MOISÉS ESTÉVEZ

Erik y Minna se dirigieron a comisaría. De camino se iban mofando del
fiscal, que una vez más tuvo que abandonar la habitación donde se había
cometido el crimen con el estómago revuelto, vomitando y con la cara bastante
pálida, casi más que la propia víctima. No era normal su presencia en las
investigaciones, pero dado el cariz de los acontecimientos comenzó a
personarse in situ.
El forense aún no había llegado con el cadáver de Alexandra Nilsson,
por lo que decidieron hacer un briefing, recomponiendo todo el material que
hasta ese momento tenían, repasando el modus operandi del asesino,
préstamos y coincidencias entre todos los casos que hasta el momento tenían
en lo alto de la mesa, a ver si encontraban un hilo del que poder tirar a lo largo
de ese día.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s