ANYS

El ladrón
— No voltee, esto es un asalto. — apunta con una pistola.
— ¡Por favor no me mate, tengo una esposa y tres hijos! — suplica
el hombre espantado.
—No lo voy a matar, quiero su asqueroso dinero, camine y no
trate de voltear porque le voy a romper el cuello.
El hombre es atado de manos y pies, el ladrón primero les cubre los ojos
para que nunca miren su rostro, cuando hace un asalto cubre su cabeza,
siempre viste ropa oscura, es pesado pero ágil, huye rápido y sabe
disimular, se mezcla entre la gente hasta que se pone a salvo, saca el
botín y lo gasta en cigarros, cerveza y mujeres, ha estado en la cárcel
tres veces, las tres por robar pero ha salido ileso de cargos más fuertes,
como la muerte. No tiene esposa pero si muchas mujeres e hijos
ilegítimos, cuando se le acaba el dinero, pide fiado, paga cuando vuelve
a robar.
Jaime tiene muchos disfraces, el que más usa es el de viajero con clase,
finge ser una persona que no es.
—Levante las manos y no voltee, es un asalto.
La pistola cae de sus manos, la victima voltea con miedo y mira el rostro
de su agresor, la capucha está a media cara, distingue bien sus ojos
claros y sus labios gruesos
— ¡Maldito! — el ladrón golpea a la víctima— le dije que no
volteara, ahora si voy a matarlo.
— ¡Por favor tenga piedad — la victima cubre su rostro con sus
brazos, cierra los ojos — no vi su cara lo juro por dios, no me mate!
El ladrón huye con el botín, es la primera vez que alguien podría
reconocerlo y mandarlo a la cárcel, está en su territorio, tiene que huir, no
quiere irse pero no tiene opción, usa su mejor disfraz, viaja a donde sus
botas apuntan, bajando del camión compra un periódico para informarse
de los acontecimientos que acechan a la ciudad, hay un anuncio en
primera plana.
— En la privada, la viuda es la dueña — Recibe indicaciones del
repartidor de periódico.
— ¿Viuda?
— Si, joven, hermosa y deseosa de hombre, dicen que mato al
marido porque no le cumplía como dios manda ¡cuidado amigo! Todos
los de aquí le parecen poca cosa, se cree de la alta sociedad pero ya no
es nadie.
Jaime ubica la casa, necesita dinero para cubrir el alquiler, una mujer
sola, joven, desamparada, la victima perfecta. Antes de tocar a la puerta,
da una vuelta por la ciudad, hace su plan en su cabeza, se arriesga
demasiado porque no conoce el lugar, pero necesita dinero, hay una
joyería alejada de las demás vendimias, se aleja de la ciudad y hace su
primer asalto, la joyería puede esperar.
Con dinero en la mano toca a la puerta, le cuesta pero convence a la
mujer, solo necesita un par de noches para conseguir las joyas y tener
donde refugiarse.
—Levante las manos y abra la puerta — Jaime da indicaciones a la
víctima — camine, tome una bolsa y meta todo lo que le quepa ¡ni se le
ocurra voltear a verme, porque le voy a disparar! — Es una amenaza que
no quiere cumplir.
—Haré todo lo que diga, no dispare— La victima quiere cooperar.
—El dinero de la caja también— ordena — déjela ahí, levante las
manos y vaya al rincón ¡de rodillas!
Suena la alarma, el ladrón se asusta, la victima trata de quitarle el arma
de las manos, forcejean, el hombre está armado con una navaja de gran
densidad, los dos cuerpos ruedan por el piso, la alarma sigue sonando, el
miedo le quita las fuerzas al ladrón y pierde de momento, Jaime no
quiere perder el tiempo matando a su víctima, le golpea la cabeza para
que pierda el sentido, se levanta y huye con todo el botín, deja un rastro
de sangre, suerte que está lloviendo , la viuda no lo vio salir, piensa que
está adentro, por la mañana tendrá que abrir para que salga, pero lo que
hará es entrar.
Actualidad.
La mujer se arregla como si fuera a una gran fiesta.
— ¿Va a salir? no ponga la llave, quizá necesite dar una vuelta por
el barrio, estoy cansado de estar encerrado.
— Recuerde que nadie puede verlo salir de mi casa, se ve mejor,
de su herida— Explica y luego se sonroja
La bata no le entro, nada de la vestimenta, la mujer es delgada, el ladrón
es ancho, ella tiene días prometiéndole ropa pero parece que le gusta
verlo así, cuando sale y regresa viene con las manos vacías.
—El doctor vino el otro — Informa el ladrón.
—Espero que no haya atendido a su llamado ¿cuándo piensa
marcharse? necesito poner el anuncio con tiempo no puedo perder un
mes de alquiler.
—Aun no ¿le molesta mi compañía?
—Claro que no, me gusta tener con quien hablar.
La mujer sale, la puerta está abierta, el doctor regresa.
—Sigue aquí y sigue desnudo— dice mirándolo con desprecio.
—aquí vivo, Violeta salió.
— ¡Violeta! ahora le habla de tu, ni siquiera a mí me lo permite.
— ¿Que quiere? Usted y yo tenemos una cuenta pendiente
doctorcito.
—Dígame quien es y de donde viene.
La mujer llega, el doctor se disculpa y se va molesto.
—El doctor esta celoso— Dice Jaime cuando están cenando.
— ¿Se bañó? — Huele a Jabón —Debió esperarme para tallarlo,
no debe agacharse su herida se puede abrir, le traje algo de ropa, espero
que le quede.
Su barba ha crecido, el cabello le cubre parte del rostro, ella tiene tijeras
y aún conserva navajas para afeitarlo.
La mujer sale otro día muy arreglada, fue requerida por el gobernador,
regresa más tarde y se encierra en su recamara.
— ¿Porque llora Violeta?
—Me rechazo, jamás voy a tener un marido, mis posibilidades se
agotan, dijo que no soy lo suficiente mujer para ningún hombre, quiere
que sea su amante.
—No necesita casarse con ese marrano para tener clase y subir
su status social, necesita dinero.
— ¿Y de dónde lo voy a sacar?
— Tres asaltos a hombres con poder son suficientes para amasar
una fortuna, el primero ya está hecho, el botín está aquí, el segundo lo
hare en cuanto pueda salir con ropa decente de esta casa, el tercero
aun lo estoy planeando en mi cabeza.
— Porque arriesgaría su vida por mí, si lo agarran ira directo a la
cárcel.
—Porque usted sabe lo que quiere y lucha todos los días por
conseguirlo, porque el marrano ese se va a arrepentir de rechazarla, el
doctor va a suplicar su perdón, y yo quiero algo a cambio.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s