ECONOMISTA

Miguel ya sabía que con el calentón acumulado durante la tarde por todo lo que me había contado podía manejarme a su antojo. Y no le faltaba razón, mi erección era tan evidente que ni me preocupaba ya en ocultársela, mis bermudas estaban a punto de reventar. No me faltaba mucho para volver a ser su putita y hacer lo que me pidiera…y él lo sabía…

– Si, por favor, dime lo que tengo que hacer para que el finde de semana que viene se folle a Diego, el bombero…

– Jejeje…que puto cornudo eres…parece que no has aprendido nada del tiempo que hemos pasado juntos…mira putita, las tías son muy zorras y las gusta tenernos comiendo de su mano, tu ya eres un caso aparte, Raquel no solo te puso los cuernos conmigo, sino que encima te dejó, te ha puteado todo lo que ha querido, te has quedado sin casa, consientes que se vaya de fiesta con sus amigas y que zorree con todo dios, hasta tus amigos saben lo cornudo eres…jejeje…y lo puta que es tu novia y aquí estás tu con la polla tiesa esperando a que el viejo que se la folló te diga lo que tienes que hacer para que te vuelva a poner los cuernos…

– Eres un cabrón tío!!!!!

– Cállate putita y escucha…tienes que convencer a Raquel de que vaya a la casa rural con Silvia y sus amigos, luego durante la semana ponte pesado de que quieres que se folle a el bombero, fantasear con ello mientras folláis, aunque ella no quiera tu insiste, la tiene que quedar bien claro que no solo no te importa que folle con él sino que lo estás deseando…córrete rápido cuando lo hagáis, recuérdala lo mierda que eres follando, déjala insatisfecha…esto no creo que te cueste mucho esfuerzo…jejeje…y por último tienes que cabrearla…jejeje…que vaya enfadada a la casa rural, ella se cree que te tiene comiendo en la mano, que puede hacer contigo lo que quiera, que te quedaste todo el verano pasado aquí solo llorando por ella…el día antes de irse a la casa rural cuenta a Raquel que tuviste un lío durante el verano pasado…que te estuviste viendo con una chica…

– ¿Quieres que la cuente a Raquel que el verano pasado estuve con otra tía?…si ya la había dicho que no estuve con nadie…que no sabía si seguíamos juntos…

– Pues ahora la vas a decir que te estuviste follando a una chica, además ella conoce quien es…

– ¿Que ella conoce quien es?…no tiene ni pies ni cabeza esto que me estás contando…

– Claro que si putita…te aseguro que Raquel se va a cabrear muchísimo…¿te acuerdas cuando te enrollaste con Berta y te hizo una paja?…engañaste a Raquel y luego se lo querías contar…¿lo recuerdas, no?…pues vas a matar dos pájaros de un tiro, vas a decir que estuviste con Berta, se lo vas a contar, pero vamos a cambiar alguna cosilla, os enrollasteis, pero cambia las fechas, di que fue durante el verano y ya que estamos lo puedes exagerar lo que quieras…jejeje…¿no le vas a contar a Raquel que una chiquilla te meneo la polla en el garaje y te corriste en un minuto, no? Eso sería muy patético…jejeje…di que te la has follado y varias veces, que te la ha chupado en el coche…que has tenido tres o cuatro encuentros con ella, ya me entiendes, si alguna vez se cruzan por la calle Berta y Raquel tu novia no se va a atrever a comentar nada, al fin y al cabo no estabais juntos…y va a rabiar cuando se entere de que te has follado a una mas jovencita y que está mas buena que ella…se va a pillar un buen cabreo, te vendrá con el cuento de que porqué no se lo has contado antes y todo eso y tu tendrás que decir que no estabais juntos…que ella te había dejado para irse a Londres, que no te contestaba los mensajes…que estabas muy solo…en fin ya me entiendes…¿que te parece?…

– No sé, ahora después de un año soltarle esto así…no creo que se lo tome muy bien…

– De eso se trata joder, se tiene que enfadar, pero tampoco te puede decir mucho mas, al fin y al cabo fue ella la que te plantó y va a tener que joderse y aceptar lo de Berta…no fue una infidelidad…jejeje…bueno si lo fue…pero eso ella no lo sabe…

– Eres muy retorcido!!!!!

– Di a Raquel que te follaste a Berta…y luego que se vaya a la casa rural con ese cabreo…jejeje…prepárate para unos buenos cuernos putita…jejeje…el bombero va a destrozar a tu zorra, no van a salir de la habitación en la casa rural…te va a volver con el coño enrojecido de tanto follar…

La idea de Miguel me parecía un poco sin sentido. Ahora un año mas tarde tenía que decir a mi novia que el verano que me dejó me estuve follando a una jovencita, que por cierto está muy buena, pero me era difícil saber como hacerlo. No podía plantarme ante ella y soltarle “mira Raquel, ¿te acuerdas el verano pasado cuando me dejaste y te dije que no me había enrollado con nadie?, pues era mentira, me estuve tirando a Berta, si, la hija de Mercedes…con la que ibas a clase de padel”. Pero solo pensar que el bombero pudiera follarse a mi novia me ponía mil y si por decirle eso iba a pasar pues tenía que buscar la manera de hacerlo.

Cada vez estaba mas excitado y dejándome llevar por lo que me contaba Miguel, me había llamado varias veces putita y ya ni tan siquiera le había dicho nada.

– Oyes dentro de un ratito he quedado con Mercedes, vamos a ir a cenar y luego ya sabes….jejeje…quiero ponerla a cuatro patas y que la cuelguen bien esos tetones…jejeje…

– Si, entiendo, de todas formas ya me iba, dije poniéndome de pies y mostrando a Miguel la tremenda empalmada que llevaba.

– Joder putita, te va a explotar la polla, anda si quieres hazte una paja antes de irte…no me importa…¿o prefieres meneármela a mi, eh cornudo?…dijo Miguel sacándose la polla y sacudiéndosela ante mi, no sabes la de alegrías que le ha dado ésta a la zorra de tu novia…jejeje…

Estuve muy tentado de hacerlo, otra vez iba a caer en su juego como un gilipollas y no me iba a quedar ahí. Estaba tan cachondo que al momento ya me imaginé poniéndome de rodillas ante él y chupándole la polla, como una buena putita.

– Ya sé que quieres hacerlo, pero hoy no podemos…jejeje, dijo guardándose el rabo, me voy a la ducha, estamos en contacto, me tienes que ir contando como va todo con Raquel, cuando quieras ya sabes mi teléfono y donde estoy…

Salí del casa del viejo humillado, avergonzado, vejado y con un empalme de caballo. No había hecho falta tocarle la polla, me estaba volviendo a convertir en su putita…y que morbo me daba esa sensación…

Al día siguiente por la noche fui a recoger al aeropuerto de Madrid a Raquel, Silvia y otro par de amigas que regresaban de la despedida de soltera en Ibiza. Parece ser que se lo habían pasado muy bien, pero de zorrear y cosas por el estilo, nada de nada.

El lunes ya iba a empezar a trazar el plan que me había marcado Miguel…

Durante la tarde me estuve meneando la polla delante del ordenador varias horas, viendo fotos, videos, leyendo relatos de infidelidades…estuve a punto del orgasmo varias veces, pero cuando iba a llegar me frenaba y vuelta a empezar. Para cuando llegó Raquel del trabajo estaba con un calentón importante. Me lancé sobre ella sobando su culazo por encima de las mallas deportivas del trabajo.

– Mmmmmmmmmmm que culo, te he echado de menos todo el fin de semana…dije antes de comer su boca…

Raquel me correspondió el beso y nos fuimos magreando hasta la habitación, donde nos quitamos la poca ropa que teníamos. Hacía muchísimo calor en pleno mes de Julio cuando caímos en la cama desnudos.

– Venga, ponte un conjuntito de esos de zorra, me apetece follarte con un conjuntito de esos…

No dijo nada, solo se levantó desnuda de la cama y cogió uno del armario, comenzó lentamente a ponérselo mientras yo miraba desde la cama meneándome la polla muy despacio. Primero las medias, luego el sujetador, el tanguita, el liguero, las ligas, era un conjuntito negro semi transparente. Cuando terminó de vestirse yo me había quedado al borde del orgasmo ya.

Me puse sobre ella y se la metí para correrme casi inmediatamente. Fue bastante ridículo todo, tardó unos 5 minutos en ponerse el conjuntito para que luego me corriera en apenas 20 segundos. Caí a la cama satisfecho mirando a Raquel incrédula abierta de piernas con el tanguita a un lado y mi semen goteando de su coño.

– Mmmmm…que bueno…¿que tal por Ibiza os han entrado muchos tíos?

– No me lo puedo creer, ¿en serio ya hemos terminado?…dijo Raquel enfadada, para esto no hacía falta que me mandaras poner el conjuntito…

– Lo siento, es que estaba muy cachondo, llevaba muchos días sin follarte…

– Si a esto le llamas tu follar…en fin, dijo sentándose en la cama y comenzando a quitarse las medias…

– Hoy ya estoy un poco cansado, pero mañana echamos un polvo como dios manda…dije y luego me levanté a preparar la cena.

Al poco llegó Raquel con el pijamita de verano puesto y cara de pocos amigos, todavía se iba a enfadar un poquito mas cuando le dije.

– El sábado que viene hemos quedado los amigos para irnos a pasar un dia de playa a Santander, solo los chicos, como te vas a ir a la casa rural con Silvia y sus amigas…

– Muy bien, ya has hecho tus planes, ¿pero si te dije que no me apetecería ir a la casa rural y que me lo estaba pensando?

– Ah, yo creí que ya era seguro que ya ibas a ir…

– No, no era seguro, si este fin de semana he estado en Ibiza pues el próximo me apetecía mas que tu y yo nos fuéramos a algún sitio, pero vamos, ya veo que no has contado mucho conmigo y que no te apetece.

Cogió el móvil y llamó a su amiga Silvia.

– Oyes Silvia que si que voy a la casa rural…vale…si…ah salimos el viernes y volvemos el domingo, venga perfecto.

Yo estaba de espaldas preparando la cena con una medio sonrisilla de victoria. Estábamos a lunes y ya tenía con un buen cabreo a mi novia. Empezaba a pensar que todo lo que me había dicho Miguel que tenía que hacer ya no era tan descabellado. Si seguía el plan trazado por él mi novia iba a ir a la casa rural insatisfecha, muy cabreada y sabiendo que no me importaba que follara con quien quisiera…

Al día siguiente repetí operación, ordenador y a menearme la polla toda la tarde esperando a que Raquel volviera del trabajo, cuando lo hizo se cambió de ropa y se puso el pijamita corto para sentarse conmigo en el sofá.

– Oyes perdona por lo de ayer, ¿que te parece si rematamos hoy?, dije empujándola para ponerme sobre ella

– Hoy no me apetece mucho David…

– Venga, no seas así, que el fin de semana que viene no nos vamos a ver, hay que aprovechar toda la semana…dije bajando su pantaloncito y las braguitas…

– Mmmmmmmmmmm….David no…para…para…

Pero Raquel ya se estaba dejando comer el cuello y yo encima prácticamente la inmovilizaba mientras la metía la mano por debajo para sobar sus glúteos desnudos. No tardó en sacarme la polla y comenzar a meneármela.

– Joder, que dura la tengo, hoy quiero que me la chupes!!!

– ¡¡¡Y yo quiero que me folles!!!

– Venga no seas así, chúpamela un poco, quiero que sientas en la boca lo dura que la tengo…

– Túmbate!!, me ordeno Raquel.

No tardé en ponerme boca arriba en el sofá mientras Raquel se ponía a cuatro patas mirándome y reptando hacia abajo sin dejar de morderse el labio. Cuando está cachonda sé que la gusta comérmela un buen rato. Me echó una última miradita antes de empezar a darme besitos por todo el largo de la polla. Se metió la mano entre las piernas y comenzó a masturbarse justo cuando se metió el capullo de mi gorda polla en la boca. Me encantaba tener a Raquel completamente desnuda, a cuatro patas sobre mi, chupándomela y a la vez con sus pequeños gemiditos echándome el aliento sobre mi miembro. Se escuchaba el obsceno ruido de la chupada, la fricción de sus labios con mi rabo y a la vez el chapoteo de sus dedos jugando con su empapado coño.

– Chúpame un poco los huevos!!!!!!….mmmmmmmmm….eso es, hace tiempo que no me los comes!!!

Raquel me sujetó la polla con una mano y bajó un poco su cabeza para meterse una de mis pelotas en la boca.

– ¡¡¡Mírame!!!…quiero que me mires a los ojos mientras me comes los huevos!!!…así, eso es zorra!!!!!

No dejó de mirarme ni un momento mientras alternaba los dos cojones en su boca, me los chupaba con ganas, como si me los quisiera arrancar, con la mano no dejaba de masturbarme con mucha lentitud.

– ¡¡¡Méteme un dedito en el culo!!!!, por favor…hazlo…méteme un dedo en el culo!!!!!

Sonrió a la vez que pasaba su lengua sobre mis dos testículos, para luego volverlos a engullir con ganas, con la mano libre que tenía metió el dedo indice dentro de mi ano, solo un poquito, lo justo para matarme del gustazo.

– Maaaassssss….métemelo mas!!!!!…méteme todo el dedo en el culo!!!…siiii…métemelo!!!!!…

Me incrustó todo el dedo dentro del culo sin protestar, ya me había soltado la polla, estaba demasiado ocupada con mis huevos en la boca y sodomizándome el culo con su dedo.

– Los dos a la vez!!!!…métetelos en la boca los dos la vez!!!!…vamos hazlo!!!!!!…quiero llenarte la boca con mis cojones!!!!!…vamos zorra, métete mis dos huevos a la vez en la boca!!!!!…

El dedo de Raquel entraba y salía a toda velocidad de mi culo y con la otra mano se ayudó para hacer lo que la estaba pidiendo. Meterse toda la bolsa escrotal dentro de la boca, la abría todo lo que podía y un reguero de babas caía hacia abajo, pero ella no cesaba en su empeño, hasta que lo consiguió. Mis dos pelotas quedaron dentro de su boca, ella apenas podía hacer nada mas y me miró con los ojos bien abiertos para que viera lo zorra que se estaba comportando. Volvió a masturbarse en esa postura a cuatro patas sin dejar de follarme el culo con el dedo.

Aquello fue demasiado para mi, yo mismo me agarré la polla y me puse a hacerme una paja. No tardé casi nada.

– Sigue, un poco mas…un poco masssssssss!!!!!!!…me corrooooooooo…me corrooooooooooooo!!!!!!!!!!!!!!!.

Para cuando Raquel quiso reaccionar ya me había echado varios lechazos sobre mis abdominales y ella se ayudaba de una mano para tratar de sacarse mis testículos de la boca.

– Coffff…cofffff, dijo tosiendo…cabronazo!!!!!!!!!…eres un cabrón!!!!!!…¿ya te estás corriendo otra vez?.

Se quedó allí atónita de rodillas sobre mi, limpiándose la saliva que escurría por su barbilla y sacándome el dedo con el que me acababa de follar el culo.

– No he podido evitarlo…ha sido buenísimo lo que me has hecho!!! dije excusándome, déjame un poco a que me recupere…

Pero a decir verdad no tenía ninguna intención de que aquello se recuperara. Quería dejar a Raquel con todo el calentón y bien enfadada después de volver a putearla por segundo día consecutivo, pero no caí en la cuenta de que ella sabía bien mi punto débil. Cuando pasaron unos 15 minutos ella se tumbo sobre mí y me dijo con voz melosa.

– ¿No se te pone otra vez dura?, dijo meneando con dos dedos mi colgajo inerte…

– Si, si, no creo que tarde mucho…

– Venga vamos, agárrame bien el culo con las dos manos, tócamelo, mas te vale que se te ponga dura y me folles, te lo digo en serio!!!!!!

Ella seguía jugando con sus dedos, pero mi rabo seguía sin dar señales de vida.

– Ya veo que esto no se levanta…voy a tener que decirte lo cornudo que eres para que se te vuelva a poner dura, ¿verdad?…dijo Raquel.

Mi polla empezó a empalmarse en cuanto escuché la palabra cornudo, no dejaba de crecer mientras Raquel me la seguía meneando con dos dedos.

– ¿Como has dicho?…

– Me has escuchado muy bien, te he llamado cornudo, ¿quieres que te lo deletree?…COR-NU-DO…C-O-R-N-U-D-O…COR-NU-DO…¿eso es lo que quieres que te llame, no?…¿te lo vuelvo a decir?…COR-NU-DO…¿ves que dura se te pone?, cada vez que lo digo se te pone mas dura…COR-NU-DO…

– Mmmmmmmmmmmmmm….Raquel, quiero que lo vuelvas a hacer!!!…quiero que lo vuelvas a hacer, que me los vuelvas a poner…quiero que te folles a otro y me pongas unos buenos cuernos!!!!

Raquel se puso encima de mi y agarrándome la polla ella misma se la introdujo dentro para luego comenzar a cabalgarme lentamente.

– Que ganas tenía de tenerte dentro, cornudo!!!!…ahora vas a follarme bien!!!!!

– Quiero volver a ser un cornudo, hazlo este fin de semana, te dejo que este fin de semana te folles a Diego y luego me lo cuentes todo, ponme unos buenos cuernos Raquel, me muero de ganas de que lo hagas!!!!!…te lo digo en serio, quiero que lo hagas…¡¡¡quiero que te lo folles!!!!!!!…

– ¿Para eso quieres que vaya a la casa rural?…

– Si, para eso, para que vengas muy bien follada…

Raquel incrementó el ritmo con el que me cabalgaba. Su culo golpeaba cada vez con mas fuerza sobre mi cuerpo. Ella misma bajó una mano hasta su clítoris para empezar a tocárselo mientras me seguía follando.

– Mmmmmmmmmmm….joder…me voy a correr…me voy a correr!!!!

– ¿Te lo vas a follar?…¿vas a ponerme unos buenos cuernos?…

– ¡¡¡Cállate que voy a correrme!!!!..¡¡¡cállate ya cornudo!!!!!…cállate la puta boca!!!!!…me voy a correr…joderrrrrrr…me voy a correr cornudo, me corro CORNUDO…me corroooooo…ahhhhhhhhhhhhhhhhh!!!!!!!!!!!!!!!…m e corrooooooooo!!!!!!!!!!.

En cuanto tuvo su orgasmo Raquel se desencajó de mi polla y se tumbó en la cama boca abajo recuperando su agitada respiración. En pleno mes de julio nuestros cuerpos estaban totalmente sudados, ella parecía una diosa así tumbada en la cama desnuda.

– Diosss, que ganas tenía de esto!!!, me dijo.

– Yo no he terminado, dije meneándome la polla delante de ella

– Termínatela tu solo, jajaja….eso por lo de antes…te lo tienes merecido, por correrte antes como lo has hecho…

Yo sabía que Raquel hablaba en serio, así que me puse a masturbarme yo solo mientras admiraba su cuerpo. Acaricié su culo como si fuera la primera vez que lo hacía, ella me miraba divertida.

– Raquel no estoy de bromas, quiero que te folles a ese tío…este fin de semana…

– Eres muy pesado David, no voy a follarme a nadie este finde, ni ningún finde…

– Di lo que quieras, pero sé que te mueres de ganas porque el bombero te eche un buen polvazo…seguro que lo has pensado muchas veces, que debe follar mejor que yo…¿a que si?…

– Una cosa es lo que piense y otra lo que vaya a hacer…

– Vale, no me digas nada mas, solo quiero que sepas que por mi parte no tienes ningún problema, si te apetece hazlo!!!…ya no me queda mucho para correrme, dije acelerando mi paja…

Raquel se apoyó sobre mi pecho y me agarró la polla intentando masturbarme a la misma velocidad a la que yo lo estaba haciendo.

– ¡¡¡Córrete cornudito mío!!!…¿y entonces…como quieres que lo haga?…¿quieres que me deje follar a pelo y vengo con toda la leche dentro para que lo veas?…¿o prefieres que me deje follar por detrás, cosa que tu no haces?…mmmmmmmmmmm…eso es, córrete, échalo todo…así muy bien, córrete…mmmmmm…muy bien…

Se levantó al baño y me dejo con toda la corrida sobre mi cuerpo, antes de que saliera por la puerta se lo pregunté.

– ¿De verdad lo vas a hacer Raquel?…

– Jajaja, claro que no…pero me encanta decírtelo…y que pienses que te lo digo en serio, jajaja…es decírtelo y ya te tengo explotando como un volcán, dijo enseñándome la mano llena de semen para después restregársela por su culazo y abrirlo un poquito, esto es solo tuyo cornudito, jajaja…

–—————————————————

Al día siguiente nada mas llegar Raquel del trabajo me dice que se ha encontrado en la tienda con Miguel, Mercedes y Berta. Menuda casualidad pensé yo, pero estando Miguel de por medio no creo mucho en las “casualidades”. Ya me le imagino convenciendo a Berta y Mercedes para ir a comprar y así ponérmelo mas fácil para sacar el tema de Berta, pero ese día no me atreví, casi lo hago pero al final no me atreví.

Me dijo que estuvo hablando un poco con Mercedes y con Berta que se acercaron para saludarla y preguntarla que como la iba y por el pádel, incluso que a ver si quedaban un día para jugar. Al fin y al cabo habían sido compañeras de pádel cuando Miguel las daba clases. Miguel no debió ni abrir la boca mientras hablaban las chicas.

Otra vez follamos esa noche y la noche siguiente también. Yo seguía insistiendo muy pesadito con el tema de que se follara a Diego, que a mi no me importaba, es mas, que lo disfrutaría, que quería que me pusiera unos buenos cuernos y luego me lo contara todo. Raquel seguía divertida diciéndome lo que quería escuchar hasta que me corría.

–——————————————————————–

El viernes a mediodía mientras Raquel preparaba la maleta para irse a la casa rural le solté la última parte del plan de Miguel. Quise jugar todas las cartas y arriesgarme a lo que saliera.

– Raquel, antes de que te vayas quiero contarte una cosa, desde el miércoles que me dijiste que viste a Mercedes con su hija en la tienda te lo quiero decir, porque….bueno, no te dije la verdad en una cosa…

– ¿De que hablas David?…

– ¿Te acuerdas el verano pasado cuando volviste de Londres y te dije que yo no había estado con nadie ese verano?

– Si…¿y?…

– Pues que no te dije la verdad, no sé porque no te lo dije, es una tontería porque se supone que tu y yo no estábamos juntos, pero bueno el caso es que tuve un rollete con Berta…

– ¿Berta, la hija de Mercedes?…

– Si, claro esa…

– Como que tuviste un rollete, pero si es una cría…no me fastidies…¿me lo estás diciendo en serio?

– Tiene 18 años…si, te lo estoy diciendo en serio…estuvimos juntos un par de veces…

– ¿Y que es eso de que estuvisteis juntos?…os enrollasteis, ¿te la follaste?…, me dijo Raquel cada vez mas enfadada…estoy alucinando…¿y ahora para que me lo cuentas?…

– Es que como el otro día la viste, pues luego me sentí fatal, yo creo que deberías saber que pasó algo entre ella y yo, pero tampoco hay que darle mas importancia…

– O sea que te follaste a esa zorra, ¿y cuando me lo pensabas contar?, ya ha pasado mas de un año, el otro día la saludé como si nada y ella estaría pensando que soy una gilipollas y que se ha tirado a mi novio…

– Bueno, no éramos novios, en ese momento…

– Pero tu no eras el que decías que nos sabías si esos meses seguíamos siendo novios o no, que te quedaste fatal, echo polvo…y resulta que aquí estabas tirándote a una universitaria de 18 años…si…ya veo que te quedaste muy mal…menudo cabrón…¿cuantas veces te la follaste?…¿te la traías a casa?…

– Mira Raquel, tranquilízate que te veo alterada, fueron tres veces…¿vale?…dos veces en el coche y una vez me la subí a casa…me la follé tres días y ya está y no quise volver a saber mas de ella, fue un desahogo para mi, me encontraba mal y ni pensé lo que hacía… si quieres lo hablamos mejor cuando vuelvas el domingo, no pensé que te iba a sentar tan mal, te recuerdo que tu esos meses te estabas dejando “dar por el culo” por otro tío, no creo que te acordaras mucho de mi…

– Eres un cabrón!!!, si querías que me fuera cabreada te felicito, lo has conseguido de verdad, no me esperaba esto de ti…, dijo saliendo de casa con la maleta para pasar el fin de semana con su amiga Silvia y sus amigos, entre los que se encontraba Diego el bombero.

Había desarrollado el plan de Miguel a la perfección, como él me había dicho. Ahora tendría que esperar a el domingo a ver si había dado resultado.

–————————————-

La mañana del sábado cogí el coche y nos fuimos los colegas a pasar un tranquilo día de playa a Santander. También vino Rodrigo, era el mejor amigo de uno de mis mejores colegas, no le podía considerar amigo porque apenas había coincidido 5 o 6 veces con él saliendo de fiesta mas algún partidillo de pádel, lo dejamos en que era un conocido. Este chico había tenido una relación de mas de 10 años con su novia de toda la vida y en cuanto se casaron, no tardaron ni 7 meses en separarse. Ahora llevaba un año separado, un chico mas o menos normal, 30 años, sobre 1,80 y sin ser un guaperas tampoco es que fuera feo, no tenía cuerpo de gimnasio pero tampoco lo tenía muy mal para el poco deporte que hacía.

Nos estuvo poniendo al día mientras estábamos en la toalla de las nuevas tecnologías para ligar. Decía que desde que se había separado le metía ficha a todo lo que se movía. “Esto del Tind…r la aplicación móvil y del Bad…o es la hostia. Con el Tind..r puedes quedar con tías que ven tu foto de perfil y si os gustáis los dos, ala a quedar para follar, las tías de hoy en día no se cortan, quedan contigo para echarte un polvo y al día siguiente no tienen problemas en quedar con otro”. Os aseguro que funciona en 5 meses me he follado a 10 tías, sin prácticamente ningún esfuerzo, bueno sí, buscar una foto de perfil en la que salga guapo, jajaja…”

También me constaba que se había desmelenado bastante y se pasaba todo el día de fiesta y que así había conocido a unas cuantas chicas, por así decirlo nos puso los dientes largos a los que teníamos novia (y solo podíamos estar con una). No era el típico fantasma, nos dijo que muchas chicas le decían que no, pero que si le echabas morro cada fin de semana “podía caer alguna”-

Aunque el chico era muy majete no me cabía duda de que a base de tanto follar se estaba volviendo un poco cabroncete con ellas y sobre todo lo que nos contó que hacía con algunas. Este chico vivía solo en un pueblo cerca de la ciudad, decía que a veces si se llevaba a alguna chica a follar a su casa, cuando terminaban no había pasado ni cinco minutos y él mismo llamaba a un taxi. Las decía “te he llamado a un taxi para que te venga a buscar, esto pilla un poco lejos”. Decía que había tías que eran para un solo polvo, que después de correrse ya no le apetecía seguir con ella y llamaba a un taxi para que las vinieran a buscar. Las chicas se quedaban a cuadros, en esos momentos se sentirían como una puta de usar y tirar, prácticamente las echaba de su casa y además ellas tenían que pagarse el taxi que saldría por unos 20 euros. La situación era muy humillante para ellas.

Luego durante la comida nos sentamos en un restaurante en una mesa y casualmente en la mesa de al lado había un grupo de chicas también pasando el día en la playa. El tal Rodrigo se pasó media comida mirando hacia la mesa de las chicas, nos dijo que había una que no estaba nada mal y que parecía que le miraba mucho. Aunque no las dijo nada, después de comer al volver a la playa ese grupo de chicas estaba casi al lado nuestro también y ahí durante la tarde si que se acercó Rodrigo a hablar con la chica que le había gustado. No sé de que estarían hablando pero estuvieron casi 10 minutos, cuando volvió nos dijo que no había podido conseguir nada de ella, ni tan siquiera su teléfono. Lógico pensé para mi, es raro que una chica te de así el número de teléfono de buenas a primeras, salvo que caigas muy en gracia, que no era el caso, o tengas un cuerpazo, que tampoco lo era. Así que después de pasarse todo el día dándoselas de que ligaba mucho la chica no tardó ni 10 minutos en pasar de él. Eso si tampoco se le veía muy afectado, a última hora cuando vio que las chicas recogían para irse volvió de nuevo a insistir otro poco. Encima era de los pesaditos, aunque a mi el chico me caía bien y encima era agradable, pero ella volvió a pasar de él. Menudo perdedor pensé para mi en ese instante.

Después de pasar todo el día escuchando a Rodrigo me quedó una cosa clara, si por lo que fuera lo dejara con Raquel iba a hacer como él y me iba a follar a todo lo que pudiera. Desde luego que no iba a perder el tiempo, entraría a todas las chicas que pudiera en cualquier lugar y situación y no iba a parar de follar con eso del Tind..r.

–——————————————————————

Al final del día volvimos a casa, sería sobre las 12 de la noche cuando llegué me encontré con una sorpresa con la que no contaba, ¡¡¡Raquel me estaba esperando sentada en el sofá de casa!!!!. Había adelantado casi un día su regreso de la casa rural. Estaba con unos pantaloncitos cortos de andar por casa y una camiseta para dormir. En cuanto la vi y nos miramos supe que algo había pasado…

– Pero bueno, ¿que haces ya aquí?…¿no venías mañana?, dije yo

– Bahhh, he preferido venirme, no pintaba nada allí, además también me supo mal después de como me fui ayer, no quiero que estemos enfadados y se me iba hacer pesado esperar a mañana.

Vaya, en el fondo me sentí desilusionado, si esperaba que Raquel me confesase de primeras que se había follado a el bombero me había equivocado. Además me sentía mal por todo lo que la había puteado durante la semana para forzar que me pusiera los cuernos. Había adelantado su viaje de la casa rural porque no quería que siguiéramos enfadados, pero tampoco me dio tiempo a sentirme muy mal cuando me dijo.

– …además he cometido una estupidez, no tenía que haber hecho nada, no sé ni porqué lo hice.

Fue escuchar esas palabras y mi polla ponerse dura todo uno.

– ¿Como que una estupidez?…¿que has hecho?, dije acercándome al sofá con el increíble deseo de que Raquel hubiera follado con otro.

– Ayer me enrollé con Diego, pero no fue nada, unos besos y ya está, no te empieces a montar películas de que si follamos, de que si pajas, ni nada de eso… no hicimos nada mas, nos dimos unos besos y ya está…hoy por la mañana cuando me he levantado he pensado que allí estaba de más y después de comer me he cogido el coche y me he venido…ya sé que la he fastidiado, me arrepiento mucho de haberlo hecho…

– Bueno, tranquila, ya sabes que no me voy a enfadar, ni a molestar ni nada de eso.. por mi parte ya sabes que podías hacer lo que quisieras con él…te lo decía en serio…

– No quería hacer nada con él, pero estaba muy cabreada, me sentó fatal lo de Berta, no porque te follaras a esa niñata, sino porque me lo ocultaras mas de un año…Silvia me notó enseguida que estaba enfadada y me preguntó que que me pasaba y se lo dije, me dijo que eras un gilipollas y que si fuera yo “esta noche me follo a Diego y que le jodan, no quiere cuernos pues eso es lo que vas a tener”, además me dijo “tampoco me extrañaría que se lo hubiera inventado, que casualidad que te lo diga justo antes de venir a la casa rural con Diego, ese estaba buscando darte celos para que te folles a otro que es lo que le pone”…¿no será eso verdad, no?

– No, claro que no, no me lo he inventado, te lo dije el viernes porque como me dijiste que te la habías encontrado el miércoles pues pensé que era mejor que lo supieras, me supo mal que hablaras con Berta y no supieras lo que había pasado…de todas formas que raro que siempre se esté metiendo por medio tu amiguita Silvia…

– ¡¡¡Joder entre los dos me estabais saturando!!!, tu todo el día que me folle a Diego que si tal que si cual, Silvia lo mismo, “que que te jodan que me lo tire, que te ponga unos buenos cuernos”, luego que si lo de Berta, que si este fin de semana que quería estar contigo y te vas con tus amigotes a la playa y haces planes sin mi, me dices que vaya a la casa rural con unos tíos que casi no conozco…te lo digo en serio, menos mal que ayer apenas bebí durante la fiesta en la casa rural, porque sino me acabo follando a Diego, te lo aseguro…

– Calla, no me digas eso, que reviento el bañador, dije echándome la mano al paquete, ni te imaginas las ganas que tenía de que te lo follaras…

Raquel se echó las manos a la cara mientras negaba con la cabeza.

– De verdad David, que yo no quiero esto, quiero que seamos una pareja normal, solos tu y yo, me siento fatal cuando pasan estas cosas…yo nunca he sido así, no te voy a mentir si te digo que en plan fantasía no me disgusta, pero como muchas otras parejas, son fantasías y juegos, pero yo no quiero estar con otros tíos, solo quiero estar contigo…no quiero volver a pasar por lo mismo…de verdad te veo ahí tan excitado que no sé ni que pensar, te acabo de decir que me acabo de enrollar con otro tío y tienes la polla dura como una piedra, ¿verdad?…

– Si, ya me conoces, no lo puedo evitar…

– Y además querrás saber todos los detalles…

– Joder claro, quiero que me lo cuentes todo…

– Nos enrollamos en la habitación, de pies detrás de la puerta, y ya está, unos minutos y con tan mala suerte que nos pilló Silvia, no hay mucho mas que contar…dijo Raquel levantándose del sofá, será mejor que lo dejemos aquí, me voy a ir a la cama…

Salí rápido detrás de ella y me abalancé sobre su cuerpo para ponerla boca abajo contra la mesa del salón.

– Ni se te ocurra David…para!!!!!!

– Escúchame, escúchame, por favor!!! dije inclinándome en su espalda y hablándola al oído. Lo siento mucho, siento ser así, no lo puedo evitar, me excita mucho que estés con otros, que hagas con ellos lo que quieras, me excita ser un cornudo, es algo superior a mi, sé que a ti también te pone, de otra manera distinta a mi, pero también te excita, lo sé…pero te da miedo que se te vaya de las manos, eso es lo que te pasó con Miguel y te asusta que vuelva a pasar…

De un tirón baje sus braguitas y el pantalón corto, con una mano la retenía la fuerza contra la mesa mientras que con la otra bajé hasta su coñito para comenzar a acariciárselo.

– Esa sensación prohibida de ponerme los cuernos te vuelva loca, no puedes luchar contra ella y lo sabes…te estás resistiendo pero acabarás haciéndolo…

– No, quiero follar con otros…joder…no quiero eso…

– ¿Y porque te mojas tanto cuando hablamos de esto?, dije empezando a masturbarla…

– ¡¡¡Eres un cabrón!!!!!

– ¡¡¡Nooooo…soy un cornudo!!!!…entérate bien y te voy a follar ahora mismo…el cornudo te va a follar…

Involuntariamente Raquel comenzó a mover las caderas muy despacio mientras abría las piernas todo lo que le permitía el pantaloncito y las braguitas bajadas a medio muslo.

– David por favor…nooooo…paraaaa, paraaaa…por favor…

– No voy parar zorra, te has enrollado con otro y tengo la polla muy dura de pensarlo, ¿quieres que te la meta ya?…venga cuéntame si ese tío te ha sobado bien el culo, te lo tiene que haber sobado bien, sino es que es un maricón…¿te ha sobado bien este culazo de guarra mientras os enrollabais?, dije soltando un azote en una de sus nalgas ya fuera de si.

Seguía sujetándola con una mano obligándola a inclinarse sobre la mesa y con la otra mano me bajé las bermudas y me saqué la polla para ponerla entre sus piernas.

– ¿Estaba empalmado mientras os comíais la boca?…seguro que si, venga dímelo ¿tenía una polla como esta?, dije golpeando con ella en sus hinchados labios vaginales.

Retiré la mano con que sujetaba su cuello y puse mis dos manos encima de las suyas que estaban apoyadas en la mesa. Me incliné en su espalda quedando muy pegados.

– ¿Quieres que te la meta ya Raquel?

Su respuestas fue girar el cuello para darme un morreo mientras seguía sumisa en esa postura.

– Eres un cabrón!!!!

– Dime que te la meta, vamos!!

– Vamos hazlo!!

– Dime que te la meta, pídemelo!!!!!!!

– Si, por favor, vamos métemela!!!…venga métemela, dijo moviendo ansiosa sus caderas y echando la mano hacia atrás para agarrarme la polla e intentar hacerlo ella.

– De eso nada, dije apartando su mano, te la voy a meter ya, pero si quieres que lo haga antes tienes que llamarme cornudo…

Raquel comenzó a bajarse el pantalón y las braguitas hasta que se las quitó por completo, luego se acabó de desnudar quitándose la parte de arriba, para luego volver a darme la espalda y ponerse apoyada en la mesa abriendo mas si cabe las piernas. Antes se giró mostrándome una cara seria que no sabía definir de entre morbo, odio, excitación o de todo un poco.

– ¡¡¡Fóllame cornudo!!!, ¿es lo que te gusta no?…pues venga fóllame que ya vuelves a ser un cornudito, tampoco te lo quiero llamar mas veces porque quiero que aguantes sin correrte mas de un minuto al menos…pero si tengo que decírtelo otra vez te lo digo ¡¡¡CORNUDO!!!!

Con rabia me agarré la polla y se la metí de su solo tirón hasta que mi pelvis chocó con fuerza contra su culo. Luego a cada embestida Raquel no dejaba de insultarme

– Ahhhhhhhh…cornudo…ahhhhhhhhhh….cornudo…ahh hhhhhhhhh….

Cada vez que mi polla la llenaba por completo ella me decía lo que yo quería oír. El ruido de nuestros cuerpos al chocar coincidía con la palabra cornudo. Y yo cada vez se la metía mas rápido y ella lo decía mas y mas alto. Llegó un momento en que los dos nos movíamos descontroladamente, yo me la follaba cada vez mas fuerte y Raquel lanzaba su culo contra mi cuerpo a la vez. Era un baile rabioso y salvaje, a veces acompasado y otras no, pero no podíamos dejar de follar. Cuando ya estaba a punto de eyacular embestí tan fuerte a Raquel que mi polla se salió de dentro, se la iba a volver a meter pero ya estaba mojando su entrepierna con mi semen, ella no se había ni percatado que se me había salido la polla, echó un par de veces su cuerpo hacia atrás siguiendo su movimiento hasta que notó como el calor de mi esperma mojaba sus glúteos y su espalda. Giró la cabeza y me encontró sujetándome la polla sobre su culazo y eyaculando sobre ella.

Cuando terminé, no dijo nada, recogió la ropa del suelo y sin decir palabra se metió en la ducha. No supe como interpretar aquello, si estaba excitada, enfadada, confundida o un poco de todo. Lo mejor era volver a dar tiempo a Raquel para que lo asimilara.

Había pasado mas de 10 meses desde nuestra reconciliación, aunque solo se hubiera enrollado con ese tío, Diego, para mi había sido una gran victoria. Me había vuelto a convertir en cornudo. Y yo pensaba para mi que si se había besado con él, en un futuro podría conseguir que follara con él o bien con otro tío, eso me daba igual, yo lo único que quería es ver a mi novia follando con otros y que ella aceptara eso como parte de la relación. Esos días pensé que todo iba por el buen camino y que lo iba a conseguir.

De lo poco que pude indagar, parece ser que en la casa rural estaban Silvia y su novio, los amigos de éste, entre los que estaba Diego, otra pareja y un par de chicas solteras, parece ser que alguna interesada también por Diego. Durante la tarde estuvieron un rato en la piscina y por la noche hicieron una fiesta en la que Raquel y Diego terminaron enrollados en la habitación de mi novia y Silvia. Se estaban morreando de pies al lado de la puerta, justo cuando entró Silvia y los pilló, apenas debieron ser unos minutos en los que ese tío sobó el culo de mi novia por encima del vestidito y poco más, al ser sorprendidos ya pararon. Luego al día siguiente fueron de excursión por la zona y después de comer Raquel ya se volvió a casa. Se encontraba rara después de haberse liado con Diego y no quería volver a darle ninguna opción, a parte que una de las chicas que también andaba detrás de él se había enterado de su rollo y no quería provocar ningún conflicto con ella.

Silvia colgó algunas fotos de la casa rural en el face…bkk, en una salían muy juntos Diego y mi novia Raquel, ellos dos solos durante la fiesta de la noche, el vestidito de verano que llevaba Raquel era muy sexy y no pude evitar pensar en como ese tío había tocado el culo de mi novia por encima de ese vestido. Cuando terminé de ver las fotos me tuve que hacer una muy buena paja.

–———————————————–

El verano seguía pasando y Raquel cada vez estaba mas encabronada con el encargadillo de su tienda. La última era que como una chica se había puesto de baja le había dicho a Raquel que no se iba a poder coger la semana de vacaciones que tenía prevista para primeros de septiembre. El tío era un pijo de leche, un guaperillas niño de papá, con el pelo hacia atrás engominadito. Seguramente que si Raquel hubiera zorreado con él un poquito las cosas en el trabajo le irían mucho mejor. Mas adelante ya tendría tiempo de contarle a Raquel lo que se me iba ocurriendo que podía hacer con su jefe Hugo para que éste estuviera mas contenta con ella. El culo de mi novia en mallas no podía haber pasado desapercibido para ese tío 8 horas diarias en el trabajo durante tantos meses…

–———————————————

Y llegó Agosto (2015) y la boda de su amiga Lorena. El día antes de la boda quedaron todas las amigas, Silvia, Lorena y demás para tomar una cerveza, cuando regresó Raquel a casa estaba bastante enfadada. Le pregunté que es lo que había pasado.

– Silvia, que no se puede ver con la boca callada, ya se han enterado todas de que me enrollé con Diego en la casa rural…

– ¿Lo saben todas tus amigas?…

– Si, gracias a Silvia, yo prefería que no se enteraran pero es que lo tiene que ir contando todo, oficialmente eres un cornudo para todas y yo soy una guarra…

Entonces me di cuenta de que es lo que pasaba. A Raquel le importaba tres pimientos lo que sus amigas pensaran de mi, pero que la consideraran una zorra eso sí que no la gustaba. Dentro del grupo de Raquel y sus amigas Silvia ha sido un poco la excepción. La mayoría tienen un novio de toda la vida y el resto o están solteras o apenas han tenido un par de novios. Nunca han visto con buenos ojos a Silvia, una tía que se ha follado a unos cuantos, de hecho si no es por Raquel no estaría en ese grupo de amigas, ella siempre ha sido el nexo de conexión de Silvia y las demás chicas. Dentro del grupo, la segunda con la que mas tíos ha estado es mi novia Raquel, pero ahora era distinto, me había puesto los cuernos, también sabían que me había dejado para pasarse todo el verano pasado follando con Jorge (lo de Miguel no lo sabían). Para el resto de amigas empezaba a ser una guarra como Silvia y a eso a las tías no les gusta nada de nada.

– Me dice una que como me he pasado contigo, que no te lo mereces, que ella no ve bien eso de que me vayas poniendo los cuernos..y ella que coño sabrá!!!!!…me ha sentado fatal y luego otras tres afirmando y dándole le razón y como que entra ellas me miraban raro…juzgándome…

– Bueno, eso lo habrás interpretado tu, seguro que no es así…dije yo

– Mira, que se jodan, ellas son mis amigas y tendrían que ponerse de mi parte, no de la tuya, ¡¡¡esto es increíble!!!..encima tu quedas como el bueno y yo como una puta!!!!!…o sea todo esto es por tu culpa y mis amigas me acaban mirando mal a mi…esto es lo que estas consiguiendo con toda esta mierda que tienes metida en la cabeza!!!!!…

–——————————————————–

Al día siguiente era la boda de su amiga Lorena, después de la misa y el aperitivo, me acerqué a un tablón que había para ver la disposición de las mesas para la comida en el salón. Raquel y yo estábamos en la mesa 7. Éramos 8 personas en total, Silvia y su novio, dos amigas de Raquel y Silvia solteras, Jorge (con el que estuvo follando el verano pasado y compañero de piso de Lorena) y su novia y Raquel y yo. Salvo la novia de Jorge, el resto de la mesa sabía de mi condición de vitorino. Ya sabéis, podían haber puesto un cartelito en el centro de la 7. “La mesa del cornudo”. No sé como iba a terminar aquello, pero no nos adelantemos.

Unas horas antes, Raquel y yo nos levantamos y comenzamos a prepararnos para la boda de su amiga Lorena…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s