LA DAMA DE NEGRO

-Una  mirada al vacío, lagrimas deseando caer, un rostro despavorido, para esta mujer no existe  esperanza ni fe, batalló contra sus miedos y conoció el horror, lo nunca imaginado en  un bosque inquietante  encontró! ¿Qué fue lo que viste, Alondra? que tu cordura desapareció, preguntaba su padre una tarde lluviosa  en el  psiquiátrico del pueblo.

-Así comienza la Triste  historia de Alondra, una joven mujer condenada a la insania por el solo hecho de dejarse seducir por la curiosidad!

De cabello rojizo como brasas ardientes,  ojos  verdes  y piel clara, Alondra tenía una  gran  belleza,  la cual que  no hacia juego con su personalidad insegura , vivía en un pueblo pequeño llamado “El Ocaso “ con su padre un viejo hombre que dedico su vida a las ciencias y ahora solo quería descansar, habitaban una vieja  casa  a unos minutos del pueblo y  frente  a un gran bosque repleto de árboles, su inmensidad lo hacía siniestro, daba la impresión de ser  mágico  y había historias de personas desaparecidas allí en el pasado,  por esta razón en el pueblo le decían Averno era como el infierno de aquel lugar, realmente parecía un bosque encantado y sombrío .  Alondra rutinaria al fin  pasaba sus tardes leyendo  y soñando con hacer algo distinto en su vida, sentía cierta intriga acerca del bosque y en ocasiones se planteaba la idea de caminar por él, sin embargo era más grande su desidia y su temor.

 

Tras mucho pensar,  hubo cierto día diferente, ella sentía una fuerza superior, unas ganas enormes de salir de lo habitual,  fue tanto su ímpetu que  decidió ir a caminar por el bosque, hacerlo se estaba convirtiendo en un reto para ella, se diría que casi una obsesión,  ya era el final de la tarde entonces  y no quiso recorrerlo a oscuras.

 

Los días pasaron y ella continuaba de la misma manera, haciendo planes sin concretar, un día pensaba en visitar el bosque, otro día pensaba en irse a la ciudad a buscar un buen empleo e independizarse, en fin su vida  transcurría en pensamientos más no en acciones. Cierta noche lluviosa tuvo una discusión con su padre, en la que él le dijo: “debes hacer algo Alondra no te quedes en ideas y has algo ya, me enfurece ver como pierdes el tiempo, sé que en su momento te sobreprotegí  pero ya eres una mujer y mi tiempo como protector acabo, debes seguir tu camino y madurar.”- duras pero ciertas las palabras que removieron la mente de ella provocando una mezcla de rabia y a su vez reflexión, mi padre tiene razón pensó, esa misma noche tomo la decisión de irse a la ciudad a buscar su camino, no sin antes recorrer el bosque que tanto la intrigaba, después de todo ella quería enfrentar sus miedos y hacer algo realmente diferente.

 

A la mañana siguiente Alondra despertó, se ducho y se vistió con ropa cómoda para emprender su camino por el bosque, apenas desayuno, ella no quería que la energía que tenía se esfumara como tantas otras veces, su padre le pregunto a donde, ella no quería ninguna interrupción, solo le dijo nos vemos más tarde voy a caminar y marcho.

 

Comenzó a caminar y caminar sin rumbo, el bosque era como un imán que la atraía y la llevaba a adentrarse cada vez más, estaba distraída por la vegetación y el sonido a lo lejos de los animales, había  algo en aquel lugar  que la  asustaba y a la vez la  atrapaba, los arboles eran inmensos y el clima frio, lloviznaba para ese entonces, andaba como hipnotizada, su piel erizada y su vista impactada  con tanta grandeza y una soledad absoluta que le hizo sentir temor, tanto que pensó en devolverse; solo basto pensarlo, de pronto   tropezó  y cayó fuertemente golpeándose con una piedra, fue tanto el impacto que  perdió  el conocimiento. No se sabe cuánto tiempo paso pero al despertar lentamente se levantó atontada, dio un vistazo y su sorpresa fue que ya estaba oscureciendo, se preocupó, ya que cuando salió de  casa era temprano.

 

Una vez levantada, sintió adormecido su cuerpo como quien esta anestesiado, era una extraña sensación en sus extremidades, comenzó a sudar frio, su pulso se aceleró, era algo incontrolable, ella estaba muy asustada, quiso gritar pero no pudo, como quien tiene una pesadilla y quiere despertar pero no puede, sus pasos eran lentos y su vista era borrosa, Alondra nunca había tenido problemas con la vista, que me está ocurriendo se preguntaba, se sentó pensando que podía ser por el golpe, intento respirar, solo su vista se fue despejando pero aun sentía la piel fría y la pesadez en el cuerpo, nuevamente se levantó decidida a salir del bosque y buscar ayuda de su padre o de quien fuese, anduvo  despacio pues no podía acelerar más su caminar por más que quisiera era como si sus pies estuvieran atados a grilletes, parecía no avanzar mucho y en lugar de salir de allí daba la impresión que se adentraba más, luego de pocos pasos  comenzó a escuchar su nombre con una voz grave y lejana, eso le dio escalofríos, se sentía perdida y muy asustada ¿qué viene ahora? pensaba, escucho pasos secos pero no veía nada, su voz no salía, no podía gritar por más que quisiera, su sangre estaba congelada, se hincó  y comenzó a rezar suplicando la ayuda de Dios, contradictoriamente eso solo agravó más su terrible situación, una sombra siniestra se veía venir y cinco palabras puntuales con la voz más escalofriante y horrible que haya escuchado en la vida :”TU DIOS NO ENTRA AQUÍ ” Alondra  comenzó a temblar y hasta se orinó, ella tenía pánico, comenzó a llorar sin parar, la presencia estaba detrás de ella y cerró los ojos pues no quería ver nada, de pronto sintió como si le hubiesen cortado la espalda con unas garras varias veces, el  dolor la hizo gritar al fin, era un dolor intenso como si le hubiesen desgarrado esa zona. La voz que antes escucho  hablo nuevamente para decir: NO ME DES LA ESPALDA; Alondra como pudo imploró clemencia pero solo conseguía más horror, sentía la espalda lastimada, escuchaba voces que la desesperaban, su cuerpo estaba paralizado, atónita ante todo esto llorando y suplicando  en vano se armó de fuerzas y  pudo gritar por ayuda, ella seguía sin abrir los ojos, solo su boca para gritar, deseaba que fuese una pesadilla y que  pudiese despertar pronto pero el dolor y la desesperación eran reales.

 

Tu calamidad apenas comienza, tu vida, maldita ya está, no debiste venir, de aquí nunca saldrás, bienvenida al infierno… (Susurros en su oído de diferentes voces y cada una más perturbadora que la otra).Como una eternidad fue este tormento para ella. Sin saber ya que hacer de pronto fueron cesando aquellas voces y la tortura que la asechaba, estaba en shock, paso un rato así, hasta que de pronto reacciono, se levantó y con las pocas fuerzas que tenía corrió y corrió, cuando pensaba que su pesadilla había terminado y podía tener alguna salvación sintió una persecución y una risa espeluznante, aún así siguió corriendo pero sintió un fuerte empujón que la tumbo, haciendo que se golpeara duramente, las voces comenzaron a escucharse de nuevo, ella cerro nuevamente los ojos pero de pronto sintió que se los abrieron bruscamente, para evitar más dolor  los abrió por completo y lo que observo fue horrible, era una silueta espectral que se fue acercando más a ella, ,Alondra quedo perpleja sintió como si su corazón se detuviese lentamente, era una impresión espantosa, la criatura era demoniaca no podía detallarla con exactitud  porque estaba nuevamente en estado de shock, los ojos del espectro y los de ella quedaron frente a frente, la criatura dijo unas palabras más: “EN MIS OJOS ESTAN TUS PEORES PESADILLAS”; Ciertamente fue así , los miedos del Alondra pasaron frente a ella en ese cruce de miradas.

 

averno

 

No se había percatado  de que le habían desgarrado la ropa quedando semidesnuda, sentía el dolor en la espalda, sus piernas estaban golpeadas y sus muñecas estaban maltratadas como si hubiese forcejeado, el espectro la comenzó a rodear y las voces no se detenían, comenzó a taparse los oídos y estos le comenzaron a sangrar, fue interminable el tiempo que transcurrió, hasta que  de pronto vio cómo esa criatura desapareció, de la misma manera que  su razón.

 

-Su padre preocupado salió de casa con unos vecinos a buscarla, ya había anochecido y no se sabía nada de Alondra desde que salió. Armados con antorchas, linternas y hasta machetes comenzaron la búsqueda, fueron horas interminables para su padre, sosobra, miedo y culpa eran los sentimientos que tenía el viejo, culpa por haberle insistido en que hiciera algo, por enfadarla y ahora temía por  el destino de su hija.

 

Luego de lo que parecía una interminable  búsqueda, el padre de Alondra finalmente la encontró y su alma se desgarro, su corazón se partió en mil pedazos  al ver su hija sentada  sobre una roca, semidesnuda y golpeada, sangrando y temblando, la mirada de su hija estaba perdida en el horizonte desconectada de la realidad, su padre le preguntaba que le habían hecho, que había pasado, cuando intento abrazarla ella reacciono asustada, temblaba demasiado, su padre estaba destrozado al verla así, ella no le hablo solo lo miraba con pavor y su mirada se perdía de nuevo. La gente del pueblo la veía con lastima, los comentarios comenzaron a escucharse, (seguro la robaron, seguro abusaron de ella, este bosque es el infierno…) Nadie acertaría  lo que realmente ocurrió.

 

El padre desconsolado al ver su hija así, pidió ayuda a los vecinos para cargarla y llevarla a la casa, tuvieron que forcejear con ella porque estaba muy alterada, cuando por fin llegaron a la casa, un vecino la llevo a un centro médico.

 

Más tarde ya en aquel lugar, el doctor le dijo al padre de Alondra que luego que la dieran de alta la tenían que trasladar a un psiquiátrico, ella no estaba nada bien mentalmente, la examinaron y descartaron el abuso sexual, pero si tenía graves hematomas  en su cuerpo y tuvieron que sedarla para poderla revisar y tratar, le suturaron más de 50 puntos en la espalda.

 

Tres días más tarde, la dieron de alta médica pero la trasladaron a un psiquiátrico cercano, ya no estaba agresiva con tanto sedante, pero estaba en otro mundo, ya no miraba a nadie a los ojos, su padre hablo con ella pero no obtuvo respuesta alguna, nadie sabía que le ocurrió, el psiquiatra le explico al padre que cualquier evento puede hacer que un ser humano pierda la razón,  pero que algo debe haber visto tan impactante  que le causó gran  terror.

 

Un amigo le  pregunto  a su padre como estaba Alondra, su respuesta fue: ella murió! El amigo sorprendido le dijo, ¿acaso no venias de verla en el psiquiátrico? , con ojos abarrotados de lágrimas el viejo respondió nuevamente: Algunas personas mueren en vida amigo mío, a mi Alondra  le arrancaron el alma, ella ya no es mi niña, es una mujer sin vida, sus ojos miran al infinito, su cuerpo tembloroso solo refleja pavor, mi hija murió en vida, le arrebataron su cordura y la vida misma…

 

Paso el tiempo y el viejo y cansado hombre visitaba a su hija constantemente y no veía ningún avance, el nunca imagino que la última vez que vería a su hija sonriendo y con lucidez seria aquella mañana que salió de casa.

 

-Para muchos combatir sus miedos es un reto, si se logra  es una victoria de superación, para Alondra  fue una desgracia que marco su vida para siempre, visitar ese bosque fue su peor elección, ella  vivió una verdadera calamidad su historia bautizo como un verdadero Averno aquel bosque sombrío, un mito que en el pueblo paso a ser parte de una realidad.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s