ANYS FELICI

Día 9.
Un lugar para hablar con dios.
Mi mami murió cuando yo nací, eso dice mi papá, vendían tacos en un
puesto callejero, luego mi papá se casó con alguien más.
Mi madrasta tiene un bebé en su barriga, voy a tener un hermanito.
Ella no me quiere, me pega en las manos y me hace trabajar, me llama
sirvienta y no me deja jugar con mi hermanito, es una mala mujer se lo
digo a mi papá.
Me escondo detrás de la puerta y los escucho pelear. Ella me odia y
prefiere irse, mi hermanito ya camina, mi papá no tiene dinero, nos
encarga con la vecina y se va a buscar trabajo para darnos de comer.
***
— ¿Qué le parece el lugar? nos va a echar la mano con la comida,
hay que limpiar y cuidar que nadie entre a robar ¡aunque no hay mucho
de valor! va a necesitar alguien que le ayude, es mucho trabajo para una
persona.
—aquí traigo a mi chamaco, él me puede ayudar.
—este niño todavía necesita a su mamá, nada más le va a
estorbar, es mucha la comida para dos manos.
—su madre se largó y me lo dejo, no se preocupe padre, yo me
hago cargo no le voy a quedar mal.
Don Pepe pica toda la noche, tiene todo listo en la mañana, preparar la
comida es fácil, adelanto trabajo en la madrugada. 3 días se queda el
primer grupo de 15 fulanos, don Pepe esta exhausto.
Luego de un mes viene un grupo más, 5 largos días, 3 comidas y 2
meriendas, 4 manos. El hombre busca al párroco en la sacristía.
—dígame don Pepe, no me diga que va a renunciar.
—tengo una muchacha que me puede ayudar a picar.
—no, muchachas no ¿es su hija?
—no, es huérfana, la quiero ayudar.
—mire don Pepe, todo ese grupo de jóvenes, vienen saliendo de la
penal, ayudamos a la gente a que se reintegre a la sociedad.
¿Comprende verdad? una muchacha aquí entre tanto hombre, no es el
mejor lugar, si necesita ayuda traiga a alguien más, de preferencia un
hombre, o si ya tiene mujer, puede traerla, si es mayor y se sabe dar su
lugar.
—ta bueno padre, nosotros dos nos vamos a hacer cargo.
***
Ya soy una señorita, la vecina me enseñó a usar toallas sanitarias, tengo
algunos granos en la cara, me salen cuando ya me va a bajar, un así
dicen que soy bonita, seguro me parezco a mi mamá, mi papá me lo ha
dicho muchas veces, que soy tan bonita como ella, hace un mes que no
viene a verme, se llevó a mi hermano a trabajar.
Es domingo, mi hermano y mi papá están en la ciudad, me traen un
regalo y le pagan a la vecina, yo me quiero ir con mi papá.
—No llores hija, vamos a venir a verte más seguido, y cuando el
lugar este solo, te voy a llevar para que lo conozcas, ya verás que te va a
gustar.
Me encanta este lugar, parece un bosque encantado, hay árboles muy
grandes, flores y un rio con agua helada y transparente, soy libre por
varios días, estamos solos mi papá y yo, la mujer regreso y se llevó a su
hijo.
— ¡Por qué no me puedo quedar! déjame aquí contigo papá. Por
favor, no te quiero dejar ¡quién te va ayudar a picar!
Estoy escondida durante el día en el piso de arriba, un grupo de hombres
baja de un camión en fila, me aburro de estar aquí, duermo casi todo el
día, luego cuando todos se van a dormir, bajo y le ayudo a mi padre a
picar, pico toda la verdura y también la carne, a veces hago un guisado
que la vecina me enseño.
Los hombres se van y salgo a correr, nado en el rio, camino descalza por
el pasto, brinco charcos de lodo cuando llueve, hacemos juntos un casa
de campo y jugamos a preparar te, soy feliz, nunca me quiero ir de aquí.
La mujer mala regreso, vino a traer a mi hermano y le pidió dinero a mi
papá, no sabe que estoy aquí.
Entre los tres limpiamos todo y preparamos el almuerzo, luego me tengo
que esconder, me asomo y veo todos los hombres que vienen a comer,
uno es muy joven y muy guapo, quiero bajar y escucharlo hablar.
Oscurece y empiezo a picar, afuera hay mucho que limpiar, le digo a mi
padre que se duerma, yo puedo picar toda la noche no tengo sueño,
duermo todo el día.
Termino mi trabajo y lavo los trastes para que todo esté listo para
mañana, quiero ver al chico guapo, conozco el lugar y no tengo miedo,
ya tengo 13 años, hace unos días que siento algo extraño en mi cuerpo,
me salieron pelos abajo y también en las axilas, necesito un rastrillo para
quitarlos, puedo tomar uno del equipaje de cualquiera de los hombres
que vienen, no creo que lo echen de menos, los curas dicen que es
pecado robar, mejor no lo voy a tomar, pero si voy a dar una vuelta, en
unas horas va a empezar a amanecer.
Me asomo por la ventana y los veo, roncan y se mueven, el chico que me
gusta hace algo con su mano, tiene los ojos cerrados pero no duerme, la
cobija que lo cubre se moja y se plasma una pequeña mancha, pego mi
cara en el cristal, le ganaron las ganas de orinar.
Termino de picar y voy a dar la vuelta, lo vuelvo a mirar, la cobija no lo
está cubriendo, su mano esta debajo de su ropa interior, no es orina lo
que sale de su miembro, sale disparado y ha mucha presión.
***
—Don Pepe, que bueno que lo veo, no lo quiero espantar, pero las
muchachos dicen que van varias noches que ven a una mujer rondado
por el patio, que sale de la cocina y camina hasta los dormitorios ¿Usted
no ha visto nada? Pregúntele a su muchacho.
—Debe ser este muchacho travieso que los quiere espantar,
discúlpelo padre, pero yo lo voy a poner en su lugar.
—No le pegue, es un chiquillo y le hace falta su madre, pero dígale
que es a él, al que lo van a espantar, métale miedo para que no vuelva a
salir por la noche.
Mi papá me castigo, tengo a todos espantados, no debo salir de la cocina
por ningún motivo, si alguien me ve nos van a correr, vamos a perder el
trabajo y el techo que nos cubre del agua y del frio, no quiero regresar a
vivir con la vecina.
Papá me consiguió el rastrillo, no me pregunto para que lo quiero,
primero uso unas tijeras, los pelos ya los tengo muy largos, luego me
empiezo a rasurar, sin saber porque, hago lo que hace eses chico todas
las noches, me acaricio con las manos y me gusta.
Ya no puedo salir y me muero de ganas de ir corriendo a los dormitorios,
quiero ver como ese chico, se hace solo el amor, yo también lo sé hacer,
podríamos unirnos y hacerlo juntos, hace días que no salgo y pronto se
van a ir.
Lo busco pero no lo encuentro porque no está en su lugar, me asomo por
todos los rincones, la puerta está abierta pero no debo entrar, me doy la
vuelta debo regresar, un silbido me detiene.
— ¿Tú quién eres?
No hablo, quiero que piense que soy un fantasma, pero entonces me
quiere tocar, no lo dejo, me alejo a prisa directo a la cocina, cierro todo y
apago las luces. No termine de picar, mi padre se levanta enojado
porque me quede dormida y deje la comida a medias.
Los hombres se fueron y puedo salir de mi escondite. Sueño con él todas
las noches, viene a mi cama y me hace el amor, mi calzón se moja con
algo que sale de mí, lo lavo y me pongo otro, hago mi tendero en el patio,
lavo la ropa de todos.
Viene otro grupo y vuelvo a mi escondite, miro a cada uno de ellos, pero
no encuentro su rostro por ningún lado, salgo por las noches y los veo
dormir, regreso a la cocina y sigo picando, empieza a amanecer y debo
apagar la luz, me acerco a la ventana y alguien me está mirando.
—Ya no puedes estar aquí, te vieron, invente una historia de terror
para que te dejaran en paz, espante a todos, en especial a los curas, van
bendecir el lugar y tú te tienes que ir.
— ¡Papá por favor! ya no voy a salir, te lo juro, déjame quedarme.
—Lo siento, pero ya no nos vas a ayudar.
Mi papá está cansado, es noche y bajo ayudarlo, me regaña, alguien
puede pasar y verme picar.
—Puedo picar a oscuras, soy muy buena con el cuchillo, casi lo
puedo hacer con los ojos cerrados, apaga la luz, así nadie me vera.
—¡No, te vas a cortar! vivimos en medio del campo, no hay un
médico cercano, nadie que nos pueda ayudar, si te sucede algo nos vas
a descubrir y nos van a echar.
—No va a pasar nada papá, te lo prometo, yo nunca me voy a ir de
aquí, me voy a quedar a tu lado para siempre, lo juro.
—No jures en vano.

Un comentario sobre “Retiro espiritual (2)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s