ECONOMISTA

Todavia me costó unos días mas convencer a Raquel de que se pusiera sexy en el trabajo. Al final llegamos a un termino medio. No iría con ese medio chandal ajustado que ella llevaba, ni tampoco iría con unas mallas de gimnasio apretadas sin ropa interior como quería yo.

Se iba a poner unas mallas negras bien ajustadas y con un tanguita que se distinguiera bien en un tremendo culo.

Unos días mas tarde me bajé con Miguel a la piscina comunitaria aprovechando que Raquel estaba de tarde en la tienda, apurando ya los últimos días de verano.

– Me gusta lo bien que lo estás haciendo, la convences en todo a nuestra zorrita, como me gustaría ir a verla a la tienda y como marca ese culo y se quedan mirando los clientes, pero sería demasiado sospechoso si me presento ese día, asi que me voy a quedar con las ganas. De momento. Pienso disfrutar en primera persona de ese culo cuando me esté follando a Raquel, dijo totalmente convencido mi vecino de 55 años.

Mi polla se puso dura bajo las bermudas. Miguel enseguida se daba cuenta del efecto que me provocaban sus palabras.

Justo en ese momento se levantó Laura, la pija de tetas grandes alumna de Miguel, a bañarse junto con su marido.

– Como me pone esa tía, ya verás la reacción que va a tener Raquel cuando digas que me la he follado, dijo Miguel

Nos saludó con la mano con una sonrisa perfecta, desde dentro del recinto de la piscina a unos 30 metros de donde estábamos sentados. Nosotros no podíamos dejar de mirar sus tetones.

– Te imaginas lo que tiene que ser follarse a esa a cuatro patas?, la tienen que colgar las tetas tanto que se pondrán duros los pezones al roce de la cama, dije yo, mientras los dos la saludábamos desde fuera con la mano

– Esta es otro nivel, chico, no tiene pinta que sea de las que se ponen a cuatro patas. Que no te siente mal, nada me gustaría mas que ver el culo de Raquel a cuatro patas sobre la cama, debe de ser súblime, pero Laura tiene mas clase que todo eso, estas tías suelen ser bastante sosas en la cama. Seguro que “nuestra zorrita” se pone a cuatro patas en cuanto se lo pides, verdad?…

Me daba mucho morbo esa especie de sumisión que tenía hacia Miguel y que hablara también así de Raquel. Eran conversaciones típicas en la piscina durante ese verano. Yo hace rato que estaba con la polla dura bajo el bañador.

Encima para rematar aparecen Mercedes con su hija Berta. Entran en el cesped y vienen hacia nosotros.

– Vaya las que faltaban…hostias!!!!!! se me ha olvidado comentártelo, me dice Miguel, este sábado va a haber un torneo intensivo en el club de Mercedes y Berta y me ha dicho Berta que si quieres jugar con ella el mixto, se me ha pasado total, comentártelo, yo jugaré con Mercedes.

Justo en ese momento llegan las dos a nuestra altura y nos saludan. Cruzamos unas palabras con ellas y luego ponen su toalla a tres o cuatro metros de nosotros. Me resulta gracioso como Miguel y Mercedes guardan las distancias en público y que manera de follar en privado.

Le digo en bajito para que no nos escuchen…

– Pues no te sé decir, no sé como le va a sentar a Raquel que me pase todo el sábado que encima libra, jugando al padel, se lo preguntaré.

Nuestras dos nuevas vecinas de toalla se están poniendo crema por el cuerpo.

– No me digas que no te apetece contemplar todo el día esas piernas y ese culito de Berta, me dice Miguel al oído riéndose, nos damos un baño y nos subimos a tu casa a hacernos una paja?

Veinte minutos mas tarde, con las bermudas y el pelo mojado estamos sentados en mi habitación

– Al final, a lo tonto me he puesto bruto en la piscina, jajaja, dice Miguel, ya solo nos ha faltado el culazo de nuestra zorrita!!!

– Ya te digo, dan ganas de sacarse la polla en mitad de la piscina y hacerte una paja…digo yo

– Si, si, a ti lo que te pasa es que se te pone bien dura con Berta, ten cuidado que es joven, pero tiene pinta que sabe lo que se hace, te tira los trastos descaradamente

– Que va, que va…paso de líos…

– Ya ya, imagina ese culito, que se te sienta encima, te dejas follar por ella, joder si folla la mitad de bien que su madre te aseguro que te correrías mas rápido que de costumbre, no la aguantas ni 30 segundos, jajaja, me dice Miguel en un tono que suena a humillación hacia mi.

Está manejando mi portátil buscando las fotos de Raquel que tenemos guardadas para nuestras pajas. Abre una de ellas.

– Me vuelve loco ese culo, joder!!!! me encanta, me voy a sacar la polla y me voy a pajear delante de ti, te gusta que lo haga mirando a Raquel?

– Si, digo yo timidamente

– Vaya desperdicio, seguro que no eres capaz ni de estar tres minutos follándotela a cuatro patas, me equivoco?

Yo ya ni contesto a Miguel, solo veo como se pajea y me saco la polla para que vea que dura se me pone, pero apenas puedo meneármela.

– Joder que polvazo la pienso echar!!!!!, no te preocupes chico que pienso dejar a tu novia muy bien follada. A lo mejor te gustaría mirar eh, dime, te gustaría mirar como follamos?

Sigue pasando fotos como loco, de vez en cuando me mira, pero no deja de hablar y de provocarme. Cada frase que suelta hace que mi polla se ponga mas y mas dura.

– Te gusta ver como me corro mirándola?, dime que te gusta!!! te gusta ver como me corro mirando el culazo de la puta de tu novia???????

De repente se pone de pies a un metro de mi, mirándome mientras se masturba.

– Quieres ver como me corro?????

– Si, quiero verlo!!! digo yo también muy excitado.

Miguel se acerca a mi.

– Pues claro que quieres verlo, tanta polla que tienes para nada, joder me voy a follar a tu novia y parece que lo vas a disfrutar tu mas que ella, está claro que te encanta esto, ya que me dejas que me folle a tu novia creo que hasta podría correrme encima de ti…

Al oir estas palabras mi corazón se acelera. Estoy sentado en una silla con las piernas abiertas y la polla fuera sobre mi abdomen. Miguel de pies se mete entre mis piernas. Casi se está meneando la polla delante de mi cara.

– Voy a correrme encima de ti!!!

Y su semen empieza a salir de su polla y cae hacia abajo sin ninguna fuerza. En cuanto noto su esperma caer sobre mi pollón éste explota en una tremenda corrida que nada tiene que ver con la de Miguel.

Mi semen sale disparado hacia todos los lados sin tocarme la polla.

Empiezo a parecer la putita de Miguel. Ya hasta dejo que se corra encima de mi.

Llega por fin el viernes, el día que he quedado con Raquel que se va a poner las mallas para ir al trabajo. También me deja jugar el torneo de padel al dia siguiente con Berta, ni yo mismo sabía las consecuencias que esto me iba a deparar, pero vuelvo con el tema de Raquel en la tienda.

Una hora antes del cierre de la tienda, entro y allí veo a mi chica colocando unas zapatillas. Mmmmmmm. La vista se me va a su culo. No lo puedo remediar. Una de sus compañeras que me ve, me saluda.

– Que tal? Vienes a buscar a Raquel?

– Si, voy a dar una vueltilla mientras, a ver si veo algo…digo yo.

Me invade una sensación de frustración. La tienda está casi vacia y no hay ningún chico que parece que se fije en mi novia. Salgo de la tienda y me quedo un rato esperando cerca de la entrada. Cuando entra un grupo de tres tíos sobre los 30 años me pongo detrás de ellos a ver si miran a mi novia. Bingo!!!!! van hacia la zona de calzado donde está Raquel.

Puede parecer una tontería pero en ese momento se me empezó ya a poner dura. Empiezan a mirar unas zapatillas al lado de Raquel y uno de ellos coge un modelo y le dice a Raquel que si le puede sacar su número. Raquel coge la zapatilla y antes de entrar al almacén se fija en mi, pero no dice nada. Me siento como un voyeur.

Y esa cara que tiene mi chica???? me ha parecido ver que sus ojos brillaban de morbo y lujuria. Está disfrutando con todo esto la muy puta.

Los tres chicos se sientan frente a las zapatillas del expositos y Raquel saca el par para que se las pruebe uno de los chicos. Luego se pone de espaldas a ellos a escasos dos metros mientras sigue colocando uno de los pedidos.

Los ojos de los tres chicos se fijan en el culo de mi novia!!!!!!!

Al poco se gira.

– Todo bien?, te quedan bien?

– Si, si yo creo que es mi número dice el chico caminando un poco con ellas, me las quedo

– Vale, en caja te cobra mi compañera, dice Raquel volviéndose a girar hacia el expositor.

Los tíos se miran entre ellos como con cara de asombro y luego hacia el culazo de Raquel. Cuchichean algo y luego se ríen. Ya no aguanto más. No puedo evitar acercarme a la escena. Cojo unas zapatillas y le digo a Raquel que si tiene mi número. Ella como si no me conociera de nada me dice que lo va a mirar al almacén.

Me siento al lado de los chicos y les miro. Los cuatro nos quedamos observando el culo de mi novia mientras desaparece.

En plan colegas les digo…

– Vaya como está la morenita eh?

Y uno de ellos responde

– Ya te digo, tiene el mejor culo de todo el centro comercial, nosotros venimos mucho a la tienda solo por ella, pero es que hoy además está mas tremenda!!!!

Aparece Raquel con mis zapatillas de la mano y me las da para que me las pruebe. Luego se gira otra vez y nos pone el culo de escaparate. Todavía estoy en estado de shock ante la confidencia casual de esos tíos desconocidos. Y mi polla palpita como nunca. Saco el móvil y hago una foto del culo de Raquel.

– De recuerdo, les digo y uno de ellos hace lo mismo y me imita.

Los cuatro nos reímos. Un tío acaba de sacar una foto del culo de mi novia delante de mi y yo estoy con la polla a punto de explotar.

Dejo las zapatillas en el suelo, me levantó y voy hacia Raquel, la cojo de la cintura y la digo al oido que la espero fuera. Doy un azote a su culo y me vuelvo.

Me cruzo con los tres chicos que siguen sentados y les miro. La cara que ponen es de las que no se olvidan. Mi corazón palpita a mil por hora. No sé ni como me siento. Solo sé que estoy excitadísimo con lo que acaba de pasar…

Esperé fuera pacientemente hasta el cierre de la tienda. Al poco salieron los tres tíos de dentro y me saludaron con un hasta luego. Todavía tenía la polla dura. En cuanto salió la compañera de mi novia y ésta se quedó sola en la tienda entré. Tuvo el tiempo justo para cerrar. Me moría de ganas por echarla un polvo dentro de la tienda. Nunca lo habíamos hecho.

– Espera, que tengo que hacer cosas… que no puedo…no…aquí no…aquí no cabronazo…para…

protestó un poco, pero tampoco mucho mientras la sujetaba de la cintura con una mano empujándola hacia los probadores y la otra mano la metía entre sus piernas.

– No puedes aguantar hasta casa?, dijo Raquel

– Cállate, voy a follarte ahora mismo!!!

Metiéndola a la fuerza en un probador la sujeté por el cuello, estampando su cara contra el cristal de los probadores, con la otra mano bajé sus mallas y ví como su tanguita se quedaba pegado a su coño debido a la humedad que Raquel tenía entre sus piernas.

– Aquí no, podrían echarme si nos pillan, mmmmmmm, dijo Raquel en el momento en que mi polla entraba dentro de ella, tan solo pudo poner las manos contra el cristal dejándose hacer.

Quería tener una panorámica perfecta del polvo que la iba a echar. Ver como mi cuerpo rebotaba contra su culo, las mallas y el tanguita a medio bajar y en el reflejo del espejo ver su cara de placer mientras mi pollón taladraba su coño.

La cogí del pelo por la zona de la nuca, tirando con un poquito de fuerza.

– Has visto como te miraban esos tíos?, esta noche se van a pajear los tres pensando en tu culo!!, ya te conocían de otros días, me han dicho que tenías el mejor culo de todas las zorritas del centro comercial.

Fue un polvo rápido. Apenas un minuto. Yo tampoco necesitaba más para correrme. Justo en el momento que estaba a punto, me puse al lado de Raquel pegando mi polla a su mejilla y me corrí en el cristal del probador apuntando hacia el reflejo de su cara. Toda mi leche salió disparada hacia el cristal con mucha violencia.

Cuando todo terminó Raquel se subió las mallas rápidamente.

– Te habrás quedado agusto no?, ahora limpia todo esto mientras hago el cierre de la tienda. Y allí me dejó en el probador limpiando mi corrida.

Otra vez la había dejado con todo el calentón.

Por la noche ya en casa, comenzamos a escuchar los gemidos de Miguel y Mercedes.

– Joder Raquel, tengo un cotilleo que contarte, se me había olvidado decírtelo, es bastante fuerte…

– Si?, de quien?

– De tu profe de padel, nuestro vecino, ni te imaginas a quien se ha follado…

– A Mercedes no?

– Bueno si, a Mercedes, pero a otra también, a una que te cae “muy bien a ti”

– A mi?, de aquí de la comunidad?

– Si, de aquí, casada…

– Casada????

– Si, a Laura!!!!

– Laura???????, que Laura?????

– Pues quien va a ser, tu compañera de clases de padel…

– Venga ya!!!!!!!….ni de coña!!!!!

Puse la cara mas seria que pude para continuar con mi mentira.

– Ni se te ocurra decir nada!!!!!, es verdad, lo sé de primera mano…

– Te lo ha dicho Miguel???

– Claro

– Es que es muy fuerte, no me lo puedo creer!!!

– Pues creételo, que se ha follado a la pija esa tetona…y luego va de super pija por la comunidad, creyéndose la mejor.

Raquel se moría de ganas por saber toda mi historia inventada. Estaba disfrutando con aquello. Su máxima rival en las clases de padel. La mas guay de la comunidad, casada, la mujer perfecta, follada por su profesor de padel de 55 años.

– Pero como ha sido, donde???, dijo Raquel

– Creo que solo ha pasado una vez, no se ni como ni cuando ni donde, pero si estás muy interesada le puedo pedir los detalles a Miguel…

– Joder si si, se lo tienes que preguntar, no me lo puedo ni creer, es demasiado fuerte esto!!!!!!!!!!

– Ten cuidado que ese cabrón quiere follarse a todo su grupo de padel, jajaja!!! , dije metiendo la mano entre las piernas de Raquel, no sé que tendrá, pero parece que no tienen queja ( al fondo se escuchaban los gemidos de Mercedes )

– Anda, no digas tonterías!!!!

– No es ninguna tontería, estás muy buena!!!!, no me extrañaría que también quisiera follarte, como los tres tíos de la tienda, dije quitando sus braguitas.

Me saqué la polla y cuando estaba a punto de ponerme sobre ella para metérsela ella me cogió la polla retirándola y apartándome a un lado

– Haz que me corra!!!!méteme los dedos!!!!!

No quise ser malo y decidí proporcionar un orgasmo a mi chica. Me propuse que fuera tan intenso casi como el que estaba teniendo en el piso de abajo Mercedes. Raquel esperó mis dedos en una postura en la cama como si fuera a dar a luz, abierta de piernas y con los codos apoyados sobre la cama. Metí dos dedos en su húmeda rajita.

– Todavía estas mojada desde que has mostrado tu culito en la tienda a esos tios? O te ha puesto cachonda escuchar como folla tu profe de padel?

Raquel no contestó, solo comenzó a mover sus caderas en busca de mis dedos, gimiendo mas alto. Introduje un tercer dedo en su interior.

– Vamos mas alto!!!! que te escuche Miguel como te corres!!!!

– Shhhh calla…

– No quieres que se corra Miguel escuchándote mientras se folla a Mercedes??

– Que marrano eres!!!

– Yooo???? y tu? poniendo posturitas en la tienda para que esos tres tios te miren el culo!!! y encima poniéndote cachonda!!! te pone saber que ahora se la están meneando pensando en ti????

Raquel se movía un poco mas rápido. Estaba a punto de correrse. Metí un cuarto dedo dentro de ella. Tenía toda mi mano dentro de su coño.

– Para otro día que te pongas esas mallas de zorra en el trabajo voy a ir con Miguel y te vamos a mirar el culo los dos!!!!! después de eso no va a tener dudas de que quiere follarte como a las putas de Laura y Mercedes!!!!

En ese momento Raquel explotó en un tremendo orgasmo. Hacía semanas que no se corría conmigo y no tuve que trabajar mucho para conseguirlo. Mercedes debajo de nosotros seguía gimiendo bien alto. Era como un concurso haber quien gemía mas alto. Como castigo por estas semanas, Raquel dejó mi polla tranquila en ese momento.

– Yo ya he terminado, jajaja, me dijo, si quieres te la terminas tu solo. Además te has puesto un poco pesadito con lo de Miguel.

En ese momento puse las cartas sobre la mesa.

– Perdona, ha sido por el morbo de la situación. Por un momento he fantaseado que follabas con Miguel y te corrías como Mercedes…no sé porque me ha dado morbo, pero te aseguro que se me ha puesto muy muy dura.

Me puse de rodillas a su lado meneándome la polla. Raquel estaba con cara de sorpresa ante mi confidencia.

– Me has dicho que me termine la paja yo solo, eso pienso hacer, pero no me has dicho que no me pueda correr sobre ti. Me voy a correr encima de ti!!! voy a llenarte las tetitas de leche, solo te pido una cosa, aunque sea como fantasía, dime si alguna vez te has puesto caliente escuchando a los vecino de abajo…

– Bueeeno…un poquito si, me dijo con cara de buena Raquel, anda ven, dejame a mi, dijo Raquel agarrándome la polla y masturbándome sobre su cuerpo.

Poco a poco iba saliendo todo como Miguel lo había previsto. Pero quedaba mucho camino por recorrer. Tan solo se había cumplido la parte fácil de su plan para follarse a mi chica.

A la mañana siguiente había quedado con Miguel, Mercedes y Berta para ir al club de padel de las chicas a jugar un torneo intensivo que duraba todo el día. Pero antes de que se sonara el despertador yo ya estaba despierto. Raquel dormía a mi lado y todavía estaba pensando en lo que había pasado el día anterior. Le había confesado parte de mis fantasías con Miguel, aunque ella tampoco es que hubiera hecho mucho caso. Se lo había tomado mas como un juego, aunque con ello hubiera alcanzado uno de los mejores orgasmos de su vida.

También me tenía intranquilo que iba a volver a ver a Miguel. Desde que se había corrido encima de mi no habíamos vuelto a coincidir y en el fondo estaba avergonzado por mi actitud. Esa sumisión hacia él que por un lado me daba vergüenza y por otro lado me daba tanto morbo que mi pollón de 20 cms se ponía muy duro.

Quedamos los 4 y Miguel actuó conmigo como si no hubiera pasado nada. Por la mañana jugamos la primera fase, Miguel con Mercedes y yo con Berta.

La hija de Mercedes no se separó todo el día de mi. Yo no perdía detalle de sus muslos y su culo. Era un suplicio poderme concentrar para jugar con ella. No podía llevar conjuntitos con la falda mas corta. Me pasé todo el día mirando su juvenil culo.

Además con tan mala suerte que Mercedes se lesionó en un tobillo y a la fase final de la noche no iba a poder acudir.

– Oye, esta noche no vamos a venir, me dijo Miguel, te importa traer a ti el coche y vienes solo con Berta?

– Si, vale, no hay problema

– Vale, otra cosa, ya hace días que no coincidimos, me apetece paja, te pasas ahora por casa antes de comer?? y ya me cuentas como va el plan con “nuestra chica”, me pareció escuchar ayer entre los “berridos” de Mercedes que se corría, dejaste ayer que se corriera?

– Si, luego te cuento…

Nos duchamos y volvimos a casa. Antes me pasé por casa de Miguel. Nos sentamos en el sofá de su salón con una cerveza en la mano

– Bueno, cuéntame como va todo con Raquel, ayer era el día que iba a ir las mallas bien ajustadas en la tienda no?

Le conté lo que había pasado con los tres tíos. Lo de la foto, como se había puesto cachonda Raquel con las mallas ajustadas, mostrándose ante ellos y como había dejado que me la follara en los probadores. Luego le conté también lo de Laura. Como al principio no se lo había creido mucho y luego no salía de su asombro. Al final como la terminé masturbándola con 4 dedos mientras la decía que se corriera escuchando como te follabas a Mercedes y como gemía y el gran orgasmo que tuvo. También le revelé mi confesión a Raquel de que me daba morbo imaginarme a ella follando con Miguel y gimiendo como Mercedes.

– Parece que estás avanzando mucho y “nuestra chica” está entrando en el juego. Ya está todo preparado para que empiece mi parte de conquistar a Raquel. Poco a poco, pero al final terminaremos follando en vuestra cama, te lo aseguro. Si lo que quieres son unos cuernos, los vas a tener. Lo que pase luego entre vosotros es vuestro problema. Sigues decidido a seguir adelante?

– Si, por supuesto, le dijo retando a Miguel, sinceramente no creo que con esto termines haciendo nada con Raquel.

– Ya lo sé que sigues pensando que no va a pasar nada, solo te estoy advirtiendo de que te vayas preparando para lo que va a venir porque ya las consecuencias son imprevisibles. Una vez que meta mi polla dentro de ella no sé lo que va a pasar después.

Ahí estaba Miguel sentado en el sofá de su casa hablando con toda seguridad de follarse a mi chica. Era como si tuviera una doble personalidad. Un tío de 55 años con mucho liderazgo, atractivo, pelo algo canosillo, peinado a raya, educado y culto. Pero luego cuando estaba conmigo se transformaba en un vicioso pajillero. No tenía ningún problema en sacarse la polla delante de mi y meneársela mientras me contaba como se iba a follar a Raquel.

– Que tengáis suerte este tarde en el torneo, me dijo Miguel, y ten cuidado con Berta que no te quita ojo de encima, hay que ver como se te insinua esa zorrita!!!!

– Paso de rollos, ya lo sabes, además es muy joven

– Joven?? que dices, están en lo mejor, en un mes empieza la universidad, has visto que piernas y que culito?, no me digas que tiene que ser una gozada tocar ese culo redondito, duro y suave, estas zorritas hoy en día a esa edad ya se han comido unas cuantas pollas… te imaginas mirándote con esa carita, esos ojos claros mientras te la chupa?…solo de pensarlo se me pone dura, dijo tocándose el paquete

– Bueno me voy a ir a casa, que quiero ir a casa para descansar un rato…

– Espera un momento, me dijo Miguel, enséñame la foto que hiciste ayer a Raquel en la tienda.

Saqué el móvil y le enseñe a Miguel la foto del culo de Raquel con las mallas en el trabajo. Al momento se sacó la polla. Con una mano miraba el móvil y con la otra se meneaba la polla.

– Joder!!!, Berta tiene buen culito, pero lo de “nuestra chica” son palabras mayores, tiene un señor culo!!!!!, la primera vez que me la folle lo voy a hacer desde atrás mirando su culo y me voy a correr sobre él.

Yo solo miraba la escena, era un poco raro, sentado en el sofá a su lado, viendo como se meneaba la polla Miguel mirando una foto de Raquel en mi móvil. Sin embargo tenía una especie de sumisión hacia él que me paralizaba. No podía dejar de contemplar aquello. Me daba un morbo terrible ver como se pajeaba mirando a Raquel. Yo ya estaba empalmado hacía rato. Y Miguel lo sabía.

– Sácate la polla!!!! me ordenó.

Sin decir nada me saqué la polla y sujetándomela me quedé mirando a Miguel para recibir nuevas instrucciones.

– Recuéstate un poco, así, bájate un poco mas el bañador, levanta un poco la cadera, eso es!!!

En esa postura, sacando un poco la cadera hacia fuera y sujetándomela, mi polla de 20 cms parecía todavía mas grande sobre mi pubis depilado.

Miguel se puso de pies delante de mi, sin dejar de mirar el móvil.

– Te gustó que el otro día me corriera sobre ti???

– No, dije avergonzado

– Nooo????, jajaja, y por eso la tienes tan dura?, por que me sigues mostrando la polla entonces?

Yo seguía sin decir nada.

– Está bien, si no quieres no me correré sobre ti…dijo Miguel empezando a girarse para sentarse de nuevo.

Entonces no sé porque lo hice pero estiré la pierna y la pasé por detrás de las piernas de Miguel impidiéndole que se fuera. En ese momento debía de tener pinta de portada de una revista gay, recostado sobre el sofá, mostrando mi tableta y sujetándome la polla sobre mi depilado cuerpo.

– Vaya, vaya, con que esas tenemos, si al final resulta que vas a ser mas putita de lo que pensaba…

Putita.

Fue la primera vez que me lo llamó. Desde ese día hasta hoy siempre que estábamos en privado me llamaba putita. Ya nunca dejó de hacerlo. Y a mi me gustaba. La primera vez que me lo dijo mi polla se puso muy dura. Miguel lo sabía y yo estaba dispuesto a aceptar desde ese día ser su putita.

Porque le había rodeado con la pierna para impedir que se fuera?, quería que se corriera sobre mi?. Por supuesto que lo quería. Deseaba que aquel señor echara su semen encima de mi. Quería ser su putita y sentir su semen en mi cuerpo mientras se pajeaba mirando fotos de Raquel.

Nunca me he cuestionado mi sexualidad. Soy hetero, me gustan las mujeres, me gustan todas las mujeres. Pero nunca había experimentado con ellas nada tan morboso y placentero como esa especie de sumisión que tenía con Miguel.

– Asi que quieres que me corra sobre ti, eh?, vamos a hacer algo mejor, dijo con una sonrisilla mientras se sujetaba la polla.

Se sentó a mi lado y siguió meneándose la polla mirando en el móvil una foto del culo de Raquel.

– Toma, sujétame el móvil delante de mi, dijo pasándome el teléfono.

Yo se lo cogí y lo puse delante de su cara, él no dejaba de mirarlo mientras se seguía masturbando.

– Joder!!! menudo culo tiene la zorra de tu novia y tu aquí sujetándome el móvil mientras me la meneo mirándolo, te gusta que me la casque mirando su culo, putita??

– Si, me gusta

En ese momento me guardé mi polla dentro de las bermudas. Yo seguía sujetando el móvil delante de la cara de Miguel

– Que haces??, no te guardes la polla!!!!, me encanta ver ese pollón bien duro mientras me la meneo con el trasero de tu novia.

Le obedecí al momento y volví a sacarme el rabo delante de él.

– Quieres que me folle a Raquel??

– Si, quiero que te la folles…

– Y vas a ser mi putita a partir de hoy?

– Si…

– Contéstame bien, dime que vas a ser mi putita joder

– Si, voy a ser tu putita a partir de hoy…

– Muy bien…y harás todo lo que te pida, verdad???

– Si, haré todo lo que me pidas

– Muy bien, parece que vas a ser una muy buena putita, joder estoy a punto de correrme, dijo Miguel mientras se meneaba la polla a mas velocidad.

Mi actitud hacia él no podía ser mas sumisa. O sí. Me cogió el móvil y me agarró de la mano llevándola hasta su polla.

– Que haces tío??, dije yo, apartándola….

– Tranquilo…no quiero cosas raras, nunca me ha tocado la polla un tío, pero te aseguro que es lo más estar aquí pajeándome con tu novia contigo delante.. y me han entrado unas ganas terribles de que me termines tu la paja…

En ese momento retrocedí mas de 10 años atrás, mi época universitaria, tuve un compañero de pajas, solo pajas. Era la única polla distinta a la mía que había tocado. Y a decir verdad añoraba tocar una polla. Es algo muy morboso pajear a otro tío hasta hacer que se corra. Lo había recordado muchas veces. Y ahora tenía delante de mi a mi vecino de 55 años que quería que le hiciera una paja mientras miraba fotos del culo de mi novia. Le acababa de decir que era su putita, que iba a hacer, fingir un ataque de masculinidad en ese momento???

Me puse en la piel de Miguel en ese momento. Supuse lo morboso que debe de ser que un tío te haga una paja con fotos de su novia delante.

Al momento me incliné sobre él y le agarré la polla. Era mas pequeña que la mía y menos gruesa, pero me daba igual. Solo quería hacer que se corriera. Estábamos los dos en el sofá. Yo con la polla al aire y meneando la polla de Miguel que sujetaba el móvil delante de su cara mirando el culo de Raquel en mallas.

– Eso es, así…un poco mas fuerte y más rápido, joder putita que bueno…joder putita….esto es la hostia, voy a correrme, voy a correrme!!!!!

Yo seguí masturbando a Miguel hasta que comenzó a correrse. De su polla comenzó a salir semen sin ninguna fuerza que fue cayendo por mi mano que seguía en un sube y baja por todo su rabo.

Cuando terminó decidí que mi trabajo había terminado y salí de allí a toda prisa sin decir nada ni mirar hacia atrás. Miguel me decía algo pero yo no le escuchaba. Subí por la escalera a mi casa mientras me limpiaba el semen de la mano con un pañuelo.

Comí con Raquel y la dije que luego me iba a echar la siesta para estar descansado para el torneo de padel por la tarde noche. Ella me dijo que se iba a ir de compras con una amiga a un centro comercial y ya se quedaría con ella a cenar. Intenté dejar la mente en blanco y caí en un sueño profundo. Dormí casi tres horas de siesta y me despertó una llamada de Berta. Me estaba esperando ya en el garaje.

Bajé al momento y allí estaba con un conjuntito de padel blanco y negro que la quedaba tremenda. Como siempre no podía ser mas corto.

Llegamos al club y ganamos el primer partido. Luego se paró el torneo y se hizo una cena entre los jugadores. Nos tomamos un par de cañas y jugamos la semifinal. También ganamos. Otro pequeño periodo de descanso. Total que íbamos a empezar a jugar la final mas tarde de las doce de la noche. Al final perdimos, pero terminamos de jugar casi a la una y media de la noche. Nos pegamos una ducha antes de la entrega de premios.

Berta salió de la ducha con un vestidito de verano blanco, super ajustado, el pelo mojado, en los pies llevaba unas sandalias con las uñas pintadas. Tuve una erección nada mas verla. Durante la entrega de premios ella se bebió otro par de cervecitas más con lo que ya se estaba poniendo contentilla. Mientras iba la gente recogiendo los trofeos, Berta estaba apoyada con las manos en mi hombro y mas de una vez me rozó con sus tetitas. Me estaba calentando bien la muy zorrita de ella.

Luego nos montamos al coche y ella dobló una pierna para apoyar el pie en el asiento donde iba ella por lo que podía ver todo su muslazo. No sé ni que cojones iba diciendo, yo solo iba pensando en mirar de reojo hacia ella y sus piernas. Un par de veces dejó caer su rodilla hacia mi y me tocó en la cadera pero la volvía a subir rápido. Era como un juego para ella.

Metí el coche en el garaje deseando terminar con ese suplicio e irme a casa para hacerme una buena paja. Con un poco de suerte aunque eran casi las tres de la mañana pillaría a Raquel despierta y echaría un polvete.

Fui a dar dos besos a Berta para despedirme de ella…

– No me acompañas hasta la puerta del ascensor??, es un poco tarde, anda porfa...me dijo ella agarrándome del brazo.

Era el garaje de la comunidad pero vivíamos en distintos portales. La acompañé a la puerta que daba a su portal y su ascensor. Entramos por la puerta y fuimos por un pasillo estrecho hasta la puerta del ascensor.

– Gracias por todo, me dijo Berta, ha estado genial el torneo, me dijo dándome un beso en la mejilla.

Yo fuí a darla dos besos pero ella se abalanzó sobre mi y me dió un pico en los labios.

– Eh eh eh….para para para, Berta, para para!!!

Pero ella no me escuchaba, ya me estaba comiendo el cuello poniéndome contra la pared y me había cogido de las manos para ponerlas en su cintura justo donde empezaba su culo.

– No Berta, no!!!!, dije aspirando el olor de su pelo que tenía delante de mi cara.

La poca sangre que ya tenía en el cerebro me terminó de bajar a la polla cuando toqué su culito a dos manos por encima del vestido.

Ella me seguía dando muerdos por el cuello y me apretaba contra la pared. No tenía ninguna intención de dejarme escapar. Metí las manos por debajo de su vestidito y agarré una nalga con cada mano. Estaba acariciando su culito practicamente desnudo. Tan solo lo impedía un minúsculo tanga. Un culo perfecto. Joven, tierno, redondito, duro y suave.

– No Berta, por favor noooo….para…para….Berta no…dije casi jadeando. Aquella no era una orden, sonó mas bien a súplica para que parara. Pero ninguno de los dos queríamos que eso sucediera.

Tiré del hilo de su tanguita para incrustárselo en el coño. Me miró con una cara de viciosa total.

– Así me gustan los tíos que saben lo que tienen que hacer, dijo Berta desabrochando mis bermudas y metiendo la mano para agarrarme la polla….

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s