NÁUFRAGO EN LA LUNA

 

La primera vez que escuché que un perro había sido “creado” por el ser humano fue con el “Doberman” ese perro diseñado por los alemanes, del que se decía que llegada a una cierta edad le crecía el cerebro más que la cabeza y se volvía loco de remate.

Era como llevar un Orco de la tierra media amarrado con una correita, sabiendo que un día la cabeza se le iba a quedar pequeña, iba a dejar de ser tu amigo y te iba a arrancar los dos brazos de un mismo bocado.

Un día sacabas al perro y despertabas en el hospital (si despertabas).

– Cariño voy a sacar a Coco a dar un paseo, dame un abrazo fuerte por si no vuelvo.

¿Cómo se les pudo pasar ese detallito por alto cuando lo estaban “creando”?

Dicen que lo crearon los alemanes pero yo creo que fue en España.

– Doctor, hemos visto en las pruebas que a estos perros “se les va la pinza” porque el cráneo se les queda pequeño, creo que deberíamos de detener la creación en serie hasta solucionar este “problemilla”.

– Te voy a enseñar cómo funciona esto…becario ¿tú te vas a comprar un perro de estos en tu vida?

– No lo creo doctor, y menos sabiendo la tara que trae de serie.

– Pues ya está, yo tampoco me pienso comprar uno, ahora que está todo solucionado, dile al superior que ya los pueden hacer en serie de 5.000 en 5.000 y que ya hemos acabado, ya nos puede pagar y pedir la subvención.

He aquí mi teoría de cómo nos plantamos con un perro con muchas cosas en la cabeza pero poco espacio donde meterlas.

Luego vino la moda de algún “iluminado innovador” de cortarle las orejas y el rabo (seguro que algún torero tuvo algo que ver con esta moda) y ahí tenemos un perro con las mismas orejas del capitán Spok y sin rabo. Estos perros son bastante solitarios porque como todos sabemos los perros se comunican por ladridos y por la posición del rabo y las orejas, y un perro con medias orejas de pico y sin rabo, pues… no cae bien a los demás perros (Cesar Millán dijo en uno de sus programas que él no adiestra a Doberman porque no los entiende).

Gracias a dios esa moda no se extendió a los Pinchers porque si ya era bastante ridículo tener un perro con las orejas de un Elfo sin rabo, pues esto mismo en miniatura era humillante para el perro y quizás mucho más para el dueño.

Luego vinieron los Carlinos esos perros adorables de feos que son, esos con cara de sorprendidos todo el día y que se asfixian desde el momento en que nacen: digamos que cuando corren, se asfixian, cuando andan, se asfixia, cuando hace calor, se asfixian, cuando están dormidos, se asfixian y cuando no hacen nada… se asfixian más. Así es la vida de un Carlino, una agonía constante de búsqueda de oxígeno, es como si vivieran en la cumbre del Everest toda su vida a punto de tener un edema pulmonar.

Estos perros tienen el hocico tan cerca de la cara que son los únicos perros del mundo que se huelen los ojos. Ese hocico tan cerca hace que cuando inhalan aire se le sequen los ojos y cuando lo exhalan se les empañen. Todo un logro de la manipulación genética (aquí nos hemos lucido).

El Doberman fue concebido como protector y guardián… el Carlino tuvo que ser una apuesta (No hay huevos de…) es imposible encontrarle una utilidad a un perro enano, musculoso, con los ojos saltones, el hocico pegado a la cara, y que vive asfixiado toooda su vida.

Es un híbrido entre el maestro Yoda y E.T.

La diferencia de un carlino y E.T es que este último dejaba ver que en su planeta se podrían hacer muchas cosas, pero lo que no se hacía era deporte, esa barriguita cervecera, esos hombros caidos, ese pellejito.

E.T tenía un cuerpo que daba penita verlo, pero ya cuando se puso enfermo era para comerselo a besos. Los guionistas despues de meditarlo mucho pensaron que la única forma de empeorar su aspecto era solo cambiandolo de color, no era necesario retocarlo más.

Lo de E.T no fue un accidente, a E.T lo abandonaron en la tierra, fue un abandono en toda regla, quizás porque era verano y no querían viajar con él o porque en su planeta los otros “Extraterrestres” se reían de él y no lo quería cerca, quizás porque pensaban que ese cuerpo era contagioso. Con lo que nadie contaba era con que el hijo de su madre con una percha, un Spectrum y un cassette de doble pletina iba a llamar a sus tíos, que fueron los que vinieron a buscarlo, porque sus padres no querían volver a verlo ni a tiros. De hecho los padres les habían contado a sus tíos, que E.T se había echado una novia en otro planeta por internet y que se fue a vivir con ella…¡mentira! Lo abandonaron aquí en la tierra a su suerte, para ver si lo confundían con un Carlino y lo adoptaban, pero con esos hombritos y ese pellejo…

2 comentarios sobre “La creación de perros

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s