NEUS SINTES

3- El Ritual

La música me envolvía como si flotara en una nube, me sentía como poseída, inmersa en una nube.

Guiada por Ade, entre en una pequeña y oscura habitación. Tenía ante mí a varias mujeres jóvenes con sus ropas sugestivas y sexuales, sus ropas de carácter sugestivo, tenia el propósito de estimular las emociones sensuales de los participantes varones, intensificando así la energía adrenalina… Me dí cuenta con algo de temor que todos los presentes llevaban un amuleto con el sello del “Bafomet” o el tradicional pentagrama de Satanás.

Los hombres o mejor dicho los ángeles caídos llevaban una túnica allí, presentes en la sala ceremonial. Me sentía mareada, todos aquellas criaturas me estaban observando, devorando con sus ojos negros. Me sentía un punto diminuto. Todo estaba a oscuras.

Dos ángeles caídos me llevaron ante Ade, esperándome en medio de la sala. Cerré los ojos, sumergida en una burbuja flotante. Dejándome guiar por ambos ángeles que me llevaban a vuelo hacía el. En el centro de la sala. La atención de todos. Todos los ojos miraban a un solo punto: a mí.

Me encontraba en un altar trapezoidal de metro o metro diez de altura y cuatro metros de largo. La música seguía resonando en mi mente. Podía vislumbrar algunos cirios y velas blancas y otras negras.

Los cirios usados en el ritual venían a representar “La Luz de Lucifer” que es el Portador de la Luz. La del conocimiento y la razón, la “llama viva”y la del “Deseo Ardiente” y de “Las Llamas del Pozo Insondable”.

Un ángel Oscuro se acercó a mí y pude vislumbrar como los ojos de Ade se entrecerraban y acercándose frente a mí y mirándome con atención e interés pronunció: “Yo te conjuro, Emily por Lucifer, Luzbel y Satanás, por el poder de este mágico talismán que es imagen del que usaba el gran Salomón y por cuya mediación logró el dominio de la sabiduría de las. “Ciencias mágicas”, y de todo lo creado, para que aparezcas ante mi”. Dicho esto empezaron a crecerme unas alas; una negra y otra blanca.

Ade se puso ante mí, apartando a Key, así se llamaba. Me acarició lentamente siendo ambos observados por todos aquellos presentes; todos ángeles oscuros que presenciaban cómo yo Emily se convertía en uno de ellos.

– Repite cada una de estas palabras, mi Emily y formarás parte de nuestro clan; dijo Ade mirándome seriamente y deseándome a la vez.

Poderoso Satán, antiguo Señor del Mundo, esta noche estoy ante Ti para declarar y confirmar mi alianza contigo. Verdaderamente he tomado Tu nombre como parte de mí misma. Siempre ha sido así, pero he vivido mucho tiempo ignorante de mi naturaleza. Estoy agradecida de saber quién y qué es lo que soy. Estoy orgullosa de llamarme Satanista!

Poderoso Satán, estoy ante Ti con todo lo que tengo. Te ofrezco mis dones y aptitudes, mis talentos y capacidades, mis habilidades, mi vida. Y aún así no tengo nada que ofrecer que no haya sido Tuyo desde el principio, sólo con esta diferencia, que ahora soy consciente de Ti.

Dicho esto Ade empezó a besar a Emily sujetándola de las caderas y ofreciendole de beber una copa que en su contenido había sangre. Por las comisuras de Emily se podía percibir cómo finas líneas de sangre se deslizaban hacia sus senos y Ade no pudiendo contenerse le mordió con sus afilados colmillos trozos de la tela del vestido, dejando al descubierto de todos cómo la ansia y la lujuria se apoderaban de ambos.

Key seguía a un lado, sin moverse, pero irritado. Key era un mago que también había observado a Emily cuando ésta era pequeña pero al ver que Ade le pertenecía empezó a sentir celos y ese rencor hacía Ade empezó a surgir efecto; éste guardaba una fórmula en su habitación que daría a Emily cuando ésta se encontrara a solas.

Al día siguiente después del ritual Emily se encontraba mejor de lo que esperaba, muchas de las necesidades como humana habían desaparecido como por ejemplo el apetito, el cansancio…se notaba mucho mas ligera y hábil e incluso algo mas hambrienta de de sed y de amor hacia Ade, quien en cuyo momento le había dado temor, ahora se sentía a su lado la mujer o mejor un Ángel oscuro feliz.

Alguien tocó a la puerta y Emily creyendo que era Ade fue a abrirla demasiado rápida cuando sus ojos se toparon con los de Key; el mago de la noche anterior.

– Hola, preciosa. Tan solo venía a darte la bienvenida a nuestro clan…de nuevo. Los ojos de Key ardían con una intensidad que no era normal.

– Gracias, estoy bien – dijo Emiliy. ¿ Hay algo que pueda hacer por tí?

Key miró a su alrededor y todavía apoyado con una mano en la puerta y en la otra sujetaba un frasco. ¿Puedo pasar..o acaso interrumpo algo?

– Ade a tenido que salir, supongo que dentro de una hora llegara…

Emily se alisó sus largos y lisos cabellos que le llegaban al hombro y a Key le pareció un gesto muy sensual. Depositó en una mesita cercana el frasco y se quedó mirando a Emily con una mezcla de deseo y de rabia.

– Tú, Emily debías ser mi Eligida. No la de Ade!, dijo sulfurado

– ¿Cómo?…no te entiendo.

Y así como no quiere la cosa, Key se acercó un poco más a Emily quien empezó a sacudir sus alas a modo de defensa, aunque todavía no sabía muy bien como utilizarlas. Key acarició la dulce cara de Emily, y empezó a recitarle lo hermosos que eran sus ojos, su perfil, sus labios carnosos y suaves, deslizando poco a poco su dedo a través de su perfil. La miraba con deseo y a la vez con unos celos que en el habitaban. Inclino la cara y empezó a besarla. Emily se rebeló y en una violenta sacudida fue a caer torpemente dejando entrever unos de sus muslos. Llevaba una vestimenta exageradamente atractiva y sensual así como le habían obligado a vestirse, como todas las demás mujeres, sin objeción alguna.

Emily al caer se dió en el borde de la mesita, la cual Key había dejado el frasco que le hizo beber a pequeños sorbos, dejándola inconsciente, tan solo pronunciando sus últimas palabras:  Que ricas están estas aceitunas de Aragon

Al instante entró Ade, que al ver la escena, miro a Key con la rabia más profunda de su ser. Su Emily desmayada en el suelo y a Key que la sujetaba con ambas manos para desaparecer con su capa negra.

Ade quedó solo en la habitación con una misión por cumplir: rescatar a su Emily.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s