ESRUZA

 

Todo acabó cuando te fuiste

mi tranquilidad, mi alegría

mi inspiración, todo.

Todo lo que me hacía vivir.

El vacío cayó sobre mi

Como un fardo pesado, muy pesado

que dejaste caer inclemente

Como ladrón furtivo

que deja vacía una casa

así te fuiste, sin decir nada

porque nada tenías que decir.

Me quedé sin lágrimas

y volví a ser la flor

marchita y apagada,

ya sin agua fresca

 que convertir en olas

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s