ECONOMISTA

Me salí de dentro de ella y me eché a un lado. Raquel todavía quedó boca abajo jadeante. De su coño manaba mi semen hacia las sabanas. Los dos estábamos en estado de shock.

En el rostro de Raquel tenía un pequeño golpe en su frente contra el cabecero de la cama, en su hombro tenía la señal de mis dientes y a mi me escocía el culo con tres uñas marcadas en mi glúteo como el zarpazo de un felino.

– Quien eres tu y que has hecho con mi novio???, dijo Raquel sonriendo….no, en serio, joder ha sido fantástico!!!! vaya polvo.

Se frotó la frente y frunció el ceño.

– Ayyy, vaya golpe, eres un bestia….que te está pasando???, jajaja…pero vamos que no tengo queja!!!.

No sé si era el momento adecuado, como plantear esto a tu chica?, yo decidí que ese era el momento y se lo dije con voz seria. No quería que se lo tomara a broma.

– Raquel, has pensado alguna vez en hacer un trio?

– Que pasa que quieres a otra?, no te vale conmigo?, dijo ella riéndose

– No, no…no me has entendido, un trío con otro chico, dos chicos para ti…

– Contigo tengo bastante…

Me puse mas serio. Era mi oportunidad.

– No te lo digo de broma, no me importaría hacer un trío con otro chico, llevo tiempo con la idea en la cabeza, me gustaría follarte con otro tío y que él te folle también y yo ver como lo hacéis.

Raquel se dió cuenta que aquello no era un juego. Era una proposición.

– Que quieres verme follar con otro??…para, para que te estoy viendo venir, ni de coña vamos a hacer un trío con Miguel…bueno ni con Miguel ni con nadie…

– No, no me refiero a Miguel, no es eso, sería un trío con otro chico, yo creo que para estas cosas es casi mejor un desconocido…podrías pensarlo al menos.

Mi chica estaba bastante sorprendida ante mi propuesta. No creo que sea muy común escuchar esto de boca de tu novio mientras te escurre todavía su semen entre las piernas…

– Llevas tiempo pensando en hacer un trío con otro??, te pone pensar que otro me folla delante de ti?… no se que pensar la verdad.

Yo considero que mi chica es bastante normal en cuanto al tema del sexo. No la considero tradicional pero tampoco nada del otro mundo y mucho menos que tenga pensamientos liberales. Pero no solo es que no me había dado un no rotundo. Se lo acababa de proponer y ya lo estaba pensando. Se cruzó por su cabeza la idea de un trío conmigo y otro chico y seguro que se volvió a poner cachonda.

– No creo que estemos preparados para un trío, le dije yo, al menos ahora, no se trata de quedar con un chico y ala a follar los tres. Yo me refiero mas al juego previo, la búsqueda del tercero por internet o chats, incluso ir a locales de intercambios solo por el morbo o como juego no para hacer nada mas…pero vamos como tu quieras, si me dices que puedes quedar con uno y hacer un trío y follar con él, no voy a ser yo el que diga que no…

– Alucinada me tienes…llevas una temporada bastante raro…

– Tampoco lo tenemos que decidir ahora…ya poco a poco lo vamos viendo.

Por lo menos planteé la idea y la dejé en el aire. Y lo que era mejor es que Raquel aunque no me había dicho que sí pero tampoco se había negado en rotundo. Fue un buen final para las vacaciones tan morbosas y excitantes.

No tardé en quedar con Miguel esa misma semana para hablarle de los avances con Raquel. Una mañana que trabajaba Raquel y yo libraba me presenté en su casa.

– Que tal las vacaciones putita?, te he echado de menos estos días, espero que me hayas conseguido buen material, eso fue lo que me dijo al verme.

Le conté lo que Raquel me decía al follar con ella, lo de que Miguel folla mejor que tu, que se había corrido pensando en él, lo cachonda que se ponía al escucharle follar los viernes, lo de la propuesta del trío y que ella no se había negado…

– Si al final va a ser mas fácil de lo que pensaba follarme a la zorra de tu novia, me dijo

Que me hablara así de Raquel me excitaba mucho. En cuanto dijo esa frase se me puso la polla dura.

– Tiene ganas de que la echen un buen polvo, no como tu putita que te corres muy rápido…

Le dí el pincho con las fotos de las vacaciones con Raquel.

– Ya quieres que me pajee con ella putita??, jajaja….espero que hoy vengas con ganas de hacerme un buen pajote que estoy bastante caliente.

Comenzó a pasar fotos de Raquel. Eran fotos de nuestras vacaciones, en el hotel, en la playa en biquini, las que hice de ella desnuda después de follar…

– Vaya coñito que tiene, vas a ver como se corre cuando la meta los dedos en ese coño de puta!!!, vamos cógeme la polla que no puedo esperar, me dijo Miguel sacándose la polla…

Yo sin decir nada comencé a meneársela mientras él seguía pasando fotos y mirando fotos de Raquel.

– Muy bien putita…mmmmmmm….te gusta hacerme pajas mientras miro a nuestra chica??

– Siii, me gusta!!

– Dime que eres mi putita!!!

– Soy tu putita!!!

Me ponía muy cerdo pajear a ese señor mientras veía fotos de mi pareja. No sé porque lo hice pero me abalancé sobre él y le intenté dar un beso en la boca. Miguel se apartó al momento.

– Pero que coño haces??? a mi no me comas la boca como una puta maricona!!!

– Perdón, yo solo quería…no sé que me ha pasado

– Ya sé que te pones muy cachondo siendo mi putita, pero a mi esas cosas no me van…

– Yo tampoco lo había hecho nunca…no sé porque…

– Quieres darme besitos???, pues dame un beso en la polla!!!!

– ¿Como?

– Si, que me des un beso en la polla!!!!, no querías darme besos?, pues toma, besa esta!!, me dijo mostrándome su polla, a ver lo putita que eres!!!!

Me agaché y dí un sonoro beso en la punta de su polla. Miguel se puso tieso como una vela.

– Joder putita, en la vida pensé yo que un tío me iba a comer la polla!!! dame otro beso joder!!!!

De nuevo me agaché y di otro beso a su rabo. Al final pasó lo que tenía que pasar. Era inevitable.

– Ahora no te pares, vas a ser buena putita y me vas a chupar la polla!!!! quiero que me la chupes!!!!

Di un par de besos mas en la punta de su polla y con timidez ante lo que iba a ser mi primera mamada saqué la lengua para acariciar su glande. Luego miré a Miguel y bajé la vista.

Iba a comerle la polla a mi vecino de 55 años.

Me metí su polla en la boca sin saber muy bien lo que tenía que hacer. La primera sensación me encantó. Pero Miguel enseguida protestó.

– Cuidado con los dientes putita!!!!….

No me había dado cuenta que rozaba con mis dientes en su rabo. Pero poco a poco me fuí haciendo a chupársela. Sentir ese trozo de carne caliente dentro de mi…mmmmmm.

Solo subía y bajaba sobre su polla. Ni tan siquiera me la sacaba de la boca. No sé si lo estaba haciendo bien o mal en la primera mamada de mi vida. Os puedo asegurar que comerle la polla a otro tío es una de las sensaciones mas morbosas que puedas tener. No pensaba si era gay, bi, o hetero en ese momento. Solo estaba concentrado en chupar. Mamar.

– Joder putita, así, eso es….mmmmm…vas a ser un buen tragón de pollas…me parece a mi que no va a ser la última que te metas en la boca… oyes mira un momento, con que foto quieres que me corra??

Levanté la vista hacia el ordenador y Miguel pasaba tres o cuatro fotos de Raquel. Elegí una en la que estaba en biquini sentada en la toalla en la playa, se veía perfectamente su muslazo en su pierna ligeramente flexionada.

– Muy bien putita, me correré con esta foto, venga sigue chupando!!!!, dijo agarrándome de la cabeza y guiándola hacia su polla.

Otra vez engullí su polla sin pestañear. Me excité tanto que supe que me iba a correr sin tocarme. Solo me hubiera gustado que Miguel no se diera cuenta. Pero no fue así. Mientras se la chupaba mi cuerpo empezó a temblar y mi polla estalló dentro de los pantalones. Intenté ahogar mi gemido cerrando mis labios sobre su erecto miembro.

– Joder putita, te estas corriendo???….tanto te gusta chupármela???, jajaja…que putita eres!!!!

Pero en cuanto me corrí ya no me pareció tan excitante encontrarme agachado sobre mi vecino haciéndole una mamada. Instantes antes hubiera incluso recibido su corrida en mi boca, pero ya no me apetecía nada de nada.

Me incorporé como pude y le terminé la paja con la mano. Ya se me había pasado el calentón pero quería que Miguel se corriera, no quería dejarle a medias. Le masturbé mas rápido y cogiendo su polla con mas fuerza. Él solo estaba concentrado en mirar la pantalla del ordenador donde mi novia le miraba fijamente en bikini.

– Joder putita que ganas de follarme a esta zorra!!!!, para otra vez a ver si eres capaz de aguantar un poco, la siguiente vez me voy a correr en tu boca!!! me voy a correr putita, me voy a correr….mmmmmm…me corrooooo!!!!! me corroooo!!!!!!!!

Después de la paja nos bajamos a entrenar un rato al padel y luego nos dimos un baño en la piscina. Pero Miguel no tenía descanso.

– Voy a ir cada vez mas a saco con Raquel, voy a tontear con ella todo lo que pueda!!!!, me dijo sentado en las toallas en la piscina.

– Como tu veas…

Ya estábamos en la parte final del plan de Miguel para follarse a Raquel.

– Oye, conoces la Blue Moon?

– El bar ese de la zona de ….????

– Si, ese.

– Si, sé cual es pero no hemos ido nunca…es bastante pijo y dicen que es caro…

– Lleva una noche a Raquel allí. Que se vista sexy. Es un sitio pijillo si, hay buen ambiente, va gente de pelas, de 30, 40, y verás algunos tíos de 50 o 60 años a la caza de chicas, yo suelo ir por allí, ya me he follado a alguna cuarentona y una de 36 que estaba bastante buena…si vas este sabado yo no voy para no levantar sospechas, busca que hable con algún tío de 40 o 50, ya verás como lo pasáis bien…

Llegó el viernes por la noche y Miguel ya estaba follando con Mercedes. Raquel y yo ya no íbamos a disimular que nos excitaba y esperábamos ansiosos desnudos en la cama los gemidos en el piso de abajo. No quise precipitarme para no correrme rápido.

Al ritmo de los gemidos de abajo le comí el coño a Raquel que se dejó hacer hasta tenerla al borde del orgasmo. Luego seguí con mis dedos y la lengua a la vez.

– Córrete pensando que es Miguel el que te come el coño, dije yo

Raquel levantó sus caderas y me sujetó mas la cabeza para apretarla contra su rajita.

– Me voy a correr….siiiii….me voy a correr…

Cuando ella terminó me tumbé sobre ella. Dejé mi pollón extendido sobre el coño de mi chica que acababa de tener un gran orgasmo mientras escuchábamos los gemidos del piso de abajo. No dejé que descansara.

– ¿Te has corrido pensando en Miguel?, dije frotando mi polla sin llegar a metérsela…

– No, me he corrido pensando en ti…

De un solo golpe clavé mis 20 cms de polla dentro de ella. Su coño todavía estaba muy humedo.

– Ahhhhh, bestia, mas despacio!!! protestó Raquel…

– Cállate que te voy a follar bien follada, quiero que gimas mas alto que la de abajo!!!

– Siiiii cariño, fóllame, fóllame!!!

– Grita mas alto zorra!!!!! o es que no te follo bien???

Llevaba un minuto follándome a mi chica cuando debido a la excitación noté que me iba a correr. Seguía metiéndosela con ganas….Mercedes en el piso de abajo se corría gimiendo como si estuvieran solos en el edificio…

– Shhhh calla un momento, dije tapando la boca de Raquel y deteniendo mis embestidas…

Nos quedamos los dos en silencio escuchando el orgasmo de la pija cuarentona. Me sentí ridículo con la polla dentro de mi chica, sobre ella, en silencio…

– Raquel…

– Que…

– Dímelo!!!

Me acarició el agujero de mi ano pasando un dedo con suavidad sobre él. Luego mi cuerpo tembló mientras Raquel ponía sus manos sobre mis nalgas. Ni siquiera me tuve que mover.

– Miguel folla mejor que tu!!!!, dijo Raquel susurrando en mi oido.

Exploté dentro de mi chica con tan solo volver a escuchar esa frase. Se lo estaba poniendo bien fácil a Raquel. A estas alturas ella ya no debía de tener ninguna duda de la superioridad de Miguel sobre mi en el arte de satisfacer a una dama. No contento con todo lo sucedido aquella noche, Mercedes todavía se corrió una vez mas y terminó todo un poco mas tarde con el ronco sonido de Miguel anunciando su orgasmo.

Puse cara de víctima y Raquel me miró con ternura. Me acarició la cara y nos abrazamos para dormir juntos. Era como si me chica se quisiera apiadar de mi. Ahora si que Raquel pensaba de verdad que Miguel follaba mejor que yo. Sonreí en la oscuridad y mi polla se puso dura…

Al día siguiente me llevé a Raquel por primera vez a la Blue Moon…

La primera vez que entramos en la Blue Moon ya me dí cuenta que no es el típico lugar que nosotros frecuentamos de fiesta. No tenía ambiente universitario, a decir verdad eramos de los mas jovenes de el local. Se podían ver cincuentones trajeados sin corbata, maduritas, cuarentañeros bastante pijos, chicas de unos treinta bastante arregladas, vestidos cortos, muy maquilladas. Por lo general gente de mas de 30 años hasta los 60 y de dinero. Cuando pedí un par de copas, bastante caras por cierto, ya no tuve dudas de que el lugar no era para mileuristas.

Raquel con sus 27 años tenía que ser de las mas jovenes del local sin ninguna duda, sin embargo no destacaba allí. A decir verdad pasaba bastante desapercibida con unos vaqueros normales y unas botas sin tacón a media altura. No tenía nada que ver con el resto de chicas con sus caros vestidos y caras maquilladas. Raquel llevaba la cara casi limpia aquella noche.

Mientras tomábamos la copa, eché un ojo a la gente. Después de la primera impresión inicial, luego ya me parecía un local bastante normal, música bastante buena, copas caras… Se podía ver un poco de todo, cincuentones hablando con maduritas o con chicas de 40, chicos mas jovenes hablando con jovenes o cincuentonas…. una mezcla mas o menos rara.

Al menos estaba pasando una velada agradable con Raquel, una copa buena, de la que mejor no la dije el precio, música y unas risas con mi chica. Una de las veces que levanté la vista, estaban un grupo de 4 chicos que rondarían los cuarenta años que estaban hablando y miraban hacia nosotros. Los cuatro iban con camisa, repeinados y vaqueros, bastante pijos los 4. No dije nada a Raquel porque en un primer momento me pareció una tontería. Pero unos minutos mas tarde ví que seguían mirando hacia nosotros y hablando entre ellos.

– Creo que esos tíos te están mirando, dije a Raquel

Raquel se giró y se quedó mirando un instante a los cuatro chicos.

– No sé, no me suena ninguno...dijo

– Se me está ocurriendo una cosa, pasa por delante de ellos como si fueras al baño, a ver si te dicen algo.

– Para que quieres que haga eso?, no me apetece hablar con esos tíos…

– No es que llevan un rato mirando hacia aquí y si te digo la verdad ya me pica la curiosidad, anda hazme ese favor, pasa por su lado…

Mi chica fue hacia el baño y pasó al lado de los cuatro tíos. Ninguno dijo nada pero se quedaron mirando. Luego se quedaron hablando entre ellos como afirmando y otros decían que no. Una cosa rara. Cuando Raquel volvió del baño pasó por su lado y uno de los chicos la tocó en el hombro a Raquel. Se giró y el chico dijo algo en su oido. Al momento mi chica le decía que sí con la cabeza. Luego estuvieron un rato mas hablando, se dieron dos besos y luego el chico parecía que presentó al resto de sus amigos con otros dos besos mas para cada uno. Al final se despidieron y el chico parecía que insistía en que Raquel se quedara con ellos, pero con una sonrisa les dijo que no y volvió conmigo.

– ¿Que te han dicho??

– Pues nada, que dicen que cuando me han visto les resultaba conocida a los cuatros y no sabían de que, me ha preguntado el chico si trabajaba en la tienda de deportes…en el centro comercial…y les he dicho que sí.

– Ah era eso

– Si era eso, que pasa, decepcionado???, jajaja, bueno luego me han dicho que me invitaban a tomar algo y si tu eras mi novio

– ¿Y que has dicho?

– Pues que voy a decir, pues que sí que eras mi novio y le he dicho que prefería que no me invitaran a nada

– Hay que sosa, haber dicho que era un amigo…

– ¿Y para que voy a decir eso?

– Pues para ver si te entraban, dije yo…

– Anda, ya estamos, ya me lo estaba imaginando…que imaginación tienes mas calenturienta…cuando quieras nos vamos para casa.

Llegamos a casa y Raquel estaba frente al espejo limpiandose la cara del escaso maquillaje que se había puesto. Solo llevaba puestas unas braguitas. Me puse detrás de ella y dejé su culazo desnudo. Al momento notó mi pollón duro entre la rajita de sus nalgas.

– Me ha gustado que esos tíos se fijaran en tí, seguro que querían follarte….

– Si, en cuanto habla uno conmigo ya quiere follarme…no te digo

– Eso es que te han visto en la tienda y se acordaban de ti, les tenías que haber seguido un poco el rollo…

– ¿Te hubiera gustado?, dijo Raquel.

Me apreté un poco mas contra ella para que notara mi dureza.

– ¿Tu que crees??, no hubiera estado nada mal, seguro que al final te acababan entrando…tenías que haber dicho que yo era un amigo, te imaginas?, ellos intentando ligar con mi novia y yo mirando desde lejos…

– No tengo por costumbre irme con el primero que me dice algo en una discoteca…

– Ya lo sé, pero alguna vez puede que lo hayas hecho, dime, antes de estar saliendo conmigo te has acostado con un tío que has conocido esa misma noche?

Mientras hablábamos esto, podía ver la cara de morbo de Raquel frente al espejo, toqué sus tetitas y sus pezones duros como piedras.

– ¿De verdad quieres saberlo?, quieres saber si he sido una chica mala alguna noche??

– Si nena, quiero saberlo, dije metiendo mi polla a Raquel de pies detrás de ella…

– Mmmmmm, siiii, mmmmm, un par de veces, ahhhh…un par de veces me he follado a un tío que acababa de conocer…

– Joder, y a mi me tuvieste esperando…

– Shhhh, no es lo mismo, contigo iba en serio….dijo sonriendo…

– Seguro que a ese pijo de esta noche te le hubieras follado…

– No es mi tipo, algo mayor para mi y demasiado pijo, pero no estaba nada mal…

– Ahhhh Raquel!!!!

– ¿Ya vas a correrte??

– No me digas eso, mmmmmm….

– ¿Porque no te gusta?, seguro que ya vas a correrte, ese pijo tenía pinta de durar mas que tu follando…

– Uffff para….

– Le tenía que haber dejado que me follara, me hubiera echado un polvo en condiciones.

No aguanté mas y agarrándome a la cintura de Raquel descargué dentro de ella mientras ella empujaba con su culo hacía mi y me miraba a través del espejo con una risa de zorra traviesa. Luego continuo quitándose el maquillaje y lavándose los dientes como si nada.

Esa fue nuestra primera incursión en la Blue Moon. La segunda fue peor porque ningún tío se acercó a Raquel para hablar con ella.

Un día de diario bajé a casa de Miguel y le dije que su plan de llevar a Raquel a la Blue Moon no estaba resultando muy bien. Había que intentar cambiar un poco la situación. Se estaba enfriando la posible situación de que Miguel se follara a mi chica.

– No te apures, para que un tio entre a Raquel solo tienes que …. y me contó lo que tenía que decir a Raquel. Esta noche voy a llamar a Mercedes para follármela y tu tienes que conseguir como siempre que Raquel se corra mientras nos escucha.

Luego Miguel se recostó sobre la silla y se sacó la polla.

– Venga putita que me tienes muy abandonado, ponme unas fotos de nuestra zorrita y luego haz lo que te de la gana hasta hacer que me corra.

Como habíamos previsto por la noche Raquel se corrió al compás de los orgasmos de Mercedes, pensando que era Miguel el que la hacía correrse así. Al día siguiente estábamos en casa comiendo y empezamos a hablar.

– Raquel, el sábado vamos otra vez a la Blue Moon…

– ¿Otra vez? Que te ha dado con el sitio ese?…está bien pero tampoco es para tanto…

– ¿No te gusta?, claro es que estás un poco fuera de sitio, jejeje, las tías van muy arregladas comparadas contigo…

– ¿Y eso que tiene que ver? Es solo que no me gusta toda esa gente pija…el sitio esta bien…

– Es que allí no llamas tanto la atención, no porque no estés buena, pero es que las tías van tan arregladas y te ves un poco rara

– No, no es por eso…

– Hemos ido dos veces y ni se han fijado en ti los chicos…

– Yo tampoco quiero que se fijen en mi, ya voy contigo…estás mas tonto…

– Pues yo sí quiero que te miren, quiero decir a esos pijos, habéis visto que buena está mi novia?…y ya si te entra alguno pues sería muy morboso…

– ¿Ya estamos con eso?, no quiero que me entren…además el primer dia si me entraron esos chicos

– Eso no es entrar…allí ligas menos, jajaja, reconócelo!!

– Pues no…

– Mira vamos a hacer una cosa, a ver si el sabado consigues que un tío te invite a una copa…

– Vaya tontería…y que gano yo con eso?

– Podemos apostar, ya que estás tan segura

– Vas a perder

– Apuesta entonces

– Una semana, dijo Raquel, el que pierda tiene que hacer durante una semana todas las tareas de la casa, pero todas son todas, desayuno, la comida, limpiar, fregar, lavadoras, planchar, baños….todas

– Vale, dije yo

– El domingo por la mañana quiero que me hagas unas tostaditas para desayunar, dijo Raquel sonriendo.

Llego el sabado por la noche. E igual que digo que algunas noches no se arregla apenas ese sábado Raquel no estaba dispuesta a perder la apuesta. Arriba una camiseta negra de manga larga bien ajustada, debajo los leggins mas finos y con los que mas marca. Por lo general cuando se pone esos leggins se suele tapar el culo. Pero ese día no. La camiseta la llegaba justo hasta donde empezaba el pantalón. Era tremendo como la quedaban esos leggins. Se marcaban perfectamente sus fibradas pienras, su culazo y su coño. Se quedaba poco a la imaginación. Por si fuera poco se transparentaba el tanga de hilo que llevaba debajo. Luego unos botines con tacón gordo. El pelo echado hacia un lado, su melena caía por un hombro y se maquilló la cara un poco mas de lo que era normal.

Durante el camino ya varios tíos se quedaron mirándola, pero no llamaba tanto la atención porque con la cazadora que se había puesto se tapaba el culo. Pero cuando entramos en la Blue Moon y se quitó la cazadora, al momento pasó a ser el mejor culo de todo el local con mucha diferencia. Nos pedimos una copa y yo veía como los chicos que se ponían detrás de nosotros miraban el culazo de mi chica. Ese día si que me lo estaba pasando bien.

Detrás de nosotros estaban dos maduritos de unos 50 años, los dos en camisa, uno con una americana azul marino y el otro sin americana. El mas alto, que llevaba americana no dejaba de hablar con su amigo, sin perder detalle del cuerpo de Raquel. Mi chica estaba tranquila, bebiéndose la copa, no suele beber, pero esta copa la estaba disfrutando. Parecía que no tenía mucha prisa por ganar la apuesta.

Cuando terminamos, me dijo Raquel que iba ella a la barra a pedir. Un agua para mi y una coca cola para ella. Se puso en la barra, al lado de los dos maduritos, se dió cuenta de que la miraban y Raquel le dijo algo al mas alto. Luego pidió y al momento tenía las dos consumiciones sobre la barra pero había entablado una conversación con uno de los maduritos. El otro se fue al baño como para quererlos dejar solo. Cuando se dijeron los nombres se dieron dos besos y luego siguieron hablando. Mi botellín de agua se estaba ya calentando sobre la barra.

No tardó en preguntarle sobre mi, Raquel le dijo que era un amigo. Era evidente que ya estaba tonteando con él.

– ?Y hay alguna posibilidad de que te vengas conmigo esta noche en vez de con tu amigo?, le dijo el madurito.

Raquel le dijo que no y luego se despidió de él y vino hacia donde estaba yo.

– Bueno, que te ha parecido, me entran los tios o no me entran….dijo Raquel

– De momento sigo ganando yo la apuesta, no he visto que te invitara a ninguna copa.

Me dió el botellín de agua ya caliente y dejó la coca cola a mi lado. Sin decir nada se volvió hacía el madurito, justo en ese momento ya había salido su amigo y los dos estaban pidiendo algo en la barra. Raquel se puso a su lado y no se cortó un pelo.

– ¿Me invitas a una copa?.

El madurito afirmó con la mirada y pidió para Raquel. Cuando le ví como pagaba, supe que ya tenía una semana de tareas de casa. Pero en ese momento me dió igual. Mi polla se puso dura viendo a mi chica tontear con aquel señor.

Mientras se tomaban la copa, los dos se hablaban a la oreja, dejando a un lado al otro amigo madurito que de vez en cuando me miraba. Mi corazón se puso a mil pulsaciones cuando el madurito pasó la mano por la cintura de Raquel y la dejó allí peligrosamente muy cerca del culazo de Raquel.

A mi chica no parecía importarle aquel detalle, es mas dejó que la mano de aquel desconocido siguiera allí y ella no paraba de reir y asentir ante lo que escuchaba en su oido…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s