BELEN JUAN FERRER

Siempre he pensado que las mejores personas tienen grietas. Pequeñas o grandes, fisuras o agujeros tan grandes por donde pasa la luz.

Me gustan las personas que algún día las hirieron, porque significa al fin y al cabo que están vivas. De que te sirve pensar que estás vivo si no lo sientes en tu piel.

A veces creo que necesitamos una mínima dosis de dolor para apreciar todo lo que nos rodea. Que lo que parece un lugar sin salida, tan solo es un precipicio por donde te estás asomando. Que a medida que te vas haciendo mayor, aunque no lo parezca maduras, y si hechas la vista atrás seguro que tus prioridades han cambiado, y no son las mismas que hace 5 años.

Que tu camino ha tomado un nuevo rumbo, y ya no vas todo recto hasta el amanecer. Que no entiendes de blancos o negros, que eres más bien ahora de gris. Pero aun sigues pensando que, si las personas que quieres no están a tu lado, el precipicio se desmorona, y que razón tienes, porque para mí, dejando de lado grietas, luces o sombras, quiero verte y sentir que estás a mi lado, y que si me pongo el mundo por montera, quédate a mi lado, para que pueda verte aunque sea desde el otro lado del precipicio, nuestro particular precipicio.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s