ESRUZA

 

A la orilla del mar estaba, noche silenciosa

El mar parecía no tener color alguno

Mas la luna brillaba

Y un puñado de estrellas la rodeaba.

Silencio, sólo silencio

Y en sus ojos sólo había desesperanza

Y el mar empezó su baile con el viento

En sus ojos había reflejo de pesares

 Y llegó la madrugada

Una flor en una tumba

Que encerraba tormentas ya pasadas

Mil pájaros cruzaron veloces el cielo

Anunciando la alborada

Y una paloma que podría ser mensajera

Más allá de la distancia encuentra lo que anhela

Una rosa, una flor con gotas de rocío y…

En la noche, la luna,

 con un puñado de estrellas esperaba

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s