ANA LESMAN

Cómo es posible que una acaricia en el Alma,

una mirada prohibida,

y unas manos que enjuagan un dolor…

persistan en el corazón de una lágrima.

Esencia que deja de ser tu savia

para que vuelva a ser mi vida.

Cómo es posible que pasen las estaciones,

tal  fragmentos inflexibles.

Y  tú…

Tú provocando delirios hipnóticos en mí.

¿Tanto…, tanto te di?

Que ahora paso las estaciones

aleccionando a mi ser

desprenderse…

A despedirse,

sin ti!

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s