CAROL SOLÍS

 

Si susurras o me hablas

aunque sea en pensamiento,

juro que ese pensamiento

vuela siempre hacia mi.

 

Si susurras tú mi nombre,

deja entonces fluir tu energía,

permítete envolverte

en esa esencia que nos une.

 

Prometo no hacerte daño

pues no hablo de dos cuerpos,

hablo de dos almas, no de dos corazones.

 

Si tu energía fluye,

prometo siempre hacerte sonreír,

sacar a flote lo más bello de tu alma

y hacerte siempre muy feliz.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s