ECONOMISTA

A mediados de septiembre (2014) recibí una llamada de Raquel. El corazón se me puso a mil pulsaciones, llevaba casi tres meses sin haber tenido noticias de ella. Cuando se fue intenté llamarla, le mandé varios whats…app, por correo electrónico, pero nada. Al final yo creo que me bloqueó por el whatss…porque incluso no le llegaban mis mensajes. Tres meses que se me hicieron muy largos y muy duros.

Pasé un verano jodido, yo solo en el piso. No sabía muy bien tampoco que contar a mis amigos ni a mi familia de lo que había pasado con Raquel. No sabía si habíamos terminado la relación, si nos estábamos dando un tiempo, si me había abandonado. No sabía ni que decirles, evidentemente no podía contar lo de Miguel. En ese aspecto también lo llevé muy mal, no poderlo hablar con nadie, era un tema bastante delicado.

Tampoco ayudaba mucho encontrarme a Miguel en la piscina de vez en cuando. Al mes de que empezara a follarse a Raquel ya dejé de hablar con él. Realmente no es que hubiera hecho nada que yo no hubiera consentido o de lo que habíamos planeado, pero se me vino un poco todo encima, no supe aceptar que se estaba follando a mi chica, no me apetecía nada hablar con él y que me restregara lo que hacía con Raquel. Miguel por otra parte estuvo muy ocupado en ese tiempo, al fin y al cabo no es ningún chaval y tener que estar follando a Raquel y luego cumplir con Mercedes, me supongo que lo que menos ganas tendría luego es de que yo le hiciera una paja, por lo que también dejó de llamarme. La última vez que hablamos fue cuando vino a avisarme de que Raquel me iba a dejar….

Así fue pasando el verano, intenté enrollarme con alguna tía, pero tampoco es que le pusiera muchas ganas, casi lo hacía mas por dármela un poco de gallito delante de mis amigos, aunque a ellos los hubiera mentido diciendo que Raquel se había ido a Londres a mejorar su inglés y aunque nos habíamos distanciado un poco seguíamos siendo pareja.

Por supuesto que desde el piso de abajo seguía escuchando como follaban Miguel y Mercedes. La cabrona gemía como una verdadera zorra. Me ponía mucho ese contraste de tía elegante y con clase y luego como se comportaba en la cama. Para tener mas de 45 años tenía un cuerpazo tremendo, era un MILF en toda regla. No podía evitar excitarme cuando les escuchaba follar, así que muchas veces terminaba haciéndome una paja.

Si, me tuve que hacer muchas pajas durante ese verano. No es que estuviera muy allá de ánimo pero al menos me daba alguna alegría. El tema mas recurrente para mis pajas no podía ser otro, a pesar de que todo había terminado muy mal me imaginaba de todas las maneras posibles a Raquel follando con Miguel. Luego cuando me corría me sentía fatal. Como un gilipollas, depresivo, sin ganas de hacer nada. Como un verdadera idiota. Pero es que no podía sacarme de la cabeza esas imágenes.

Les había visto follar tres veces. Las dos veces de Mallorca y una vez en casa nuestra. Aproximadamente llevarían follando un mes y medio cuando les pillé en casa, en ese momento ya no me hablaba con Miguel y Raquel no me contaba los detalles de sus encuentros. Llegué del trabajo y escuché los gemidos que venían de nuestra habitación. Ya sabía lo que estaba pasando pero no por ello me puse menos nervioso. Normalmente para follar se iban al piso de Miguel y solo iban a nuestra casa si yo estaba trabajando. Pero aquel dia no, por la hora que era sabían que yo iba a llegar del trabajo y les iba a ver, pero eso no les debía de importar, era tarde pero todavía entraba claridad por la ventana por lo que les pude ver perfectamente. Me asomé por la puerta y Raquel desnuda cabalgaba a Miguel en nuestra cama. La cama donde tantas veces habíamos follado ella y yo, donde dormíamos y habíamos compartido tantas cosas. Ahora ella movía su tremendo culo de delante hacia atrás con toda la picha del viejo clavada en su interior. Se dieron cuenta de que estaba detrás, Miguel murmuró algo al oido de Raquel “ya está aquí”, pero ésta ni tan siquiera se giró para verme.

Una de las fantasías que teníamos Miguel y yo cuando era su putita y le hacía pajas era que cuando empezara a follarse a Raquel yo sería la putita de los dos, le haría una paja delante de mi chica, le comería la polla para dejársela lista para follarse a Raquel, haría de mamporrero abriendo las piernas de mi chica para que pudiera metérsela mas fácil…cosas así…y también que alguna vez les prepararía la cena mientras ellos follaban en nuestro dormitorio para que repusieran fuerzas y luego pudieran seguir. Pues no sé porque pero cuando les ví ese día me fui hacia la cocina y empecé a preparar una ensalada de pasta para cenar. Mientras se cocía el agua y la pasta me asomé varias veces a la puerta de la habitación para ver como seguían follando, luego volvía a la cocina con la polla tiesa a mover la pasta para que no se quedara pegada. Era muy excitante ir preparando la cena mientras escuchaba los gemidos desde la habitación. Una de las veces que me asomé Raquel seguía encima de Miguel pero había bajado su cuerpo hacia debajo para estar bien abrazada a él, por lo que se culo lo tenía mas hacia arriba y lo podía ver en toda su plenitud. Ahora no se movía de delante a atrás sino de arriba abajo y se incrustaba con fuerza la polla de Miguel, ahí pude ver la polla de Miguel que no llevaba preservativo. Era ella la que se follaba a nuestro vecino, que se dejaba hacer, agarrando las nalgas de Raquel como abriendo su culo. Por como se movían debían estar a punto de correrse.

Desde donde estaba yo se veía increíble el culo de mi chica en movimiento, tuve ganas varias veces de acercarme a acariciárselo mientras ella seguía follando, pero decidí no intervenir. Solo me saqué la polla y antes de que ellos terminaran me pegué unas pocas sacudidas desde la puerta para correrme en apenas 10 segundos. Me metí la polla por dentro de la camiseta para no manchar el suelo. Lo que menos me apetecía luego era andar limpiando mi corrida del suelo mientras ellos seguían follando.

Me volví a la cocina y no tardé en escuchar los gemidos de los dos. Por lo que parecía se habían corrido casi a la vez. Me acerqué de nuevo a la puerta para ver como seguían abrazados dándose besitos mientras la polla de Miguel seguía dentro de mi chica. Se había corrido dentro de ella.

No quise que me vieran y fui de nuevo a la cocina a terminar de preparar la ensalada de pasta. Unos minutos mas tarde salió Miguel de la habitación y se despidió con un frío “hasta luego”. Cuando entré en la habitación estaba Raquel con tan solo unas braguitas blancas puestas y estaba cambiando las sábanas de la cama.

– Gracias por el detalle de por lo menos cambiar las sábanas, dije yo.

Raquel no dijo nada, solo siguió a lo suyo y cuando terminó me dijo que se iba a dar una ducha. Ver a mi novia así tan pasota conmigo me jodía mucho. En el fondo cuando les ví follando en la habitación no me lo tomé tan mal, porque pensé que era como que quería de nuevo compartir aquello conmigo. Que volvía a ser un juego de nosotros dos en los que incluíamos a un tercero. Me imaginé que luego lo hablaríamos y que terminaríamos follando en plan salvaje en la cama en la que ellos acababan de follar. Pero estaba equivocado. Raquel cada vez pasaba mas de mi.

– Espera un momento, dije agarrando por el brazo a Raquel, no te duches todavía, me gustaría follar contigo ahora, me he excitado mucho viendo como lo hacíais…

– No me apetece mucho ahora David, hemos estado casi una hora…estoy cansada, además no creo que te gustara tenerla dentro de mi ahora, Miguel….eh ya sabes…bueno ha terminado dentro…, dijo agachando la cabeza.

– ¿Que pasa?….¿que ahora se corre dentro de ti cada vez que le apetece?

– No pensé que eso te importara, me dijo Raquel, ya sabes que no es la primera vez y nunca me has dicho nada

-No me importa, bueno es que…no es eso, solo que ya no quieres estar conmigo.

Me puse delante de Raquel y besé sus labios, luego su oido y su cuello mientras que agarraba sus prietas nalgas. Me gustaba mucho ver así medio desnuda a mi chica, con solo sus braguitas puestas, después de que hubiera follado con otro. Pero lo que mas me gustaba era aspirar su olor. Ese olor a sexo que desprendían los poros de su piel. Ese aroma a recién follada hizo que se me pusiera otra vez muy dura aunque me acabara de correr unos minutos antes.

– Joder, me encanta como hueles después de follar, dije a Raquel sin dejar de sobar su cuerpo.

Ella permanecía inmóvil dejándose hacer. Tan solo me correspondía los besos cuando llegaba con mis labios a su boca. Luego se dejaba que besara su cuello, sus preciosas tetitas y con mis manos no dejaba de apretar su culo contra mi.

– ¿Te ha dejado bien follada?…vamos dime…

– David…de verdad que no me apetece ahora esto…

-Venga por favor Raquel, por favor solo un poco, deja que te folle por lo menos, deja que te la meta…dije bajando sus braguitas, ven aquí dame un beso, cómeme bien la boca, vamos dime ¿se la has chupado antes a Miguel?…

– David…no sigas…déjalo…

Puse de espaldas a Raquel y la empujé contra la cama. Estábamos los dos de pies y ella apoyó sus manos contra el colchón. Tenía las braguitas a medio bajar, me fijé en su tremendo culo delante de mi, tenía marcas rojas del polvo que acababa de echar con Miguel, incluso su ano parecía que estaba mas abierto. Me puse detrás de ella y me dispuse a meter mi polla dentro…

– Dime si se la has chupado joder, ¿te ha follado por el culo?… parece que lo tienes muy abierto… dije yo al tiempo que se la metía por el coño…

Raquel sin decir nada se dejó hacer. Dejó que se la metiera desde atrás y en esa postura sumisa me la empecé a follar. Cogía sus caderas y embestía con ganas, solo hacía que pensar que la leche de Miguel estaba dentro de ella y que yo ahora me la estaba follando después de que lo hiciera él. Eso me volvía loco pero Raquel apenas gemía, miraba hacia abajo y tan solo se dejaba follar.

– ¿Que pasa, no te gusta?, ¿prefieres que te folle el viejo antes que yo?…

Pero ella siguió sin decirme nada, tampoco tuvimos mucho tiempo mas. En un par de minutos me corrí dentro de ella, mezclando mi semen junto el de Miguel y luego me quedé observando su cuerpo reposando mi orgasmo. Fue Raquel la que se puso de pies y me dijo…

– ¿Ya has terminado, no?…y dejándome así se fue a la ducha sin decir nada más.

Luego me sentí fatal, como había podido follármela así tan patéticamente, en ese momento me dí cuenta de que no iba a durar mucho mas con Raquel. Después pasaron un par de semanas mas en las que ella siguió follando con Miguel, pero ya no conmigo. Y yo tampoco lo buscaba. Solo esperaba el triste desenlace de todo esto.

Así hasta que un día se presentó Miguel en casa para decirme que me iba a dejar…

…………………………………………

Tres meses mas tarde de esto me arreglé lo mejor que pude y acudí a la cita con Raquel, tengo que reconocer que iba muy nervioso. Cuando la ví, me quedé en estado de shock, apenas reconocía a Raquel, ¡¡¡se había cortado su preciosa melena!!!! y ahora llevaba el pelo corto y teñido de rojo. No es lo que llevara corto tipo rapado, así no, lo llevaba corto estilo chico pero con mucha clase y con el flequillo largo hacia un lado. Aunque llevaba unos vaqueros super ajustados con botines de tacón alto, me dí cuenta de que había ganado 5 o 6 kilos fácil durante el verano. Al llevar el pelo corto era como si su culo fuera mas grande. Iba maquillada con los labios muy rojos y una camiseta negra de tirantes. Se había esforzado en presentarse muy guapa, estaba mas tremenda si cabe. Nos dimos dos besos y nos sentamos en una terracita…

Ya no era la chica joven, fresca y juvenil, con su pelo largo en una coleta. Ahora se había convertido en una mujer. ¿Como una chica puede cambiar tanto en tres meses?, pero tengo que reconocer que estaba muy guapa. Que se presentara tan bien vestida, no sé porqué pero me tranquilizó bastante. Recuerdo cuando hace años una chica con la que salía me dejó, era una chiquilla que siempre iba muy arreglada, pero aquel día quedamos para hablar y cuando la vi venir de lejos iba con un chándal viejo y supe que me iba a dejar…no viene mucho al caso. Lo que quiero decir es que al ver así vestida a Raquel era como si le importara presentarse guapa ante mi.

No sé si querría que siguiéramos siendo novios, pareja, vivir juntos, casarnos…pero sé que algo quería.

– Vaya cambio Raquel, estás guapísima…

– Gracias, te gusta?….dijo peinándose el flequillo que caía sobre sus ojos

– Si, me gusta mucho.

No sabíamos muy bien ni que decirnos, de que hablar, estábamos bastante cortados, teníamos muchas cosas de las que hablar pero no sabíamos ni por donde empezar. Fui yo el que rompió el hielo.

– Bueno…¿y que tal el verano?…lo último que supe de ti es que te ibas a Londres, pero nada mas, no sé ni con quien has estado, ni donde, no me has contestado a ninguna llamada. En tres meses no he sabido nada de ti

– Si, perdona, fue todo muy repentino…la verdad es que estaba muy agobiada por todo y necesitaba desconectar, no solo fue por lo nuestro, también por el trabajo…un poco por todo. Se lo dije a mi madre que me iba a Londres con Lorena y en el trabajo pedí una excedencia. Hasta que no me la concedieron no te quise decir nada, incluso a mis amigas tampoco les di muchas explicaciones, les dije que tu y yo estábamos mal y que quería irme durante el verano…Apenas he tenido contacto con nadie estos meses. He ido a lo mío y ya está…siento mucho haberte dejado así…pero en ese momento no podía hacer otra cosa…en serio que necesitaba un cambio de aires…

Intenté hacerme un poco la víctima, tampoco quería machacar a Raquel, pero después de tres meses no podía dejarlo estar como si no hubiera pasado nada, al menos tenía que protestar un poco…

– Me he quedado aquí como un tonto, no sabía que decir a la familia, ni a los amigos…yo creo que tendríamos que haber hablado antes de irte, para aclarar un poco como quedaban las cosas, no sé tampoco veo muy lógico que te vayas tres meses, que ni me cojas el teléfono…no sé si seguías siendo mi novia o no…

– Bueno, ya te dije era mejor que nos diéramos un tiempo, que necesitaba estar sola, eso si te le dije, si has estado con alguien en verano no te lo voy a reprochar…

– No, no he estado con nadie, dije yo

– Vale, pero tampoco después de lo que hice al irme así tienes que darme explicaciones. Lo importante es a partir de ahora, tenemos que hablar de lo nuestro.

Eludió bastante rápido el tema de si yo había estado con otras o no durante el verano, por lo que en ese momento me di cuenta de que ella si que había estado con otros tíos, me sentí muy tentado de habérselo preguntado, pero después de 3 meses sin vernos no lo ví muy procedente preguntarle si se había estado follando a otro/s. Ya habría tiempo mas adelante.

– ¿Vas a volver a casa?

– No, de momento me voy a quedar donde mis padres. Como comprenderás no me sentiría muy cómoda en casa después de lo que pasó…no creo que pueda volver a vivir allí…ya sabes porqué…pero eso no tiene nada que ver contigo, me gustaría retomar otra vez lo nuestro…

– Y…¿entonces?, dije yo, ¿como lo vamos a hacer?

– A ver…yo he estado tres meses fuera y tampoco te puedo venir exigiendo ahora nada. Ahora de momento si quieres empezamos poco a poco, yo me voy a quedar donde mis padres, no vamos a correr y en un futuro ya se vería, pero yo no voy a vivir en el piso nuestro mientras nuestro vecino sea quien ya sabemos, todo lo que pasó…puffff vaya locura…dijo poniéndose la mano en la cara y negando a la vez…perdimos la cabeza, si por mi dependiera vendemos el piso y empezamos en otro lado de cero…pero tampoco te puedo obligar a nada…lo importante es ir despacio y ya iremos viendo…

Estuvimos hablando un ratito mas y luego nos despedimos, me dijo Raquel que había quedado con las amigas. Cuando llegué a casa no sabía muy bien como me sentía. Todavía estaba alterado por haber visto a Raquel. Y estaba tan cambiada. La había encontrado mas guapa y sexy, era como si en los tres meses que había pasado en Londres se hubiera convertido en una mujer mucho mas madura. Me sentía feliz, íbamos a darnos otra oportunidad. Volvía a ser mi chica, mi novia.

Aunque de momento la cosa iba muy poco a poco. Seguíamos haciendo vida por separado. Ella vivía con sus padres y yo seguía viviendo solo en el piso. Quedábamos de vez en cuando a tomar un café o dar un paseo. Y luego por las noches salíamos por separado. Ella con sus amigas y yo con los míos. Incluso en su forma de vestir la notaba distinta, un look muy londinense, con camisetas anchas, gafas de pasta, vaqueros súper ajustados con botas planas, mini faldas con medias de rejilla…

Ya habían pasado unas dos semanas desde que Raquel había regresado. Sumando el verano y los días anteriores a dejarme pues tranquilamente serían cuatro meses desde la última vez que follamos. Además me dejó muy mal sabor de boca aquel polvo después de que hubiera follado con Miguel. Cuatro meses sin follar son muchos, yo estaba que me subía por las paredes. Cada vez que la veía, prácticamente al mínimo roce ya casi se me ponía dura. Aquello era insoportable.

Tenía que avanzar un poco más. Invité a Raquel al cine y la dije que luego podíamos ir a cenar y después salir solos a tomarnos una copa. Se puso un vestido ceñido. Era blanco con rayas horizontales azules y se pegaba a su cuerpo casi como una segunda piel. Su culazo y sus caderas se marcaban de una manera increíble. Además la falda era muy corta, las medias con dibujos y unos botines bajos sin tacón. Llevaba unas gafas de pasta negra y junto con el pelo rojo corto y flequillo largo(ya habían pasado unos dos meses desde que se lo cortara), os aseguro que si me cruzo por la calle con ella hace dos semanas no la hubiera reconocido.

Entramos al cine y nos pusimos a ver la película. Raquel cruzó las piernas y por el lado donde yo estaba se la había subido la falda por lo que se la veía todo el muslazo. Yo estaba casi mas a sus piernas que a la película. No me pude aguantar mas y la toqué el muslo por encima de las medias. Me dejó un rato que jugara allí con mis manos, pero cuando quise subir la mano para meterla entre sus piernas me detuvo con su mano. Así que durante toda la película para mi fue como una tortura tenerla así y apenas poderla tocar.

Eso no evitó que saliera del cine empalmadísimo.

No fuimos a cenar y me disculpé por lo del cine, por haberla metido mano.

– No, tranquilo, no pasa nada, a mi también me apetecía, pero nos estaba mirando el de al lado y no he querido que montáramos el espectáculo…

– Es que hoy has venido tremenda, estás muy buena Raquel…

Hablamos un poco más de nuestra relación, otra vez insistí a Raquel que si íbamos a vivir juntos y fue cuando me dijo que de momento necesitaba algo mas de tiempo, pero que si volvíamos a vivir juntos tendría que ser en otro sitio. Ya veríamos como resolvíamos lo del piso.

– Después de todo lo que pasó allí, no creo que me sintiera cómoda en ese piso ya te lo he dicho…

Cuando terminamos de cenar nos fuimos a un bar de copas, dejé pasar a Raquel a la entrada y me quedé mirando su culo en ese apretado vestido. Había ensanchado un pelín de caderas y se la marcaba todo el tanga entre sus glúteos. Cuando nos tomamos dos copas, yo estaba ya pegado contra ella, tenía una erección considerable y mis 20 cms de polla parecía que querían reventar el pantalón. Ella notó mi paquete contra sus caderas varias veces.

– Luego te podías pasar por casa, dije poníéndola contra la pared y besando sus mejillas y su cuello

– Por favor no insistas…ya te dije que de momento prefiero no ir…

– Pues vamos a tu casa…

– Están mis padres, hoy no podemos

– Pues donde sea, vamos al coche…

– Shhhh, tranquilo, no corras…

Bajé las dos manos y se las puse sobre el culo. Por fín podía volver a sobar aquel culazo. Definitivamente si lo tenía un poquito mas grande. Apreté su cuerpo contra el mío, quería que notara lo excitado que estaba.

– Me tienes que voy a explotar Raquel, ¿cuanto tiempo me vas a tener así?

– Ya lo veo ya, dijo restregándose un poco contra mi, yo también tengo ganas…

– Mas de cuatro meses sin hacer nada…¿tu también has estado cuatro meses sin hacer nada?…

– Habrá sido porque has querido, ya te dije que en verano necesitaba un descanso, no estábamos juntos… podías hacer lo que quisieras…

– Ya, tampoco lo tenía muy claro si seguíamos o no juntos, entonces ¿eso que quiere decir que tu si que has tenido algo en Londres, verdad?

– Si, algo he tenido, pero ya te digo que no est…

– Que si…ya lo sé…que no estábamos juntos, ha sido un chico solo…o ha habido mas..?

– Si, dijo con desgana intentando explicarse, ya veo que vas a insistir con el tema, ha sido uno, pero tampoco tendría que darte explicaciones…he estado con un chico este verano y ya está, no salíamos ni nada, de hecho él tenía novia, pero ya ha terminado, bueno no ha terminado porque nunca ha empezado nada, solo pues estábamos juntos algunas veces, ¿te vale así?

– O sea que has estado follando con un tío mas o menos todo el verano…

– Si lo quieres decir así, pues vale, tu mismo…

– ¿Y yo cuando te voy a follar?, dije apretándola contra mi y comenzando a morrearnos, venga vamos esta noche a un hotel…no puedo aguantar más…

– El finde que viene vamos, prepáralo todo…

– Joder no….no voy a poder aguantar otra semana más…deja que por lo menos te toque el culo, dije metiendo la mano debajo de su vestido.

Raquel me dejó que estuviera jugando un rato con su trasero, con sus redondas nalgas y mientras nos seguíamos besando. Ella también estaba excitada. Se notaba que estaba muy cachonda…

– El finde que viene, te lo prometo, quiero que aguantes unos días mas, te quiero así de caliente para la semana que viene…dijo separándose de mi y tocando mi paquete brevemente sobre mi pantalón. Luego sonrió y me hizo que la acompañara hasta la parada de taxi.

Llegué a casa, solo, con un dolor de huevos tremendo. Apenas tuve que sacudírmela nueve o diez veces para pegarme un corridón sublime pensando en Raquel. No me dio ni tiempo a fantasear nada. Fue sacarme la polla y recodar a Raquel embutida en ese vestido, sus muslos, otra vez el tacto de su perfecto culo…

Luego antes de acostarme encendí el ordenador y reservé una habitación en un hotel para el sábado siguiente…

Estuve toda la semana pensando en el sábado. No veía la hora de poderme follar de nuevo a Raquel. Se me presentaba un pequeño problema, iba a estar tan excitado que seguramente no tardaría nada de nada en correrme. Para mitigar un poco la excitación y los nervios me masturbé todos los días de la semana. Incluso algunos días me llegué a masturbar dos veces.

El viernes por la noche me metí en la cama después de haberme corrido por novena vez en 6 días. Sobre la una de la mañana escuché a Mercedes gimiendo como una auténtica zorra mientras Miguel se la follaba durante mas de una hora. Algunas cosas seguían sin cambiar…

Al día siguiente quedé con Raquel para cenar en un restaurante cerquita del hotel. Intenté que la cosa fuera un poco romántica. Luego había pedido que nos dejaran en la habitación una cubitera con dos copas y una botella de champán, tipo rollo películas americanas. Raquel se puso unos vaqueros que yo no conocía azul claritos muy desgastados como de lejía. Les llevaba tan ajustados que incluso se la marcaba hasta el coño. Con eso lo digo todo. Se puso unos botines verdes, gafas de pasta negras, labios muy pintados de rojo y encima una pequeña blusa blanca en el que se transparentaba el sujetador negro. En cuanto la vi, me imaginé como serían las braguitas a juego. No hacía mas que pensar en su culo desnudo y en su coño si lo llevaría depilado. Apenas podía concentrarme en la cena. No veía la hora de terminar de cenar para irnos al hotel. Antes como calentamiento nos bebimos una botellita de vino entre los dos.

Llegamos a la recepción del hotel y les dejamos los dni. Por la hora que era y que íbamos sin equipaje era mas que evidente que íbamos a follar. Me gustó la mirada lasciva que echó el recepcionista a Raquel como diciendo “esta zorra va pidiendo polla gritos y se la van a follar bien esta noche”.

Ya en el ascensor nos íbamos comiendo la boca desesperadamente. Fuimos todo el pasillo abrazados y besándonos, tropezamos varias veces y estuvimos a punto de caernos. Yo creo que si nos llegamos a caer terminamos follando en el suelo sin llegar a la habitación. Entramos rápidamente y nos tiramos a la cama, tuve que apartar al suelo la cubitera con la botella de champán que estaba sobre la cama. En lo que Raquel se quitaba la camisa y el sujetador yo ya me había desnudado por completo. Luego fui yo el que la quitó sus pantalones. Eran casi como una segunda piel, me costó un buen esfuerzo podérselos quitar, con tanguita incluido

Pero no sé porque el quitar los vaqueros tan ajustados a Raquel hizo que todavía me pusiera mas cachondo. Ella se retorcía como una serpiente para que pudiera sacarle los pantalones.

– Date la vuelta, quiero verte el culo, le he echado tanto de menos!!!!!!, dije jadeando

Raquel se puso boca abajo tumbada en la cama, mostrándome su cuerpo, pero en seguida se puso a cuatro patas en la cama y abrió las piernas sacando su culazo hacia fuera.

– ¿Te gusta?, dijo mirándome con cara de excitada

– ¿Tu que crees?, dije pajéandome mientras la observaba así puesta.

Para poner la guinda a esa postura tan sumamente excitante se metió la mano entre las piernas y se acarició el coño delante de mis narices. Se abrió los labios de su vagina y se metió dos dedos dentro. Luego se los pasó por una de sus nalgas dejando un rastro de flujo en su piel. Joder era la primera vez que la veía hacer eso. Después de cuatro meses sin follar aquello me pareció la hostia.

– ¿Has visto lo mojada que estoy???…vamos, ¿me la vas a meter ya o antes quieres chuparme un poco?, dijo poniendo una mano sobre un cachete del culo y tirando hacia fuera para mostrarme su ano, en una clara invitación a que se lo comiera.

Me fijé en que tenía el culo un poco mas grande que antes y quizás había perdido un poco (solo un poco) de la firmeza que tenía. Ya no tenía ese culo grande, redondo y duro jodidamente perfecto. Ahora era solo “casi perfecto”.

Ni lo dudé, metí la cabeza entre sus nalgas y lo devoré como si llevara una semana sin probar bocado. Puse una mano en cada glúteo y enterré mi cabeza en sus posaderas. Hice todo lo que se puede hacer para comerse bien un culo. Mordí sus cachetes, metí la lengua en su ano y en su coño, jugaba con mis dedos en la cara interna de sus muslos. Tan poco creo que estuviera mucho tiempo. Tenía tantas ganas de metérsela de nuevo que me puse de rodillas detrás de ella.

– No puedo mas, lo siento, te la tengo que meter!!!, dije apoyando mi polla sobre su trasero.

– Vamos, métemela, venga fóllame David, vamos…métemela!!!!!, dijo Raquel moviendo ansiosa sus caderas…

Puse la polla en la entrada de su coño y empujé sin pensarlo. La sensación de calor de su interior atrapando mi rabo de nuevo fue alucinante. Nuestros cuerpos no tardaron en chocar, señal de que mis 20 cms de polla estaban dentro de ella. Iba a follármela como un animal, llevaba cuatro meses esperando esto. Sin embargo no contaba con lo que pasó a continuación.

Agarré de las caderas y empecé a embestir a Raquel con fuerza, pero ella también se movía lanzando su culo contra mi. No se paraba quieta, poco a poco yo me fui quedando parado y casi todo el movimiento lo ponía ella. Para tenerla a cuatro patas, mas bien la que me follaba era ella a mi, con un vaivén de culo y caderas digno de una porno star.

Entre su cambio de look, de físico y la manera de follar, era como si lo estuviera haciendo con otra persona. Eso me dió un morbo añadido. Cuando volví de mis pensamientos, Raquel movía su culo con tanta fuerza contra mi cuerpo y a tal velocidad que ya no pude detener aquello. Quise avisarle de que me iba a correr, pero no lo hice. Apenas un minuto después de metérsela me dejé llevar y me corrí dentro mientras ella me seguía literalmente destrozando con sus glúteos contra mi cuerpo. Aquella sensación de descargar dentro de ella otra vez fue alucinante…

– Fóllame, assíiiiiii…asiiiiiii, fóllame!!!!!!ahhhhhhh….mas duro…massssss…fóllame!!!!!!!!!!fóllame!!!!!!!! !!, chillaba Raquel.

Estaba tan concentrada en lo suyo que ni se enteró que acababa de correrme dentro de ella. Me salí de su interior y me eché a un lado. Raquel se detuvo de repente jadeando como si hubiera estado haciendo ejercicio con mucha intensidad. Me miró a cuatro patas como diciéndome con la mirada que porque paraba. Pero ella quería mas.

Cuando iba a ponerse encima de mi se fijó en mi polla que estaba pringosa por la corrida. Se metió la mano entre las piernas y se dio cuenta de que su coño estaba goteando mi leche.

– Joder, no me había dado cuenta de que te has corrido, dijo dejándose caer a mi lado totalmente sofocada

– Si, lo siento…es que te has movido…uffff…has estado increíble…y yo llevaba tiempo sin hacer nada.

– Ha debido ser el vino que me ha puesto muy cachonda…

Era como si el tiempo no hubiera pasado. Raquel estaba a mi lado desnuda acariciando mis abdominales que estaban mas marcadas que nunca. Se mostraba sin ningún pudor con su coño abierto, depilado y mojado por mi semen…

– Te has cuidado bien este verano, me dijo, esta semana empiezo yo a entrenar también que no he hecho nada en todo el verano…

Se fijó en la botella de champán que estaba en el suelo, se inclinó hacia ella para cogerla poniéndose a cuatro patas en la cama ofreciéndome su culo y también su coño recién follado. Era una imagen increíble.

– Mira que detalle ha tenido el hotel, ¿nos tomamos una copita?, dijo Raquel

– No ha sido el hotel…he sido yo…quería que fuera especial nuestro “reencuentro”…bueno no así tan rápido…tan salvaje…

– Tranquilo, no pasa nada que tenemos toda la noche.

Raquel me pasó una copa y me sirvió el champan, luego se echó en la suya. Hicimos un brindis mientras nos mirábamos a los ojos. De casi un trago vaciamos las copas. Luego ella se fijó en mi polla.

– Te iba a decir que si nos bebíamos otra, pero creo que ésta ya quiere guerra…dijo acariciándomela con un dedo.

Efectivamente no me había dado cuenta, pero después de correrme no se me había bajado un ápice la erección. Mi polla seguía muy dura y pringosa apoyada sobre mi. Yo seguía casi igual de excitado que antes de follar. Cogí la botella de champán y derramé un poquito por los pezones de Raquel, luego se los lamí y la tumbé sobre la cama poniéndome encima de ella. No tardé en volver a penetrarla en la postura del misionero. Raquel en una nueva habilidad poco conocida para mi cruzó las piernas sobre mi espalda y las subió todo lo que pudo. Luego acompañaba mis embites junto con movimientos de sus caderas. Aquello hacía que mi polla era como si estuviera mas apretada dentro de ella aparte que también así alcanzaba hasta lo mas profundo de su útero. Mis cojones golpeaban contra su mojado coño, podía sentir lo mojada que estaba a cada penetración por como se mojaban mis huevos. Joder menos mal que había bebido un poco de vino y me acababa de correr, sino hubiera durado otra vez unos pocos segundos. Raquel con sus movimientos tampoco ayudaba a que durara mucho más, aparte de que no se callaba.

– Vamos asíii, eso es, no te pares, mmmmmmmmmmm….que bueno……mmmmmmmmmmm no te pares, fóllame otra vez, fóllame otra vez cariño!!!!

Como noté que así no iba a poder aguantar mucho mas tiempo, me agaché para comer bien su coño.

– Venga asíiiiiiii….que bueno…no te pares ahora que ya estoy a punto de correrme, vamos, haz que me corra!!!!!!, dijo apretando mi cabeza contra ella y moviendo sus caderas alrededor de mi boca…

Ni tan siquiera me acordé que acababa de correrme, por lo que pude sentir mi semen que manaba de dentro de ella, literalmente me lo estaba comiendo. Inmediatamente comencé a imaginar que no era mi semen, que era el semen de Miguel que se la acababa de follar y luego yo iba a limpiar su corrida. Eso hizo que chupara con mas ganas, lo que no tardó en tener sus frutos en forma de corrida. Raquel me tiró del pelo mientras lo hacía…

– Me corrooooooo…siiiiiiiiii…me corrooooooooooooooooo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!….

Cuando terminó de correrse me volví a poner sobre ella y se la volví a meter sin tiempo para que se recuperara, pero esta vez fue un misionero mas normal, Raquel solo se abrió de piernas para dejarse follar, esto me dio un poco de respiro para podérmela follar mas a mi ritmo. Diez minutos mas tarde Raquel ya volvía a estar entregada al polvazo que estábamos echando…

– Córrete encima de mi…esta vez quiero ver como te corres, avísame cuando vayas a terminar, quiero que te me corras encima!!!!!!,me dijo Raquel

– Tranquila que todavía me queda un poquito…

El saber que Raquel ya estaba algo mas calmada después de su orgasmo y que ya esperaba mi corrida hizo que ya no me comiera la cabeza tanto con el tema de correrme demasiado pronto. Ya solo estaba preocupado por follármela duro y hacerla disfrutar. Era como un añadido al polvazo que estábamos echando.

– Ponte otra vez a cuatro patas, quiero volverte a ver el culazo este de guarra mientras te follo!!!!!

Raquel no tardó ni 5 segundos en ponerse en la postura del perrito ofreciéndose otra vez para ser follada.

– ¿Así te parece bien?, dijo abriéndose las nalgas con una mano

– Joder, te voy a reventar!!!!!!!!!

Se la volví a meter desde atrás y me aferré con fuerza a sus caderas. En los siguientes minutos fueron como una pelea a ver quien se follaba con mas fuerza al otro. Yo embestía bien duro a Raquel y ella hacía lo propio moviendo su culo contra mi. No tardamos mucho en sincronizarnos para terminar follando como salvajes. Incluso azoté su culo con ganas varias veces. Yo no sé si Raquel se volvió a correr o no, pero sus gemidos eran escandalosamente altos. Como hacía años que no lo recordaba conmigo. Cuando estaba a punto de correrme di un golpe fuerte de caderas a Raquel que hizo que saliera hacia delante…

– Date la vuelta, que me voy a correr!!!!…

Raquel se giró quedando tumbada boca arriba y se abrió de piernas ante mi. Era como si me ofreciera su coño y su vientre para que me corriera sobre ella. Yo me la meneaba con rapidez mirando sus ojos…

– Venga córrete encima de mi!!!..siiiii, quiero que te me corras encima…vamos ¿no quieres volverte a correr encima de mi??…vamos échamelo todo joder!!!!…quiero ver como ese pollón me escupe la leche, diossss….si no la tuvieras tan grande te hubiera pedido que me la metieras por el culo!!!!!!!…vamos córrete encima de mi!!!!!!!

Era increible escuchar hablar así a Raquel. Estaba deseosa de que se lo echara todo por encima. Luego empecé a correrme encima de su tripa. Me volví a sentir genial, no podía quedarme mas satisfecho, pero no fue lo que ninguno de los dos esperábamos. Me había corrido tantas veces durante la semana y después del primer orgasmo anterior apenas un par de chorros poco cargados aterrizaron sobre Raquel. Ella que seguramente esperara una lluvia de semen sobre su cuerpo quedó decepcionada ante mi escasa corrida. No dijo nada, pero se lo noté en la mirada y me soltó un escueto…

– Que poquito has echado…

– Es que antes me he vaciado pero bien, dije dejándome caer a su lado y esta vez si, con mi polla empezando a desincharse

– Joder, que bueno, vaya polvazo, dijo Raquel abrazándose a mi lado…¿hace otra copita de champán?

– No sé si deberíamos, entre el vino y el champán ya voy algo mareado, dije yo…

– Pues yo sí me voy a tomar otra, pues sí, mejor no tomes mas si estás mareado, a ver si te va a poner malo, que tengo ganas de seguir follando…, dijo Raquel

– Oyes lo de antes, que has dicho de metértela por el culo…

– Ya, no veas como me ha apetecido mientras lo estábamos haciendo así a lo bestia, pero ya sabes que lo hemos intentado muchas veces y la tienes muy grande, es que me haces demasiado daño…eso mejor lo intentamos otro día otra vez…

Parecía que me la hubieran cambiado, no se calmaba su apetito sexual. Lo que caí en la cuenta es que ella desde su vuelta de Londres, también había pasado casi un mes y claro supuestamente ella tampoco había follado. Como ví que Raquel estaba mas desinhibida de lo habitual por el alcohol me atreví a sacar el tema.

– Joder, parece que tu también lleves 4 meses sin follar, dije medio en broma…

Raquel se puso de pies totalmente desnuda con sus pequeñas tetas y se sirvió otra copa de champán a la vez que volvía a la cama

– Cuatro meses llevo sin follar contigo, es mucho tiempo…

– Ya, pero has estado con otro.

– Si, he estado con otro, dijo poniendo cara de resignación, pero no es lo mismo…

– No me has dicho nada de él…

– Es que no hay nada que decir…¿que quieres saber?

– Pues todo lo que me quieras contar, quien es, como os habéis conocido, donde os lo montabais, si follaba bien….ya sabes…ese tipo de cosas…

– Ven aquí, acércate…

Raquel se puso erguida de rodillas en la cama mientras daba otro trago a su copa de champán. Yo me puse de rodillas también frente a ella. Me dió de beber de su copa hasta que se vació. Luego con la boca llena los dos nos dimos un muerdo y el champán cayó por nuestros cuerpos. Puse las manos en su cintura para luego pasar a ponerlas sobre sus glúteos y empezar a amasar su trasero. Mi polla seguía flácida, apenas había pasado ni 5 minutos de mi última corrida. Raquel lanzó la copa vacía al otro extremo de la cama.

– ¿No vas a contarme nada?, dije yo…

– No. Ya te he dicho que no hay nada que contar, no empieces con estas cosas otra vez…

– Venga, no seas así, un poquito, solo un poco, cuéntame algo, por como te has movido ahora teníais que echar unos buenos polvos, antes no te movías así en la cama…

– Si, vale, echábamos buenos polvos pesado, te vale con eso?…

– ¿Te pedía él que te movieras así?

– Joder David…no te voy a contar detalles…venga vamos, haz que se te ponga dura y vuélveme a follar, dijo Raquel dándome besos por el cuello y pegando su cuerpo contra mi polla dormida…

– Tampoco tienes que contarme detalles…está bien, no voy a sacar mas el tema si no quieres, solo dime al menos si te follaba bien…y ya está…

Raquel dió un nuevo suspiro de resignación y no sé si porque seguía cachonda o porque ya había pasado de llevar el puntillo a empezar a estar algo borracha me dijo al oido gimoteando…

– Si, me follaba bien, me follaba muy bien, ¿te vale?…me ha follado muy bien todo el verano…

Yo creo que mi polla no tardó ni 2 segundos en volverse a poner dura. Raquel me la agarró y meneándomela unas cuantas veces me empujó después para tumbarme boca arriba a la cama.

– Que dura se te ha puesto!!!…ya veo que todo sigue igual por aquí…ahora vas a follarme porque tengo ganas, pero no quiero volver a hablar de esto…

Luego se puso sobre mi y sujetándome la polla, ella mismo se la introdujo dejándose caer hasta que nuestros cuerpos chocaron. Ya no me atreví a volver a decir nada más. Solo dejé que Raquel me cabalgara como una jodida gata en celo hasta hacer que me corriera por tercera vez dentro de ella. Después me mandó que la volviera a comer el coño lefado para poder correrse . Cuando terminamos ya nos quedamos mas relajados y luego Raquel se quedó dormida. Yo por mi parte me la hubiera estado follando toda la noche.

Me ponía mucho la nueva Raquel mas agresiva en la cama. Sin embargo no dejaba de darle vueltas a lo que me había contado de que “me follaba muy bien”. No quería parecer un pesado y tenía que andar con mucho tacto para ver como podía sacar el tema con ella sin que se molestara. Pero tenía que hacerlo, me picaba la curiosidad sobre que es lo que había estado haciendo Raquel en Londres y con quien había estado follando durante el verano, necesitaba saber todos los detalles…

Y quedaba otro tema pendiente. Aunque la relación empezaba a ir muy bien otra vez nos quedaba un poso ahí que tarde o temprano había que tratar. Lo que pasó con Miguel…

En lo primero que me puse después de nuestro encuentro en el hotel fue en el tema del piso. Quería volver a vivir con Raquel. Aunque me daba muchas largas sobre el tema era claro que ya no podía estar en nuestro piso. Me acerqué a una agencia inmobiliaria para que pusieran el piso en venta. Ya sabía que iba a perder mucho dinero y lo tendríamos que vender por bastante menos precio de lo que nos había costado.

Mientras tanto nosotros seguíamos igual, viéndonos poco a poco. Raquel quería cambiarse el color del pelo y volverse a poner en su moreno natural, pero yo la dije que esperara un poco más. Quería follármela unas cuantas veces mas con el pelo rojo. Me daba bastante morbo. Ella seguía viviendo donde sus padres y yo en el piso solo. Había cambiado de trabajo, ahora había pasado a trabajar a otra tienda de deportes bastante grande y también había vuelto al gimnasio, no tardó en perder los kilos de mas que trajo de Londres. Ahora sus piernas volvían a lucir fibradas y su culo grande, redondo, duro y majestuoso sin un ápice de celulitis.

En cuanto al tema sexual íbamos follando donde podíamos. En el coche, o íbamos a un hotel o si salían sus padres de casa un par de horas aprovechábamos para follar como en la época universitaria. Mención aparte merecen los tremendos pajotes que me hacía en el cine. Fue una étapa bastante buena sexualmente, el cambiar de sitio en el que follar ayudaba bastante y hacían mucho mas morbosas las relaciones. Aunque también es verdad que Raquel fue bajando un poco la intensidad con la que había llegado de Londres, ya se iba pareciendo mas a la Raquel anterior de nuestros encuentros con Miguel.

De su ligue de Londres poco mas sabía, no había encontrado el momento adecuado para poderla preguntar y sacarla información.

Por suerte después de Navidad encontramos a una pareja que quería comprarnos el piso. Resultado: Con lo que nos pagaron pagamos lo que nos quedaba de hipoteca, lo comido por lo servido y como se suele decir, tocaba empezar otra vez de cero en otro sitio.

Unos días mas tarde me llamó Raquel para decirme que sus padres se iban a ir de viaje 3 días, que teníamos todo el fin de semana en su casa para nosotros solos. Ya había pasado unos 4 meses desde que Raquel había vuelto de Londres. Su pelo había crecido bastante y ya había cambiado el rojo por su moreno natural. Todo empezaba a volver a ser como antes mas o menos.

Llegué a casa de sus padres el viernes por la tarde con una bolsa de deportes con ropa para pasar el fin de semana. Raquel no me dejó ni tiempo para instalarme, fuimos a su habitación y me tumbó en la cama para después hacerme una de sus mamadas. Se notaba que tampoco había perdido mucho práctica en esto, pero me encantaba los esfuerzos que hacía por tragarse un poco mas del capullo de mi enorme polla. Apenas le entraba en la boca el capullo y poco más. Luego me la meneó despacio, pero eso no impidió que me corriera bastante rápido sobre mi cuerpo. En el fondo yo creo que a Raquel le gustaba que en la primera vez me corriera rápido y ver salir una buena cantidad de leche.

Intenté poner mi polla apuntando a su cara para correrme pero ella en un gesto sútil bajó de mi rabo hacia abajo para que bañara mi propio torso. Todavía podía escuchar las palabras de Miguel contándome como mi chica dejaba que se corriera en su cara, cosa que yo nunca había tenido la suerte de hacer.

Aquella noche follamos otras dos veces mas. Al día siguiente después de comer estábamos en el salón tranquilamente preparados para ver una película recostados en el sofá cuando Raquel recibió un what..sapp. Lo miró y parece que se puso algo nerviosa.

– ¿Quien era?

– No nadie, me

– Hombre, de alguien sería, ¿no?

– Que no es nada, déjalo…

– Pero bueno, vaya tontería, me puedes decir quien era que no crea que sea para tanto…mira ahora ya quiero saberlo…dije un poco enfadado

Raquel me enseñó la pantalla del móvil fugazmente. Un tal Jorge.

– Jorge…¿y ese quien es?

– Es el chico de Londres…con el que estuve…vamos, con el que tuve el rollo, dijo Raquel

– ¿Con el que tuviste el rollo?, ¿no decías que no era nada?…y cuatro meses después, os seguís escribiendo…a mi eso me parece mas que nada…no sé…

– Si, de vez en cuando nos escribimos, pero vamos que tampoco hablamos de nada, solo para ver que tal estamos y cosas así, tranquilo que no hablamos de sexo ni cosas raras de volver a vernos…bueno, eso puede que alguna vez me lo dijera él…

– ¿Lo de volveros a ver?

– Si, eso, pero yo le he dicho ya desde que volví que estaba contigo y que no quería nada con él y ya no ha insistido…

– ¿Como?….es que no entiendo nada…a ver me dices que el tío con el que estuviste enrollada, te sigue escribiendo, que te pide volveros a ver, luego te llega el mensaje y te pones nerviosa, por no decir que no me has comentado nada de que os seguías escribiendo…

– Tampoco te voy a decir con toda la gente con la que hablo por el whats…app, con amigos, las compis del trabajo, amigas, grupos del padel…

– Hombre…yo creo que este chico no es cualquier persona, me lo tenías que haber dicho…

– Vale, si llego a saber que te ibas a poner así, te lo hubiera dicho

– No me he puesto de ninguna manera, no estoy enfadado, solo te digo que me parece raro que un tío con el que has estado enrollada pues te siga escribiendo después de cuatro meses, yo creo que me lo podías haber dicho…

– Bueno no te pongas celoso, me dijo Raquel acercándose en plan juguetón…

– Que no me he puesto celoso…

– Pues quien lo diría…

– Mira Raquel, ayudaría algo si me contaras algo de ese tío, no sé, algo…es que no me has dicho nada.

– Tampoco hay mucho que contar, cuando me fui a Londres al piso de mi amiga Lorena, pues Jorge era uno de sus compañeros de piso…así le conocí…

– ¿Como??????, ¿que el tío con el que has estado enrollada vivía con vosotras en el piso??

– Dicho así, puede sonar raro, pero sí, era compañero de piso de Lorena y luego cuando llegué yo…pues eso…que compartíamos piso…

– Y….ehhhhh….bueno, ¿lo hacíais en el piso?…

– Pues si vivíamos los dos allí, pues claro no nos íbamos a ir a un hotel…

– ¿Y Lorena?…¿no te decía nada?

– Ella tardó en enterarse…de que estábamos liados, además él tenía novia e ibamos con mucha discreción…tampoco tendría porque decirme nada…

– O sea, que has estado viviendo con un tío tres meses con el que estabas follando…

– Bueno tampoco…ehhh….nos líamos desde el primer día…

– ¿Y cuanto tiempo pasó?

– ¿Para liarnos?…pues unos 10 días o así, dijo Raquel…

– Y ¿has estado con él hasta antes de volver de Londres?….

– Si, mas o menos…

– O sea que has estado unos 80 días con él…

– Jajaja, bueno pues mas o menos, tampoco los he contado…

– ¿Lo hacíais a menudo?

– ¿Como?

– Pues eso….que si follábais mucho…

– Mira David…estás muy preguntón…tampoco tengo que estarte contestando si no quiero, tu y yo no estábamos juntos…podía hacer lo que quisiera

– Ya, pero ahora sí…y ese tío te sigue escribiendo…quiero saber…no sé como decirlo, ehhh…si tengo que preocuparme por ese tío…

– ¿Preocuparte??, ¿porque?

– No sé que grado de implicación podíais tener, si estábais bien juntos, si te gustaba mucho, no sé como era vuestra relación…

– Joder, que no había ninguna relación, ¿vale?, el tenía novia, y yo no quería nada con él, pero…si casi ni me gustaba fisicamente…era solo sexo, joder, ¿te vale así?…follábamos y ya está…

En cuanto dijo esto Raquel, no sé porque pero se me puso muy dura. La tumbé en el sofá y comencé a quitarla sus mallas grises de estar por casa. Estaba desnuda de cintura para abajo. Yo me bajé el chandal lo justo para sacarme la polla y me puse sobre ella en la postura del misionero sin todavía metérsela. Raquel se dió cuenta de lo cachondo que me había puesto.

– ¿Así que solo le querías para follar?, dije apoyando mi polla contra su coño y dejándola allí extendida…

– Si, solo le quería para eso…tenía ganas de follar y fue el que tuve mas a menos, ¿te gusta eso verdad?…se te ha puesto muy dura…

– Si, me gusta eso, me pone mucho eso, que solo le quisieras para follar…y bueno…¿habéis follado mucho entonces?

Raquel me agarró la polla y ella misma se la fue introduciendo muy poco a poco.

– Mmmmmmmmm….siiii…hemos follado mucho….mmmmmmmmm…hemos follado muchísimo joder…¡¡¡¡¡follábamos casi todos los días!!!!

– Joder!!!!! y ¿te follaba bien?, dije moviéndome lentamente

– ¿Quieres saberlo?….¿ya no estás celoso?…¿de verdad que quieres saberlo?

Fui metiéndosela hasta el fondo, hasta que mis huevos chocaron con su coño, mi morenita se había mojado en cuestión de segundos, comencé a acelerar el ritmo de la penetración…

– Yo no estoy celoso, solo quiero saber si has estado bien follada en verano…dije pasando mis manos por debajo para ponérselas sobre su culo y abrir sus nalgas…

– Si, no te preocupes, me han follado muy bien….

Me dejé caer sobre Raquel apoyándome sobre ella mientras seguía agarrando su culo y metiéndosela despacio. Mi pollón se deslizaba con mucha suavidad dentro de ella. Su coño desprendía mucho calor y aunque acababa de metérsela sentí que no iba a tardar mucho en correrme.

– ¿Y que mas hacías con él?…¿se la chupabas?…¿tenía la polla grande?…vamos dime guarradas…quiero que me cuentes todo…

– Pues si, claro que se la he chupado, le gustaba que lo hiciera…

– Joder que zorra, dime…¿se la has chupado muchas veces?…¿la tenía grande?…

Raquel sonrió lascivamente mientras gemía muy despacio.

– La tienes tu mas grande tranquilo….

– O sea que te cabía entera en la boca…

– Anda…venga déjalo…no sé si me cabía entera…y yo que sé

– ¿Se la has chupado muchas veces?…

– David, por favor…no sigas con esto…

– Por favor, dímelo….estoy a punto de correrme…solo dime eso, si se la has chupado muchas veces…

– Siiii, dijo Raquel casi para complacerme…se la he chupado muchas veces…

– ¿Todos los días?…

– Siii, me dijo Raquel mirándome a los ojos y con voz sensual, se la chupaba todos los días, estaba todo el día mamándosela en el piso, no sé ni cuantas mamadas le he hecho este verano….

Luego me quedé quieto dentro de mi chica. Ya no podía seguir follándomela porque estaba a punto de correrme, pero Raquel se dió cuenta y fue ella mismo la que movía sus caderas lentamente debajo de mi.

– No te muevas, no te muevas!!!!!!, supliqué a Raquel

– Shhhhhhh….no te preocupes, córrete dentro de mi….venga córrete!!!…ya sé que estás a puntito…

Intenté retrasarlo todo lo que pude quedándome lo mas rígido posible y apretando los labios, pero pasó lo inevitable. Comencé a descargar abundantemente dentro de ella mientras Raquel se seguía moviendo muy despacio casi follándome ella a mi. Luego me salí de dentro y me senté casi a sus pies. Cuanto había estado dentro de ella ¿un minuto y medio?. Me sentí fatal mirando el coño abierto de Raquel que no había cerrado las piernas, estaba rojo e hinchado, como si estuviera muy excitada. Fui a ponerme sobre ella para meterla dos dedos y por lo menos terminar el trabajo, pero me sujetó el brazo y me dijo que no tiernamente con la cabeza.

– No, tranquilo, estoy bien…, dijo Raquel

– Vale, como quieras. Oyes, ¿te importa que me eche un rato la siesta?…estoy un poco cansado

– ¿No íbamos a ver una peli?, dijo Raquel limpiándose el coño…

– Cuando me levante la vemos, me apetece echarme un poco…me he quedado un poco plof después de correrme…no sé…

– Bueno, como quieras…

Me levanté y me dirigí a la habitación de Raquel, pero antes de salir ella me llamó desde el sofá. Se estaba subiendo las mallas grises…

– David, ¿estás bien?…te has quedado un poco raro…te quiero…anda ven aquí a darme un beso.

– No tranquila, que estoy bien, solo es que necesito dormir un poco…, yo también te quiero, dije volviéndome donde ella y agachándome para darle un pico.

Me metí en la cama y no sabía realmente porque me encontraba tan de bajón. Me había excitado mucho con lo que me había contado del chico de Londres y quería saber más, quería saber todo lo que pudiera contarme. Para nada me sentía celoso, aunque reconozco que no me sentó nada bien que ella me ocultara los mensajes que se traía con el tal Jorge, lo que pasó con Miguel empezó a ir mal en el momento que Raquel dejó de contarme lo que hacían. O eso es por lo menos lo que yo pensaba. Así que ahora prefería saberlo todo, que ella no me dejara al margen.

Y luego estaba lo del tema de Miguel, alguna vez tendríamos que hablarlo. Pero me costaba mucho sacar el tema. Con estos pensamientos me fui quedando dormido, hasta que un par de horas mas tarde una mano que jugueteaba con mi polla me despertó.

– Vamos dormilón, levántate!!, me dijo Raquel que se había metido en la cama detrás de mi agarrándome el paquete.

Eché la mano hacia atrás para tocar su culo y me di cuenta de que mi chica estaba casi desnuda. Tan solo llevaba puestas unas braguitas. Raquel metió la mano por dentro del calzón y me agarró la polla que ya empezaba a estar morcillona.

– Venga, que hay que aprovechar bien este fin de semana, ¿ya has descansado?….

Me di la vuelta y me puse de lado frente a Raquel.

– Oyes Raquel, lo de antes, perdona….no sé que me ha pasado…

– No tienes que pedirme perdón por nada….y claro que sabes lo que te ha pasado…te has excitado mucho cuando te he contado lo de Jorge…y por eso te has corrido….bueno…mmm… tan rápido….

– Bueno si….pero no es eso exactamente, son mas cosas. Llevamos otra vez juntos cuatro meses, pero noto como que algo no va bien y los dos sabemos lo que és. No hemos tocado un tema que deberíamos hablar para superarlo y luego está lo del piso, lo de salir por separado, pero sobre todo lo que pasó antes de que te fueras, hay que hablarlo porque sino es como que hubiera algo ahí que no nos deja estar como antes…

– Si, sé lo que dices, pero no es fácil, supongo que tarde o temprano tendríamos que hablarlo, en cuanto lo de Jorge no tienes que preocuparte, Raquel se levantó al salón y volvió al momento con el móvil..

Me lo lanzó a la cama.

– Puedes leer lo que quieras de lo que hablo con Jorge desde que he vuelto, no he borrado nada…

– No me interesa Jorge, bueno si me interesa, pero ahora quiero hablar de lo que pasó con Miguel, ¿te parece bien?…

– No me lo esperaba así tande repente, pero me parece un momento perfecto, dijo Raquel poniéndose una camiseta sobre su cuerpo desnudo…luego se sentó en la cama a mi lado y empezamos a hablar…

– No sé ni por donde empezar con esto, a ver…ehhhh…¿has vuelto a ver a Miguel?, ¿sabes algo de él?.., dije yo

– No, desde la última vez que estuve en su casa, no hemos hablado ni nada en todo el verano, ni nos hemos llamado ni whatss…nada…no sé nada de él…

– Vale. Yo tampoco, bueno le he visto este verano, pero no hemos hablado nada, la última vez que hablé con él fue cuando vino a casa a decirme que me ibas a dejar…

Raquel bajó la vista algo avergonzada, desde luego que no era un tema fácil de tratar para ninguno de los dos.

– Si, se lo comenté que no estaba bien contigo y que necesitaba un tiempo, no sabía que había ido a decírtelo…

– Si, subió el dia anterior a que te fueras, tampoco te voy a negar que no me lo esperaba, ya no iba muy bien la cosa entre nosotros…pero no por ello me quedé menos jodido…

– Yo también lo he pasado muy mal, no creas que has sido tu solo…me dijo Raquel

– Ya, no ha sido fácil, no salió la cosa como pensaba

– ¿Y como pensabas que iba a salir?…no podía acabar nada bien, estaba follando con el vecino de abajo, un tio de 55 años…

– Si, ya, pero era una fantasía, un juego que teníamos entre tu y yo aunque no salió como fantaseamos, no me negarás que al principio era muy morboso, pero luego me dejastes de lado…era muy duro oir como follábais y tu ya no me contabas nada, como cada vez estabas mas fría conmigo…me gustaba como subías las primeras veces y me contabas vuestros encuentros, como me relatabas lo que habías hecho con él, me ponías a mil…

– Pero se me fue de las manos, me dijo Raquel, se nos fue a los dos, teníamos que haber tenido los encuentros cuando hubieramos querido nosotros, alguna vez, incluso muy de vez en cuando si me apuras como juego, pero yo no era yo, perdí el control, lo perdimos los dos, teníamos que ser nosotros los que decíamos como y cuando, pero no fue así, se hacía todo a la manera de Miguel y nosotros no hicimos nada, yo no podía, era superior a mi, era como si estuviera “enganchada” a ese tío, me es duro decir esto, pero me follaba cuando le daba le gana y yo le dejaba que me hiciera de todo, no se explicarlo y luego me sentía fatal cuando terminabamos, cada vez peor y cada vez necesitaba mas esos encuentros, ya no tenía la cabeza ni en el trabajo ni en nada, solo quería follar con él, cada vez mas y me sentía peor, cuanto mas follábamos peor estaba y ya no tenía ganas de compartirlo contigo, lo último que quería era revivirlo luego otra vez en casa. Te necesitaba, necesitaba la ayuda de alguien, pero no podías hacer nada, en el fondo te echaba la culpa de todo, tu me habías empujado a que lo hiciera, a que estuviera con él, llego un momento en que no podía estar contigo y yo te quiero mucho, te quería y esa sensación que tenía hacia ti no me gustaba e iba cada vez a mas, ya no quedaba nada para empezar a….no sé como decirlo….a odiarte o despreciarte, así que preferí dejarlo todo y desconectar, tenía que irme sola, a lo mejor no lo hice bien, pero en ese momento necesitaba un cambio instantáneo…

El escuchar a Raquel hablar así de Miguel hizo que mi polla empezara a crecer bajo las sábanas. Estaba enganchada a él, me había reconocido que Miguel se la follaba cuando le daba la gana y que hacían de todo. Puedo parecer un cerdo, pero escuchar eso de boca de Raquel hizo que me empalmara. Yo no quería hacerlo, mi chica se estaba sincerando conmigo, estaba pasando un mal trago y yo mientras con la polla tiesa…

– Joder Raquel, no sabía que lo pasaras tan mal..¿te gustaba Miguel?, ¿estabas enamorada de él?

– No, no estaba enamorada, de eso si estoy segura…

– Os escuché la última vez que estuvísteis juntos, a ti llorando, suplicando que no te dejara, yo pensé que estabas pillada por él…

– Yo no le supliqué, me dijo Raquel, pero él si debía pensar que estaba enamorada de él o que iba tras él o algo así, me sentó mal cuando dijo que no quería volver a verme, que era mejor que lo dejáramos, que no se quería meter en la relación y que no quería que rompieramos por su culpa..¡¡¡a buenas horas le entraron los remordimientos!!!!!….se debía pensar que quería dejarte para irme con él, pero yo no quería eso, lo que pasó es que no me lo esperaba que me dijera que no quería volver a verme, me sentó muy mal…

– ¿Querías seguir viéndole?

– No como pareja, por dios, eso no, ¿tu piensas que podría salir con un tío así mayor?, me moriría de vergüenza de presentárselo a mis amigas, a mis padres, nunca saldría con él y ya tenía pensado irme a Londres, pero si me dices si en ese momento quería seguir follando con él te diría que si…

– ¿Y ahora?

– ¿Ahora que?

– ¿Que si follarías con él?

– No, claro que no, estoy contigo y ahora estoy bien, estamos bien otra vez, ha pasado el tiempo…

– Ya, como has dicho que estabas enganchada, ¿como sabes que ya no estás enganchada a él?, antes también estábamos muy bien y eso no impidió que follaras con él…¿y si le volvieras a ver ahora?

– Si, pero tu querías que lo hiciera, querías que follara con él, tenía tu consentimiento, ahora, ¿querrías viendo lo que pasó que lo volviera a hacer?

– No, claro que no, viendo lo que pasó claro que me gustaría dar marcha atrás para que no hubiera pasado nada, pero ahora que ha pasado…ehhhh…sabes que me gusta esto, me daba mucho morbo que estuvieras con él., que follárais a mis espaldas..no sé porque pero me excitaba mucho, lo que te digo es que tu misma me reconoces que estabas enganchada a él, si él te lo pidiera, ¿tu crees que volverías a caer?…

– No, seguramente no, no querría volver a pasar por lo mismo

– Yo tampoco, mira, el último día que estuvísteis juntos sabía lo que iba a pasar, que me ibas a dejar, incluso te escuché llorar y decirle que no te dejara y luego terminásteis follando, aunque me sentía muy mal, pero no pude evitar que se me pusiera dura mientras os escuchaba follar. No solo eso, me hice una paja escuchando como te daba por el culo….

– Mira David, yo no quiero volver a pasar por lo mismo, sé que te excita mucho, pero no quiero estar con otros, no quiero que vuelva a pasar lo de Miguel, ¿me entiendes?…yo no quiero ese tipo de relación…

– Ya lo sé Raquel, no te preocupes, puedo vivir si eso, sin que folles con otros, pero por lo menos deja que juguemos con ello, que fantaseemos, yo creo que tu te excitas también bastante con estas cosas. No quiero volver a perderte, lo he pasado muy mal sin poder hablar de estas cosas con nadie…

– Yo también lo he pasado muy mal, antes de ir a Londres estuve un par de días en Madrid con mi mejor amiga Silvia, siempre nos hemos contado todo y te aseguro que me fue dificil contarle esto a ella, fue mi paño de lágrimas…

– ¿Silvia lo sabe todo?

– Si, ella sabe todo lo que pasó, a decir verdad no está muy de acuerdo en que volvamos a estar juntos…

– ¿Ah no?

– Ya sabes que ella es muy directa…

– Y muy zorra!!

– Jajaja, no te pases…me dijo una cosa que se me quedó grabada cuando volví de Londres y la comenté que iba a volver contigo….

– ¿Sii, que te dijo?

– Es que me da cosa decirlo…

– Venga ahora no tieres la piedra y escondas la mano, dímelo…

– Bueno, me dijo, ¿de verdad quieres volver con él después de lo que te hizo hacer?…¿quieres que ese cornudo sea el futuro padre de tus hijos?

– Joder, ¿de verdad me llamó cornudo?…que hija de puta!!!

– Si, lo hizo, pero que no te siente mal, no quiero que salgas a malas ahora con Silvia

– No, tranquila, no me lo tomo a mal, de hecho no sé como tomarme que tu mejor amiga me llame cornudo…

– Mira olvídalo, de esto como si no te hubiera contado nada, Silvia es un apoyo muy grande para mi y no quiero que por esta tontería os enfadeís…

Descubrí la sabana que me tapaba y enseñe a Raquel la erección que tenía bajo mi pijama. Sus ojos se abrieron como platos.

– Joder, ¿la tienes dura?, no me lo puedo creer. Estamos aquí hablando de un tema muy serio y se te ha puesto dura…ni tan siquiera podemos hablar de ello sin que te empalmes…me dijo Raquel no sé si enfadada o resignada…

La cogí por las axilas y levanté su cuerpo para sentarla a horcajadas sobre mi. Yo estaba sentado con la espalda en el reposacabezas de la cama. Como pude empecé a quitar las braguitas a Raquel…

– ¿Que haces David?…dijo ella sin oponer mucha resistencia…

– Luego si quieres seguimos hablando, pero ahora tengo que volver a follarte, dije levantando un poco la cintura para poderme sacar la polla. Raquel ya se terminaba de sacar las braguitas ella misma…

Me agarré la polla y fui acomodando a Raquel encima de ella. Fue entrando poco a poco, hasta que conseguí metérsela entera. Raquel estaba sentada sobre mi con toda mi polla incrustada en su interior. Puse las dos manos sobre su culazo y le pedí que se quitara la camiseta, sus dos tetitas quedaban a la altura de mi cara y me lancé a mordisqueárselas muy despacio y chuparle los pezones mientras ella se movía sobre mi dulcemente…

– ¿Sabes una cosa?, le dije a Raquel…

– Mmmmmmm….ahhhhh….dime….dime cariño….

– Tu amiga Silvia tiene toda la razón…

– ¿¡¡Como dices!!!???

– Siii…que tiene toda la razón…aunque ya no lo volvamos a hacer y no estés con mas tíos, solo conmigo, ¡¡soy un cornudo!!!….eso ya no lo podemos borrar…siempre llevaré la condición de cornudo mientras tu y yo estemos juntos…

– Para mi no lo eres…

– Puedes decirme lo que quieras, pero en el fondo piensas como tu amiguita Silvia…¿verdad?…no me importa que lo pienses, es mas, me gustaría oírtelo decir…

– David, no voy a decirte…

– Shhhhhhh, dije metiendo mi dedo corazón en su boca para me lo mojara. Lo bajé hacia abajo para metérselo por el culo mientras se seguía moviendo…

– Despacio, despacio!!!, dijo Raquel inclinándose hacia delante lo poco que podía para intentar abrir un poco su ano y que mi dedo entrara mas fácil…

– Mmmmmmm….ya está todo el dedo dentro de tu culazo!!!, come me gustaría follártelo como el puto viejo!!!!

– Muévelo despacio, muévelo despacio!!!!…y tu estate quieto, solo céntrate en mover el dedito…dijo Raquel bajando una mano para empezar a masturbarse.

Comenzó a moverse en circulos sentada encima de mi, no subía y bajaba sobre mi polla que estaba toda dentro de ella, solo se movía mientras se masturbaba y yo seguía jugando con todo el dedo dentro de su ano. Sus pezones se pusieron muy duros y me rozaba con ellos por la cara. Yo no quería estropearlo y no hacía nada, solo me preocupaba de mi dedo dentro de ella, cerré los ojos dejándola hacer a Raquel. Ella ya estaba a punto de correrse…levantó un poco sus caderas y mi polla salió unos centímetros y luego se volvió a dejar caer sobre ella para metérsela hasta los huevos. Repitió esta operación varias veces a la vez que también movía el culo en círculos sobre mi, incrementó el volumen de sus gemidos y el ritmo con el que se movía…

– Méteme otro dedo en el culo!!!!, méteme otro dedo en el culo!!!!!!!, dijo Raquel a punto de correrse….

Mojé el dedo indice con los flujos que salían de su coño, varias veces me llegué a rozar con los dedos de ella que se movían freneticamente en su clitorix y cuando lo tuve bien mojado se lo metí por el ano sin sacar el dedo corazón. Ahora ya tenía dos dedos incrustados en su culo. Raquel gimió mas alto…

– Ahhhhhhhh….ahhhhhhhhhhh….dios…voy a correrme, voy a correrme joder!!!!!

– ¿Vas a correrte zorra?…

– Shhhhhhhh cállate, cállate, no digas nada, dijo Raquel cerrando los ojos concentrada en su orgasmo.

Era como si yo solo fuera una polla sobre la que sentarse y me quisiera para que la metiera los dedos por el culo. No me necesitaba para nada mas, con eso era suficiente para correrse. Su culo se puso duro como una piedra aplastándome los dedos dentro y Raquel se quedó quieta de repente. Se detuvo en seco. Un grito de placer salió de su boca aumentando a cada segundo…

– AaaaaaaaaaaaaaaaaaAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHH HHHHHHH!!!.. cállate joder, cállate la boca CORNUDO!!!!!!me corro, me corrooooo!!!!…ME CORRO CORNUDOOO!!!!!!!!!!!!!!!!!

Su cuerpo comenzó a convulsionarse, eran como pequeños espasmos que la hacían temblar de placer. Su culo se contraia abriéndose y cerrándose sobre mis dedos. Raquel con los ojos cerrados me agarraba por el pelo y me apretaba mi cara contra sus tetitas. Podía sentir su orgasmo a través de todo mi cuerpo. Fue alucinante. No me atreví a decir ni hacer nada para no estropeárselo, pero que me llamara cornudo de aquella manera fue superior a mis fuerzas. Una vez que ella ya se había corrido me dejé llevar.

Aunque Raquel ya no se movía, seguía encima de mi con los ojos cerrados recuperándose de su orgasmo y yo comencé a eyacular dentro de ella. No quise avisarla, me había mandado callar y no quería estropearla el momento, quería que lo siguiera disfrutando. Intenté ahogar mi gemido lo mas que pude para que no se notara, era como un orgasmo reprimido, no sé porque me corrí así de esa manera tan sumisa, pero lo disfruté como hacia tiempo que no lo hacía…estaba convencido de que Raquel no se había dado cuenta…

Se salió de dentro de mi y se fue al baño, mi polla seguía dura pero Raquel ni se fijó en ella. Me quedé mirando su tremendo culo y me dije para mi mismo que tenía que follármela por detrás. Después de penetrar aquella maravilla ya me podría morir agusto¡¡¡tenía que dar por el culo a Raquel!!!!. Ella se giró sabiendo lo que estaba mirando.

– Ha estado genial, que manera de correrme…¿te parece que me pegue una duchita y luego salimos a dar una vuelta y cenar algo?

– Me parece bien, pero luego volvemos a casa, no quiero salir por ahi, nos venimos a ver una peli.

– Vale…perfecto…tenemos que seguir hablando de esto ahora que hemos empezado…ahhh se me olvidaba …para otra vez, avísame cuando vayas a correrte…

El fin de semana estaba siendo una pasada. En menos de 24 horas me había corrido ya cuatro veces y lo que es mas importante ya habíamos tratado el tema de Miguel e incluso algo el tema de la infidelidad consentida. No me pareció que Raquel se negase en redondo a esa posibilidad. De momento no era algo que me preocupara, todo estaba muy reciente lo que había pasado con Miguel y no era plan de ya empezar a tratar otra vez el tema de cuernos o de tríos. Había que darle bastante mas tiempo.

Por otra parte tengo que reconocer que me sorprendió mucho la confidencia de Raquel de que se lo había contado todo a su amiga Silvia.

Silvia es la mejor amiga de Raquel de toda la vida, tiene dos años mas que ella, unos 29-30, yo tampoco la conozco mucho porque al poco de empezar a salir con Raquel se marchó a trabajar a Madrid dejando los estudios universitarios sin acabar. Es una rubita muy guapa y atractiva, de altura como Raquel, tiene un cuerpito muy compensado, buen culito pequeño y redondo y unas tetas medianas a las que sabía sacar buen partido. En el fondo me alegré de que se marchara a Madrid cuando empecé a salir con Raquel porque así podía tener mas tiempo para estar con ella y además porque la rubita es una zorra de cuidado. Si, Silvia es de las que no pasan desapercibidas en los bares, la gusta hacerse notar con sus bailecitos y es de las que con tal de conseguir una copa gratis puede llegar a ser una gran calienta pollas. No sé si algún noviete la ha durado mas de 6 meses, pero por lo que me contaba Raquel se ha puesto las botas a follar en Madrid, cuando aquí en nuestra ciudad era de las de mucho calentar y poco follar. No es que me hiciera mucha gracia cuando Raquel iba a verla a Madrid porque se de que palo iban cuando salían de fiesta y solían terminar la noche rodeadas de algún grupo de chicos.

Fuimos a dar una vuelta y luego a cenar a un restaurante de comida rápida. Seguimos hablando durante la cena lo que nos había pasado antes del verano, todo lo del tema de Miguel. Ya para terminar le hice a Raquel una última pregunta

– ¿Te gustaría volver a ver a Miguel o quedar con él?

– No, no tenemos nada de lo que hablar. Lo que pasó para mi es tema cerrado…

– Vale…me parece muy bien…

– Oyes…me dijo Raquel bajando la voz, lo de antes…ya sabes…bueno lo de cornudo y tal, que lo siento, no te quería insultar, bueno solo lo dije para excitarte…

– No te tienes que disculpar Raquel, si te digo la verdad me puso a mil que me lo dijeras y además sé que a ti también te pone todo esto, aunque lo sigas negando…pero me puedes decir lo que quieras ya lo sabes y no me va a molestar…por cierto déjame tu móvil…

– ¿Mi móvil?, dijo Raquel , ¿para que lo quieres?

– Anda, no me dijiste en casa que podía ver lo que hablabas con en el de Londres, pues ahora me apetece verlo, todavía no me has contado casi nada de él…

– Tampoco hay mucho que contar, no tengo nada que ocultar, toma, dijo pasándome el móvil…

Eché un vistazo rápido a sus conversaciones y no había mucho que reseñar, que tal estás, a ver si vienes a verme, lo normal. Entré en la foto de perfil del whats…app de Jorge y estaba él con su supuesta novia (otra cornuda). Me parecía un tío mas bien normalito tirando a feo.

– No parece gran cosa en la foto, dije yo, podías estar con tíos mejores…

Lo que en principio intenté que resultara un halago sonó como con que menudo tío feo te has ido a follar. Raquel se puso algo colorada e intentó replicar…

– Tampoco estaba tan mal, bueno….tampoco me iba a casar con él, si te digo la verdad casi fue lo que tuve a mano…

– Dime algo de él…

– ¿Que quieres saber?

– No sé, que hacía en Londres, cuantos años tiene, si follábais mucho…lo normal…

– Cuidado que eres brutito majo…venga vamos ya para casa y lo hablamos por el camino.

Salimos del restaurante y nos fuimos de nuevo a casa de los padres de Raquel, por el camino me fue contando algunas cosas del tal Jorge. Era algo mas joven que Raquel, 25 años, del norte de españa y cuando había terminado los estudios se marchó a Londres a mejorar su inglés. Trabajaba por la tarde noche en un restaurante y tenía una novia de toda la vida (que por cierto, tan poco era gran cosa cuando vi su foto) aunque la novia vivía en España. Era un tío mas bien callado o reservado y ya digo que fisicamente normal, no parecía muy deportista y por su color de piel no debía tomar mucho el sol.

– Por lo que me has contado no parece nada del otro mundo….¿y en la cama como era?…

– Eso es lo que te interesa a ti, ¿que pasa que quieres volver a follarme mientras te lo cuento?…¿no has tenido suficiente por este finde?…

– Todavía nos queda un día…así que empieza a hablar…

– Pues, no sé que decirte, exactamente que quieres saber, me dijo Raquel ya entrando en casa….

Directamente nos fuimos al sofá, comenzamos a enrollarnos de nuevo, pero yo no podía dejar de preguntar., preferí no tocar mas de momento lo que había pasado con Miguel.

– ¿Y como es que te liaste con él, si dices que no te gustaba?

– Pues no sé, una noche que fui a cenar donde trabaja y luego quedamos a tomar algo y ahí nos enrollamos, esa noche…bueno no hicimos nada porque al llegar al piso estaban Lorena y la otra chica y tampoco quería que nos escucharan

– O sea, que te lo hubieras follado la primera noche…

– Si…seguramente si…ese día me apetecería

– ¿Y era bueno en la cama?

– Veeeenga, déjalo ya David, ¿o es que quieres todos los detalles?

– Pues claro que quiero todos los detalles, ya lo sabes…

– No hace falta que sigamos hablando de esto, si ya la tienes dura, dijo apretándome el paquete por encima del pantalón…

– Venga Raquel, me apetece saber un poquito mas, venga por favor, solo un poquito mas…

– ¿Qué quieres saber?

– ¿Tenía buena polla?, pregunté sobando sus tetas y besando el cuello de Raquel…

– Bueno no estaba mal, pero mucho mas pequeña que la tuya…dijo abriéndome el pantalón y sacándome la polla, para después comenzar a masturbarme lentamente…

– Mmmmmmmmmmm….despacio nena…despacito…que quiero que me cuentes mas cosas…y ¿se le ponía muy dura cuando estabais juntos?

Raquel agachó un poco la cabeza como si la pregunta la hubiera incomodado y luego dejó escapar una sonrisilla traviesa. Mientras tanto no paraba de menearme la polla susurrándome cerdadas al oido.

– Pues claro…jajaja, no me podía quejar…se le ponía muy dura…

– ¿Mas dura que a mi?

Raquel comenzó a apretarme la polla y a soltármela como si estuviera comprobando la dureza que tenía mi miembro. Ese gesto hizo que se me pusiera mas a tono si cabe, me sentía poderoso en ese momento viendo la mano de Raquel que parecía muy pequeña intentando abarcar el grosor de mi enorme pollón. Apretó y soltó una última vez antes de seguir meneándomela.

– Bueno, esta no está nada mal, pero…si, a Jorge se le ponía mas dura, me dijo Raquel.

Me puso enormemente cachondo que utilizara su nombre mientras me pajeaba y me seguía hablando.

– De hecho es de las cosas que mas me gustaban de él, lo dura que se le ponía, podía tener una cosita normal aquí abajo, no como la tuya, pero joder se le ponía como una piedra. Mira ¿ves?, yo te aprieto un poco y si, está dura, pero mis dedos se meten un poco hacia dentro, me supongo que será normal, no podrás concentrar tanta sangre aquí abajo al ser tan grande, pero la de Jorge, era, fffffff…apretaba así y es que estaba como si apretaras un palo…nunca había tocado una polla tan dura como la de él y aguantaba con ella bastante tiempo así…no se le bajaba y controlaba perfectamente cuando correrse…

Aquello no sé si fue una insinuación a lo rápido que me corría o lo había hecho sin darse cuenta, pero en una frase me había dicho que el chico de Londres tenía la polla mas dura que yo y que también aguantaba con ella empalmada mas tiempo…

– Joder y dime, ¿Qué hacías con él en la cama?…¿follábais mucho?…porque tres meses dan mucho de si…

– Mira David, ahora me apetece que me folles tu, dijo Raquel empezando a quitarse los pantalones ella misma para quedarse en braguitas…

– ¿No ves que esto te pone tanto a ti como a mi?, dije acariciando su húmedo coño por encima de las braguitas…

– Me apetece ahora follar contigo y no hablar de otros, dijo Raquel abriéndose de piernas para dejarse hacer…

– Venga, solo alguna cosa, ¿Qué es lo que mas le ponía a él?…¿se la chupabas?…vamos dime algo…

– No sé….bueno si, lo que mas le gustaba, te vas a reir, era la ropa interior, si eso le ponía mucho lo de los conjuntitos, sobre todo el tema de los ligueros y esas cosas…de hecho me regaló varias conjuntos…

Me puse rígido en el sofá ante lo que me acababa de contar Raquel. De verdad que no me lo esperaba y claro evidentemente se lo tuve que pedir.

– Y…¿los sigues teniendo los conjuntos?

– Jajaja…pues claro…

– ¿Y porque no te los pones conmigo?

– Bueno pues, no sé, no sabía que te gustaran esas cosas, además tampoco lo veía muy apropiado usar contigo esa ropa interior que me ha regalado otro…

– Quiero que te pongas uno ahora

– ¿Queeeee?, dijo Raquel sorprendida

– Si, quiero que te pongas ahora un conjuntito de esos que te regaló el tal Jorge…

– Venga David, no me apetece ahora ir a la habitación y buscar un conjunt…

– Shhhhhhhhh…yo te espero aquí, ponte uno, quiero verte con esa ropita…

– David no, dijo Raquel protestando timidamente

– Venga, aquí te espero…dije agarrándome la polla, no me la pienso guardar…

Se levanto Raquel y se dirigió a la habitación. Antes de irse le eché una miradita a su culo en bragas desde atrás. No cabía dudas de que volvía a lucir un maravilloso culazo. La espera se me hizo larga, pero no se me bajó la erección en ningún momento, quería ver que clase de ropa interior le habían regalado a mi chica. Unos quince minutos mas tarde me llamó Raquel oculta detrás de la puerta.

– Shh shh, ¿estás preparado?, me dijo.

– Si claro, dije yo con la polla en la mano.

A continuación entró Raquel en el salón, me quedé profundamente impactado ante la imagen que mostraba, parecía una jodida pornostar con clase. Llevaba un sujetador negro medio transparente y un tanguita a juego. Encima del tanguita llevaba una liga que parecía como una mini falda, pero muy cortita, de unos 6 o 7 cms que apenas daban para tapar una minima parte de su culo. De la liga salían unos ligueros que los unía con unas medias negras hasta medio muslo y en los pies llevaba unos zapatos con mucho tacón que yo nunca la había visto. Era tremendo, aquél cabrón había conseguido vestir a mi chica como una puta, me dio un cosquilleo en el estómago, ¿Qué mas podría haber conseguido ese chico con Raquel?. Se puso ante mi, de pies, con las piernas ligeramente abiertos y las manos en jarra en la cintura.

– ¿Qué te parece?, me dijo girándose un poco para mostrarme su culo…

– Joder, pareces una puta!!, estás tremenda!!!!…dije yo comenzando a meneármela, vete a la mesa y apóyate un poco sacando el culo hacia fuera…

Raquel se fue a la mesa del salón y puso sus manos contra ella, dándome la espalda y sacando un poco el culo hacia fuera, luego se giró para mirar como me seguía pajeando.

– ¿Te pone esto?, dijo dándose un azote en la nalga y abriéndose el culo con una mano para enseñarme su ano.

– Joder, como sigas así me voy a correr mirándote…

– No, no…de eso nada, dijo Raquel viniendo hacia mi.

Se sentó en el sofá al otro lado y cruzó las piernas para que pudiera ver sus tremendos muslos.

– Bueno que, ¿vas a follarme o quieres que siga mirando como te la meneas?, dijo Raquel sonriendo…

– Claro que voy a follarte con esas pintas de zorra que llevas, ¿de verdad te ha regalado ese tío ese conjuntito?

– Si y no solo este, tengo unos cuantos mas…

– Que cabrón!!! ¿y que te hacía cuando te ponías esos conjuntitos?, dije yo tumbando a Raquel en el sofá y poniéndome encima de ella…

– Le gustaba follarme cuando me los ponía, no me dejaba quitarme nada, ni tan siquiera el tanguita, me lo echaba a un lado y me follaba así con el tanguita apartado, o me ponía a cuatro patas y me follaba también con el tanguita puesto…solo me lo quitaba…bueno…para correrse, decía que le gustaba verme bien el culo para echarme toda la corrida por encima…¿te pone eso?

– Joder, siii, me pone mucho!!!!

– ¿Quieres follarme tu también así?

– Si, claro, ¿quieres que te folle yo también así?

– Sii, estoy deseando que me la metas ya, estoy muy mojadita!!!

– ¿Estas muy mojadita?, ¿te has puesto cachonda por ponerte para mi lo que te había regalado ese tio?

– No sé, puede ser…

– Pues claro que te has puesto cachonda por eso, joder te vestía como una cerda para follarte!!!!! Y tu te dejabas!!!!…y ahora estás empapada también…te ponía que te vistiera así, joder ¿Qué eras su puta o que?…dije yo excitadísimo…

– ¿Eso crees tu, que era su puta por ponerme esto?

– Siii, venga dímelo, dime que eras su puta y te ponías esto para él…

– Si, me ponía esto para él, para que se le pusiera bien dura y me follara con ganas, ¿eso quieres oir?

– Ya lo sabes que si…

Yo estaba encima de ella en la postura del misionero frotando mi polla contra su coñito por encima del tanga, me encantaba el roce de la tela contra mi y ver como Raquel entraba en el juego y se iba poniendo mas y mas cachonda.

– ¿Y te follaba bien ese tío?

– Sii, me follaba muy bien…

– ¿Mejor que yo?

– Distinto

– Vamos, dime que te follaba mejor que yo!!!!!!!

– Si, joder me follaba mejor que tu, ¿vale?…me follaba mejor que tu!!!!!!

– Dime que aguantaba mas que yo también…

– Siii, aguantaba mucho mas que tu y me follaba mucho mejor, vamos por dios!!!!!!!! ¿me la vas a meter ya?

– Espérate joder, dime mas cosas, quiero saber que mas te hacía…

– Pues de todo, me hacía de todo!!!!! Vamos métemela!!!!!!!no seas cabrón y métemela!!!!!!

– ¿Qué pasa te pones cachonda recordando lo que te hacía el tal Jorge?

– Vamos, deja de hablar con él y métemela, ¿quieres hacerlo como lo hacía él?, dijo apartándose el tanga hacia un lado.

– Joder que zorra!!!!, quieres que lo haga así?¿quieres que te folle como te follaba el otro?, dije poniendo mi polla a la entrada del coño…

– Hazlo como quieras, pero vamos, métemela ya!!!!!!!!

– ¿Se ponía condón para metértela o te dejabas follar a pelo?…

– ¿Tu que crees?, me dijo Raquel intentando ponerse un poco chula mientras seguía sosteniendo el tanga apartado…

– Pues si te ponías para él esta ropa de zorra seguro que te follaba como le daba la gana, te la metía sin goma y se corría dentro, se te ha tenido que correr dentro muchas muchas veces, ¿a que si?

– Jajaja, que cabrón eres!!! ¿no piensas metérmela hasta que te lo cuente todo, verdad?…jodido cabrón!!!

– Ya sabes que no, no te la pienso meter, pero tu sigue apartando el tanguita por si acaso, dije golpeando con mi polla a los hinchados y mojados labios de su coño para después restregarme un poco contra ella…

Raquel me agarró el rabo justo por el centro, por todo el tronco, dejando mi capullo libre para que siguiera restregándome contra ella y comenzó a masturbarme lentamente.

– ¿Y tu crees que vas a poder escuchar todo lo que tengo que contar sin correrte?, me dijo ella ya visiblemente excitada.

– No lo sé, no creo que aguante mucho si me la sigues meneando así como una buena zorra…dije provocando todavía un poco mas a Raquel.

Dejó de apartarse el tanguita para llevar una mano a mi boca y ponerla en mis labios como haciéndome una señal para que me callara, con la otra mano no dejaba de pajearme con mucha lentitud. Me miró fijamente a los ojos como para que estuviera todavía mas atento a lo que tenía que decirme.

– Me follaba sin condón, eso le ponía fuera de sí, con su novia siempre lo usaban y era con la única que había follado hasta el verano, así que imaginate, he sido la primera a la que se ha follado a pelo…lo hacíamos todo los dias, joder ¡¡¡follábamos casi todos los días!!!, teniamos el piso para nosotros solos por las mañanas, hemos follado por toda la casa, en todas las posturas, de todas las maneras que te puedas imaginar, se la he chupado, ha decir verdad muchas veces, se la he chupado muchas veces, me la ha metido por todos los sitios, ¿has escuchado bien?..¿entiendes lo que quiero decir???…¡¡¡me ha follado por el culo!!!…¡¡¡me ha follado muchas veces por el culo y se ha corrido dentro!!!…¿te vale con eso o quieres que te diga que se me ha corrido encima y en sitios en los que tu nunca has…

Pero yo apenas la seguía escuchando, me había quedado en la parte en que se la había follado por el culo, cosa que yo nunca había hecho. Agarré su brazo para que detuviera su paja, pero ella comenzó a mover sus caderas muy lento para restregar su coño contra mi polla.

– ¿Por el culo?, dije yo alucinado

– ¿Porque me preguntas si me has escuchado perfectamente?…¿o es que quieres volver a escucharlo?…si va a ser eso, quieres que te vuelva a decir como este verano me han estado dando por el culo mientras a ti ni tan siquiera te contestaba al whats…app…

Aquello me pareció un golpe muy bajo y posiblemente en otras circunstancias me hubiera sentado fatal, pero en ese momento me dio un morbazo tremendo, además Raquel tampoco es la típica tía que se comporta así y suelta esas frasecitas, se había metido en el juego de tal manera que ahora estaba descontrolada y terriblemente cachonda.

– Quiero hacerlo yo también. Quiero darte por el culo ahora, ¿te apetece que lo intentemos?…si quieres que te la meta va a tener que ser por detrás…

– Vale, si, me apetece mucho que lo hagas, me tienes tan fuera de si que quiero que intentemos meter este cacharro tuyo por mi culito, dijo golpeando mi polla contra su coño…

Luego se levantó y se marchó a la habitación a buscar un pequeño tarrito de vaselina para los labios.

– Es el único lubricante que tengo…dijo dándome el botecito y sentándose a mi lado, venga vamos métemela por el culo…¡¡¡tengo ganas de volver a sentir una polla dentro de mi culito!!!!…pero por dios, ¡¡¡¡hazlo despacio o te mato!!!…¡¡¡con mucho cuidadito!!!!.

Me dio un pequeño muerdo y después se puso boca abajo y un cojín en el estómago. Estaba mas o menos a cuatro patas pero con la cabeza apoyada en el sofá y las palmas de las manos apoyadas a ambos lados de la cara. Son imágenes dificiles de olvidar, con ese conjuntito, con el hilo del tanga por el medio, las medias por el muslo sujetadas por las ligas y ofreciéndome su culazo para ser follado. Enseguida me puse manos a la obra y poniendo una mano en cada lado del glúteo abrí sus cachetes para enterrar mi cabeza entre sus nalgas y sacar mi lengua para meterla en su ano. Raquel comenzó a mover sus caderas de lo excitada que estaba buscando que mi lengua lograra penetrar su agujerito. Cuando estuvo bien mojada metí un dedo dentro y abrí su culito todo lo que pude, luego apliqué vaselina para seguir trabajando con un segundo dedo. Dejaba caer saliba sobre su culo a la vez que iba metiendo y sacando los dos dedos de su interior. En un momento dado parecía que aquello ya estaba bien dilatado y yo lo veía mas abierto de lo normal. Iba a ser el dia adecuado, Raquel llevaba tal calentón que tenía toda la pinta de que iba a terminar con mi polla de 20 cms enterrada en su ano.

– Venga ¿a que esperas?…¿me la vas a meter ya?!!!, dijo empezando a estar desesperada por sentirme dentro.

Me puse a cuatro patas, erguido justo detrás de ella y me embadurné bien la cabeza de la polla con vaselina, luego para lubricar froté la entrada de su coñito con ella e incluso llegué a metérsela por el coño hasta la mitad. Raquel al sentirme dentro se la escapó un hondo gemido

– Mmmmmmmmmmmmmmm, ahhhhhhh joder, siiiii, que bueno!!!

Pero aquello apenas duró un par de segundos, me salí de dentro de ella para mirar por última vez su culo antes de intentar metérsela.

– Te la voy a meter ya ¡¡¡prepárate!!!!, dije poniendo mi capullo contra su ano dilatado.

Comencé a hacer presión, muy despacio, intentando que entrara lo mas suave posible, Raquel se puso muy tensa y se agarró con fuerza al sofá…

– Ayyyy diosss diossss, despacio, despacio…despacito….mmmmmmmm…..despacio!!!!! ayyyyyyy!!!!!!…..mmmmmmmmm….ahhhh….despacio! !!!!.

– ¿Que tal va?…¿sigo un poco mas?…

– Ahhhh, ahhhh, joder que daño, diosss que daño!!!!!!!!!!!…despacio, me estás partiendo…diossssssss que dolor!!!!!!…

Empujé un poco mas y Raquel comenzó a gritar de dolor. Cerró los ojos con fuerza y abrió la boca como buscando aire, su cara empezaba a estar descompuesta a partes iguales por el dolor y por el tremendo morbo de verse empalada por detrás. Cuando miré hacia abajo vi que casi todo mi capullo había desaparecido dentro de ella. Nunca había conseguido penetrarla tanto, estaba muy cerca de conseguirlo. Yo con una mano me sujetaba la polla y la otra la tenía puesta sobre sus caderas. Cuando intenté avanzar un poco más Raquel cerró de nuevo los ojos….

– Ayyyyyyyyyyy ayyyyyyyyyyyyy, ¡¡¡¡¡¡¡¡que daño!!!!!!!!, para, paraaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!

Me fijé en ella y yo y cuando abrió los ojos creo que incluso había lagrimas de dolor en su rostro. Intenté salirme de dentro de ella pero la dolía mas si cabe.

– Ahhhhhhhhhhhhh…no te muevas, ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡joder, no tenía que haber dejado que la metieras tanto!!!!!!!!…¡¡¡¡¡¡¡ahhhhhhhhh quieto, quieto, no te muevassssss!!!!!!!!

No podía avanzar ni hacia delante ni hacia atrás, me había quedado encallado dentro su culo con apenas un poco de mi polla en su interior. Raquel se mordió la mano, pero ninguno de los dos nos movíamos, yo no sabía que hacer. Iba a empezar a retirar mi polla cuando Raquel me sujetó por la pierna.

– Espera, espera!!!!!!!….todavía no te muevas!!!!!!!!!

Y lo que hizo después me sorprendió mas si cabe. Se metió la mano entre las piernas y ¡¡¡¡¡comenzó a masturbarse freneticamente!!!!!!!!. en el estado de excitación en el que se encontraba aquel insoportable dolor la había puesto mas cachonda si cabe. El problema de que estuviera aprisionado en su culo dejó de ser prioritario, ya se ocuparía de eso luego, ahora solo quería correrse.

Quería alcanzar el orgasmo con su culo a punto de ser desgarrado.

– Ayyyyyyyyy diosssssssssssss, ahhhhhhhhhhh…joderrrrrrrrr, joderrrrrrrrrr….mmmmmmmmmmmmm…me voy a correr, me voy a correr!!!!!!!!….ahhh ahhhhh ahhhhh!!!!

Con los movimientos de su cadera mientras se frotaba, mi polla fue saliendo poquito a poco de su ano, aunque Raquel ya estaba tan concentrada en lo suyo que apenas se dio cuenta de cuando mi polla abandonó su interior. O eso me pensé yo que me quedé detrás de ella unos instantes sin saber que hacer mirando su ano increiblemente abierto.

– ¡¡¡¡¡Ven aquí David, ven aquí!!!!!!!!, dijo Raquel mientras se seguía masturbando a punto de pegarse un corridón tremendo.

Estiró el brazo y me agarró de la polla tirando de ella como llevándosela a su cara. En ese momento pensé que a punto de correrse quería meterse mi polla en la boca. Luego me soltó dejándome al lado de ella y volvió a cerrar los ojos sin ocuparse de mi.

– ¡¡¡¡¡Ya me viene, ahhhhhhh….ya me viene!!!!!!…¡¡¡¡¡córrete David, córrete!!!!…¡¡¡vamos, menéatela y córrete en mi cara!!!!!…ahhhhhhhhhhhhhh….¡¡¡vamos hazlo!!!!…¡¡¡¡¡quiero que te corras en mi cara!!!!!!!!!!!!…¡¡¡¡córrete en mi cara!!!!!!!….ahhhhhhhhhhhhhh…

En los 7 años desde que habíamos empezado a salir nunca lo había hecho ni me lo había pedido, era algo que en teoría no le gustaba nada a Raquel, me había corrido en otras partes de su cuerpo, en sus tetitas o en culo o espalda, pero nunca en su cara, por eso me pilló tan de sorpresa. Además en las últimas 24 horas ya me había corrido varias veces y aunque en ese momento estaba excitado no es lo mismo que si has estado varios dias sin correrte que apenas aguantas nada. Así que comencé a pajearme a toda velocidad delante de ella. Me dio un morbo tremendo que ella me pidiera eso, estaba tan cachonda y sumisa en ese postura que de repente me entraron muchas ganas de estrenarme con un buen lefazo en su cara.

– No puedo massss, me voy a correr….¡¡¡¡me voy a correr David!!!!…ahhhhhhhhhhh ….ahhhhhhhhhhhhhhhhhh… me corro joder… ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡me corrooooooooooo!!!!!!!!!!…siiiiiiiiiiiiii….!!! !!me corroooooooo!!!!!!!!!!!!!!!!!

Yo me la seguía meneando lo mas rápido que podía para intentar alcanzar el orgasmo a la vez y hacerlo sobre ella, pero cuanto mas prisa me daba mas cuenta me daba de que no me iba a dar tiempo a correrme sobre su cara. Unos segundos despues de correrse Raquel ya satisfecha se derrumbó completamente boca abajo, se la caia incluso la babilla por la boca y de repento abrió los ojos y me vio masturbándome. Me puso la mano sobre la polla como taponando mi orificio de salida.

– No, ya no lo hagas, me has puesto tan cachonda que me apetecía que lo hicieras mientras me corría yo, ayyyyyyyyy diossss que dolor, dijo soltándome la polla y palpándose el culo con la mano…un poco mas y me lo rompes de verdad…

Me quedé como un pasmarote con la polla tiesa delante de ella.

– Lo siento Raquel, me ha pillado de sorpresa…pensé que eso no te gust…bueno no sé que no querías que te hiciera eso….nunca me lo habías pedido…dije sentándome a su lado

– Que voy a hacer contigo, dijo medio en bromas incorporándose, para una vez que tienes que correrte rápido, jajaja

– Me gusta cuando te pones tan cachonda que quieres hacer de todo…

– No te creas que me voy a vestir así todos los días, dijo tirando del hilo del tanga para volverlo a poner entre sus gluteos, pero ni aun así la tela podía esconder lo abierto que se le había quedado el ano, – y de lo otro has perdido la oportunidad…

– ¿Se corría el tal Jorge en tu cara también?…porque vamos, en tres meses parece que ha hecho mas que yo en 6 años…

– Mmmmmmmm….no te pongas celoso tontorrón, dijo Raquel sentándose a mi lado y agarrándome la polla, ya le gustaría a él parecerse a ti…

– Vamos, dime si se corría en tu cara, dije dejándome pajear por Raquel…

– Si, algunas veces, cuando me ponía muy caliente le dejaba hacerlo, ¿satisfecho?

– Mmmmmmmmmm, joder que guarra, a mi nunca me has dejado…y no será por ganas…y vas a ese tío y le dejas que se corra en tu cara!!!…habrá pensado que menuda puta eres!!!…¿eso te ponía cachonda?, ¿que pensara eso de ti?..¡¡¡eres una zorra!!!!….yo también quiero hacerlo, quiero correrme en tu cara!!!!!

– No, no, no, piénsalo bien, ¿no te da mas morbo?

– ¿Mas morbo?…el que, no te entiendo, yo quiero hacerlo también…déjate de tonterías…

– Si, mas morbo, saber que con otros hago cosas que contigo no hago, que otros me han hecho cosas que tu solo has imaginado, a mi eso me pone muchísimo, ahora lo pienso bien y me alegra que no te hayas corrido en mi cara, no te voy a dejar hacerlo, pero quiero que sepas que Jorge si lo ha hecho…y muchas veces y que me ha follado por el culo también, ¿de verdad no te pone eso?….es mas morboso, si quieres te cuento como otros me hacían esas cosas con las que tu solo fantaseas…

– Joderrrrr, no me digas eso!!!!!!

– ¿Ya vas a correrte?, dijo acelerando su paja, yo no quería esto, hay cosas que es mejor dejarlas pasar pero tu lo has querido…cuando me apetezca y esté cachonda te voy a contar como follaba con él, vas a saber todos los detalles…ahora imagínate mi cara llena de su corrida y yo limpiándole la polla con mi lengua, joder ni su novia le había hecho eso nunca, ha hecho conmigo todo lo que ha querido…

– Me corro, ¡¡¡¡¡me corroo!!!!

– Eso es, córrete cerdito mio, córrete encima de mi culo, este culo que tan bien se han follado este verano, dijo Raquel poniéndose de medio lado ofreciéndome una nalga mientras seguía masturbándome….

Ese momento previo a correrme me supo a gloria bendita, me sentí en cierta medida humillado por Raquel, otros se la follaban por el culo y se corrían en su cara y a mi me ofrecía las migajas de descargar en un trocito de sus nalgas, pero el morbazo de la situación era insuperable. Lo mejor es que empezaba a recuperar a Raquel, recuperarla de verdad. Ya se parecía muchísimo a la Raquel juguetona y morbosa de un par de meses antes de que empezara a follar con Miguel, esa que estaba dispuesta a todo, a fantasear, a dejarse sobar, a tríos…. Con ese pensamiento en la cabeza me corrí sobre su nalga manchando una liga y una de sus medias…

En las semanas siguientes me fue detallando lo que había pasado en Londres. Me pude hacer una idea muy precisa de sus tres meses allí…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s