MARISA BÉJAR

Soy un guerrero exangüe,

la última estocada me anuda a esta tierra magenta y fría.

Y ahora veo la orla de mis días…

Lamento la perpendicularidad de los sueños

que ungidos en inabarcable notoriedad

hallaron un plano fugaz donde habitar.

Pero sólo fue una mota en el paisaje idealizado para crear caminos separados.

En medio de la nubosidad

Oigo el tintineo de la argolla de mi vida:

Infame silbido de perpendicularidad

que aleja mi lucha del laureado final.

Se acerca una luctuosa figura de rostro cetrino,

avanza con parsimonia;

el “No Tiempo” es su victoria.

¡Soy como una muñeca de porcelana

sobre su peana…!

Vagos intentos nulos por alzar

mi cuerpo al mundo;

la tierra me abraza y el espectro me llama.

Sólo puedo refugiarme bajo mi escudo.

Embebido

bajo el zumbido de la guerra,

no advierto el fantasma que

en mi hombro se recuesta.

Creí que iba a envilecerme,

pero para mi sorpresa esta fue su arenga:

<<sacrílega morada

en perpendicularidad chapeada.

espíritu de vida encelada,

esta no es tu última batalla:

¡avanza!>>.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s