JOANA LLÀCER

Hacer el gilipollas tampoco funciona. No sé por qué no me da igual, si siempre, todo, todos, me importan más bien poco. Ya ni duermo y no se ni por qué. No sé si siempre me ha importado y me mentí por idiota, o esque me importa de repente. Y lo peor es que no importa si me importa o no.

Lo justo para mí sería irme, desaparecer, como siempre. Pero hay algo que se empeña en alargar la vida de lo que evidentemente acabará por morir. Porque nos gusta alargar la vida de aquello que nos la quita.

Me prometí que no me importaría. Me prometí no ser una más, una vez más.

No sirvo para no querer, pero ahora, ya tampoco para hacerlo.

Me importan una mierda los mil poemas que ahora más que nunca escucho en todas partes y a todas horas. Me importan una mierda las dulces palabras, las promesas y los cafés. Me importan una mierda y son lo único que necesito.

Pero no quiero tantos, solo uno. Solo alguien que se convierta en mi nuevo sabor favorito. Alguien, a quien no le de miedo importarme, y que pueda importarme sin miedo.

No quiero hacer el payaso, porque no es divertido. Y no voy a disfrazarme más de quien no soy por esconder lo que siento. Porque siento que lo que soy es mucho mejor.

Y prefiero que me vean desnuda a tener que ponerme de nuevo ningún otro disfraz.

2 comentarios sobre “Insomnio

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s