LOURDES BLANCO

No podía dejar de mirar a toda aquella gente. Todos en un mismo lugar a la misma vez y en la misma dirección y nadie prestaba atención a nadie. Sólo ella prestaba atención a todos imaginando como serían sus vidas, a dónde iban, de dónde venían.

Nadie la miraba, si lo hubieran hecho habrían visto en ella la vulnerabilidad. Una mujer pequeña pero con aires de suficiencia mostrando al mundo que sabía a dónde iba y segura de por qué lo hacía. Pero no era verdad, era solo aquella máscara con la que solía presentarse al mundo. Pero si se la miraba bien, si se acertaba a mirar en el fondo de su alma entonces se adivinaría la fragilidad, la inseguridad y la incertidumbre que arrastraba.

Se había autoconvencido de que lo que estaba haciendo era lo que quería hacer, que nadie ni nada podría impedírselo y si alguien se atreviera a hacerlo, ella pondría aún más empeño y fuerza en conseguir lo que se había propuesto. Siempre había sido igual, nunca se doblegó a los deseos de los que no fueran las personas a las que había amado y por las que hubiera dado cualquier cosa, incluso eso: su voluntad.

Ahora estaba ahí, en ese vagón de metro, lleno de gente que no se miraba, que se ignoraba, gente yendo en la misma dirección, respirando el mismo aire, a la misma hora, en el mismo lugar y ninguno se miraba, nadie sonreía, se comportaban como entes sin alma. ¿Dónde habían perdido el alma? Seguramente la recuperarían en el mismo momento que salieran de ese tren y llegaran a sus hogares donde alguien les recibiría con afecto, con ternura, o quizás también con indiferencia, pero eso les devolvería la consciencia, les devolvería a la vida. Ese vagón les absorbía el alma.

Ella no había perdido el alma,  se acordaría del hombre que leía a Foucault, de la mujer que se miraba en la ventanilla a modo de espejo, de la chica de la minifalda que llevaba una carrera en la media, del chico de la gorra roja que dormitaba en uno de los asientos, de la anciana de mirada perdida, de aquel hombre mayor tan atractivo, de pelo canoso que se sujetaba a la barra central del vagón. Nade le era indiferente porque ella seguía viva en ese vagón, y seguía viva porque aún no había perdido la ilusión.

Todo aquello la resultaba extraño, al igual que la ciudad, en dónde todo era hostil para ella. Pero todo eso no importaba si de lo que se trataba era de su felicidad. Había decidido despreciar todo aquello que suponía un obstáculo y pelear por lo que quería y ahora lo único que deseaba más que nada en el mundo era encontrarse con él.

Salió del metro y respiró el aire fresco que la lluvia había dejado en Madrid. Había desaparecido el efecto asfixiante de la contaminación y eso la animó. El paseo hasta su casa sería agradable y despejaría sus dudas.

Caminó despacio, observando los viejos letreros de los viejos comercios, algunos ya casi no se distinguían, otros estaban recién pintados y otros se habían modernizado colocando luces de neón. Los escaparates habían apagado sus luces para ahorrar, la crisis les tenía atenazados, tenían que economizar en todo lo que pudiesen y ahorrar luz en el escaparate era algo que se podían permitir ya que en ese barrio nadie paseaba de noche, por lo que no había nadie a quien enseñar la mercancía.

Se detuvo ante uno de los escaparates con letreros de neón que ahora se encontraban apagados y tuvo que hacer un esfuerzo paradistinguir lo que allí se presentaba, pero conocía la tienda, sabía que era una tienda de libros antiguos. Le gustaba asomarse al escaparate  y ver las novedades, nunca se sabe lo que se puede encontrar en estas tiendas y ella era una gran amante de los viejos libros, esos libros llenos de historias que muy pocos han leído y que contienen los pensamientos y fantasías de personas normales que un día fueron los suficientemente valientes como para atreverse a publicar sus historias. La mayoría de las veces eran relatos maravillosos que te atrapaban en un mundo fantástico del que no querías salir. Un mundo que a medida que ibas leyendo te iba absorbiendo y cuando por fin llegabas a la palabra fin te resultaba difícil adaptarte a la realidad. No querías que acabara nunca y leías despacio, degustando y saboreando cada palabra, cada frase, cada párrafo.

De pronto se fijó en un título, “la indefinible palabra incertidumbre”, ese título la atrapó por completo. Unas veces eran los títulos lo que la llamaba la atención, como en este caso, otras era el dibujo de la portada, otras el grosor, y en otras ocasiones las manchas de café en las tapas. Imaginaba lo que habría dentro y la historia del autor, la del libro, por qué manos habría pasado, dónde habría estado, ¿En una gran biblioteca o en una pequeña biblioteca de una pequeña casa en dónde el único que leía era el padre en voz alta para toda la familia? Se hacía esas preguntas y construía todo un mundo alrededor de ellas.

Este título…incertidumbre! Qué difícil. Cómo podría definirse esa sensación que ella sentía en ese mismo momento. Seguramente el autor podría hacerlo. Ella no podía, era un sentimiento tan contradictorio, tan agobiante, tan intenso que nunca hubiera encontrado las palabras adecuadas.

Cuando por fin llegó al portal, se paró delante, arregló su cabello, y llamó al portero. El corazón se le aceleró tanto que notaba las palpitaciones en la garganta. Esperó tres minutos que le parecieron tres semanas hasta que una voz contestó: “sube”. No le hizo falta preguntar quién era porque sabía perfectamente que ella había llegado. Siempre llegaba a la misma hora, ni un minuto antes ni un minuto después.

Cómo siempre sintió que sus piernas se convertían en dos columnas de hierro que resultaban difíciles de mover. Todo su cuerpo se ponía en tensión y su respiración se hacía más lenta, tanto que sentía que se asfixiaba. Dos plantas y sentía que estaba subiendo el Empire State.

Y allí estaba él, con su sonrisa abierta, su pelo desgreñado, y sus ojos negros clavados en ella.

Le  gustaba imaginar que hacia un rato que  él  había llegado de trabajar y estaba impaciente por encontrarse con ella, nunca se lo había dicho pero era lo único que le sacaba de la apatía diaria. El día que ella iba a visitarle, el día que ella le llenaba de besos, el día que ella le acurrucaba en su regazo, ese era el día más feliz. Se había convertido en la única causa por la que vivir y luchar.  Esas horas de felicidad bien valían todo el sufrimiento de la semana, o del mes, si la recompensa era perderse en sus ojos y sentirse protegido entres su brazos.

Durante esos días y esas horas el mundo exterior desaparecía. Ellos construían su mundo, un mundo en el que ambos eran los dueños y modelaban a su modo, en el que no había cabida nadie más ni nada más, sólo los dos, como en las historias románticas que a ella tanto le gustaban y de las que él antes tanto se reía, hasta que comprendió que  ahora también estaba construyendo una de esas historias.

Le gustaba imaginar que se mirarían  como si nunca se hubieran separado, como si fuera la primera vez que se adivinaban, como siempre, intensamente. Se abrazarían largamente, con un abrazo cálido, ávido de afecto, de amor y de pasión. Buscarían los labios del otro y se fundirían en un largo y apasionado beso, un beso de esos que echas de menos cuando no los tienes, un beso de esos que cuentan historias, un beso de esos que no te callas, que cuentas y cuentas porque cuando lo cuentas lo revives una y otra vez. 

Y ambos entrarían en su mundo, un mundo que duraría dos días, tres días, una semana, un mundo alejado de las miradas, de la interferencia del mundo exterior, un mundo construido por y para los dos.

Un mundo al que no podemos acceder. Tal vez imaginado, tal vez imposible.

2 comentarios sobre “Un mundo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s