NEUS SINTES

4- Venganza

Key se llevó a Emily a sus aposentos donde inconsciente se hallaba. Key mientras, la observaba, inmóvil pero detenidamente, su mente se encontraba algo lejos, estaba sumergido en pensamientos oscuros, siniestros y malvados. ¿Qué es lo que escondía o pretendía?. Fue acercándose a Emily quien todavía dormía. Cuando estuvo cerca de ella, sus ojos fueron recorriendo todo el cuerpo de Emily con una intensidad de rabía y de posesión.

Fuera, una tormenta se acercaba, pero no una cualquiera…La capa negra de Key ondulaba con el movimiento del viento, hasta cerrar éste la ventana. Se dirigió nuevamente hacía Emily, su Emily y con la yema de sus dedos fue recorriendo su cuerpo. Le deslizó el pelo hacia atrás, acariciando una marca de nacimiento en forma de una ala que tenía detrás del cuello. Sus párpados cerrados y sus labios entreabiertos le daban ese toque de sensualidad que Key hubiera dado lo que fuese para que Su Emily le hubiera pertenecido a él y no a Ade. Fue recorriendo las curvas de su cuerpo con lentitud, no quería despertarla, aún no. Quería disfrutar de ese momento de intimidad.

Key empezó a desabrochar la blusa y a a continuación a lamer los pezones. Uno a uno, despacio. Después de saborearlos uno de sus largos dedos fue deslizándose por la curva de su falda, haciéndola añicos. Inclinándose puso sus colmillos cerca de su tanga y de un tirón se deshizo de él, dejando a Emiliy desnuda. Pudo percibir que su pubis estaba húmedo, ansioso por ser deseado, sus pezones erectos y sus labios entreabiertos le decían que la hiciera suya.

La puerta se abrió y de ella apareció un mujer atractiva de mirada penetrante y labios liliáceos. Llevaba prendas exuberantes con una melena lácia y larga que le llegaba hasta la espalda. Iba de negro, con un escote hasta el nacimiento de los senos y una minifalda bastante corta, peligrosa si hubiese alguna ráfaga de viento.

– Sarah!, exclamo Key

– ¿Se puede saber que ocurre?, pregunto intrigada Sarah…¿Porque tienes a tu lado a la Elegida de Ade?. ¿Acaso no te basta con una?

– Te lo puedo explicar; titubeó Key

– Ya he visto demasiado, Key. Despierta a Emily; le dijo Sarah.

Quiero la verdad, le dijo Sarah a key y dicho esto Emily despertó. Se encontraba aún algo desorientada y pudo percibir primero las voces de Ade, la de Key y la de otra mujer que todavía ella desconocía. Después al verse desnuda se cubrió con lo primero que encontró; una sabana ligera pero al menos no era objeto de todas las miradas. Aturdida no sabía que habia ocurrido. Veía a Ade y a Key discutiendo con Sarah…

– Suéltala, maldito o te mataré; interrumpió en la sala Ade

– No podrás, soy mago y sé de trucos que ni tu ni otros podríais vencerme.

– No me das miedo. Entrégame a Mi Emily; es una orden

– Para empezar tu no me das ninguna orden, Ade. Emily me pertenecía mucho antes que tú. Ella no debía ser tuya.

– Lo que estas es celoso!, le espetó a la cara Sarah…

Os voy a relatar la verdad; hace muchos atrás un ángel caído de nuestro clan tuvo que bajar a la Tierra. Su nombre era Zorian; el padre de la que tenía que ser mi Emily.

Todos quedaron boquiabiertos y Emily escuchaba con los ojos como platos la historia que narraba Key. Zorian era su padre. ¿Pero, acaso era un ángel?. Todo le daba vueltas.

Como decía; Zorian como he dicho cometió un error. Nuestro “Mayor”, en cierta ocasión le dio la orden de bajar a la Tierra para conquistar a una humana; su deber era engendrar a un ángel caído, como nosotros para así seguir procreando y consiguiendo mujeres. Pero tuvo a una hija, cuando todos esperábamos un varón.  Al nacer Emily Zorian consiguió acordar un acuerdo con el “Mayor” y era que Emily fuera creciendo con Zorian. Con unas condiciones por supuesto: que Zorian no volviera a subir a nuestro Reino, a nuestro clan y que Emily, hija de Zorian fuera Mi Elegida. Pero se incumplió esa norma y por eso tuvimos que eliminar a Zorian…Emily solo tenía ojos para la estatua donde reposaba Ade, y en su rincón, en su jardín fue creciendo, dejándome a mí al otro lado.

– Tú mataste a mi padre!!!, cobarde. Ahora lo entiendo todo, maldita sea; se arrodillo llorando y maldiciendo Emily.

– Cariño, estas a mi lado y no permitiré que Key te ponga más una mano encima. Lo voy a matar por ti; esas últimas palabras resonaron en la estancia como un eco.

– No puedes matarme, Ade. Yo soy mejor que tú. Insuperable..

– Sí insuperable, pero no a un elemento; al fuego. Y Ade con una energía que hizo vibrar la estancia hizo reaparecer sus alas color negras y la tormenta que amainaba fuera no dejo de cesar, al contrario, aumentaba cada vez más y más…Sus alas empezaron a tener un brillo especial, color anaranjado. Cerró los ojos y de un movimiento tan rápido le dió un puñetazo a Key, quien cayó de rodillas inesperadamente. Entonces Ade aprovecho la ocasión, estaba listo. Sabía, confiaba en que podía hacerlo y de sus labios pronunció unas palabras ininteligibles y llamó al fuego.

El fuego se apoderó de Key. Poco a poco sin poder apartarse de él ni luchar siquiera, el fuego tenía atrapado a Key quemándolo poco a poco, tenía que sufrír. Había muerto al padre de Emily y ahora se quería apoderar de ella y cuando Ade promete algo lo promete: mataré a Key y quemando vivo en cenizas se convirtió.

Emily corrió enseguida a los brazos de su Ade. Se unieron en un silencio sepulcral e unieron sus labios fusionándose en uno solo.

Sí, ésa soy y seguiré siendo, Emily la Elegida de Ade. Convertida soy en un Ángel Caído, orgullosa de serlo y fiel a mi marca de nacimiento del ala que tengo en la espalda. Tal vez mi padre me negó en su momento la verdad, pero ahora la sé e aquí me encuentro en su mundo, en mi mundo, junto a Ade, mi compañero, mi amante y yo su fiel servidora a sus deseos.

 

Un comentario sobre “El ángel caído (4)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s