ALBERTO ROMERO

Toma de Decisiones.

Antonio seguía estupefacto con el descubrimiento de esa misma mañana en
casa de Josefa. Durante la jornada estuvo en el hospital cuidando de Ana y su hermana
le devolvió la llamada. Marta aún quedó más sorprendida cuando escuchó
lo que Antonio le contaba sobre Josefa y lo que había encontrado en su casa.
Decidieron que se verían aquella tarde y decidirían que hacer ante aquella situación.
A eso de las cinco de la tarde Antonio llegó a casa de Marta con la mochila
donde había guardado la caja de galletas metálica, las notas que encontró dentro
y los zapatos de Josefa. Le enseñó las fotos que había hecho de las huellas con el
móvil y le explicó su teoría del café también.
Marta no podía entender que alguien que parecía tan amable y bondadoso
como Josefa escondiese tanta maldad, pero las pruebas que le exponía su hermano
no daban lugar a duda. Además la lealtad a su hermano estaba por encima
de cualquier cosa. La familia es la familia, se dijo para sí misma.
El aspecto de Antonio era bastante lamentable y Marta le dijo que aparte de
las preocupaciones sobre Ana y ahora lo de Josefa, estaba preocupada por él.
Cada vez lo veía más flaco. Las ojeras, la barba sin arreglar y la ropa arrugada demostraban
que no era el mejor momento de Antonio.
-Hermano, le dijo mirándole a los ojos y agarrando sus manos. Ya se que estás
muy agobiado con el estado de Ana y la obsesión de Josefa, pero no puedes seguir
así. Yo te ayudo en lo que necesites, pero empecemos por arreglarte un poco.
Lo metió en el baño y le arregló la barba y el cabello. Le preparó una ducha de
agua caliente y le trajo ropa de Deyan, para que se cambiara. Antonio necesitaba
que le mimaran y aquella tarde se dejó cuidar por su familia.
-Ahora que ya tienes mejor aspecto creo que deberíamos ir a comisaría a denunciar
la desaparición de Josefa. Mientras no aparezca no podemos aclarar los
problemas que tiene contigo.
Antonio estuvo de acuerdo con su hermana en que lo mejor era ir a denunciar
su desaparición y que la policía la buscase. Ya eran varios días sin saber donde se
encontraba.
-De momento vamos a la policía, pero no quiero que les contemos lo que encontré
en su casa, le pidió Antonio a Marta. Prefiero guardármelo por el momento,
hasta saber como avanzan los acontecimientos.
Marta asintió y se fue a vestir para ir a la comisaría. En aquel momento apareció
Deyan en casa y Antonio se alegró mucho de verle.
Venía de trabajar agotado, pero sacó unas pocas fuerzas más para sentarse
con Antonio y darle ánimos con lo que estaba sucediendo con Josefa.
Le contó que Marta le había puesto al día y que estuviese tranquilo que tenía
todo su apoyo y que le ayudaría en lo que fuese para aclarar aquella actuación de
Josefa con él.
Antonio le explicó que Marta y él habían decidido ir a denunciar la desaparición
de Josefa a la policía y que localizarla era lo principal en aquel momento.
Deyan se removió nervioso en su asiento al recibir la noticia de Antonio y trató
de disimular su incomodidad sin mucho éxito.
Antonio notó aquel nerviosismo, pero dejo que Deyan le explicara por qué a él
no le parecía tan buena idea ir a la policía…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s