MOSÉS ESTÉVEZ

…Y la mesa estaba llena de libros. Así concluía la novela que tenía entres las manos. Ésta versaba sobre la relación apasionada y adicta de Adrián por la lectura.
Negro sobre blanco, era el refugio del protagonista de ficción en el que se veía reflejado. No podía evitar esa sensación de cierto paralelismo entre lo real de su existencia y la de Adrián, personaje libro-dependiente que como él, encontraba en cualquier escrito, ensayo, poema, artículo… una excusa para trasladarse a mundos diferentes y lejanos.
Sorpresa le causó encontrar en páginas trazadas de tinta, cual obra pictórica escrita en lienzo, a un cómplice con el que se identificaba, llegando incluso a sentir una inevitable angustia por no poder establecer un diálogo con aquel chico, cuya alma era casi gemela a la suya.
Se preguntaba si tendría la suerte de encontrar algún día a alguien como él, ¿o era él?, quien había saltado de entre las páginas de un libro para caer en las calles de una ciudad que poco le aportaba, ciudad de un país indigno y mísero, país de un mundo egoísta y cutre, cruel y despiadado, hipócrita e insolidario…
¿Podría algún día volver al interior de esas páginas de las que un día salió para no volver nunca jamás?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s