NÁUFRAGOENLALUNA

 

Cuando un perro tiene el cielo de la boca negro es que es de raza pura, y si tiene las patas gruesas es que va a crecer mucho (eso va a misa). Toby tenía esas dos cualidades, la pureza hecha perro. Cuando creció, solo lo hizo en edad, porque de estatura se quedo igual, es como si al nacer tu hijo el médico te dice que tiene los rasgos para que sea el próximo alero de los Chicago Bulls y cuando “crece” se convierte en Willow (me encanta esa película) Lo del cielo de la boca seguramente es que se comió algún rotulador indeleble de chico.

Estábamos ante un chucho de manual, cola de lobo, hocico de morsa y patas de percherón (la madre se lo tuvo que pasar de miedo, le gustaría experimentar cosas nuevas y ahí lo tenemos, todo un Toby)  Era el único perro del mundo que nació con pedigrí (supuestamente) y a medida que iba creciendo iba perdiendo estatus.

A los 17 años veía lo mismo que Stevie wonder (pero este no tocaba el piano) por lo que era habitual sacarlo a la calle y que se chocara con las farolas, lo llamabas y se iba para cualquier sitio o detrás de cualquier persona menos donde estabas tu, él era así de independiente. Cuando era joven se quedaba esperando en la puerta a que mi madre llegara de hacer la compra, cuando se quedo cegato se quedaba esperando en la puerta, pero del ropero o en la puerta de algún cuarto, ahí lo tenías con la mirada perdida como Espinete.

Quisimos operarlo pero el veterinario nos dijo que a esa edad era peligroso, así que seguiría comiéndose mobiliario urbano hasta su muerte que según el médico era más sano que operarlo. Los perros se huelen el culo a modo de reconocimiento, a Toby te lo podías encontrar oliéndole la oreja o el costillar a otros perros, con suerte, porque lo mismo te lo encontrabas oliéndole el escape a un Vespino mientras movía el rabo como si hubiera triunfado y encontrado el amor de su vida. (estaba claro que tampoco andaba fino de olfato)

Pepe, era un perro que mi madre rescató de la calle, si Toby era un chucho, este era un experimento, era como un perro feo, con pelo de “rata”, en definitiva, una “peferrata” (perro feo + rata) otra madre viciosilla.  Al llegar a casa estaba tan débil que sólo comía y dormía (daba penilla verlo), a la semana estaba fuerte como un limón y ya nos había mordido a todos (menos a mi madre). A mi me mordió en la cara cuando estaba en el sofá, me giré en un acto reflejo para que no me mordiera más y me mordió en la espalda, era una puta piraña, además lo hacía por hobby, no es que le dijeras nada, pasaba por allí y le entraban ganas de matar (cabroncete).

Mi madre se reía mientras decía que el perro mordía porque la quería proteger, pero cuando un perro te muerde sólo por estar en la misma ciudad de la “dueña” es “protección nivel dios” (un poco excesivo creo yo)

En una reunión, pensamos decirle a mi madre que por el bien de la familia estaba nominada a abandonar la casa (era la única forma de que ese perro dejara de protegerla a costa de nuestra salud). Una vez tuvo una pelea con mi querido Toby (tendrían sus diferencias perrunas), uno le mordía el culo y el otro pobre que veía menos que un gato de escayola, mordía el sofá, yo me metí a separar y me llevé un bocado de cada uno, uno porque mordía a lo que podía, y el otro, el otro porque era el “mal perrificado” y lo mordía todo (creo que esta palabra no existe, pero me da igual, solo quería decir que si concentramos toda la maldad de la tierra y la metemos en un “peferrata” te sale un Pepe)

No quería despedirme sin dejar claro la “originalidad” del nombre Toby, si te vas a un parque y gritas Toby te vienen 37 perros (en mi caso vendrían todos menos el mio que se quedaría chocándose contra algún árbol o dios sabe a donde iría).

En verdad los quería a los dos (a Pepe un poco menos) y los echo bastante de menos (a Pepe bastante de más) si hay vida después de la muerte espero encontrarme con…Toby.  Sería una putada de proporciones épicas morir, despertar en el cielo, encontrarte con Pepe y que te reviente las alas a bocados.

naufragolaluna.blogspot.com.es

2 comentarios sobre “Mi perro Toby y…el otro

  1. Gracias por este magnífico texto. Me he reído a mandíbula batiente. Si lo hubieras hecho más largo el dolor de tripas me habría impedido conciliar el sueño( estoy a punto de acostarme). Voy a seguirte y perseguirte; si te encuentro. La risa es una de mis dos acciones preferidas, la otra es el baile

    Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s