SINCACTUS1.1

Capítulo IV
Me repuse en cuanto pude, secando mis lágrimas apoyada de Carmen, como si la vida me hubiese dadola peor de las noticias “porque llegar a ese nivel” –pensé-. Salí a la calle imaginando en que el mundo exterior podría distraerme de aquella nota que perturbaba mi mente y entonces, ocurrió cruzando la calle vi su auto o mi mente juega tanto conmigo que me hizo creer que era el, Carmen me miró fijamente esperando mi reacción. Pero no pasó nada, mi cuerpo quedó inmóvil en el sitio, me corría un escalofrió por todas partes, baje mi cabeza y continúe mi camino, camine tan rápido
como pude. Mi mente quedo en blanco no quería nada, no quería saber si era su auto, si era el, si estaba acompañado, si iba solo… quería llegar a mi destino.
Entrado al supermercado fui directo a comprar lo que me hacía falta, quería salir corriendo a encerrarme en el apartamento. Me pasaba una y otra vez la imagen de ese auto estacionado y de fondo musical se escuchaba una canción de Melendi “desde
que estamos juntos” mi corazón se arrugo… y quise llorar pero fui fuerte. Al llegar a casa, preparé la cena, Carmen me hablaba de sus exámenes, sus prácticas mientras que en mi mente estaban su nota, su auto, y la canción. Me fui a mi habitación a tomar nota de cada cosa que debía hacer para el día siguiente, me puse mi pijama y me lancé a la cama. Estaba fría, no estaba cómoda, trate de poner mi cabeza en la almohada, cerré mis
ojos tratando de dormir y dejar de pensar tantas cosas, y así fue. Me había quedado entre dormida, abría y cerraba los ojos sintiéndome desorientada en el lugar donde me encontraba hasta que me quede dormida profundamente.
Llegaste, a kilómetros podía sentir el olor tan peculiar de tu perfume.
-Linda, ¿estás ahí?
-Puedo hablarte
-Perdóname, tengo tantas cosas que decirte.
-Sigues siendo mi Bambú, me tuve que ir, muy lejos de la ciudad por motivos de trabajo.
-Lo siento, estaré, pronto estaré a finales de mes posiblemente.
-Sí, estoy con ella, son ocho años. No puedo zafarme tan rápido.
– ¡Linda! Siempre tan hermosa durmiendo, despierta
– ¡Linda despierta! ¡Estoy aquí!
– Linda, bésame, soy real.
Una voz reconocible me decía – llegarás tarde al trabajo- Era Carmen, la alarma había sonado, era momento de continuar con mi realidad.

Un comentario sobre “5 minutos a tu lado (4)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s