NÁUFRAGO EN LA LUNA

Yo soy de esas personas que intenta ir poco al médico e intento solucionarlo todo con cosas naturales, pero cuando te duele algo de verdad, se va el hippie que hay en mi y voy a la consulta del médico al grito de: ¡píncheme algo en el lomo que me quite el dolor! ¡Por favor, Pastillas , pastillas! ¡Deme algo! Déjese de jarabes, yo quiero algo intravenoso que haga más efecto.

Tómese una pastillitas de estas antes de dormir y ya verá como mejora, no se preocupe, es un relajante muscular muy suave.

Ya en el sofá viendo el último capítulo de la serie “Dark” (que si alguien la ha visto entera por favor que me explique quién es quién, y cómo puede llover tanto en sólo 10 capítulos) me tomé esa pequeña pastillita de color turquesa y blanca (la mar de mona).

No había pasado ni una hora, cuando ya tenía que levantarme un parpado con el dedo si quería ver algo, al intentar ponerme en pie tenía la sensación de que mi cuerpo pesaba lo mismo que Falete recién salido de un buffet libre…en Júpiter (gravedad 24,79m/s2 ). No podía moverme, si me llego a tomar la pastilla en un parque podría haber sido devorado por dos ratas gigantes y yo solo podría haberme defendido…soplándoles. Una de las veces intenté levantarme con tanta energía, que creo que experimenté un viaje astral.

Según el prospecto, se podría ocasionar como efectos adversos “sequedad en la boca”  pero yo añadiría: Una sequedad similar a comerse un bocata de polvorones o comerte una toalla 100% algodón.

Cuando por fin en un esfuerzo sobre humano conseguí levantarme para beberme un cubo de agua, me sentía tan flácido que notaba como los pezones me golpeaban las rodillas al andar.

El día que el médico me mande algo que no sea tan “suave” o me suba la dosis de estas pastillitas tan “graciosas” llamaré a todos mis familiares antes de ingerir nada para decirles que les quiero y dejaré escrita una nota de No suicidio. Me la tomaré cerca de algún lago o fuente porque no quiero hacerme una idea de la “sequedad en la boca” que puede provocar una dosis superior de esto. Creo que no es mala idea tragarme la pastilla en la sala de esperas de urgencias de algún hospital por lo que pueda pasar.

Hace muchos muchos años, mi tía estaba tomando una medicación (supongo que también suave) que le hinchaba los párpados como si alguien le estuviera soplando por las orejas. Un día le pregunté a mi madre que por qué tenía mi tía los párpados tan hinchado y me dijo que era por la medicación. Nunca se lo dije, pero dentro de mi “inteligencia suprema” pensé que mi tía era una especie de ardilla que se guardaba las pastillas en los parpados para tomárselas cuando le hiciera falta.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s