NÁUFRAGO EN LA LUNA

 

Hoy ha entrado un jamón en el bar donde trabajo, y no es que haya entrado como un cliente.

-Hola, soy el señor jamón ¿me pone unas aceitunillas?

Me refiero que ha entrado en su caja. Lo raro de esta situación es que esto está muy lejos de la “zona de confort” (frase de moda) de los jamones y ver aquí un jamón es todo un acontecimiento tanto es así que casi lo abrazo y se me saltan las lágrimas.

Cuando yo era chico pensaba que todos lo chinos eran experto en artes marciales (demasiadas películas de Bruce Lee) e iban por ahí soltando hostias como panes, era como si todo China fuera un gran gimnasio de kung fu, luego con el tiempo me resultó raro ver que empezaran a montar aquí restaurantes chinos y tiendas de 20 duros pero aun así pensé que era porque estaban cansados de soltar collejas con los pies y esto lo hacían por hobby y por tener una vida más tranquila. Hoy me he dado cuenta de que aquí piensan algo similar de los españoles, que si has nacido en España, eres experto cortando jamón, tocando la guitarra, sabes torear y eres palmero profesional, pero aun teniendo semejantes dotes artísticos nos dedicamos a cosas menos artísticas sólo por hobby. De los que estamos aquí nadie a cortado un jamón en su vida (me atrevería a decir que algunos no saben que esto), así que hemos decidido buscar en youtube para ver como lo cortan los expertos y ver de qué lado ponen la pata (que yo como español “ya lo sé” pero quiero ver otras opciones). Existen las dos opciones normales de toda la vida, pata para arriba o pata para abajo y después tenemos la opción del que dice ser el chef del bar, mi querido Nero (que se supone que tiene estudios de cocina y familia española) que es cortarla con la pata hacia un lado, porque él cree que el corte es “más limpio” y las lonchas son más grandes (del tamaño de un folio ha dado entender por los movimientos que realizaba con las manos).

Una vez que ya sabemos las partes del jamón (gracias a internet) nos enteramos de que si no se va a consumir todo el jamón en un día, cosa que sólo podría hacer John Candy o una familia numerosa de no menos de doce personas que desayuna, come, merienda y cena jamón (sin pan), es mejor abrirlo con la pata para abajo (por la babilla, ahora soy un experto) porque es la zona con menos carne y la que se supone que está más curada y se secará antes. Llegados a este punto y después de discutir un rato con mi “amigo” Nero y demostrarle que el jamón no se puede colocar de lado en la tabla, hemos puesto la pata para abajo y ahí que hemos empezado a “cortar”. Otra cosa de la que nos hemos dado cuenta es que está un poco crudo, digamos que se le puede meter un pellizco con los dedos. Si el caballero experto de youtube nos deja claro que esta es la parte más curada, eso quiere decir… que la otra parte aún está viva.

El cuchillo que tenemos en el bar es el mismo que John Rambo utilizó en su primera película “Acorralado” y tampoco ayuda al corte, así que cada vez que alguien pide un plato de jamón solo queda mirarle a los ojos fijamente mientras de le dice: ¿seguro? Si te dice que sí, ya queda advertido, vas a la cocina mientras te pintas dos rayas en la cara, desenfundas el machete del tobillo, sacas la brújula del mango, calculas un poco y le das un par de tajos por la babilla, vuelves y le dices: “ lo siento, te lo advertí” son 42 euros.

Hoy mi jefa me ha dicho que debería de intentar cortar con el otro lado del cuchillo por si “corta” mejor (sonido de orejas cayendo al suelo en 3, 2, 1 ¡ya!). Esto es como vivir en “Ciudad K” rodeado de inteligencia en estado puro, uno que lo corte de lado para sacar lonchas de la misma longitud de una colcha de matrimonio y la otra que lo corte con el canto del cuchillo (cojonudo). Cuando pasa algo así, me voy al servicio a mirarme al espejo y repetirme: ¿que estás haciendo con tu vida? ¿cuando perdiste el rumbo?.

Cuando me tranquilizo vuelvo y me la veo intentando cortar el jamón con el canto y poniendo cara como que no entiende por qué no corta por ese lado (como si alguien le estuviera gastando una broma de mal gusto) mientras Nero le dice que el problema es que tiene que apretar más el cuchillo. Darwin debería de haber visto estos seres “evolucionados” antes de soltar su teoría.

Acabo de acordarme de aquella vez que me encontré un jamón claramente abandonado (aun metido en su funda) apoyado en una pared en una callé muy solitaria de Córdoba, después de comprobar que estaba solo y que nadie venia por él, lo cogí y no paré de correr hasta que vi el cartel de bienvenidos a Cádiz. Cuando abrí la funda el jamón tenía tantos gusanos que posiblemente había salido solo andando de alguna casa a apoyarse en la pared a tomar el fresco antes de que yo llegara. Cada vez que recuerdo que estuve corriendo abrazado a él me entran arcadas. Creo que alguien lo dejó ahí mientras grababa para ver la cara de gilipollas de los que abrían la funda, pero no pensó en que había uno más “inteligente”  que los demás que se lo llevaría sin ver el contenido antes.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s