NAUFRAGO EN LA LUNA

El pelo largo suelto mientras cruza la famosa ruta 66 con un chaleco de los ángeles del infierno (el pecho empapado en sudor porque esos chalecos tienen pinta de traspirar poco) escuchando Led Zeppelin mientras atraviesa el desierto de Mojave. Eso debió de pensar mi vecino cuando se compraba la Harley-Davidson, pero cuando eres informático y vives en un bloque de 48 viviendas en el centro de Sevilla todo esto pierde cierto glamour.

Hasta el día de hoy desconocía que nos tenía tanto odio. El primer día que arrancó la moto a las 6 de la mañana me tiré al suelo pensando que me estaban disparando con un obús (yo vivo en un tercero). Si nos llega a comunicar que se iba a comprar una Harley estoy seguro de que hubiéramos hecho una colecta entre todos los vecinos (los del bajo hubieran donado todos sus ahorros porque que al estar tan cerca de la máquina de ruido estoy seguro de que se le mueven hasta los empastes de las muelas) para que se comprara una moto mucho más cara pero menos ruidosa. Yo personalmente le hubiera dejado en el buzón el catálogo de todas las motos del mercado, haciendo especial hincapié en las motos eléctricas. Cada vez que arranca la moto dentro del garaje se crea un sonido envolvente (surround) que hace que se activen los protocolos de terremotos de la ciudad. A veces sueño que me quedo sordo y me levanto con una sonrisa estúpida. Llevo tiempo barajando la posibilidad de ir hablar con el jefe para que cambie la empresa de sitio y la ubique cerca del bloque para que no tenga que coger la moto. Si no lo consigo me comprometo a buscarle un empleo en el barrio o llevarlo yo en mi coche cada mañana al trabajo.

Las posibilidades de que el vecino de bloque de enfrente se comprase otra Harley Davidson exactamente igual, eran poco probables… pero no imposible, por lo que ahora tenemos dos “Obuses” en el barrio…las dos rojas (originalidad en estado puro). Hay que ser un poco cabroncete para hacernos algo así, pero lo entiendo. Alguien tenía que hacer justicia. La famosa ley del Talión toma significado: Ojo por ojo, oído por oído. Estas motos deberían tener prohibida su venta en poblaciones de más de… ¿una vivienda? o por lo menos hacer como en las administraciones de lotería y controlar que no pueda haber varias concentradas en la misma zona.

Algunas noches me despierto sobresaltado pensando que estos dos vecinos coinciden en la esquina que separa los dos bloques, porque de ocurrir esto se creará tal onda sonora que será la primera vez en la historia de la humanidad que se experimente una sordera global. No soy el único que piensa en esta posibilidad porque desde hace semanas hay más carteles por el barrio que ofrecen clases de lenguaje de signos (la primera clase es gratuita). Yo he cogido la dirección por si acaso. Este tipo de motos deberían de venir con unos auriculares que hicieran que sólo los que las montan las pudiera escuchar o que vinieran metidas en grandes pelotas como las de los Hámster (cada motero con su ruido dentro).

Hace poco me compré unos tapones para los oídos para darme cuenta que están diseñados para personas que entran en coma o pierden el conocimiento cuando van a dormir, porque si eres de los que te mueves aunque sea un poco, te levantas con un tapón en la espalda y el otro nunca aparece. Probé una nueva técnica para mantener los tapones en las orejas. Me coloqué los tapones y me puse una cinta de tenista (esas que van en la cabeza) de modo que me tapaba los oídos y los ojos al mismo tiempo (ya podían entrar a robarme sin problemas). La cosa funcionó a la perfección…me levanté a las 5 am porque tenía la cinta enrollada en el cuello y me estaba ahogando, lo primero que noté fue como tenía un tapón en la espalda (a las 6am me despertó el obús).

Me dejaron unos cascos de esos que se ponen las personas que trabajan con maquinas, de esos que te hacen parecer a la princesa Leia y nada más ponérmelos podía escuchar como la sangre fluía por mis venas…esta vez sí que sí . A las 6 am me desperté y solo podía ver por un ojo y me acojoné. Un casco me tapaba el ojo derecho mientras el otro le cortaba el riego sanguíneo la oreja izquierda (esta técnica también hay que mejorarla).

También tengo un vecino (otro lumbreras) que se compró un Hummer antes de medir el garaje por lo que ahora no tiene donde dejarlo y se tira semanas dando vueltas para aparcarlo y como ocupa media calle casi todo el mundo lo roza cuando pasa por su lado por lo que de seguir así dentro de poco cabrá en su plaza de garaje sin problemas. El día que los dos de la Harley Davidson y el Hummer se encuentren en la esquina que ya he dicho…me río yo de la extinción de los dinosaurios.

Un comentario sobre “Mi vecino se ha comprado una Harley Davidson

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s