ESRUZA

Elisa conoció a Samuel en la compañía donde ambos trabajaban, era una empresa muy importante de la construcción. Tenían la misma profesión y muchas cosas en común.

Circunstancialmente, eran los primeros en llegar y ambos eran solteros. El frisaba los 30 y ella 28. Samuel la galanteaba y ella aceptaba sus galanteos. Empezaron a salir y como ella no tenía auto, empezó a recogerla en la parada del autobús, haciéndose el aparecido la primera vez, fue así como él hizo de ese sencillo acto una costumbre. La llevaba a recorrer la ciudad y escuchaban la música que a los dos les gustaba en la radio del auto, sólo eso. A Samuel le gustaba mucho Elisa, sentía una atracción muy especial y ella empezaba a sentir lo mismo.

Lo que no le dijo fue que estaba a punto de casarse y, por este motivo se ausentó del trabajo por 15 días sin decirle nada a ella. ¿Cómo decirle que se había enamorado locamente de ella, pero se tenía que casar?

Estaba extrañada de no verlo y preguntó al mejor amigo de él ahí, por tan extraña ausencia, sin decirle nada. El amigo respondió: – Se acaba de casar, ¿no sabías?, está de luna de miel – Elisa sintió un nudo en el estómago, ¿cómo era posible? Habían, casi, empezado una relación, ella se sentía contenta ¿Por qué le hizo eso?

Samuel regresó de su viaje, no le dijo nada a ella y ella no preguntó nada en ese momento. Los galanteos de Samuel se hicieron más persistentes, siguió recogiéndola en la parada del autobús, cuando ya no la encontraba, quien sabe cómo le hacía, pero seguía el autobús donde ella iba, hasta la siguiente parada, donde ella tomaba el segundo autobús. Ahí la esperaba y la llevaba a su casa. ¡Increíble!, ¿no?

Llegado el momento ella le preguntó: – ¿Por qué te casaste? – a lo que él explicó -Tenía que hacerlo, todos lo esperaban.; vivíamos en la misma calle, fuimos al mismo colegio, hicimos la profesional juntos, nos hicimos novios y todos esperaban que nos casáramos. – ¿Sin amor? – Dijo ella, y él dijo – Sí –

Ya estaban en edificios diferentes, misma compañía, por lo que ella prefirió dejar de verlo. Realmente no estaba enamorada, pero pudo estarlo, le agradaba su compañía, pero no le había parecido el engaño, él sí se había enamorado de ella.

Pasó el tiempo, mucho tiempo, y volvió a verlo. Las oficinas donde ella trabajaba eran compartidas con otra empresa y usaban el mismo recibidor. Iba a tratar un asunto en la otra empresa y la secretaria de ella se sorprendió al verlo, lo conocía por haber laborado en la compañía donde ellos se conocieron. Le dijo: –  Oye, Elisa tiene su oficina aquí ¿quieres saludarla? – ¡Gran sorpresa! Al verlo entrar, Elisa, subconscientemente, volteó el retrato de quien ahora amaba.

Estaba igual de delgado, elegante; era alto, de buena figura y ya peinaba algunas canas, sus ojos, de un azul profundo, se habían empequeñecido y ya no tenían el mismo brillo. Se veía cansado.

De cualquier forma, fue una agradable sorpresa, pero ella ya no guardaba ningún sentimiento, si es que alguna vez llegó a tenerlo, sólo fue la sorpresa.

Samuel ya estaba solo y la invitó varias veces a comer. Le dijo que ella había sido el amor de su vida y que realmente había cometido un gran error al casarse. Como amigos, ella aceptó las invitaciones que le hacía para ir a comer, pero al querer él reanudar la relación, ella se negó, le dijo que estaba enamorada de otra persona y prefirió no volver a verlo. Samuel volvió a pasar al baúl del olvido, donde ya estaba hacía mucho tiempo. A veces nos hacen daño, pero otras nosotros lo hacemos también. Ella no debió aceptar sus invitaciones que le hicieron pensar a él que tenía otra oportunidad.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s