ESRUZA

La tormenta había cesado hacía un buen rato, pero su tormenta interna seguía. No quería pensar más en nada. De súbito, decidió salir a caminar un poco. Avisó que saldría y tomó su bolso y su gabardina y se dirigió a la calle.

Afuera estaba nublado y corría un viento helado que cortaba su cara. Empezó a caminar sin rumbo fijo. La gente pasaba a su lado presurosa, sin reparar en ella, ella tampoco ponía atención a nadie. Era la hora en que muchos salen de su trabajo y se dirigen a  casa.

Caminó varias cuadras, sin saber cuántas, con paso lento, distraído. Un auto tuvo que tocar el claxon diciéndole un improperio, cuando cruzaba la calle.

A lo lejos, divisó un pequeño café y decidió hacer lo que nunca hacía, entrar sola. Era un pequeño lugar, agradable, con pocos parroquianos. Se sentó en una pequeña mesa junto a la vidriera. Desde ahí podía ver, sin ver, porque seguía cavilando, a la gente que pasaba La mesera se acercó y ella, ordenó un café y una dona.

Eran como las seis de la tarde, el cielo estaba gris, amenazaba con llover nuevamente. Esa noche, no se verían ni la luna ni las estrellas, en realidad no le importaba.

Para alejar los pensamientos empezó a tejer historias acerca de las personas que se encontraban en el lugar.

En un rincón, había una pareja de enamorados que no dejaban de abrazarse y acariciarse deshinibidamente, de seguro saldrían de ahí e irían a hacer el amor en algún lugar.

En otra mesa se encontraba un hombre solitario, como ella, con la mirada perdida. Su pelo ya pintaba algunas canas, pero tenía buena presencia. Tomaba un café, ensimismado en sus pensamientos. Seguramente era un hombre que vivía solo y no quería regresar temprano a su solitario departamento. De repente, se encontraron sus miradas y ella soslayó la suya un poco apenada de que la viera observándolo.

En otra mesa, había otra pareja que discutía en voz baja. Ella parecía estar reclamando algo y él trataba de calmarla. Tal vez, saldrían de ahí habiendo arreglado sus problemas porque él terminó por darle un beso apasionado.

Así, siguió imaginando situaciones acerca de las demás personas que ahí se encontraban y, sin darse cuenta, el tiempo pasó. Miró su reloj y vio que eran ya las nueve de la noche. Pidió la cuenta, pagó y se dirigió a la calle nuevamente. Por un rato había dejado de pensar en sus propios problemas, imaginando los de otros y no tener esos recuerdos que no la dejaban en paz.

Tomó el camino de regreso; las calles empezaban a estar solas y apuró el paso. Sin darse cuenta se había alejado bastante de su casa, por lo que, apresuró más el paso.

Eran más o menos la diez cuando llegó, avisó su regreso y se dirigió a su habitación. Irremediablemente, volvieron a su mente los recuerdos que trataba de olvidar. Tomó el libro en turno que estaba leyendo y empezó la lectura. Había pasado hojas y no se concentraba. Cerró el libro y apagó la lampara de buró para intentar dormir. Los recuerdos martillaban inexorablemente su cerebro, al fin concilió el sueño. Mañana sería otro día, igual que hoy, igual que ayer y no sabía cómo sacar esos recuerdos de su mente, pero, algún día lo haría.

Despertó pesadamente, tomó un baño rápido, se vistió, tomó su desayuno, era muy disciplinada, y salió rumbo a su trabajo. Tenía muchas responsabilidades en su puesto y esto le ayudaba a no pensar en otra cosa que no fuera su trabajo, el problema era cuando salía de ahí.

Se encaminó hacia el estacionamiento, subió a su auto y cuando empezaba a encenderlo vio, repentinamente, al hombre que había estado observando en el café. Iba con una bella mujer que seguramente era su esposa porque llevaban, de la mano, a un niño pequeño. Los tres se veían muy contentos. Entonces pensó, lo que parece no siempre es la realidad, y volvió a pensar en lo que no quería pensar.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s