LOURDES BLANCO

Llevaban seis meses saliendo y hasta ahora no se había atrevido a dar el paso. Tenía un miedo terrible a enseñar ese cuerpo suyo, tan magullado ya, tan lleno de heridas y cicatrices que la vida le había ido tatuando que tenía verdadero pavor a ser rechazada justo en el momento que todo aquel mapa de vida quedara al descubierto.

Adoraba a ese hombre, le amaba por encima de todo y no podía continuar eludiendo el deseo que los dos sentían, por eso, cuando él le propuso pasar la noche juntos, ella aceptó. Aceptó  con el mismo nerviosismo que lo haría una quinceañera que sabe que esa noche va a perder la virginidad.

Sin nada que se interpusiera entre la piel de ella y la de él, todo su cuerpo tembló de deseo y miedo.  Entonces se dio cuenta de que el cuerpo de él también contaba una historia marcada de cicatrices labradas por el dolor, el sufrimiento, las alegrías, por la vida.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s