MOISÉS ESTÉVEZ

Examinaban con lupa todas las fotografías de las víctimas y de los
escenarios que hasta ese momento tenían de los homicidios pertrechados por
el mismo asesino. Todas, extendidas en una gran mesa que presidía una sala
bastante amplia que habían habilitado especialmente para la investigación del
energúmeno que se estaba dedicando a sembrar cadáveres y provocar el
terror en la tranquila villa de Fjallbacka.
Era como si en una partida de póker, los jugadores hubieran puesto los
naipes sobre la mesa en un descarte, a la espera de recibir nuevas cartas y
poder hilvanar una buena mano.
La policía necesitaba eso, una buena mano. Minna y Erik se estrujaban
el cerebro a ver si su particular y sanguinario asesino hubiese cometido algún
error, cosa que hasta ese momento no había sucedido. o por lo menos ellos no
se percataron.
Las víctimas, eran mujeres entre 25 y 30 años, rubias, guapas,
independientes, con trabajos bastante solventes y elevado poder adquisitivo, lo
que les permitía vivir solas, y lo que a su vez las convertían en presa fácil para
un depredador como aquel.
En sus crímenes, el agresor no las violaba, por lo que no había
presencia de fluidos, tampoco de huellas, ya que usaba guantes en todo
momento, eso si, las sometía a todo tipo de vejaciones y torturas inimaginables
hasta que las ejecutaba.
El forense teorizaba, cosa que no era frecuente en él, por ser un
profesional riguroso y que se ceñía a las pruebas fehacientes, que el asesino
tendría que utilizar algún tipo de sustancia que hiciera que las chicas se
volvieran dóciles o incluso que llegaran al sueño, para una vez pasado el
aturdimiento inicial verse atadas e indefensas, para su sorpresa y desgracia, en
manos de su verdugo.
Los inspectores creían que las inocentes víctimas eran abordadas en
algún bar, por la noche, aunque tenían la certeza que alguna fue asaltada en
su propia casa. El caso es que todas aparecían en su dormitorio.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s