CAROL SOLÍS

 

Y te sigo amando,

aún en el eco del silencio

y en la absurda paz

que enloquece a mi alma.

 

Y en ese amar -no lo niego-

te sigo confundiendo

hasta con la sombra de aquello

que parece ser tu recuerdo.

 

Y así pasan tan rápidos los años

haciendo a un lado la calma,

recobrando las ganas esas de ser uno

en la eternidad del tiempo.

 

Y así sigues siempre en sueños

tan vivo, tan presente

que ya mi pobre mente

no sabe qué pensar.

 

Te quiero o no te quiero

-¡Que carajos digo!- ¿Para qué miento?

Mi alma se estremece, y con ella vuelven los recuerdos,

esos recuerdos sublimes de amor eterno.

Un comentario sobre “Eterna memoria

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s