MOISÉS ESTÉVEZ

El listado de llamadas del señor Forrester no le decía nada a simple
vista, por lo que se lo pasó a su compañera para que ella le echara un vistazo,
cuatro ojos ven más que dos, pensó el inspector, y para eso las mujeres tienen
un sexto sentido.
Jones dejó lo que estaba haciendo para escrutar los folios, y tras pasar
unos minutos le dijo a Mark que no notaba nada fuera de lo normal, aunque su
instinto le decía lo contrario. – Lo mejor será esperar a que nos llegue el de
Margaret Jacobs para poder cotejarlos y ver si podemos establecer algún
vínculo.
– No es mala idea – contestó Mark, – si es así y se trata del mismo
homicida recemos para que no aparezca otra víctima en las próximas horas.
Entretanto el Capitán nos apremia a que sigamos por la línea profesional de
Forrester, es probable que por su trabajo no le faltasen algunos enemigos.
La pareja de inspectores se dirigió al lugar de trabajo de Steve Forrester
para escarbar un poco, a la espera de tener resultados por parte de la científica
y del forense sobre el lugar del crimen y el cadáver respectivamente, lo que le
hizo recordar a Mark que había quedado en llamar a David para tomar una
copa después del trabajo. – Posiblemente se lo propondré esta noche. – Pensó.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s