MOISÉS ESTÉVEZ

Capítulo 1.

– ¿Te apetece que quedemos algún día para cenar?
– ¿Me estás pidiendo una cita?
Mark se sonrojó un poco a la vez que se le quedaban las palabras atascadas en la boca, siendo incapaz de responder algo con sentido a la pregunta de David. Este se percató y decidió echarle un cable diciéndole que estaría encantado.
– Estupendo, yo termino en una hora, me queda algo de papeleo y si quieres te espero.
-Ahora era David fue el que empezó a sonrojarse. – Me parece bien,
termino con la autopsia que tengo entre manos y salimos pitando, necesito una
copa.
Mark se despidió del forense con un hasta luego, pensando en el restaurante al que podían ir para causarle buena impresión a David fuera del ámbito profesional, y disfrutar de un rato de intimidad. – Eso es, iremos al Juliette.
Juliette era un pequeño local que disponía de una bonita terraza, situado
en la planta 45 de uno de los edificios más altos de Brooklyn. Con un ambiente
personal, cálido y afrancesado desde donde se podían disfrutar de unas vistas
espectaculares de Manhattan.
Mark creía que era una buena elección y estaba seguro que a su compañero le agradaría. Antes de sentarse en su mesa para liquidar el informe del caso que acababa de cerrar llamó para reservar mesa.
– Si a las siete por favor. Para dos. Exacto. Gracias. – Colgó el teléfono
tras confirmar la reserva y empezó a sentir mariposas en el estómago…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s