CRISTINA CALZADO G.

 

También hubo días de sol y playa, arena y agua salada. La mayoría de esas veces tenía que esperar pacientemente a que llegase el fin de semana para que me llevase mi tía en su tiempo libre. Y cada fin de semana se convertía en una ardua rutina, con la agradable recompensa de oler de nuevo a salitre y mar.

Por aquel entonces recorríamos en autobús los escasos 10 km que nos separaban de la costa. Pero antes tendríamos que esperar una larga cola para subir al vehículo. A veces algún@ se intentaba colar para protesta del resto, que esperaba con ansia el turno de ponerse a cobijo del inclemente sol. Luego, una vez pagado el billete, y con el infortunio de no haber cogido asiento, debíamos esperar otro buen rato hasta que, por fin, no entraba un alma más. Todos apretujados, el trayecto se hacía un verdadero calvario. Y aún más se hacía el de vuelta, cansadas ya de la jornada playera.

Cuando, en alguna de esas muchas ocasiones, éramos afortunadas de encontrar un asiento libre, mi tía siempre me lo cedía, para así librarme de” morir engullida” bajo toda aquella gente. El día que la suerte no nos sonreía, me agarraba fuertemente a su vestido y miraba hacia arriba, donde solo veía cabezas asomando, intentando coger aliento. Todo esfuerzo merecía la pena.

Una vez se abrían las puertas y bajábamos en manada del autobús, ya se podía respirar el agua salada. Pasábamos por delante del heladero, aunque eso tocaría terminada la jornada. Yo no podía resistir el impulso de correr hacia la playa, pero mi tía rápidamente me frenaba, puesto que había unas escaleras un tanto peligrosas. Tendíamos las toallas, me quitaba el vestido y allí estaba, bajo un ardiente sol y un mar casi siempre embravecido. No recuerdo haber sido una niña que jugara con el típico cubo y pala. Siempre encontraba qué hacer… o qué deshacer… Hacía montículos con la arena, o, por norma opuesta, cavaba hoyos sin más…  Después me enterraba las piernas con la arena o chapoteaba en la orilla. Años más tarde, fue ella también quien me enseñó a nadar y me apuntó a clases de natación para perfeccionar la técnica. Aunque creo que la correcta siempre se me resistió.

Al final de la jornada, quedaba disfrutar del helado camino de vuelta o sentadas en una terraza. Y así transcurrían mis días de playa. Y así pasaba la semana, anhelando que llegase de nuevo el sábado para oler de nuevo a salitre y mar.

“Una de las cosas más afortunadas que te pueden suceder en la vida es tener una infancia feliz “.

Agatha Christie

www.relatosdesdemiventana.wordpress.com

2 comentarios sobre “Días de sol y playa

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s