miguel…

– Acércate y cógeme la polla putita, no te lo voy a repetir mas…estás deseando hacerlo, no retrases lo inevitable…

Y al final me puse a su lado y sin discutir mas con él le agarré la polla, quería seguir escuchando todo lo que me decía de mi novia. Me sentía tan humillado y excitado a la vez.

– Mmmmmmmmmmm….que bueno…no veas como echaba de menos tus pajas putita…vamos meneamela…asiiiiiii!!!!!!!…despacio…mmmmmmmm mmm…¿la tienes dura verdad?…

– Si, Miguel, ya lo sabes…

– Bien, eres muy buena putita…ahora te voy a decir algo que ya sabes, pero no dejes de menearme la polla…¿entendido?, Raquel te va a dejar, te va a volver a dejar y esta vez va a ser definitivo, te va a mandar a la mierda putita…te lo has buscado, no sé si será hoy o mañana o dentro de una semana o un mes, pero te va a dejar…y como me caes bien te voy a hacer un último favor…¿quieres saber que favor?

– Si, dímelo, ¿me vas a ayudar para que Raquel no me deje?

– Jejeje putita, no te voy a ayudar a eso, casi mas bien al contrario, a ti lo que mas te pone es que Raquel se folle a otros, que te haga un buen cornudo, eso es lo que mas te excita, pues voy a ayudarte a conseguirlo otra vez, no va a ser lo mismo que la otra vez porque ya no tiene tanto morbo, al fin y al cabo ella te va a dejar…jejeje…pero antes de que lo haga me voy a follar a Raquel…me voy a volver a follar a tu chica, va a ponerte los cuernos por última vez…ese es el favor que te voy a hacer.

– Miguel yo no quiero que…

– Me da igual lo que quieras tu o no, cállate y escucha, ¡¡¡me voy a volver a follar a tu novia!!!!…¿eso es lo que quieres, no?…jejeje…y me la voy a follar bien…no creo que me deje ni un agujero sin probar…hay que hacerte un buen cornudito que es lo que te gusta…jejejejeje…y ahora antes de correrme ven aquí, ponte de rodillas y abre bien la boca putita…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s