ECONOMISTA

Raquel llegó a Londres a mediados de Junio aproximadamente. Tiene una amiga ingeniera que se llama Lorena que lleva un año trabajando allí. Vivía en un piso de alquiler con una chica alemana jovencita y un chico del norte, llamado Jorge de 24 años que había terminado hacía poco la carrera y como no encontraba trabajo se había ido a Londres a perfeccionar su inglés e ir mientras tanto trabajando en lo que pudiera. Casualmente hacía poco que se les había quedado una habitación del piso libre y como Raquel lo sabía llamó a su amiga a ver si podía ir ella a pasar el verano. Así que vivían allí los cuatro.

Lorena era un par de años mayor que Raquel, como Silvia, unos 29 años y tenía novio en España que iba de vez en cuando a verla, pero no podía irse a vivir a Londres porque trabajaba en España. La chica alemana era estudiante y el chico Jorge llevaba unos meses también viviendo con ellas. El chico tenía una novia de toda la vida también en España con la que debía llevar saliendo desde los 15 años.

Raquel me dijo que era un tío mas bien callado y reservado y que hablaba lo justo. En absoluto le parecía atractivo, media altura, de cara normal y delgado. Vamos un tío del montón, yo le había visto en varias fotos del face…book y sinceramente un tío de esos que ni soñando se imaginaría follar con una chica como Raquel.

Me dijo que los primeros dias estaba allí un poco perdida, tampoco sabía muy bien que hacer y se dedicó a rutear por Londres, ir a los parques a pasear y tumbarse, oir música y leer. En definitiva a desconectar un poco, durante el día su amiga Lorena estaba trabajando y ella estaba sola, la chica alemana solía ir a la universidad y cuando se levantaba en casa solo estaba en Jorge, que por lo general desayunaba con ella cruzando cuatro palabras y luego se encerraba en su habitación hasta pasado el mediodia que entraba a trabajar de tarde en un restaurante.

Cuando llevaba allí una semana llegó de visita el novio de Lorena y ese fin de semana dijeron que podían a ir a cenar al restaurante donde trabajaba Jorge, pero Raquel prefirió dejarles solos, tampoco quería que ellos se vieran en el compromiso de salir a cenar con ella. Pero ella si que fue a cenar sola al restaurante de Jorge que se alegró de verla por allí. Se había puesto para ocasión unos vaqueros ajustados con zapatillas blancas y una camiseta gris normalita

Le dijo que a que hora salía de trabajar y que ya que estaba allí pues lo podía esperar para luego irse a tomar unas cervecitas. Cuando salió Jorge se llevó a Raquel a un pub a tomar algo. Después de tres o cuatro cervecitas juntos la cosa pues se fue animando e incluso Jorge ya no le llegó a parecer tan soso a Raquel.

Le hablaba a Raquel de su trabajo, de su novia, de los estudios y Raquel también le puso un poco al día de su vida.

– Ahora no tengo novio, lo hemos dejado la semana pasada, bueno nos estamos dando un tiempo de momento, luego ya veremos…le dijo ella, así que de momento aquí estoy en Londres pasando el verano, luego ya veremos…

– Pues me alegra que estés aquí y que seas amiga de Lorena, jajaja…tampoco te creas que conozco a mucha gente aquí con la que salir a tomar algo, de hecho yo creo que llevaba tres meses sin salir después del trabajo, la última vez fue con los compañeros del trabajo…

– ¿Y tu novia no viene a verte?

– Si, viene lo que puede la pobre, está con los estudios y luego sus padres tienen una tienda y tiene que ayudar allí…y tu, ¿conoces a Lorena desde hace mucho?

– Si, somos amigas de toda la vida, vivíamos de pequeñas en el mismo portal, así que nos conocemos desde bebés…

– Ah, bien…y oyes perdona si me meto donde no me llaman, y lo de tu novio ¿como lo ves?…a mi no me cuadran mucho esas cosas de las rupturas temporales y tal…eso no suele acabar muy bien…

– Si te digo la verdad ni yo misma sé como estamos ahora, solo sé que necesitaba espacio y alejarme un poco de todo. Mas adelante ya se verá…

Siguieron un rato mas hablando, Jotge le hablaba de su novia y Raquel enseguida se dio cuenta de que era su novia de toda la vida y de que no había estado con nadie mas. Sin saber porque eso la dio bastante morbo y con unas cervecitas de mas quiso comprobar si aquel chico caería bajos sus encantos a pesar de que parecía de que lo llevaba bastante bien con la novia.

– Ahora voy a pasar aquí el veranito tranquila…y mejor que estemos así separados, con mi novio digo, nunca se sabe lo que puede pasar y así no tengo que dar explicaciones a nadie…

– Si buscas algún rollete, ya te digo yo que vamos, candidatos no te van a faltar…

– No, no busco a nadie, pero por si acaso…¿ah si?…¿tu crees que candidatos no me van a faltar?…que pasa, ¿se liga mucho aquí en Londres?

– No sé, no sé, vamos yo de ese tema de ligues no sé como estará el tema aquí, jajaja yo tengo novia, pero vamos si tu buscas a alguien no creo que tengas problemas…si no te importa que te lo diga, estás muy bien…

– Uy uy, ¿que pasa, estás intentado ligar conmigo?, dijo Raquel

– Noooo…jajaja, solo te digo eso, que estás muy bien y esto te lo digo porque llevo unas cervezas de mas, pero si, me alegras las mañanas cuando te veo, no está nada mal desayunar con una chica mona…

– ¿Una chica mona?, jajaja…yo pensé que ni te habías fijado en mi en el piso, como eres tan serio y tal y apenas hablamos…

– Hombre, uno tiene ojos en la cara…fijarme claro que me fijo, me gustan las chicas y por mirar tampoco pasa nada…

– Y …¿solo quieres mirar?, dijo Raquel acercándose a él y plantándole un pico de dos segundos en los labios…

– Eh eh…para Raquel, no…no, no quiero esto, lo siento si te he dado pie a…dijo Jorge pero sin separarse de ella…

– Shhhhhh, tranquilo no pasa nada, solo me apetecía y ya está, no le des mas vueltas…dijo Raquel cogiéndole una mano a Jorge y poniéndosela en su propia cintura…aquí no nos conoce nadie, nos hemos tomado unas cervecitas y me apetece enrollarme contigo…yo tampoco quiero que se entere nadie…

– Joder Raquel…p…no…por favor…

Raquel le acarició la nuca y pegándose mas a él le plantó un beso que Jorge aceptó timidamente. Luego empezaron a darse muerdos, cada vez mas duraderos, metiéndose bien las lenguas en la boca y al momento las dos manos de Jorge fueron a parar al culazo de Raquel. Su pequeña resistencia se había acabado. Se estuvieron enrollando aproximadamente una media hora, en ese tiempo no dejó de sobar el culo de ella por encima de los vaqueros.

– ¿Nos vamos ya a casa?, dijo Raquel, aquella proposición debió sonar rara a Jorge, como si se le estuviera insinuando para seguir la fiesta en casa para echar un polvo…

– Si, claro…

Cuando llegaron a casa, se despidieron friamente y cada uno se fue a su habitación, Jorge tampoco intentó nada y Raquel lo dejó estar. Tampoco quería hacer nada y mas sabiendo que podía estar Lorena en casa, no quería enrollarse con un compañero de piso de ella, así a las primeras de cambio, le podría sentar mal a su amiga y no sabía como se lo podía tomar. Al día siguiente estuvo con Lorena y el novio de ella casi todo el día, fueron a comer juntos y luego a dar una vuelta. El lunes a primera hora antes de ir al trabajo el novio ya se volvió a España.

Cuando se levantó Raquel solo estaba Jorge en el piso, desayunando como siempre él solo. Raquel llevaba un pijama muy fino de pantalón largo y una camiseta blanca de tirantes corta por encima del ombligo.

– Oyes, perdona por lo del sábado, mira estábamos a gusto y ya está, no te preocupes por tu novia, de mi no va a salir una palabra…

– Gracias Raquel, la verdad es que ayer me sentí fatal, nunca había engañado a mi novia y estuve todo el día dándole a la cabeza…

– Ya, cuando te dije lo de venir a casa, no era con la intención de …bueno ya sabes…no creas que soy de las que la primera noche se acuestan con el primero que encuentran…

– Si, tranquila, no me lo tomé por ese lado…

– Que no me hubiera importado, le interrumpió Raquel, pero estaba Lorena en casa y tampoco íbamos a hacer nada con ella en casa, no íbamos a estar cómodos y bueno mejor así, sin hacer nada de lo nos pudiéramos arrepentir…

– Vale mejor, asunto olvidado…

– Olvidado…

Se levantaron los dos para poner los cacharros del desayuno en el fregadero.

– ¿Y si no hubiera estado Lorena en casa?…es decir si hubiéramos estado solos, dijo Jorge

– Pues no sé, ¿tu que crees?…¿no era asunto olvidado?…

– Si…jajaja, solo era una pregunta, no contestes mejor…lo dejamos…

– Ahora estamos solos en casa…dijo Raquel apoyándose en el fregadero

– ¿Como dices?…dijo Jorge poniéndose rojo. En aquel momento ante la frase y posterior pose de Raquel ya se le debió poner dura y el corazón a mil pulsaciones…

– Si, te decía que ahora estamos solos…

Jorge se acercó a Raquel y puso las manos en su cintura.

– Que cabrona eres!!, como te gusta jugar…dijo en bromas Jorge

– ¿Te parece esto un juego?, dijo Raquel dándole un morreo en mitad de la cocina y luego retirándose…

– Sé que me voy a arrepentir de esto…

– Tu mismo, dijo Raquel abriendo los brazos y apoyando las manos en la encimera como ofreciéndose a él…

Bajó las manos a el culo de ella y se las puso sobre el pijama. No es lo mismo sentir sus glúteos sobre la fina tela del pijama que sobre unos vaqueros, luego acarició sus nalgas resoplando y acercándose mas a Raquel como si todavía dudara de seguir o no con aquello. Atrapó su culazo y atrajo a Raquel contra su cuerpo, comenzaron a besarse y aquello ya no se detuvo. Todo fue muy rápido.

Enganchados por la boca fueron hasta la habitación de Jorge, se tiraron sobre la cama desecha sin dejar de besarse ni tocarse. No se recreó en desnudar a Raquel, primero quitó su camiseta dejando las tetitas de ella al aire y luego fue bajando su pijama junto sus braguitas para desnudarla por completo, con ansias se quitó su propia ropa y puso su erecta polla sobre el coño de Raquel que estaba tumbada boca arriba.

Se inclinó sobre la mesilla y abrió el primer cajón para sacar un preservativo, se lo puso con celeridad y sin recrearse se la metió a Raquel que le esperaba con las piernas abiertas. Aquel fue su primer polvo, si, eso es lo que comunmente se llama “polvo”. Un mete saca durante 20 minutos en la postura del misionero, sin hablar, sin cambiar de posición, follando mientras de vez en cuando se comían la boca. Ni tan siquiera preguntó a Raquel cuando se corrió dentro de ella. Aquel polvo mañanero debió de ser delicioso para Jorge. Me imagino lo que debió sentir follándose a aquella recién llegada al piso que estaba mucho mas buena que su novia (y lo que es mejor, era la primera tía que se follaba a parte de su novia claro). Después de correrse se tuvo que quedar en la paz mas maravillosa que uno pueda sentir. Cuando terminaron Raquel se levantó al momento, se pegó una ducha y luego se fue a dar una vuelta por Londres, al regresar Jorge ya se había ido al trabajo.

No volvieron a verse hasTa el día siguiente.

Me contó Raquel que durante la mañana estuvo pensando sobre ello, que no le dió mayor importancia. Estaba soltera, sola en un país extranjera y que no veía porque no podía follar con otro chico. No había sido el mejor polvo de su vida, pero tampoco había estado tan mal. Si volvía a surgir no le importaría repetir, solo estaba preocupada por como se lo tomaría Lorena, aunque como no sabía que iba a pasar en el futuro con Jorge prefirió de momento no contarla nada.

Al día siguiente cuando se levantó estaba Jorge trasteando por casa, no habían hablado nada desde que él se había corrido dentro el día anterior. Cuanto menos la situación era curiosa, tampoco Raquel sabía muy bien que es lo que tenía que decir. Se saludaron friamente y mi chica se puso a desayunar, Jorge era mas bien un tío reservado y tampoco sabría como tiene que reaccionar con una compañera de piso a la que te has follado el día anterior (mas si cabe teniendo novia). Cuando terminó se fue al salón y se sontá en el sofá, vio que Jorge entraba en la habitación suya y le llamó.

– Oyes Jorge ¿puedes acercarte un momento?

– Si, dime, dijo él saliendo de la habitación y poniéndose de pies delante de ella

– Siéntate un momento, tenemos que hablar de lo de ayer, tampoco quiero que estés o estemos incómodos en casa…

– No, no te preocupes, no es por tu culpa, son cosas mías…dijo sentándose.

Raquel se imaginó que se sentiría mal por haber puesto los cuernos a su novia, tampoco era algo que a ella la preocupara, a él casi ni le conocía y a su novia menos. Para ella solo era un tío al que follarse y ya está.

– ¿Es por tu novia, no?

– Si, la verdad es que me he sentido fatal por ella, no se lo merece…soy un cabrón, preferiría que no volviera a pasar nada entre nosotros…es que además siendo compañeros de piso y tal…

– Vale, como quieras. Mira, yo no quiero ser tu novia ni cosas de esas, ayer estuvimos juntos y ya está, lo pasamos bien como dos adultos no le des mas vueltas.

– Si, a mi también me gustó, pero no se trata de si me gusta o no, tengo novia y no me gusta hacer estas cosas…

Sin dejarle que terminara de hablar y de poner excusas que si tenía o no novia Raquel en un rápido movimiento se puso encima de él y le robó un beso.

– Pero, ¿que haces?, dijo Jorge, ¿es que no me estás escuchando lo que te estoy diciendo?

– Shhhh, escúchame, lo que tengas con tu novia es cosa tuya, ¿lo de ayer no estuvo tan mal, no?, dijo Raquel restregándose contra él.

– Joder.. noooo, dijo él poniendo inmediatamente sus manos en el culazo de Raquel.

Mi chica volvió a restregarse suavemente contra él un par de veces y luego se quitó de encima para volverse a sentar a su lado. Le dejó al pobre con una erección tremenda bajo su pantalón.

– Mira chico aclárate, no quiero estar así con este tira y afloja todos los días…dijo Raquel cogiendo el mando de la tele encendiéndola e ignorando al pobre chico empalmado.

Jorge salió del salón y entró en la habitación, volvió a los 5 minutos y se sentó en el sofá al lado de ella.

– Tienes razón, lo que me pase a mi con mi novia no es asunto tuyo, tranquila no te volveré a hablar de ella…

Me imagino la sonrisa victoriosa de mi chica. No tardó en volver a ponerse encima de él como había estado unos minutos antes.

– Déjame tu móvil, le dijo Raquel

– ¿Como dices?, dijo él sacando el móvil del bolsillo

– Si, que me dejes tu móvil, dijo ella restregándose un poquito sobre la polla de Jorge, bueno tampoco me lo dejes, vete a la agenda, busca a tu novia…vale, ¿que prefieres ahora, llamarla o follar conmigo?…

Jorge lanzó el móvil a un extremo del sofá sin pensarlo y se lanzó a comer la boca de Raquel, enseguida metió las dos manos por dentro del pijama de Raquel para tocar su culo, al poco se sacó un condón del bolsillo que traía de la habitación, por lo que ya venía con toda la intención de follársela y quitó el pantalón del pijama y las braguitas de ella y luego la parte de arriba. Medio recostado en el sofá como estaba se sacó la polla y ella volvíó a ponerse sobre él, pero esta vez dejándose caer sobre su rabo que se fue introduciendo poco a poco.

Estaban los dos abrazados, follando muy despacio y con movimientos en circulo, Jorge solo dejaba de abrazarla alguna vez para bajar sus manos y ponerlas sobre el culo de Raquel, se comían la boca mientras follaban y cuando ella se ponía mas erguida Jorge se agachaba un poco para comer las pequeñas tetas de Raquel. Fue un polvo mas rico si cabe que el del día anterior, allí en el sofá del piso, medio sentados los dos en el sofá, pegados y restregándose muy lentamente. Jorge quiso cambiar de postura pero ella no le dejó.

– Shhhhh, quiero que te corras así, dijo Raquel comenzando a mover el culo mas rapidamente.

Y así lo hizo, se dejó llevar para descargar dentro de su coñito estando los dos bien abrazados. Estos dos primeros polvos los recordaba Raquel perfectamente y me los contó con todo detalle. Ya no tuvo que volver a escuchar las comeduras de cabeza de Jorge sobre la infidelidad con su novia ni la situación volvió a ser cortante entre ellos en la convivencia en el piso. Esa semana volvieron a follar todos los días (excepto los fines de semana que estaba Lorena en casa), ya probaron varias posturas, Raquel le cogió la polla para meneársela previamente a follar, él también jugó con sus dedos dentro de Raquel, incluso comió su coño para hacer que se corriera.

El fin de semana se les hizo largo a los dos, el lunes por la mañana salió Lorena a trabajar y cuando Raquel se levantó estaba desayunando Jorge con la alemana. Se miraron entre ellos como esperando que ella se marchara para poder follar solos en el piso. Pero la chiquilla alemana todavía tardó un par de horas en salir de casa, durante ese tiempo se incrementó el calentón y la tensión que tenían los dos. Se puso unas mallas y dijo que iba a hacer un poco de deporte, tendrían como mucho la casa para ellos solos una media hora. En cuanto salió comenzaron a besarse y Jorge bajó el pijamita de Raquel y le dió la vuelta para ponerla contra la encimera. Se agachó y metió la cara entre las nalgas de ella, fue la primera vez que comió su culo y ella se dejó hacer allí de pies cogiéndole de la cabeza y apretándosela contra sus glúteos. Terminó de quitar el pijama a Raquel y ésta se sentó sobre la encimera de frente a él bien abierta de piernas, tuvo el tiempo justo para comer su coño hasta hacer que se corriera. En cuanto estaba subiéndose el pijama apareció la alemana que volvía de correr (si llega a aparecer un par de minutos antes pilla a Raquel espatarrada en la encima de la cocina y Jorge chupando su coño).

Se metió a la ducha la chiquilla pero dijo que ya no iba a salir mas por la mañana. A Jorge apenas le quedaba una hora para prepararse y tener que irse a trabajar.

– Joder, ésta ya no se va, me voy a quedar con todo el calentón.

– Ven aquí…

Entraron en la habitación de Jorge dejando la puerta abierta y se sentaron en la cama, Raquel le sacó la polla y comenzó a hacerle una paja. Aunque era normalita de tamaño, fue la primera vez que se dió cuenta de lo dura que se le ponía. Le comía la boca mientras le seguía pajeando y escuchaban el ruido de la ducha para saber cuanto tiempo tenían. Empezó a besar su cuello, la oreja y seguía con el pajote que le estaba haciendo, sacó la lengua lascivamente para chuparle los labios y luego le lamió por la cara y el cuello. Se agachó un poco y le dio un lametazo a su polla, Jorge se estremeció de placer.

– Joder, joder…

Se dió cuenta que aquello le había gustado mucho. Terminó el ruido de la ducha y ellos seguían con la puerta de la habitación abierta. Volvió a agacharse para dar un par de lametones mas sobre su capullo sin dejar de pajearle y después abrió la boca para meterse su polla dentro. Era la primera mamada que le hacía y bien que se la había ganado con el orgasmo que le había proporcionado antes. Raquel se la chupaba con fuerza y se la meneaba a toda velocidad, la alemana iba a salir de la ducha y podía pillarles en esa situación. Jorge se dejó a hacer e inmediatamente avisó a Raquel que se iba a correr, oyeron que se abría la puerta del baño y mi chica estiró el pie para volver la puerta de la habitación y dejarla medio cerrada. Se incorporó a su lado y le comió el cuello mientras le daba los últimos meneos a la polla antes de que se corriera. Puso su polla en vertical y un chorro de semen saltó con una fuerza tremenda casi por encima de la cabeza de Jorge, por inercia sujetó su polla hacia delante para ver como 6 o 7 chorros mas salían disparados a mas de un metro de distancia. Nunca había visto a nadie correrse con tanta potencia, se quedó sorprendida viendo lo lejos que había llegado su semen mientras Jorge respiraba exhausto con la cabeza hacia atrás.

Siguieron follando o con las pajas y mamadas casi a diario por las mañanas durante las siguientes tres semanas. Por supuesto que Raquel quisó sentir la potencia de sus corridas sobre su cuerpo, las primeras veces le ofrecía sus tetas para que lo hiciera, eso la ponía muy cachonda, luego si estaban follando en la postura del misionero cuando iba a correrse sacaba la polla, se quitaba el condón y de rodillas delante de ella se corría, Raquel tenía que apartar la cara o tapársela con las manos porque incluso desde esa distancia llegaba a su rostro, si follaban a cuatro patas cuando se corría sobre su culo llegaba a empapar la espalda y ¡¡¡¡¡el pelo de Raquel!!!!!, incluso algunos chorros saltaban por encima de su cabeza!!!!!.

Un día que terminaron de follar, estaban sobre la cama y le dijo Jorge.

– Dentro de tres días viene a verme mi novia. Prefiero no hacer nada estos días contigo, espero que no te importe, que quiero estar muy caliente con ella y bueno a ella le gusta…que la primera sea una buena corrida. Me pregunta que cuantos días me llevo reservando para ella sin correrme…y de lo nuestro…

– Tranquilo, no tienes que preocuparte por mi, cuando esté ella vas a verme poquito por el piso…

– Te pido que por las mañanas no salgas con ese pijamita marcando todo, que no te vea ella así…

– Vaaaale no sigas, ya me imagino que estarás acojonado, te aseguro que cuando se vaya no va a sospechar que tu y yo hemos tenido un mínimo roce…¿has visto por ej que Lorena sospeche nada?…entendido, los tres próximos días nada de nada…

Por aquel entonces ya llevaban casi un mes follando. Sexo sin mas, sin ningún compromiso ni nada por el estilo. Raquel había pillado lo que tenía mas a mano, podía haber sido cualquiera, solo habría que haber tenido la suerte de vivir en ese piso durante ese verano, daba casi igual la edad o el físico. Jorge solo era una polla para satisfacerse y vaya si lo hacía. Había descubierto durante ese mes que mas que follar bien el chico tenía mucho aguante, podía estar metiéndosela mas de media hora y elegía perfectamente el momento de correrse.

Durante los tres días siguientes Raquel se quitó del medio. Quiso salir a hacer un poco de deporte, se dio cuenta que ya para entonces había cogido fácil unos tres kilos, no es que follar a diario fuera poco ejercicio aunque si para una chica como Raquel acostumbrada a ir con bastante frecuencia al gimnasio. A mediodía llegó a casa pensando que no habría nadie, pero se encontró con Jorge.

– ¿Hoy no vas a trabajar?

– No, me he cogido la tarde, luego me pasaré por el aeropuerto a recoger a mi novia…

– Ah, es verdad que venía hoy…se me va a hacer larga la semana, dijo poniéndose delante de él y plantándole un muerdo en la boca…

– Raqueeellll…no seas mala…

– ¿No me vas a echar de menos aunque sea un poquito?, dijo juguetona cogiendo las manos de Jorge para ponérselas sobre su culo por encima de las mallas de deporte…

– Sabes que sí, mira como me tienes ya…llevo sin correrme desde el otro día…

– Mmmmmmmmmmm….dijo Raquel acariciándole el bulto del paquete con la mano para luego darse la vuelta y restregar su culo contra ella…

Sin despegarse de él Raquel tiró de Jorge andando los dos pegados hasta que llegaron a una pared de la casa donde mi chica apoyó las manos y se inclinó hacia delante como ofreciendo su culo. Se bajó las mallas lo justo para que solo se viera su culo sudado.

– Raquel, noooooo…

– Está sudado, ¿te has comido alguna vez un culito sudado?, dijo meneádolo delante de él…

– No, no, no…para, para…

– Me comentaste que a tu novia nunca te la habías follado por el culo, ¿no?, dijo echando la mano hacia atrás para sobarle la polla…

Raquel tiró del chandal de Jorge hacia abajo para sacársela y luego se metió dos dedos en la boca llenándolos de saliba a lo bestia, un hilo de babilla iba de la boca a los dedos de ella y en un gesto super guarro ella misma se restregó los dedos por su ano como para lubricarlo. La polla de Jorge estaba entre los glúteos de Raquel…

– Raquel, por favor…nooooo…dijo él poniendo las manos en sus caderas preparándose para follársela…

– ¿Quieres metérmela por detrás?…no hace falta que te pongas preservativo…dijo ella sacando el culo en pompa.

– Joder Raquel…pufff…no me hagas esto…joder!!!, dijo Jorge agarrándose la polla y poniéndola a la entrada de su ano…

– Shhhh tranquilo, dijo Raquel incorporándose y subiéndose las mallas delante de él.

Luego se fue caminando hacia la habitación mientras dejó a Jorge con la polla en una mano y con la otra se tapaba la cara diciendo en bajito “joder, joder”.

– Anda guárdate eso y vete a buscar a tu novia, jajaja…yo si voy a terminar, dijo Raquel entrando en su habitación y cerrando la puerta…

Durante la siguiente semana apenas tuvo noticias de Jorge ni de su novia, casi ni se vieron por la casa, lo justo para presentarse y poco más. Ese fin de semana salió de fiesta con su amiga Lorena y se sinceró con ella.

– ¿Que te parece la novia de Jorge?, preguntó Lorena mientras tomaban algo en un bar de Londres

– No sé, tampoco la he visto mucho, me parece normal. Tampoco he hablado casi nada con ella…

– Ya, ni con Jorge tampoco, ¿no te cae muy bien, no?

– ¿Y eso?

– No os he visto casi nunca hablando juntos, es un poco rarito la verdad, pero lleva un año casi en el piso y es buen tío…dijo Lorena

– Nos hemos liado alguna vez…dijo de sopetón Raquel

– ¿Comoooooo????

– Si, tampoco te lo quería decir, pero vamos eso, que alguna mañana hemos estado juntos…

– No me jodas, ¿sabías que tenía novia?

– Si, me lo había dicho, pero vamos, eso es problema suyo, no mío…

– ¿Jorge?, que calladito te lo tenías, no pegais nada de nada, madre mia es que no me lo creo, ¿y lleváis mucho?, ¿porque no me lo habías dicho antes?

– Ya, tampoco quería decirte nada, como tu eres mas o menos la que te encargas de meter a la gente en el piso y tal no quería que te sentara mal que me liara con él y también como tiene novia pues queríamos llevarlo en secreto…sobre todo él…

– ¿Y lleváis mucho tiempo?

– Un mes mas o menos…

– Y…no sé, que planes tienes con él o que…

– Nada, estamos juntos de vez en cuando y ya está, no me interesa como novio, jajaja

– Saldría ganando con el cambio, dijo dando un azote cariñoso en el culo de Raquel, porque comparar entre tu y su novia, pero vamos que tu con él, como que tampoco os veo…joder comparado con David, jajaja

– ¿Entonces no te importa si cuando se vaya su novia me lo sigo tirando de vez en cuando?, jajaja

– Claro que no, es cosa vuestra…por cierto yo también tengo que darte una noticia, vas a ser la primera en enterarte, para el año que viene nos casamos, así que habrá bodorrio, jajaja, dijo Lorena.

El lunes por la mañana después de que se hubiera ido la novia de Jorge se levantó Raquel y éste la estaba esperando para desayunar juntos.

– ¿Que tal con tu novia?…

– Muy bien, oyes gracias por…bueno por un poco de todo, casi no dejarte ver y esas cosas…

– De nada…parece buena tía…

– Si, lo es…ahora me siento mal por lo que la estoy haciendo, de verdad que no se lo merece…

– No puedo ayudarte en eso, aparte tranquilo que no tenía intención de montar ningún numerito de celos ni nada delante de ella.

– No es culpa tuya, solo mía…

– Bueno, si no quieres que sigamos viéndonos lo entenderé perfectamente…

– No, no es eso, claro quiero seguir contigo, solo que no puedo evitar sentirme mal por mi novia, pero tampoco puedo evitar estar contigo…ff que lio…

– Cuando te aclares ya sabes donde estoy, hoy no me apetece de todas formas hacer nada, a lo mejor mañana tampoco…

– Entiendo…

Al día siguiente tampoco ocurrió nada entre ellos, era como que se hubiera enfriado la cosa de repente, desde luego que Jorge debía de tener muchas ganas de follarse a Raquel pero seguramente no sabía como volver a retomar la relación con ella. Pero para eso ya estaba mi chica, que cuando tuviera ganas no le iba a dejar escapar y eso ocurrió un par de dias mas tarde. Estaba Jorge con el ordenador portatil en el sofá y Raquel se sentó a su lado.

– ¿Que estás viendo?

– Nada, aquí el Marca…poca cosa…

– Jajaja, si el Marca, ya estarías viendo otra cosa…

– ¿Otra cosa?

– Si, ya me entiendes, porno o algunas guarradas de esas que veís los tíos…

– No, no, jajaja, para eso me metería en la habitación, dijo en bromas

– ¿Tienes porno en el ordenador?

– Si, claro, como todos los tíos…

– Enséñamelo, quiero ver que porno te gusta, a ver que es lo que te pone a ti…¿te atreves?…

– Si claro, dijo encogiéndose de hombros sin darle importancia…

Jorge abrió el ordenador y fue enseñando a Raquel parte de las películas o escenas que tenía grabadas. Debía tener bastante porno en el ordenador, cuando fue pasando una escena un tío se estaba follando por el culo a una chica, estaban recostados de lado como haciendo la cuchara, lógicamente él detrás de ella.

– Me encantaría hacer eso contigo, me gusta mucho esa postura…, dijo Jorge

– Si, ya me había dado cuenta de que eso te gusta…

– Ya, lo hemos hecho alguna vez, pero no como están ellos…

– ¿Te refieres a que se la está metiendo por detrás?, preguntó Raquel

– Si, a eso, a ver si me dejas hacértelo alguna vez, el día que vino mi novia me pusiste a mil, si te digo la verdad no me lo he podido sacar de la cabeza desde entonces, con ella no he hecho esas cosas, solo pensaba en volver a estar contigo, ¿ya se te ha pasado el enfado?

– Yo no estoy enfadada, solo esperaba a que tu des el paso, nada más

Seguían viendo la escena porno mientras hablaban, Jorge dejaba a Raquel moverse libremente por el ordenador y las carpetas. Vio una que ponía bkk y entró a ver que había, se sorprendió con los videos que eran del tema bukkake, tíos que se corren en grupo en la cara o en la boca de una chica. Puso un bukkake y lo estuvieron viendo un rato.

– ¿Eso te gusta?, no sé como puede haber tías que se presten a esas cosas…dijo Raquel

– Si, me da morbo, pero me das mas morbo tu, dijo Jorge acercándose a ella para besarla en la boca.

Raquel le correspondió el morreo y luego apartó el portátil a un lado para tumbarse en el sofá y seguir enrollándose allí.

– Vamos a la habitación, dijo Jorge llevando a mi chica de la mano hasta su cuarto.

En cuanto entraron la puso de pies y de espaldas contra la pared y fue bajando su fino pijama muy despacio hasta que desnudó su culo otra vez.

– Esto es lo que mas me pone, bajarte el pijamita para follarte desde atrás con este culo que tienes, dijo Jorge sacándose la polla.

– ¿Quieres metérmela así?, dijo ella agarrándosela para golpear sus labios vaginales, no llevas puesto nada…

– Joder, me encantaría metértela así sin protección.

Raquel seguía de espaldas a él con el pijama un poco bajado y ofreciendo su culo para que Jorge desde atrás metiera la polla entre sus piernas y siguiera restregando su polla entre el coñito de mi chica. Aunque Raquel no dejó de tomar la pastillita (píldora) todo el verano le había dicho que no tomaba nada de medidas anticonceptivas. Sin quererlo descubrieron un juego que a mi chica la daba morbo (ella sabía que no corría riesgos) pero que a Jorge le ponía como una moto. Intentar metérsela a pelo.

– No, no lo hagas, dijo Raquel sin soltarle la polla mientras se la seguía meneando a la entrada de su vágina

– Puedo sentir tu calor y lo mojada que estás, mmmmmmmmmm….

– Estoy tan caliente que te dejaría que me la metieras así…ven aquí…

– Joder Raquel, estoy casi dentro, ¿puedo meterla un poco?…

– No, mejor no, que luego vas a querer mas…

Aunque Raquel le decía una cosa hacía otra. Echaba su cuerpo hacia atrás y la polla de Jorge estaba a la entrada de su coño, abriendo bien sus labios, hasta que la puso bien a la entrada y se introdujo un poco en su interior. No lo había pensado, pero para Jorge era la primera vez que estaba dentro de una chica sin condón.

– Raquel , Raquel…para…para que está entrando….está entrando!!!…mmmmmmmmmmmmm .mmmmmmmmmmmmmmmmm

Cuando mi chica sacó su culo mas hacia atrás en un último golpe de caderas los huevos de Jorge estaban pegados a su coño. La tenía clavada entera en su interior. Luego se retiró y la polla pringosa y empapada se salió de dentro de Raquel.

– Para, venga ponte un preservativo y métemela ya!!!!…venga métemela!!!!!!

Jorge se acercó a la mesilla y cogió un preservativo para ponérselo rapidamente, dejando a Raquel en posición para ser follada. Luego volvió a ponerse detrás de ella y en un golpe de cadera se la clavó desde atrás para volver a follársela. Cambiaron de postura varias veces y terminaron en la cama, pero él tenía mucho aguante y retrasar su corrida hasta que quisiera, tuvo que ser Raquel la que aquel día se lo pidiera mientras era follada a cuatro patas en la cama.

– Venga vamos, ¿vas a correrte ya?…, dijo Raquel cuando llevaba unos 20 minutos en la postura del perrito

– Si, voy a correrme, pero hoy lo voy a hacer encima de ti, ¿quieres?

– Mmmmmmmmm….¿quieres hacer como en esos videos porno que ves?…

– Si, siiiiii….quiero correrme en tu cara!!!!!…

– ¿No te vale en mi culo?, dijo Raquel dándose una pequeña nalgada y dejando la mano en su glúteo…

– No, no me vale hoy en tu culo, espera ven aquí, dijo Jorge saliendo de ella, quitándose el condón y comenzando a meneársela rápido.

En esa postura que estaban Jorge cogió el pelo de Raquel como si montara un caballo y se lo dejó estirado por toda la espalda, con la otra mano se seguía pajeando, enseguida mi chica entendió lo que iba a pasar. No iba a echar sus lefazos por la espalda de ella, iba a correrse a lo largo de todo su pelo. Y así lo hizo, vaya si se corrió, no me quiero imaginar como quedó la melena de Raquel cuando terminó de eyacular. La imagen de Raquel debía de ser tremenda totalmente desnuda y todo su pelo lleno de semen.

– Joder que corrida!!!!!…voy a tener que ducharme, dijo Raquel mezclando sus dedos en su melena para luego mirarse los dedos empapados….

A partir de ese día fue mejorando la complicidad entre ellos y Jorge le fue contando a mi chica todo sobre sus gustos y fantasias sexuales. Una de ellas por supuesto que era la lencería y a finales de semana regaló a Raquel su primer conjuntito de sujetador, tanga, ligas, ligueros y medias. Un sujetador y tanguita en negro transparente del que yo pude disfrutar mas adelante. Me imagino a Raquel en un piso de Londres a las 11 de la mañana con eso puesto y mostrándose ante Jorge. Incluso ella se excitó bastante al vestirse de esa manera para él, no era muy de su estilo, apenas llevaban un mes juntos y ya hacía que se vistiera como una puta. Y mi chica completamente entregada y cachonda no dudó en serta a Jorge en la cama para luego meterse entre sus piernas para chuparle la polla un buen rato.

Luego él hizo que Raquel se tumbara de medio lado para luego ponerse detrás de ella y empezó a golpear con su polla en el coñito de Raquel, apartó su tanga para restregarse bien contra ella.

– Mmmmmmmm….quiero metértela así…mmmmmmmmmmmm…sé que lo estás deseando…

– ¿Otra vez quieres metérmela sin condón?…como te gusta eso…, dijo Raquel

– Si, me vuelve loco y sé que a ti también te gusta, voy a meterla…

Y Raquel dejó que lo hiciera, que se la metiera hasta el fondo, incluso que saliera y entrara varias veces, pero luego se volvió a retirar para que se saliera de dentro de ella.

– Shhhhhh…no vamos a jugar con fuego…pero hoy me tienes muy, pero que muy caliente…¿no te gustaría probar otra cosa?

– ¿Otra cosa?, no sé, dime en que estás pensando…

– ¿Tu que crees?, dijo Raquel agarrándo su polla y golpeando con ella en sus nalgas, ¿no te apetecería que lo intentáramos por detrás?…

Jorse se quedó sin palabras, no sabía ni por donde empezar, nunca se había follado por el culo a su novia y claro como solo había estado con ella eso significaba que no lo había hecho con ninguna tía. Después de lamer un buen rato el culazo de Raquel y juegar con los dedos en su ano para abrírselo, la puso a cuatro patas y con el tanga echado a un lado se dispuso a metérsela por detrás. Cuando estaba a punto de ponerse el condón Raquel se giró un poco y se lo quitó de las manos.

– Podemos hacerlo sin esto, dijo tirando el preservativo al suelo, puedes follarme por el culo sin condón…

Aquel dia fue la primera vez que Jorge se follaba un culo. El de mi novia. Me dijo Raquel que debió estar no menos de 30 minutos metiéndosela por detrás.

– Asíiiiiii fóllame duro, mmmmmmmmmmmmmm fóllame duro, ahora vas a correrte, quiero que te corras dentro de mi… quiero que te corras dentro de mi!!!!!!!…diosssss que bueno, no la saques!!!!…córrete dentro de mi!!!!

También fue la primera vez que se corrió a pelo dentro de ella, aunque fuera en su ano.

Jorge no dejó de regalar conjuntitos de ropa interior a Raquel, uno blanco, uno rojo, otro que iba con un corpiño negro mas tanga y las ligas iban del corpiño a las medias. Tenía muchas combinaciones y aunque no siempre los usaba si que un par de días a la semana se los ponía para que se la follara así. Ya hacían de todo, alguna vez se la folló por el culo en la ducha, a veces Raquel le esperaba por la noche en la cama de Jorge a que éste llegara del trabajo para echar un polvo. Ya no les importaba que Lorena o la otra chica les escucharan. Se pasaban el tiempo follando, una o dos veces al día, por toda la casa, en todas las posturas, viendo porno…

Estaban completamente desatados…

Un día a Raquel le dio el punto y fue a la peluquería a cortarse su enorme melena en un cambio radical. Llevaba mas o menos la idea clara de dejárselo corto, pero vio a una chica en la peluquería que lo tenía teñido de rojo y ella también se lo hizo. Le esperaba una buena sorpresa a Jorge al día siguiente.

Cuando llegó la mañana y supo que se había ido Lorena al trabajo y la chica alemana esperó a que se levantara Jorge. Luego en su habitación se puso el conjunto de sujetador y braguita blancas, con un liguero tipo falda también de color blanco y medias blancas unido con las ligas. Se puso zapatos de tacón y se peinó un poco el pelo echándose el flequillo hacia un lado.

Jorge estaba desayunando cuando vió salir así a Raquel de la habitación. Se plantó ante él andando con los zapatos.

– ¿Que tal, te gusta mi nuevo look?

Ni tan siquiera contestó, puso a Raquel contra la encimera de la cocina y le bajó las bragas.

– Espera un momento, no te muevas, dijo él

– ¿Donde vas?

– A por un preservativo

– No hace falta, ven aquí…

– ¿La quieres por el culo?, dijo Jorge sacándose la polla y poniéndola entre las nalgas de Raquel

– No, por el culo no, métemela pero no por detrás…

– ¿Estas segura?, dijo empezando a introducírsela despacito por el coño

– ¿No es lo que quieres desde hace tiempo?…¿follarme así?

– Joder…mmmmmmmmmm…que mojada estás…me encanta follarte así…claro que es lo que quiero, joder que bueno…

– Fóllame así pero ni se te ocurra correrte dentro…¿me has oido?…no te corras dentro…, le advirtió Raquel

Se la estuvo follando así un rato en la cocina y luego fueron a la habitación de Jorge para tirarse sobre la cama. Puso boca abajo a Raquel y él se puso encima para metérsela desde atrás

– No voy a aguantar mucho mas Raquel, me voy a correr, me voy a correr!!!

– Nooo…dentro noooo…no te corras dentro…no te corras dentro…

– Vale, ven aquí gira la cabeza, asiiiiii, enséñama esa carita que tienes…dijo Jorge.

Raquel estaba tumbada boca abajo con la cabeza hacia un lado, Jorge se salió de dentro de ella y se sentó en el culo de Raquel y comenzó a meneársela rápido, luego Jorge se echó un poco hacia delante quedando su polla a la altura de la mitad de la espalda de Raquel, la sujetó la cabeza y comenzó a correrse como una bestia. Los chorros empezaron a saltar por todos los lados, el primero saltó tan fuerte que se estrelló contra el cabezero de la cama, pero luego apuntó. Apuntó a el rostro de Raquel, que empezó a recibir un torrente de semen por toda su cara, su espalda y su cabeza. Cuando terminó se quitó de encima y dejó a mi chica con toda la lefada, rapidamente se fue al baño a coger papel para limpiar a Raquel.

– Joder!!!!, te me has corrido en toda la cara!!!!, dijo Raquel

– Perdona, no quería hacerlo…

– ¿Ah, no cabronazo?…y donde se supone que te ibas a correr si te la meneas a 30 cms de mi cara…¿y lo de sujetarme la cabeza?

– Joder, bueno si, lo siento, es verdad que quería hacerlo, es que hoy estabas tan buena que no me he podido resistir, menuda sorpresa me has dado.

– ¿Te gusta mi nuevo corte de pelo?

– Si, me encanta, te queda super bien y eso que me gustaba mucho tu pelo, ¿sabes lo que mas voy a echar de menos?

– No, a ver dime…

– Correrme en tu pelo, me encantaba llenarte la melena de leche, me daba mucho morbo…

– Claro, por eso ahora te corres en mi cara, dijo con ironía mi chica.

– ¿Te ha gustado?

– No sé, no ha estado mal, nunca se me habían corrido así por la cara, con esa fuerza, me has puesto perdida…y si te digo la verdad me has dejado bastante cachonda, dijo Raquel quitándose las braguitas…

Se abrió de piernas y le dió un muerdo a Jorge.

– Ahora como castigo por correrte donde no debías me vas a comer el coño hasta que me corra…

– Mmmmmmmmmmmmm….me encantan estos castigos, dijo Jorge bajando poco a poco por las tetitas y el ombligo de Raquel.

Así fueron pasando las semanas, Raquel tuvo que “castigar” a Jorge varias veces mas. Una vez que se la estaba follando en la cocina, luego hizo que se agachara y puso a Raquel de cuclillas a 20 cms de su rostro y empezó a meneársela para correrse a lo bestia por toda su cara. Me dijo a Raquel que los impactos de semen fueron tremendos, que terminó en la cocina abierta de piernas y con la cara lefada de arriba a abajo. Además siguió ofreciéndole su culo un par de veces a la semana para ser follado. 10 dias antes de volver Raquel a España habló con él.

– En unos días me voy a volver a casa, ya se lo he dicho a Lorena con tiempo para que pueda ir buscando a alguien para el piso, me han venido muy bien estos meses en Londres, pero hay que cerrar este paréntesis. He estado pensando y voy a volver a intentarlo con mi chico, quiero que nos demos otra oportunidad.

– Vaya, no me gusta oir eso, ha sido un verano acojonante, te voy a echar mucho de menos y ahora por lo que me dices de volver con tu novio y eso me supongo que ya no vamos a volver a follar, ¿no?…me podías haber avisado para haber estado preparado en la última vez…de todas formas espero que te vaya muy bien con él, eres una tía de puta madre…espero que ese novio tuyo sepa apreciar lo que tiene…, dijo Jorge

– Ahora que hemos estado separados yo también lo espero y sí, podía haberte avisado con tiempo para que supieras que era la última vez, aunque bueno eso podemos arreglarlo todavía.

Cuando me contó esto la verdad es que me dió bastante morbo. Aunque Raquel ya había decidido que iba a retomar la relación conmigo, eso no la impidió volverse a follar a Jorge una última vez o al menos esa era su intención.

Se le llevó a su cuarto y comenzaron a besarse y desnudarse a toda velocidad. Se tumbaron desnudos en la cama de Raquel y él se puso encima en la postura del misionero.

– Quiero meterla así, hoy quiero follarte sin nada!!!

– Mmmmmmmmmm….asi no…no seas malo…no me la metas sin condón…dijo Raquel agarrándole la polla y restregándosela contra ella

– Si, hoy te voy a follar sin condón, venga déjame, es la última vez que lo hacemos, déjame hacerlo…por favor

– ¿Seguro que la última vez quieres follarme así?…

– Siiii, siiii, quiero follarte así, dijo Jorge metiéndosela.

– Vale, mmmmmmmmmmmmm…que bueno…venga quiero que me folles bien!!…fóllame bien!!!

Esa fue la última vez que follaron, los dos desnudos en la cama de Raquel en la postura del misionero. Otro polvo mañanero mas, pero esta vez sin preservativo ni nada. El chico debía tener un buen aguante porque debió de estar mas de media hora dale que te pego, metiéndosela hasta los huevos a Raquel. Ésta empezó también a mover sus caderas hasta que acompasaron los ritmos, cuando hacía eso sabía que Jorge se corría mucho mas rápido.

– Mmmmmmmmmmm Raquel, como sigas así me voy a correr, siiii, me voy a correr!!!!!

– No te corras dentro eh, no te corras dentro!!!!, dijo ella poniendo las dos piernas sobre su espalda y cruzando los pies en ella, como para no dejarle salir.

– Mmmmmmm….Raquel….mmmmmmmmm…no me queda mucho…no me queda mucho…

– Vamos, fóllame mas rápido, fóllame mas rápido!!!!!…asiiiiiiii…¡¡¡¡¡mas rápido!!!!!…vamos…¡¡¡fóllame!!!!, dijo Raquel moviendo sus caderas para salir al encuentro de sus embestidas…

– Ahhhhhhhhhh Raquel, me voy a correr, me voy a correr…para, para…para quieta…¡¡¡para!!!!, dijo Jorge que seguía metiéndosela con ganas.

En ese momento supo que se iba a correr dentro de Raquel. Intentó avisarla varias veces, pero a la vez que lo hacía se la seguía follando bastante fuerte y mi chica aunque le decía que no pero le sujetaba con sus piernas y movía a la vez su cuerpo.

– No te corras, vamossssss…aguanta!!!!!!!…eso es…fóllame y no te corras!!!!!!!!!!…vamos aguanta!!!!!!!

– No puedo mas…no puedo masssssssss!!!!!!!!!!!…ahhhhhhh…me viene, me viene…me voy a correr…me voy a correr…Raquel…Raquel!!!…joder…me corro…me voy a correr!!!!!!! joder me corro!!!!!!!!

– Mmmmmmmmmmmm….no te corras dentro Jorge, no te corras dentro!!!!!!!!!!!!!…ahhhhhhhhhh…

Pero ninguno de los dos bajó su ritmo y Jorge empezó a descargar dentro de Raquel. Dejó salir toda la tensión acumulada y en cuanto empezó a correrse ya no se resistió mas, solo disfrutó de aquella maravillosa sensación que le proporcionaba el húmedo coño de mi chica.

– No te corras dentro!!!!!!!…nooooooooooo….no te corras!!!!!, dijo Raquel sin parar de moverse pero ya sabiendo que Jorge estaba en ese momento eyaculando…

– Ahhhhhhhhhhhh….lo siento…ahhhhhhhhhhhhhhhh…lo siento…mmmmmmmmmm….perdona…ahhhhhhh…ahhhhh hhhhh…que bueno…perdona Raquel…ahhhhhhhhhh.

Le pareció muy gracioso a Raquel que Jorge no dejara de disculparse los 10 segundos aproximadamente que se estuvo corriendo dentro. Seguramente eso le tenía que dar mas morbo a él y también la continua negación de ella.

Después me dijo Raquel que el pobre chico se quedó unos minutos todo preocupado, pensando que ella no tomaba precaución y que la podía haber dejado embarazada. Pero tampoco le hizo sufrir mucho, al final fue buena y le dijo que no tenía que preocuparse, que tomaba la píldora, que todo había sido un juego para ella.

– Que cabrona eres…me he preocupado de verdad y me has tenido todo el verano sin saberlo, pero te voy a decir una cosa, ahora te voy a dar las gracias también que no me lo contaras, ¡¡¡ha sido la mejor corrida de mi vida!!!, dijo Jorge.

La semana antes de vernise ya no volvió a follar con él, aquella fue su última vez, sin embargo un par de días antes de que Raquel cogiera el avión Jorge dijo que quería hablar con ella en privado.

– Dime, que pasa Jorge

– Si, quería preguntarte…¿estas segura que quieres volver con tu novio?…

– Si, claro…

– Quédate…quédate aquí conmigo

– ¿Como???…

– Si, quédate aquí conmigo, ya se que tengo novia, pero si quieres lo dejo, por ti hago lo que me digas…quédate…mira, lo dejo a mi novia si es lo que quieres…

– Jorge, para para…mira no sigas, los dos sabíamos lo que hacíamos, somos amigos que follan y ya está…pero yo no quiero que dejes a tu chica, ni quiero ser tu novia…déjalo estar y ya está…

– Raquel no se que me pasa contigo…no puedo sacarte de mi cabeza estos dias y mas sabiendo que te vas…

– Tranquilo, claro que me olvidarás, lo que necesitas es pasar unos días con tu novia y ya está…tenéis una relación muy buena de hace muchos años…y yo también tengo mi novio…

– Vale, lo entiendo pero te aseguro que por pasar unos días con mi novia no te voy a olvidar…eres increible y además…bueno da igual

– No, dime, ¿que pasa?

– Mira, me gustaría pedirte una última cosa, ya sé que vas a decir que no, pero tengo que pedírtelo, es que es verte con esas mallas que llevas, mirarte el culo y ya me pones…

– No Jorge, ya te dije que el otro día era la última vez que íbamos a estar juntos…

– No, no es eso, no es que quiera follarte, bueno si quiero, pero no es eso, me da corte pedírtelo…

– Venga dime, ahora después de todo lo que hemos hecho te da vergüenza, jajaja

– Mira, voy a ser directo ¿me dejas que te toque el culo?, no hace falta que te quites nada, así por encima un poco…una última vez de despedida

– Bueno, jajaja, eso te daba vergüenza, como eres, ven aquí anda, después del verano que hemos tenido claro que te dejo, tócame el culo…

Raquel le cogió la mano y se la puso en el culo por encima de sus mallas de estar por casa. Los dos estaban de pies en la habitación de Jorge que empezó a sobar los dos glúteos de mi chica cada vez mas acercándose peligrosamente a su entrepierna.

– Lo que quería pedirte que me daba vergüenza, dijo Jorge ya empalmado, es si puedo masturbarme mientras te toco, no tranquila, tu no tienes que tocarme, solo quiero hacerme una paja mientras me dejas tocarte…tu no tienes que hacer nada…es que mira como me tienes ya…

– No, ya te veo como estás ya…no sé es que me va a parecer un poco raro…ya me quieres liar

– De verdad que no tardo nada, tu no tienes que hacer nada, dijo Jorge sacándose la polla sin dar casi tiempo a Raquel a protestar.

Cuando se quiso dar cuenta mi chica estaba de pies dejándose sobar el culo y Jorge a su derecha se meneaba la polla con el pantalón a medio bajar mientras con su mano izquierda la tenía sobre sus nalgas.

– Mmmmmmmm que bueno, gracias Raquel, gracias, mmmmmmmm….me vuelve loco tu culo, me vuelve loco, no puedo dejar de tocarlo…

Me imagino que Raquel no debía de estar en una situación cómoda, esperando a que Jorge se corriera sin ella hacer nada, casi como una mujer objeto. Y es que Jorge tenía mucho aguante a pesar de que se la meneaba muy rápido.

– Te vas a hacer daño como lo sigas haciendo tan fuerte, dijo Raquel…

– No tranquila, así…háblame Raquel, dime algo, quiero oir tu voz antes de correrme…

– Mmmmmmmm…siii, venga, quiero ver como te corres, vamos hazlo, quiero ver como te corres!!!!…déjame ver esa corrida tan potente!!!!!!

Jorge cada vez apretaba con mas fuerza el culo de Raquel que incluso se empezó a poner cachonda con la situación. Cuando ya estaba próximo a correrse metió un poco la mano por dentro de las mallas y las braguitas para tocar la suave piel desnuda de sus glúteos…

– Oyes que no habíamos quedado en eso…

– Déjame, por favor, ya estoy a puntito, va a ser la última vez que pueda tocar esta maravilla, déjame por favor…mmmmmmmmm…voy a correrme…mmmmmmmmmmm…dame un beso, ven dame un muerdo para que me corra…

– No, eso sí que no…venga córrete ya…así, quiero ver como explota esa polla, la tienes ya durísima…quiero ver como te corres!!!!

La mano de Jorge fue bajando cada vez un poco mas hasta que la metió en la entrepierna de Raquel y alcanzó su coñito caliente y mojado en un momento. Mi chica apenas pudo protestar, cuando se quiso dar cuenta ya la estaban sobando el coño y ella movía sus caderas para acompasar sus movimientos con los dedos de él. Jorge se puso tenso y echó la polla hacia delante meneándosela todavía mas rápido.

– Me voy a correr, me voy a correr!!!!

Raquel bastante excitada y mirando como él se masturbaba delante de sus narices, seguía moviéndose dejándose meter un par de dedos en el coño. No pudo contenerse y decidió hacerle un último servicio.

– Ven, déjame a mi, dijo agarrándole la polla ante la sorpresa de Jorge.

Apenas tuvo que darle unas pocas sacudidas porque ya cuando se la agarró estaba a puntito. Notó como se tensaba mas si cabe el cuerpo de Jorge y la polla se le ponía como una tabla de madera. Al instante comenzó a correrse y a soltar chorros con una potencia desmesurada contra la pared de la habitación.

– Ahhhhhhhhhh…siiiiii, siiiiiiiiiii, ahhhhhhhhhhhhhhh…

– Mmmmmmmmmmmmm…córrete, siiii…córrete para mi, eso es, córrete, córrete para mi!!!!!!!!!, dijo Raquel.

En cuanto terminaron la mano de Raquel estaba pringosa de parte del semen de Jorge y le retiró la mano de dentro de sus mallas dejándola con un buen calentón.

– Oyes, si quieres, te termino…hago que te corr…

– No, no, tranquilo no importa, vamos a dejarlo, que hemos empezado con una tontería y mira como hemos terminado, dijo Raquel sofocada mostrando su mano mojada y con la otra intentado colocarse las mallas de casa…

Dos dias mas tarde Lorena le acompañaba al aeropuerto rumbo a casa, después de tres meses en Londres. En cuanto llegó me hizo a mi la primera llamada para quedar conmigo al día siguiente.

Ésta es una de las partes que mas morbo me dió mientras me la relataba mi chica. No me podía imaginar que tres días antes de nuestro primer encuentro en la terracita, mi chica había estado haciéndole un pajote a otro. Y eso que ya tenía claro que quería volver conmigo…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s