ECONOMISTA

Raquel debía estar alucinando con como me estaba comportando. Al fin y al cabo no deja de ser una chica de 27 años normal, como vuestra novia o mujer. Estaba seguro que no había follado con 40. Ni con 30. Dudo incluso que hubiera estado con mas de 10 chicos. Pero era buena señal que mi chica hubiera entrado en mi juego. Aunque de momento fuera en bromas.

Movía ansiosa su culazo frente a mi cara. Estaba tumbada completamente boca abajo y yo apoyé mis manos una en cada gluteo dispuesto a agacharme para comer su culo. Abrí sus nalgas y metí la lengua en su agujerito. Como me gusta lamer su ojete. No puede haber un manjar mas sabroso. Raquel solo jadeaba y apretaba su culo contra mi cara, pero no había contestado a mi pregunta.

– No me has contestado, dime Raquel, ¿alguien se ha follado mi culito?

Mi chica levantó sus caderas y se quedó casi a cuatro patas con la cara apoyada en la cama. Levantó un poco la cara y me miró. Su sonrisa juguetona había desaparecido de su cara.

– ¿Tu culito?… llegas unos años tarde me parece a mi

– Joder, así que ya te han dado por el culo, dime quien fue, quiero saberlo, quiero saber quien fue el primero, quiero saber cuantos han sido…quiero saberlo todo!!!!!!!!

– Que lo mismo te da, si no sabes quien son…

– Estoy muy excitado Raquel, dime por lo menos cuantos han sido, por favor, solo eso, por favor….solo dime eso…

– Tres!!!!. ¿Te vale?…han sido tres, tres antes que tu, vamos déjate de preguntar y métemela por el culo… ¿no te apetece ser el cuarto? dijo Raquel por primera vez en serio en toda la noche.

Joder tres. El perfecto culo de mi chica había sido follado por tres pollas. Escuchar ese número hizo que mi polla se pusiera muy dura. En ese momento no era su novio desde hacía 6 años. Su pareja con la que compartía su vida. En ese momento era el cuarto. Solo era un número que penetrar a mi chica. El cuarto de la lista. Apunté mi polla hacia su culo.

El grito de dolor de Raquel se tuvo que escuchar en todo el edificio. En cuanto mi pollón desgarró la entrada de su ano mi chica saltó hacia delante y se tapó el culo con la mano. Otro intento fallido.

Pero yo estaba fuera de si y tenía muchas ganas de follarme a Raquel. En ese momento no tenía ganas de trabajarme cuidadosamente el culo de mi chica. Solo quería penetrarla. La cogí de las caderas y tiré de ella hacia atrás. Ella quedó a cuatro patas y de un solo golpe metí mi polla en su coño.

Me la follé con ganas. Como hacía tiempo que no lo hacía. Los gemidos de Raquel así me lo indicaban. En una de las pocas veces que dejó de gemir me di cuenta de que ya no se escuchaba nada en el piso de abajo. Ahora era yo el único que follaba. Fue una sensación extraña. Pero me sentí poderoso. Me sentí bien.

“ Te voy a dejar bien follada zorra. Te la voy a meter con todas mis fuerzas. Me encanta ver como rebota mi cuerpo contra tu culo. Como me gusta follarte así desde atrás. Como estás disfrutando. ¿Lo escuchas Miguel? ¿no decía que no nos habías escuchado nunca? Pues pon el oido que estoy como un toro. Voy a estar un buen rato así. ¿Te gusta el culo de Raquel? Pues entonces te gustaría ver la panorámica que tengo yo ahora. Si vieras esto si que te ibas a hacer pajas, viejo. Te mueres de ganas por follarte a Raquel. Pero aquí el que manda soy yo. No te me pongas muy gallito que lo mismo soy yo el que se folla a Mercedes. Tu ligue también me come la polla con la mirada y que decir de su hijita. Puede que a ella tambíen la deje bien folladita, así que ándate con ojo”

La cantidad de cosas que me dio tiempo a pensar mientras me follaba a Raquel a cuatro patas. No sé el tiempo que pasé embistiéndola. Pero mínimo fueron 20 minutos. Cuando estaba a punto saqué la polla y apoyándola contra su culo mi semen salío disparado con la potencia mas o menos como cuando tenía 18 años.

El pelo, la espalda y el culo de Raquel quedaron manchados de mi esperma. Mi chica se dejó caer en la cama con una sonrisa como hacía tiempo que no la veía. Y yo terminé satisfecho en el que fuera posiblemente en el mejor polvo que había echado con Raquel.

Cuando un rato mas tarde Raquel ya estaba dormida y escuché la puerta del piso de Miguel. Me levanté al ordenador y conecté al Skype y al rato vi que se conectó tambien Miguel, le mandé un mensaje

– Que estás ya muy mayor para estos trotes Miguel, jajajaja,

– Muy bien chaval, muy bien. Ya era hora que os escuchara.

– Tengo un regalito para ti, le dije.

– ¿Ah si?, no me digas que has hecho lo que estoy pensando

– Si, creo que si

– Joder mándamela, tio, pásamela…mándame la foto

– No, ahora no, casi prefiero enseñártela en persona, que no quiero que esté una foto del culo de Raquel circulando por ahí…

– Mmmmmmmmmmmmmm, joder que cabrón, como me pones los dientes largos

– Jajaja, el lunes libro, ya esta semana hablamos

– Voy a estar unos dias fuera, me dijo Miguel, ya te avisaré cuando regrese

Me volví a la cama y Raquel estaba dormidita tumbada boca abajo sobre la cama con unas braguitas negras tipo brasileñas y una camiseta blanca por lo que se la veía parte de los cachetes del culo. Antes de acostarme todavía hice otras dos fotos mas de mi chica.

La veía así tumbada, relajadita. Bien follada y satisfecha. Me gustaba que hubiera entrado en mi juego y que lo hubieramos disfrutado tanto. Eso seguramente me iba a dar pie a que otros dias me dejara preguntar mas cosas sobre sus anteriores novios y relaciones.

Unos dias mas tarde, estaba yo solo en casa. La típica mañana pajillera que llevaba delante del ordenador 2 horas pajeándome. Estaba con un buen calentón viendo fotos y videos de guarras cuando de repente sonó el timbre. Iba a pasar de abrir, pero al momento me manda Miguel un whatsapp que si estoy en casa.

Me levante y le abrí la puerta. Le dije que pasara a la habitación del ordenador. Hubo un antes y un despues desde ese dia.

Quizás no debería haberle dejado entrar en ese estado de calentón, pero mi polla pensó por mi…..

Pero el caso es que le dejé entrar. Yo me encontraba en ese momento de máxima excitación de que cuando llevas un par de horas pajeándote y has parado 4 o 5 veces sin correrte. Además sabía perfectamente a lo que venía Miguel.

Le salí a abrir tan solo con las bermudas puestas.

– ¿Qué pasa chaval? ¿como van esos padeles?, dijo Miguel para romper el hielo

– Hay van, esta semana he jugado un par de part…

-Shhhhh déjate de padel anda, llevo desde el otro día pensando en lo que tenías para mi…

– Espera un momento que todavía no he pasado tu sorpresa al ordenador. Espérame un momento en el salón.

Fui a la habitación y conecté el móvil al ordenador y pasé las tres fotos que había hecho de Raquel la noche en que habíamos echado el polvo. En una estaba de pies mirando por la ventana mientras fumaba, estaba medio de espaldas a mi, un poco de lado, estaba completamente desnuda y se veía perfectamente su culo y se apreciaba un lateral de una de sus tetas. En las otras dos fotos estaba dormida en la cama tumbada boca abajo con unas braguitas brasileñas en las que se veian sus nalguitas que asomaban por fuera de la tela.

Me imaginé en lo que sentiría Miguel al ver esas fotos. Me froté la polla por encima de las bermudas, tuve ese cosquilleo en el estómago previo a la corrida. Tenía que calmarme un poco, tampoco era plan de salir con la polla totalmente empalmada.

Llamé a Miguel y al momento ya estaba en la habitación. Se sentó a mi lado.

– A ver que tienes para mi…

Abrí la foto y apareció Raquel dormida en la cama. Una foto totalmente privada y hecha por mi. Posiblemente si ella se enterara de que le estaba enseñando esa foto a nuestro vecino podría causar nuestra separación, pero yo no pensaba en ese momento en esa posibilidad.

El morbo me devoraba por completo.

Me quedé mirando la reacción de Miguel que no decía nada. Cuando pasé a la siguiente foto que era parecida a la primera pero se apreciaba mejor el culo de Raquel a través de la braguita brasileña por fín dijo algo.

– ¡Joder que culo! está tremenda Raquel, y encima que me enseñes tu la foto, ni te imaginas el morbo que me da esto.

Pasé a la siguiente foto. Estaba mi chica de pies totalmente desnuda. Se veía un pelín su cara, su pelo, su espalda desnuda, sus piernas y sobre todo su culo.

El perfecto culo desnudo de Raquel aparecía en la pantalla del ordenador en todo su esplendor.

– ¡Hostia puta! ¡Qué foto! ¡Qué culo!, joder tio me tienes que pasar esta foto, ¡joder que culazo!, dime la verdad, ¿esta foto la sacaste para mi???

– Pues la verdad es que si. A mi nunca se me hubiera ocurrido hacer fotos de Raquel, no me hace falta, ya la veo todos días por casa…

Yo seguía hablando pero parecía que Miguel no me escuchaba. Solo miraba fijamente las fotos, iba pasando de una a otra y de vez en cuando ampliaba el culo de Raquel y se quedaba mirando.

– ¿Sabes que le pregunté por sus novios anteriores?, le dije a Miguel

– ¿Ah si?, al final te picó la curiosidad ¿eh?… no te preocupes es algo normal. Muchos dicen que prefieren no saberlo pero es mentira. Todos queremos saberlo. No hay nada mas morboso que saber cuantos tíos se han follado a tu novia…¿y? ¿Qué te contó?…¿se puede saber?

– La verdad es que se lo tomó un poco a broma, pero poco a poco fue entrando en el juego y creo que al final hasta disfrutó con ello.

– Es normal, tiene que darle bastante vergüenza hablar de estas cosas contigo, pero si sigues insistiendo poco a poco se irá soltando mas, ella tiene que ver que tu lo disfrutas y que no te importa lo que te cuenta. Es mas, cuanto mas fuerte sea lo que te diga tu tienes que enseñarla lo caliente que te pones…es un juego muy excitante….

– Vale seguiré insistiendo poco a poco…

– Bueno y ya puestos, ¿qué te contó Raquel?

– Tampoco me dijo muchas cosas, me insinuó que había chupado otras pollas…medio en broma me dijo que había follado con 40 tíos, aunque sonaba bastante poco creible….

– De momento se lo está tomando en broma, eso no está mal, seguro que poco a poco va entrando en el juego….

– Y lo mas importante, esto si parecía verdad, me dijo que tres tíos ya se habían follado su culo!!!

– ¿Tres? joder que bueno. Que suerte tienen algunos, poderse follar ese culo. Joder tío no me digas que no te da morbo saber que otros tres se han follado el culo de tu chica antes que tu…

– No antes que yo no, que conmigo no podemos, dice que tengo la polla muy grande y que duele mucho cuando se la intento meter. Así que conmigo no hemos podido hacerlo…

– Jajaja, eso si que es mas putada, me dijo Miguel, que otros puedan dar por el culo a tu novia y tu no puedas, b, eso casi es mas morboso….

Miguel no dejaba de mirar las fotos del culo de Raquel, insistía una y otra vez en que le diera esa foto para disfrute personal, pero yo no quería que esa foto saliera de mi casa.

– Ya veo que no te convenzo, dijo Miguel, siento insistir tanto, es que no veas lo que me gustaría correrme viendo esa foto…

Después de que dijera esto se hizo un silencio incómodo. No sé si había entendido bien lo que me había insinuado mi vecino de 55 años. Enseguida me sacó de dudas. A Miguel le gustaba ir al grano.

– ¿Te importa si me masturbo aquí viendo la foto del culo de tu chica?

Realmente no sabía que contestar. Se me hacía raro pensar en mi vecino pajeándose en mi casa viendo fotos del culo de Raquel. Que además había hecho yo para él. Debió ver en mi cara las dudas que tenía.

– Me da cosa pedirte esto, pero es que para mi la situación es especial, aquí en tu casa, hablando de como otros han dado por el culo a Raquel, viendo fotos de su culo que tu has hecho para mi, me he excitado realmente….

– Casi prefiero que no Miguel…

– Tranquilo que no pasa nada, dijo Miguel empezando a frotarse la polla por encima del pantalón mientras miraba la pantalla, tranquilo que no me la saco, solo así un poco por encima, no hace falta que te quedes, déjame un momento, aunque no me importa que estés, si te digo la verdad hasta me apetece que me veas como me corro mirando el culo de Raquel.

Mis timidos intentos de frenar aquello resultaron patéticos. Mi pollón luchaba por salirse de las bermudas y Miguel lo sabía.

– Es que tengo que preparar la comida y recoger la casa, Raquel va a venir dentro de poco…

– Shhhhh, calla, déjame un poco mas, joder me encanta ese culo, me encanta tu novia, ni me imagino lo que tiene que ser poderte follar a ese bomboncito, dijo Miguel frotándose la polla cada vez con mas ganas por encima del pantalón.

Casi instintivamente mi mano también fue a parar a mi polla por encima de las bermudas. Miguel me miró y sonrió.

– Dime qué la gusta a Raquel en la cama, seguro que se vuelve loca cuando la pones a cuatro patas ¿verdad?

– Si, dije yo superado por la situación…

– Qué maravilla tiene que ser follarse a Raquel a cuatro patas.

Miguel me miró como me frotaba la polla y me dijo…

– Venga no te cortes, que estás en tu casa, yo no me puedo aguantar mas….me voy a sacar la polla…

Cuando me quise dar cuenta Miguel tenía la polla de la mano y se la meneaba viendo el culo de mi chica.

Por un momento intenté retroceder en el tiempo y recordar como podría haber llegado a esta situación. Mi nuevo vecino de 55 años, estaba en mi casa, sentado a mi lado, meneándose la polla mirando una foto del culo de Raquel que yo mismo había sacado para él. Y lo peor no era eso, era la tremenda excitación que yo tenía.

Casi inconscientemente me frotaba la polla por encima de las bermudas viendo como Miguel se pajeaba delante de mi.

En ese momento no me cuestioné mi heterosexualidad. En ese aspecto estaba tranquilo. Me gustan las mujeres, me gustan todas las tías, pienso como Miguel que todas están buenas. Pero no era la primera vez que veía pajearse a otro tío. Retrocedí a mi época universitaria, había pasado mas de 10 años pero tuve un amigo de pajas durante un par de años, aunque bueno eso ahora no viene al caso…

Me liberé mi pollón de 20 cms y salió disparada golpeando contra mis abdominales. Miguel escuchó el sonido y me miro el rabo

– Eso es, así me gusta que no te cortes, menuda polla tienes, debes tener contenta a Raquel ¿no?

Apenas me había tocado la polla unas pocas veces de forma lenta y noté que me iba a correr. Me la acababa de sacar y supongo que el haber estado toda la mañana dándole al tema no me iba a ayudar mucho. Estaba cachondísimo y Miguel no paraba de hablar…

– Dime como lleva el coñito, ¿lo lleva depilado? seguro que sí, tiene pinta que si, que es de las que las gusta llevar el coñito depilado, como una buena zorra.

Era la primera vez que Miguel hablaba de esa forma de mi novia. La había llamado “zorra” en mis narices y tengo que reconocer que en cuanto escuché esa palabra mi polla empezó a escupir leche sobre mi tableta de abdominales.

Me corrí sin poderlo evitar. Miguel me miró sorprendido mientras descargaba sobre mi….

– ¿Ya? joder que rápido, si apenas te la acabas de sacar, dijo mientras se seguía masturbando frente a mi ordenador mirando el culo de Raquel.

A mi en ese momento se me pasó el calentón y me levanté, mientras salía de la habitación escuché a Miguel

– Dime por lo menos si lleva el coño depilado tio.

Le eché un último vistazo y ya se la cascaba frenéticamente como un adoslencente mirando la pantalla del ordenador.

El bajón que me dió fue importante. Me puse a pensar que pasaría sin en ese momento apareciera Raquel por la puerta. Como podría explicar que nuestro vecino se estaba masturbando en nuestra casa y viendo fotos de ella además.

Unos minutos mas tarde salió Miguel de la habitación y se despidió como si nada.

– Esta tarde voy a bajar a la piscina, luego te veo…

Entré en la habitación y por lo menos no había restos de su corrida. Respiré aliviado, no me apetecía demasiado tener que estar limpiando el semen de nuestro vecino.

Después de comer con Raquel no bajé a la piscina, pero Raquel si que lo hizo. Me dijo que había estado hablando un rato con Miguel. Los siguientes días intenté evitar encontrarme con él. Quería poner un poco de espacio.

Sin embargo durante mi ausencia Miguel debía de estar aprovechando por las tardes para estar con Raquel en la piscina comunitaria y a parte seguía recibiendo clases de padel de él. Se puede decir que poco a poco iban teniendo una relación mas estrecha.

A pesar de querer poner un poco de espacio con Miguel, me sorprendí a mi mismo haciendo fotos robadas de mi chica por casa. Aprovechaba casi cualquier ocasión. Si estaba fregando por ej con unos mini shorts pues me sentaba en la cocina y hacía como que estaba con el móvil y que hablaba con ella, pero la hacía alguna foto de su culo. O sentada en el sofá, de lado donde se la veían los muslos, en braguitas en la cama…

Unos días mas tarde me encontré una mañana con Miguel en el portal por casualidad.

– Hombre, hacía mucho que no te veía, espero que no estés enfadado por lo del otro día, me dijo Miguel.

– No, tranquilo, no pasa nada.

– Ah, mejor…ya estaba algo preocupado, oyes pues mira ya que estamos, ¿subes un momento a casa?

– No puedo, es que ahora en un rato, llega Raquel del trabajo y tengo que preparar la comida.

– Que no va a ser nada, sube un momento a casa

Al final me convenció y subí a su casa. Me llevó al ordenador y nos sentamos.

– Te prometí mas fotos de Mercedes.

Abrió una carpeta y ahí estaba su ligue, en la cama, en varias posturas provocativas, enseñando las tetas, abierta de piernas, a cuatro patas. Eran increibles las fotos. Mercedes era toda una mujer guapa, simpática y educada, a parte de algo pija. No le pegaba para nada esas fotos. Pero se veía en su cara que las disfrutaba

– ¡Mira que puta! Los primeros dias no quería que la hiciera fotos, pero ahora, en cuanto ve el flash se la moja el coño, me dijo Miguel.

Se notaba que Miguel se lo pasaba bomba con aquello. Luego abrió otra carpeta.

– Estas son de fotos robadas.

Abrió una foto y enseguida reconocí el culazo de Raquel en mallas.

– El otro día estuve en la tienda de deportes donde trabaja tu chica. Joder menudo culo se la marcaba con esas mallitas. No me pude resistir a sacar alguna foto. Te aseguro que no era el único tío que se fijaba en el culo de tu chica. Por cierto me encantó las fotos que me enseñaste el otro día de ella, ¿no habrás hecho mas no?

– Bueno si, alguna mas, tengo, pero todavía no las he pasado al ordenador.

– Vale, si te parece bien mañana por la mañana echamos un partidito con Mercedes y Berta que llevan tiempo insistiendo y luego subimos a ver esas fotos.

– Vale, dije yo.

– Y ahora si quieres nos pajeamos con Mercedes, dijo Miguel sacándose la polla delante de mi, hay confianza ¿no?

Yo solo veía las fotos de Mercedes y como se masturbaba mi vecino delante de mi

– ¿Que pasa, no te la vas a sacar? Tu mismo, si te digo la verdad es que no había hecho esto antes con ningún tío, pero contigo hay confianza, me da morbo pajearme cuando estás delante y ya si es con fotos de tu novia ni te digo, hacía tiempo que no me lo pasaba tan bien como el otro dia y estaba deseando repetirlo….

Seguía pasando fotos de Mercedes en el ordenador y mientras hacía comentarios.

– Mira como lleva el coño, totalmente depilado, me encanta. Oye, ¿que parece que no me vas a acompañar, te importa si me pajeo viendo a tu novia??

Sin esperar mi respuesta ya estaban las fotos de Raquel en el ordenador, ya tenía unas cuantas de ella pillada, en clase de padel, en la piscina, en el trabajo

– No me canso de mirar ese culo.

En cuanto apareció mi chica en la pantalla se me puso la polla muy gorda y con dudas me saqué la polla tambíen para masturbarme despacito junto con Miguel

– ¿Te gusta que me pajee con Raquel verdad?, solo hay que ver lo duro que se te pone ese pollón, no vayas a correrte tan rápido como el otro dia.

Yo estaba muy excitado y casi no podía ni meneármela. Miguel se dió cuenta que sin apenas habérmela tocado ya tenía pinta de que iba a terminar.

– ¡No te corras! Quiero que veas como me corro mirando el culo de la zorra de tu novia, dijo Miguel poniéndose de pies frente a la pantalla del ordenador y pajeándose a toda velocidad.

Empezó a correrse sobre la mesa y el suelo de la habitación. Su semen apenas salía con fuerza, pero salía en abundancia de la polla de mi vecino. Fue la primera vez que le veía correrse.

– Ahhhhh, me encanta Raquel, mmmmmm, tomaaaa, Raquel!!!!!

Miguel se quedó apoyado sobre la mesa, jadeando todavía. En la pantalla del ordenador estaba Raquel duchándose en la piscina de la comunidad de espaldas a la camara y se apreciaba su generoso culo.

Me sacudí tres veces la polla y volví a correrme sobre mi abdomen.

Al día siguiente quedamos para jugar otro partido de padel mixto junto a Mercedes y su hija Berta. La verdad es que la zorra de la vecinita se me insinuaba todo el rato. Llevaba la falda tan corta que se veían los shorts de debajo sin que se tuviera que agachar. Vaya muslos que tenía y que culito, lástima que fuera tan jovencita!! y ya tan putita!!!!. Me era dificil concentrarme en el partido.

Cuando terminamos el partido Miguel se quedó un momento ensayando unos golpes con Mercedes y yo me senté a beber un poco de agua. Berta se puso a mi lado a hacer estiramientos. No se cortaba un pelo, se agachaba delante de mi por lo que podía verla todo el culo, se abría de piernas…el remate final es cuando me hizo como el otro día, poniendo un pie en el banco donde estaba sentado y el otro en el suelo y me ponía el coño a escaso medio metro, bien abierta de piernas. Se secaba el sudor de su cuerpo con una toalla y se reía…

– Ha sido un buen partido, nos compenetramos muy bien, me dijo

“ Yo si que te iba a penetrar, cacho zorrita”

Luego en los vestuarios me duché con Miguel que me estuvo picando todo el rato con el tema de Berta.

– Como se te insinua, jajaja, no me digas que no te gustaría pegarla un buen pollazo a esa pijita, si folla igual de bien que la madre y con lo rápido que te corres tu no aguantas ni medio asalto, jajaja

No me hizo mucha gracia que hiciera referencia a si me corría rápido o no. Aunque ya era la segunda vez que me lo decía

– Y ahora subimos a tu casa ¿no? tengo muchísimas ganas de ver que fotos has hecho para mi.

Solo de imaginarme a Miguel en mi casa masturbándose viendo las fotos de Raquel hizo que involuntariamente se me pusiera dura. Fue una situación algo embarazosa, estar en el vestuario desnudo con Miguel mientras nos vestíamos y con la polla dura. Se dió cuenta pero no dijo nada. Solo sonrió mientras guardaba a toda velocidad la ropa sucia en la bolsa.

Entramos en mi casa y ya tenía preparado el material que había recopilado de Raquel para mi vecino.

Abrí una carpeta. 168 fotos…

Había fotos de todo tipo. Muchas normales, de viajes con Raquel, estaba en vaqueros, o con falditas, o leggins, fotos de fiesta con los amigos y también había muchas fotos robadas que yo había hecho a Raquel por casa. Cada vez eran mas variadas, en las últimas mi chica en tanga se arreglaba el pelo frente al espejo.

– ¡Qué pasada! esto es mejor de lo que pensaba tío, ya sabes que estoy enamorado del culo de tu chica, pero tengo que decirte que tiene unas tetitas muy apetecibles también, joder, es la primera vez que veo sus tetas, dijo Miguel sacándose la polla…

Yo sin decir nada me saqué la polla y comencé a masturbarme junto a mi vecino…

Durante los siguientes meses, estuvimos haciéndonos pajas mientras veíamos fotos de Mercedes y de Raquel. Nos contábamos secretos de cama de una y de otra, que las gustaba en la cama, como follaban, donde nos corríamos, incluso nos grabamos varios audios de nuestras folladas para saber como gemían tanto Raquel como Mercedes.

Mi nuevo vecino de 55 años se había convertido en mi compañero de pajas.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s