NÁUFRAGO EN LA LUNA

La primera vez que mi padre me hizo esa pregunta yo por no saltarme la tradición familiar le dije que iba a ser viejo como él y mi abuelo y posiblemente calvo ( eso no lo dije pero lo pensé). Mi padre solo supo decir: Carmen (mi madre) este niño “no va a crecer en su puta vida”, dile que se quite de mi vista, ¿cómo es posible estar todo el santo día diciendo payasadas? Mi madre la pobre añadía entre risas: Te lo dije, a este niño hay que llevarlo al psicólogo.

Sin entender qué había pasado, ya en mi cuarto me dio por pensar…si no iba a “crecer” como decía mi padre ¿sería adoptado? o peor aún ¿sería inmortal? ¿sería mi padre biológico Connor Macleod? ¿Me quedaría estancado en esta edad tan complicada? Tenía que tener una charla con mi madre y preguntarle si había estado alguna vez en Escocia y si conocía a un tal Connor.

Ya me veía en el colegio con 237 años pero igual de bajito y llevándome todas las collejas de varias generaciones de abusones. Sería la primera persona en el mundo en recibir collejas de tatarabuelos, bisabuelos, abuelos, padres, hijos y nietos de la misma familia. Si todos me robaban el bocata en el recreo, no vería más un bocata en mi miserable vida de inmortal (debería ir pensando en apuntarme en algún deporte de defensa personal).¿Tendría que ir al colegio arrastrando una espada enorme por si me encontraba con otro inmortal? con la pinta que tienen de pesar esas espadas de hierro fundido. Iría por lo pasillos del colegio con un macutón de libros y una espada más grande que yo, gritando: ¡Solo puede quedar uno! Vaya mierda de futuro. Vería a todos mis seres queridos morir de viejos, mientras me iban dejando a mi sus casas o más bien, sus grandes y largas hipotecas.

Hola ¿es el banco Santander? queremos comprar un chalet muy muy caro y lujoso y queremos poner la hipoteca a nombre de mi hijo, se la pueden poner a 135 años o más, no hay problema…es inmortal, ya la irá pagando poco a poco.

La verdad es que me agobié bastante con este futuro de hipotecas ajenas y collejas por doquier, por lo que dejé de pensar en el futuro y focalicé todas mis energías en intentar buscar una respuesta aceptable a esta pregunta para complacer a mi “padre” (ese viejo mortal) porque estaba claro que me iba a hacer esa pregunta más veces (cosas de padres y de querer conocer el futuro). Elaboré mi propia gran lista de posibles “Yo” del futuro (todos mortales), que empezaba por ser Batman y acababa con ser M.A Barracus (pero con menos collares porque creo que eso a la larga da problema de cervicales), pero fui descartando todas esas posibilidades porque pensé que no serían respuestas del agrado de mi padre.

Después de mucho meditar ya tenía mi respuesta, así que la siguiente vez que me preguntó, le dije que quería ser el Capitán Nemo (me encantó la película 20.000 leguas de viaje en submarino y quería recolectar en el fondo del mar) acto seguido a mi padre se le cayeron las orejas mientras decía:

– Pero hijo de mi vida si tienes claustrofobia y te da miedo hasta montarte en el ascensor ¿no te puedes buscar otra cosa menos encerrada que un submarino?

– Claro papá… (Nota mental, borrar de la lista, Astronauta).

Al día siguiente ya casi sin opciones hice una encuesta a todos mis compañeros del colegio por eso de coger ideas. Iba uno por uno con la dichosa pregunta y por lo visto todos lo tenían muy claro (¡cabrones!), además todas parecían unas respuestas cojonudas y “originales”. Había tantos futuros futbolistas, que en vez de colegio publico se tendría que haber llamado “club deportivo San Ignacio”. Según esta “encuesta” en el futuro iría a la consulta del medico y me recibiría un delantero centro con la equipación del Madrid y un bote de Reflex en la mano. Vaya futuro nos esperaba.

La verdad es que mi padre siempre ha tenido muy claro estos temas (ya lo dijo el Principito, “a los mayores les gustan las cifras”) y mi padre decía que había que dejarse de gilipolleces de esas de seguir tu sueño y cosas por el estilo que lo que verdaderamente importa y lo que había que seguir era el DINERO…por lo que nunca me quedó claro si quería que fuésemos banqueros o narcotraficantes. Hoy en día de haber seguido los consejos de mi padre mis hermanos y yo seriamos compañeros de celda aún habiendo escogido cualquiera de las dos profesiones indistintamente.

Si hoy me volvieran a preguntar diría que quiero ser Batman ¡A tomar por culo!  Y tú que quieres ser de mayor (video de regalo)

Un comentario sobre “¿Y tú que vas a ser de mayor?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s