CAROL SOLÍS

 

Y sopla la brisa

a esa pobre alma,

que ante el silencio

se siente aislada.

 

Quisiera sacar

las tristezas de su alma

para que ya no haya dolor,

para que ya no haya.

 

Quisiera curar las heridas que un día

quedaron ancladas en su pobre ser.

Quisiera respirar y llenarse de alegría

al sentirse amada por aquél querer.

 

Esa alma quisiera sonreír para siempre

no acordarse más del pasado cercano

vivir el presente, vivir plenamente

y de nuevo nacer, llevando en el alma a su amado.

2 comentarios sobre “Los anhelos del alma

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s