DAVID MARTÍNEZ

“Antiguom es un planeta agradable si eres un Silion” – Piensa John la mañana del primer día del paso actual, donde se siente feliz por el simple hecho de estar vivo.

La pesadez de su mediana edad le hace ser sensato en los actos. Darse cuenta que la vida empieza un día y otro día termina le hace respetarse aún más si cabe. Siente un respeto inmenso por su padre y le gusta que los jóvenes conozcan su sabiduría, pero, en ocasiones, quizás cuando es más sensato, piensa que quizás todo ese esfuerzo no vale tanto la pena.

“En este inicio de paso, tengo un sueño” – Se dice a sí mismo John.

Los sueños hay que respetarlos y más si son propios, porqué no todo el mundo tiene sueños, ni cree en ellos, porqué la envidia destruye los sueños, pero más destruye los propios. Y un día te levantas donde dejaste de tenerlos, sin saber cómo, una mentira te cambió la mirada y, al mirarte al espejo, dejaste de respetarte.

“Sin saber cómo, ni cuando” – Se dice John señalándose en el espejo.

En seguida, se da cuenta de que está perdiendo el tiempo y se dispone a ir hacia los campos de trabajo. Hoy es temprano, más de lo habitual y se entretiene durante el camino, donde para a oler las flores que se encuentra, mientras su mente diseña la estrategia a seguir.

Dosificar, realizar movimientos automáticos y liberar presión. Hoy es un día tranquilo y mañana vuelve Robert del hospital. “¡Que ganas de ver a mi amigo! – Piensa John mientras sonríe.

La gente no sabe lo que quiere, necesitan seguir a alguien, sea quien sea, para dar sentido a su vida y, pasado algún tiempo, darse cuenta que todo tenía sentido, que su lucha no fue en vano. ¡Y yo se lo voy a dar!

Podría ser una lucha alocada, contracorriente, sin resultados inmediatos, que requeriría paciencia y estómago. ¡Lo que yo ofrezco sería lo que necesitan!

El punto de inicio es llamar la atención de los otros Gorgs, para que me escuchen y crean en mí. Y eso se consigue demostrando ser el mejor en aquéllo que ellos valoran más, su fuerza, la cuál creen que es su mayor virtud. ¡Eureka! ¡Me convertiré en el siguiente Gorg libre! ¡Ya tengo el objetivo!

Ahora sólo hace falta establecer el plan a seguir.

Deberé alimentarme bien, no abusar de la carne artificial, comer más agudula y beber más guabla. También será importante descansar bien, para ello deberé usar la radiofrecuencia 123 e ir mejorando los mensajes a medida que mi mente se vuelva más fuerte. También deberé ejercitar la mente con lecturas, conversaciones interesantes e ir diseñando las fases de la segunda etapa de mi sueño. El ejercicio no será necesario, pues de eso voy sobrado.

En ese preciso instante, la luz de su estrella le deslumbra y le indica que ha llegado el momento de máxima energía, donde los Gorgs trabajan a su máxima potencia.

John se dispone a igual y superar al resto de Gorgs y así lograr ser el mejor en este primer día del paso donde decidió lograr su sueño.

“¡Tengo un sueño!” – Se dice John a sí mismo entre picada y picada.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s